Archivo de la etiqueta: Economía de la información

La riqueza de las redes: cómo la producción social transforma los mercados y la libertad

2019666612

 

Benkler, Yochai. The wealth of networks : how social production transforms markets and freedom. New Haven [Conn.] : Yale University Press, [2006]

Texto completo

Introducción: un momento de oportunidad y desafío — La economía de la información en red — Algunos fundamentos económicos de la producción e innovación de la información — Producción e intercambio entre pares — La economía de la producción social — La economía política de la propiedad y los bienes comunes — La libertad individual: autonomía, información y ley — Libertad política parte 1: El problema de los medios de comunicación — Libertad política parte 2: la emergencia de la esfera pública en red — Libertad cultural: una cultura a la vez plástica y crítica — Justicia y desarrollo — Lazos sociales: trabajar en red juntos — Políticas de libertad en un momento de transformación — La batalla sobre la ecología institucional del entorno digital — Conclusión: lo que está en juego de la ley y la política de la información.

 

España 4.0: El reto de la transformación digital de la economía.

Berger, R. (2016). [e-Book] España 4.0: El reto de la transformación digital de la economía. Madrid, Siemens, 2016.

Texto completo

 

¿Qué es la transformación digital?

La transformación digital es la adaptación de las cadenas de valor de los distintos sectores de la economía a ese efecto disruptivo que comienza con el consumidor digital. Es la conexión integral de las distintas áreas de la economía y la manera en la que los players de cada sector se adaptarán a las nuevas condiciones que imperan en la economía digital.

La transformación digital podría implicar un incremento de 120.000 millones de euros en los sectores analizados para el año 2025.

Principales datos del estudio

Aunque todas las empresas españolas tienen acceso a internet y las tres cuartas partes tienen su propia página web, sólo una minoría de compañías españolas utilizan procesos digitales avanzados como ERP o CRM.

El estudio “España 4.0, el reto de la transformación digital de la economía” afirma que:

  • Sólo un 38% de las empresas tiene una estrategia digital.
  • Los sectores con mayor madurez digital son el de las Telecomunicaciones e Internet.
  • Sólo un 10% de las empresas de industria y un 15% de las empresas de infraestructuras afirman tener una estrategia digital establecida.
  • El sector del transporte y la salud tienen más de un 70% de margen de crecimientocon respecto a la realidad y la madurez digital de las compañías del sector

Economía de los préstamos de libros electrónicos en bibliotecas


 

14500

.

Los libros electrónicos pueden ser mucho más eficientes económicamente que los libros físicos, pero, por desgracia, en la actualidad no lo son. Los editores sugieren que es adecuado que los precios de las licencias de libros electrónicos sean más altos porque, a diferencia de los libros físicos, los libros electrónicos no se desgastan. La duplicación del precio de un libro para la biblioteca sería justa si se pudiera prestar a dos usuario a la vez. Sólo la mitad de los libros que aparecen en la lista de bestseller de EE.UU están disponibles en las bibliotecas públicas en formato e-book.  El precio no es por si solo el factor fundamental para pensar en el valor que tiene un libro para la biblioteca; una mejor medida del valor sería estimar el precio en función de la circulación. Pero las bibliotecas no pueden pagar menos por unas licencias limitadas y de duración variable, ya que las condiciones las establecen casi de manera unilateral los proveedores. Así que a la larga las bibliotecas que no tienen mucha capacidad financiera sólo compran unas pocas copias de un título popular -que suelen ser lo que más se demandan- porqué tiene una vigencia de uso demasiado corta -en torno a 18 meses-. Sólo la mitad de los libros que aparecen en la lista de best-seller de EE.UU están disponibles en las bibliotecas públicas en formato e-book. Las bibliotecas pagan de promedio 24.25$ por libro en OverDrive ( 31.50$ para los nuevos títulos) , y una media de 12.10$ por un libro físico.

De acuerdo con datos de la encuesta IMLS, entre los años 2004 al 2009, las bibliotecas públicas de Estados Unidos gastaron más de 7600 millones de dólares  en adquisición de contenidos para prestar a sus comunidades  – libros físicos, DVDs, música, audiolibros, revistas, bases de datos y e-books-. Durante ese mismo período, las bibliotecas públicas efectuaron 13 millones de préstamos. Con lo que el coste por circulación – en una estimación aproximada – sería el resultado de dividir el dinero gastado en todas las adquisiciones  (7.6 mil millones$) entre el número de préstamos (13 millones) con lo que el coste por artículo prestado sería de 0,58$. Comparando estos datos con la circulación de libros electrónicos, y tomando como ejemplo los 22$ de media que vale un libro de Haper-Collins que sólo se presta 26 veces, porque a partir de esta cifra la biblioteca debe renovar la licencia, el precio por préstamo sería de 0,85$; es decir, un 40% más caro que el resto de los materiales de la biblioteca. Con lo que se puede concluir que la economía de los préstamos de libros electrónicos no proporciona más o menos beneficios a los editores que el préstamo de otros materiales de la biblioteca.

17b912a943b63d774897cc8567c7b590

Además de los costos de adquisición, hay que añadir los gastos de alojamiento y mantenimiento de las plataformas como OverDrive, 3M o Adobe, que añaden un coste suplementario a los préstamos de libros electrónicos, que pueden ser comparados con los costes que supone mantener la circulación y el préstamo de objetos físicos. Estos gastos de alojamiento electrónicos deberían ser mucho más rentables que los costos de circulación de libros físicos, pero todavía no lo son.

En la actualidad no existe un mercado competitivo para las licencias de libros electrónicos para la biblioteca, sin que se de un paralelismo con las ventas en el mundo físico, en el mundo digital no existe el libro de bolsillo, no hay posibilidad de revender licencias de aquellos libros de los que se compraron varias licencias, pero que dejaron de ser populares y no se utilizan apenas, tampoco es posible que los usuarios donen libros a la biblioteca. La mayoría de las bibliotecas alquilan licencias de libros electrónicos de proveedores que también albergan los libros electrónicos y cobran por la licencia del libro electrónico y los servicios de alojamiento. Como consecuencia de ello, las bibliotecas pagan rentas adicionales. Las licencias están ligadas a los sistemas de alojamiento, lo que crea nuevas distorsiones en el mercado para las bibliotecas. Esta pérdida de eficiencia se refleja en los presupuestos de las bibliotecas públicas que con la llegada del libro electrónico disponen de un menor número de libros disponibles para sus usuarios. A menos que cambien las condiciones del mercado este déficit de compra de menos libros se traduce en un déficit de alfabetización.

book

¿Cuales serían las soluciones posibles? Entre otras disponer de una plataforma de código abierto que pueda ser utilizada y mejorada por cualquier biblioteca pública; y crear un mercado electrónico para la compra directa de licencias de libros electrónicos a los editores para su préstamo en las bibliotecas.

En primer lugar, hasta que todos los proveedores existentes no permitan la transferencia de libros electrónicos de una plataforma de alojamiento a otra, el desarrollo de una plataforma de alojamiento de código abierto tendría que obligar a las bibliotecas a romper con los actuales  acuerdos de vinculación y proteger el interés público. Este tipo de plataformas independientes tiene ya un ejemplo a seguir que funciona a pleno rendimiento en las Bibliotecas del Condado de Douglas en Colorado a través del consorcio ”Across Colorado Digital Consortium” que ha eliminado por completo el rol del distribuidor mediante la implementación de un modelo que negocia los acuerdos directamente con los editores para proveerse de libros electrónicos, y ha creado un host que no le hace depender de ningún proveedor de alojamiento de terceros. Otro ejemplo es el de las bibliotecas del estado de Massachