Archivo de la etiqueta: Bibliotecas móviles

La Mototeca de Valle de Colorete de Cajamarca (Perú). Planeta Biblioteca 2022/11/05

La Mototeca de Valle de Colorete de Cajamarca (Perú). Planeta Biblioteca 2022/11/05

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

Más sobre el proyecto Mototeca

En este apasionante y entrañable programa hablamos como Isbel García, directora y coordinadora de Valle Colorete, una asociación cultural que realiza proyectos de mediación lectora en la región de Cajamarca en Perú. Valle Colorete tiene un proyecto que es Mototeca, u una biblioteca sobre ruedas diseñada para transportar libros y proporcionar servicios de cultura y lectura en zonas rurales. Al ser la moto el principal medio de transporte implica que se trata de un elemento muy agradable de relacionar con la lectura. La mototeca lleva cajones de madera como estantes de libros, sillas apilables y mesas armables, bolsas de lectura y un mediador está presente en los recorridos. El objetivo es que los niños y niñas del pueblo tengan la oportunidad de conocer nuevos mundos, viajar a otros países, conocer aventuras y descubrir quiénes son y lo que pueden hacer sin necesidad de dejar su tierra, sus amigos, su comunidad y su pueblo. De manera que los libros sean una herramienta de construcción de conocimiento, desarrollo individual y social para ellos.

Las recomendaciones de Isbel

Libro El increíble niño comelibros. Oliver Jeffers F.C.E..

Música A Mi Pueblito Me Voy · Armonia 10 

La Mototeca de Valle de Colorete: una biblioteca sobre ruedas que lleva la cultura a las zonas rurales

La Mototeca de Valle de Colorete

Valle Colorete

Ver video

La mototeca es una biblioteca sobre ruedas diseñada para transportar libros y proporcionar servicios de cultura y lectura en zonas rurales. Al ser la moto el principal medio de transporte implica que se trata de un elemento muy agradable de relacionar con la lectura. La mototeca lleva cajones de madera como estantes de libros, sillas apilables y mesas armables, bolsas de lectura y un mediador está presente en los recorridos. El objetivo es que los niños y niñas del pueblo tengan la oportunidad de conocer nuevos mundos, viajar a otros países, conocer aventuras y descubrir quiénes son y lo que pueden hacer sin necesidad de dejar su tierra, sus amigos, su comunidad y su pueblo. De manera que los libros sean una herramienta de construcción de conocimiento, desarrollo individual y social para ellos. Entre sus objetivos específicos estarían:

  • Convertir los libros en objetos cotidianos y compañeros de juegos ante los ojos de los bebés a través de las sesiones de mediación propiciadas por la mototeca.
  • Permitir que los niños conozcan sus lecturas y se conozcan. Dejando que ellos revisen y decidan que desean leer de la mototeca.
  • Estimular la creatividad en la escritura y creación de historias relacionadas con su contexto.
  • Propiciar la relación entre el libro, la lectura y el lector, a través de las sesiones de mediación propiciadas por la mototeca.

Uno de los principales problemas que tiene la ruralidad es la falta de acceso a la cultura, educación, tecnología y lectura. El tiempo se congela en estos lugares, deben esperar años para acceder a los servicios básicos y muchos años más para poder encontrar una oportunidad de salir adelante y tener un futuro más digno. La Mototeca recorre varios poblados en una distancia de 20 kilómetros, todos se relacionan a través del río Chamaya y la carretera Fernando Belaunde Terry. La mayoría de los niños, niñas y adolescentes tienen que movilizarse esos kilómetros para llegar a la escuela o ir a comprar a la plaza del mercado, hacer sus negocios o realizar alguna celebración.

Valle Colorete es un centro cultural peruano dedicado a la promoción de lectura y especializados en el oficio de la mediación lectora, la lectura en primera infancia, en jóvenes y adultos que lleva la cultura a las zonas rurales de Cajamarca en un motocarro prestando libros y haciendo actividades de mediación lectora.

El proyecto lo componen un equipo de profesionales comprometidos en promover la lectura referentes en mediación de lectura, escritura y oralidad, con la finalidad de generar comunidad de lectores dirigidos por Isbel García que llevamos más de tres años trabajando en distintas regiones del Perú, generando alianzas con iniciativas comunitarias y espacios culturales para acercar el libro y la lectura a los peruanos y peruanas. 

Actualmente también desarrollan cuatro clubes de lectura virtuales: Leer desde la cuna, pequeños lectores, grandes lectores y jóvenes y adultos.

La historia de los bibliobuses: los bibliobuses están aquí, y allí y en todas partes, para quedarse

The history of bookmobiles: bookmobiles are here, and there and everywhere, to stay
Connie Pan Apr 12, 2022

Ver completo

Durante más de 100 años los bibliobuses han prestado servicio en zonas rurales, urbanas, suburbanas y tribales, llevando el acceso a la información y a los recursos de aprendizaje permanente a todas las clases y comunidades.

Cada año, la American Library Association (ALA) patrocina la Semana Nacional de las Bibliotecas y honra a los bibliobuses y a los bibliotecarios que los conducen con su propio día. Este año, las festividades tuvieron lugar el 6 de abril de 2022. La ALA declaró: «Los bibliobuses y los servicios de extensión bibliotecaria son, y siguen siendo, una parte integral y vital de las bibliotecas de todo el país. Durante más de 100 años los bibliobuses han prestado servicio en zonas rurales, urbanas, suburbanas y tribales, llevando el acceso a la información y a los recursos de aprendizaje permanente a todas las clases y comunidades.»

En los años 90, los bibliobuses vivieron otro «apogeo». En 1991, 1.125 bibliobuses recorrían las carreteras de EE.UU. El número fue disminuyendo hasta 2015 con un mínimo de 647 bibliobuses. Según el informe Public Libraries Survey de 2019 del Institute of Museum and Library Services, alrededor del 6% de las bibliotecas públicas operaban «uno o más» bibliobuses, y 671 bibliobuses ofrecían servicios bibliotecarios en todo EE.UU. Con su presencia en aumento, ¿significa esto, como se predijo un «renacimiento»?

Durante décadas, Kentucky ha ocupado sistemáticamente el primer puesto como estado con más bibliotecas móviles. En el oeste de Kentucky, la bibliotecaria Sandra Hennessee, que empezó a conducir el bibliobús en 1995, transporta libros a guarderías, centros de preescolar, residencias asistidas y granjas. El bibliobús de la Biblioteca Pública del Condado de Graves también conecta a los residentes rurales con Internet de alta velocidad. En 2017, Hennessee prestó unos 1600 libros mensuales, lo que supuso casi una cuarta parte de los libros prestados por la biblioteca del condado.

Además de abastecer las estanterías con libros, lo cual es importante en sí mismo, algunos bibliobuses llevan también DVD, juegos, revistas y música. En algunos, se pueden solicitar títulos específicos para su recogida, puntos calientes, tecnología, etc.

Perambulating Library

En 1859, un carrito llamado Perambulating Library, uno de los primeros bibliobuses de los que se tiene constancia, recorrió las calles de Warrington (Inglaterra). En 1905, los bibliobuses llegaron a Estados Unidos. La primera biblioteca ambulante de la que se tiene constancia apareció en Maryland. Dado que alrededor del 50% del condado de Washington residía en zonas remotas fuera de Hagerstown, la bibliotecaria Mary Lemist Titcomb, decidida a «servir a todo el condado», diseñó el primero: un vagón tirado por dos caballos, Black Beauty y Dandy. Con estantes exteriores, llevaba aproximadamente 200 libros.

Black Beauty y Dandy

En 1912, el condado de Washington recibió su primer bibliobús motorizado. Sharlee Glenn, autora de Library on Wheels: Mary Lemist Titcomb and America’s First Bookmobile, califica los años 60 y 70 como el «apogeo» de los bibliobuses. Entonces, Glenn dice que al menos 2.000 bibliotecas móviles recorrieron los Estados Unidos.

Sharlee Glenn, autora de Library on Wheels: Mary Lemist Titcomb and America’s First Bookmobile

Durante la década de 1960, W. Ralph Eubanks, autor de A Place Like Mississippi: A Journey Through a Real and Imagined Literary Landscape, recuerda que los bibliobuses se detenían en su calle del sur de Misisipi: «A los bibliotecarios no les importaba que estuviera descalzo y que llevara un par de pantalones cortos andrajosos. Lo único que les importaba era que yo quisiera leer, y ayudarme a encontrar algo que me gustara leer». Un verano, Eubanks, a punto de cumplir 11 años, descubrió a William Faulkner en las estanterías. Al pasar las páginas de The Reivers, leyó por primera vez a un autor de Mississippi. Para el joven Eubanks, la lectura de la novela fue el «primer indicio de que alguien de mi lugar del mundo también podía ser escritor».

Al otro lado del estado de Washington, en la década de 1960, Storm Reyes se crió en campos de trabajo para inmigrantes. La niña de 12 años, que aún no tenía un libro, entró escéptica en un bibliobús por primera vez y salió con un brazo lleno de títulos, «los devoró» y volvió dos semanas después. Reyes afirma que, a los 15 años, «había leído sobre gente como yo y no como yo. Había visto lo enorme que era el mundo, y eso me dio el valor para salir». Con el tiempo, Reyes se convirtió en bibliotecaria del condado de Pierce y trabajó allí durante más de 30 años.

Cuando alguien piensa en los bibliobuses, es posible que su mente se dirija a sus formas más populares: pequeños autobuses, camiones y furgonetas, pero las bibliotecas móviles recorren el mundo de diferentes maneras. Cuando Roshan, del proyecto de la Biblioteca Camello, visita aldeas en Pakistán, los niños exclaman: «¡el camello está aquí!». En Suecia, bokbåten, la biblioteca flotante del condado de Estocolmo, transporta unos 3.000 libros y hasta varios bibliotecarios. Creado en 1953, el barco recorre 23 islas diferentes. Desde 1997, Luis Soriano, un antiguo maestro de escuela de La Gloria, recorre el campo colombiano en burros para llevar libros a los estudiantes. Con estanterías de madera sujetas a las monturas de Alfa y Beto, el «Biblioburro» ha pasado de 70 libros a más de 7.000 y de una biblioteca ambulante a casi 20.

Un ejemplo interesante de la evolución de los bibliobuses es el bibliobús digital de OverDrive. Un servicio gratuito disponible para sus bibliotecas y escuelas asociadas en Estados Unidos y Canadá, el bibliobús digital muestra a los lectores de todos los grupos de edad cómo acceder y navegar por las colecciones digitales de su biblioteca.

Actualmente, las bibliotecas no son las únicas que gestionan los bibliobuses. En Crozet, Virginia, Flannery Buchanan dirige Bluebird Bookstop, una librería móvil propiedad de una mujer, desde una encantadora «caravana vintage». En 2015, OlaRonke Akinmowo fundó la Free Black Women’s Library. Móvil pero con sede en Brooklyn, el «proyecto de arte social, instalación interactiva y colección de libros que celebra la brillantez, la diversidad y la imaginación de las escritoras negras» consta de 5.000 libros de mujeres negras.

En caso de que le haya picado el gusanillo del bibliobús y quiera montar el suyo propio, cuesta, según los cálculos de la ABOS, 200.000 dólares. En “How To Start A Bookmobile,” (Cómo montar un bibliobús), Emily Stochl habla con Hilary Atleo, de Iron Dog Books. Inspirada por la popularidad de los camiones de comida, Atleo creó en Vancouver esta librería móvil de propiedad indígena, que vende libros nuevos y de segunda mano, junto con su marido, Cliff.

Sabiendo que todo esto es posible, ahora es posible soñar despierto con un trineo de poesía tirado por unicornios.

Mientras la violencia de los talibanes obliga a cerrar las escuelas en Afganistán, las bibliotecas móviles dan esperanza a las niñas

As Taliban violence forces schools in Afghanistan to close, mobile libraries give hope to girls, aug 2021

Ver noticia

Voluntarios en motocicleta de la Sociedad Civil Pen Path viajan a través de áreas devastadas por los combates para distribuir libros y material de oficina.

El cofundador Matiullah Wesa dice que los padres son reacios a enviar a sus hijos a la escuela, ya que 468 niños ya habían sido asesinados en junio.

Para Husna, de 11 años, los libros son su única fuente de felicidad. Su escuela en Wat Village, a 3 km del distrito Spin Boldak en Afganistán que ahora está bajo el control de los talibanes, está cerrado por vacaciones de verano hasta septiembre. Pero nadie sabe con certeza cuándo reabrirá, debido a los enfrentamientos entre las fuerzas nacionalistas afganas y el grupo islamista que se han producido desde que las tropas de Estados Unidos comenzaron a retirarse en mayo.

Ahora, el único rayo de esperanza de Husna es la biblioteca móvil administrada por Pen Path Civil Society, una organización no gubernamental cuyos voluntarios en motocicleta viajan a través de áreas devastadas por la lucha para distribuir libros y material de oficina a los niños.

En Afganistán, donde más del 60 por ciento de los 3,7 millones niños sin escolarizar son niñas, las bibliotecas móviles de Pen Path, que incluyen libros de historia, geografía y ficción infantil en pashto y dari, los idiomas oficiales del país, continúan educando a niñas como Husna

La autora de bestsellers Jojo Moyes dice que para su novela «Te regalaré las estrellas» se inspiró en las bibliotecarias a caballo que llevaban libros a las personas más pobres de las montañas de Kentucky durante la Gran Depresión

RuRuth Shuler a caballo, entregando libros como parte del programa de la biblioteca. c. finales de la década de 1930

La novela «The Giver of Stars» de Jojo Moyes ambientada en la América de la época de la Depresión, cuenta una impresionante historia de cinco mujeres extraordinarias y su extraordinario viaje por las montañas de Kentucky.

La autora de novelas románticas, responsable del bestseller Me Before You, declaró a ITV News que la entrañable historia de solidaridad y resistencia femenina le tocó la fibra sensible y dijo que la historia «tiene una increíble transcendencia aún hoy. Estas jóvenes tan sombrías a caballo y con el increíble y escarpado telón de fondo de las montañas de Kentucky… me llamaron la atención. A veces, como escritor, simplemente ves una historia que te toca y tienes que escribirla», dijo la autora. La novela en español se titula «Te regalaré las estrellas«

Estas bibliotecarias a caballo -que llegaron a ser conocidas como las Packhorse Librarians de Kentucky– recorrían hasta 120 millas a la semana y entregaban libros a las familias pobres que no sabían leer de las comunidades de la zona montañosa de Kentucky durante la Gran Depresión. Desde mineros postrados en cama que sufrían de silicosis hasta niños en edad escolar que disponían únicamente de una sóla la Biblia como única forma de palabra escrita, las mujeres llevaron su amor por los libros a las comunidades rurales y les enseñaban a leer y disfrutar de la lectura. Moyes describió a las mujeres como un «servicio postal» que iban a ver a personas que podían haber pasado semanas sin ningún contacto con el exterior.

En el programa estudiantil, el concepto de caballo de carga se integró en el plan de estudios. Formaba parte de un esfuerzo mucho más amplio de divulgación comunitaria por parte de la escuela que incluía servicios médicos, clases de artesanía en las escuelas locales, así como la entrega de libros y breves ejercicios de alfabetización con los miembros de la comunidad por parte de los estudiantes bibliotecarios. El programa continuó hasta el cierre del internado en 1949.

«En otoño, Pine Mountain asumió la responsabilidad de un servicio de biblioteca con caballos de carga, que posteriormente fue financiado por la W.P.A., aunque el gasto de mantenimiento de los caballos. corre a cargo de un miembro del Consejo de Administración. El bibliotecario utilizó el caballo y el autobús escolar con gran provecho y proporcionó un servicio de biblioteca itinerante para adultos y niños en las siete escuelas locales y en la comunidad. La impaciencia con la que la bibliotecaria es recibida por los niños de la escuela es una prueba de los útiles servicios que está prestando.»

Glyn Morris escribió este relato sobre el servicio de biblioteca de Pack Horse en su informe anual de 1937 al Consejo de Administración. El programa de la W.P.A. al que se refería se inició mucho antes en la escuela, pero la subvención no fue recogida por el programa de la W.P.A. para Pine Mountain Settlement hasta 1937. Antes de eso, la entrega de libros era generalmente realizada por el personal de la Escuela cuando hacían sus visitas semanales a la comunidad.

Se puede ver la colección de fotografías de Packhorse Librarians in Kentucky WPA Project 1936 – 1943. Goodman-Paxton Photographic Collection University of Kentucky.

Argumento:

Inspirada por la sed de aventuras y el deseo de abandonar la monotonía de Inglaterra, Alice Wright se enamora de un atractivo americano y toma la impulsiva decisión de aceptar su propuesta de matrimonio.

Pero su nueva vida en la pequeña y conservadora ciudad minera de Kentucky en la que Alice se instala con su marido y su autoritario suegro en medio de la Gran Depresión resulta aún más claustrofóbica. Hasta que conoce a Margery O’Hare. Independiente y deslenguada, Margery no ha pedido el permiso de un hombre para nada en toda su vida y ahora se ha propuesto llevar el milagro de los libros hasta el último rincón de la región.

A caballo, atravesando montañas y bosques salvajes, y a menudo luchando contra el prejuicio y la ignorancia, Alice, Margery y sus compañeras se convertirán en bibliotecarias itinerantes al tiempo que descubren la libertad, la amistad, el amor y una vida que por fin les pertenece.

La Biblioteca Regional de Williamsburg (Va.) dispone de una furgoneta que proporciona Wi-Fi a la comunidad

Las estanterías de las dos furgonetas, gestionadas por la Biblioteca Regional de Williamsburg, suelen estar llenas de libros de la biblioteca. Durante la pandemia, esas estanterías están vacías, albergando en su lugar un pequeño dispositivo que proporciona una gran potencia: las conexiones a Internet por Wi-Fi.

La Biblioteca Regional de Williamsburg (Va.) cuenta con una furgoneta que proporciona Wi-Fi a la comunidad. Los trabajadores de las bibliotecas públicas de Estados Unidos han adaptado y ampliado sus servicios durante la pandemia de COVID-19. La biblioteca se ha asociado con escuelas y organizaciones locales. Las furgonetas se llevan a las escuelas y a otros lugares, como los centros comerciales. «Creemos que el acceso a la Wi-Fi es un servicio esencial, especialmente ahora, porque la gente intenta acceder a algunos de los recursos en línea que están disponibles», dijo Sandy Tower, subdirectora de la Biblioteca Regional de Williamsburg. Las furgonetas operan de lunes a sábado. Los horarios y la ubicación varían y se pueden encontrar en la web de la biblioteca.

Además de iniciar opciones de préstamos y recogida de libros en la acera, están haciendo muchas cosas para apoyar a sus comunidades locales, como extender el Wi-Fi gratuito fuera de las paredes de la biblioteca, convertirse en lugares de vacunación, albergar despensas de alimentos y establecer programas virtuales para todas las edades, incluyendo todo, desde tiempos de cuentos hasta sesiones de Zoom sobre el duelo y los funerales. En 2018, había 143.518 trabajadores de bibliotecas en Estados Unidos, según los datos recogidos por el IMLS. Aunque no se dispone de datos más recientes, es probable que el número sea menor ahora, y la historia reciente sugiere que más puestos de trabajo en las bibliotecas pueden estar en el riesgo en un futuro próximo.

La biblioteca móvil en Portugal con Nuno Marçal. Planeta Biblioteca 2021/02/16.

Nuno Marçal y Roberto Soto, la pasión por llevar la lectura a los lugares más recónditos de Portugal y españa

La biblioteca móvil en Portugal con Nuno Marçal. Planeta Biblioteca 2021/02/16.

ESCUCHAR

Ir a descargar

Hemos tenido el inmenso placer de entrevistar a Nuno Marçal, responsable de llevar la lectura y la poesía a la región portuguesa de Proença a Nova. Nuno cada día recorre las carreteras de esta zona de nuestro país vecino llevando libros, ilusiones y otros servicios a las personas de pequeños pueblos que se sienten agradecidas por recibirlo y conversar un rato con él. Hemos hablado de como es este servicio, como se desarrolla, que hacen y también de su vida como bibliotecario, trabajo que realiza con mucha ilusión y satisfacción.

Creación de makerspaces móviles en las bibliotecas rurales de Nebraska para ofrecer experiencias de aprendizaje participativo a los residentes locales

makerspace-large

Libraries Hosting Movable Makerspaces
By Dian Schaffhauser 02/21/19 Campus Technology© 2001-2019 1105 MEDIA INC, ED-TECH GROUP.

Ver original

 

Nebraska Library Commission está utilizando una subvención de 531.000 dólares para comprar laboratorios móviles y desplegarlos en las comunidades rurales. El proyecto Studios proporciona un conjunto flexible de espacios de creación que contiene herramientas creativas como impresoras 3D, cortadoras láser y equipos de cine y fotografía. El proyecto utiliza espacios de creación albergados por las bibliotecas públicas para ofrecer experiencias de aprendizaje participativo a los residentes locales. La idea es estimular la creatividad, la innovación y el intercambio de ideas para promover la creatividad, el aprendizaje y la inventiva y facilitar el espíritu empresarial, el desarrollo económico local y la mejora de las capacidades.

«Las bibliotecas públicas de Nebraska son el punto de encuentro natural para que la gente se reúna y comparta materiales, conocimientos y experiencias», dijo Rod Wagner, director de la Comisión de Bibliotecas de Nebraska, en una declaración. «Ya sea que los materiales y herramientas sean de alta o baja tecnología, digitales o analógicos, arte o ciencia, el enfoque es crear, inventar, retocar, explorar y descubrir utilizando las herramientas, materiales y conocimientos disponibles. Las bibliotecas siempre han estado dedicadas a la asociación comunitaria, la colaboración y el libre intercambio de ideas; los espacios de creación son el siguiente paso en esa progresión».

JoAnn McManus, que es la directora del proyecto del programa, señaló que, por lo general, sólo las bibliotecas más grandes pueden permitirse crear espacios de creación. La Comisión de Bibliotecas quería ofrecer esta oportunidad a las comunidades rurales más pequeñas. «Estamos mostrando a las pequeñas comunidades rurales de Nebraska cómo es un espacio de creación y cómo reacciona la comunidad ante ello», explicó. «Están descubriendo que es mucho más fácil recaudar fondos para traer un espacio de creación en su comunidad cuando ya han desarrollado interés en él».

El proyecto concluirá en julio de 2020. Cinco bibliotecas más tendrán la oportunidad de ser agregadas a la lista rotativa de espacios de fabricantes después de la fecha límite de solicitud final, el 29 de marzo.

La donación provino del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas, que está trabajando en el programa con la Universidad de Nebraska-Lincoln, el Estudio de Innovación de la propia universidad, la Extensión de Nebraska, los Sistemas Regionales de Bibliotecas y las bibliotecas públicas locales.

El bibliocarromato del maestro La Cava recorre el sur de Italia llevando el amor a la lectura

 

la20cava20antonio202

«El «Bibliomotocarro»

https://www.ilbibliomotocarro.com/

 

Antonio La Cava, un maestro de escuela italiano jubilado, decidió que después de 42 años de enseñanza, podría hacer aún más para difundir el amor por la lectura entre los niños. Así que en 2003, compró una motocicleta Ape usada y la modificó para crear una biblioteca portátil que le permite llevar unos 700 libros. Desde entonces ha estado viajando en el «Bibliomotocarro».

Cada semana, viaja a los pueblos de la región de Basilicata, en el sur de Italia, con el sonido de un órgano anunciando la llegada del Bibliomotocarro. Cuando escuchan la canción, los niños acuden a la biblioteca móvil con un entusiasmo que normalmente se reserva para la aparición de un camión de helados. La ruta de 8 paradas de La Cava le lleva a más de 500 kilómetros cada viaje, que realiza de forma totalmente gratuita.

En una entrevista el año pasado, La Cava explicó que su experiencia en el sistema escolar le dejó con la sensación de que había una mejor manera de enseñar a los niños a amar los libros, diciendo: «El desinterés por la lectura a menudo comienza en las escuelas donde se enseña la técnica, pero no va acompañado de amor. Leer debería ser un placer, no un deber».

 

549049_orig

Una biblioteca móvil infantil a lomos de un camello que recorre el desierto de Gobi

 

locus_11217

 

Dashdondog Jamba. Ha dedicado su vida a escribir, traducir, publicar y transportar libros para niños de toda Mongolia en su camello sin ningún tipo de financiación que la que obtiene de sus publicaciones y traducciones. 

 

Dashdondog Jamba durante los últimos 20 años ha viajado 50.000 millas (137.000 kilometros) por el desierto del Gobi, a través de cada provincia de Mongolia a lomos de su camello, sólo contando con la colaboración de su esposa y su hijo. A menudo pasan varios días en un mismo lugar para dar a tantos niños como sea posible la oportunidad de leer sus libros. A

«Es un poco diferente de otras bibliotecas», dice Jamba. «Las paredes de esta sala de lectura están hechas de montañas cubiertas de bosque, el techo es azul, el suelo es una estepa cubierta de flores, y la bombilla de lectura es el sol.»

Jamba creó su biblioteca móvil a principios de la década de 1990, poco después de que Mongolia abandonara el comunismo y adoptara la economía de libre mercado. Y a pesar de que la vida cambió en general para bien, ninguna entidad pública quiso hacerse cargo de la lectura. La mayoría de las bibliotecas infantiles se convirtieron en bancos. Jamba intentó mantener vivas las bibliotecas. «Aunque había luchado contra ello», dijo, «mis esfuerzos no funcionaron». Pero no se rindió. Deicidió que si los niños no tenían un lugar donde ir a buscar libros, él les llevaría los libros a los niños. Actualmente atiende a un millón de mongoles que viven como nómadas o seminómadas en medio del desierto del Gobi.

Desde entonces, ha estado escribiendo libros para niños, traduciendo literatura juvenil extranjera al mongol y llevando libros a niños que de otra manera nunca los leerían. Varios de sus libros originales han ganado el premio al Mejor Libro de Mongolia. Algunas de sus historias han sido cantadas. Algunos se han convertido en películas. En 2006, su biblioteca móvil ganó el prestigioso premio ibby-Asahi Reading Promotion Award.

Pero más notable que cualquiera de estos honores es el hecho de que Jamba ha hecho la mayor parte de su trabajo sin compensación financiera. La mayor parte del dinero para publicar, traducir, imprimir y movilizar proviene de su propio bolsillo, de las ganancias que obtiene de la venta de sus libros originales.

Dashdondog Jamba que nació en 1941. A los diecisiete años, alcanzó fama de escritor infantil y ha publicado más de setenta libros para niños pequeños, de los cuales veinticuatro se han publicado en el extranjero. Ha traducido más de cincuenta libros de escritores extranjeros, empezando por las historias de Hans Christian Andersen. Ha dedicado cuarenta años de su vida a proporcionar a los niños de Mongolia la oportunidad de experimentar la literatura de alta calidad.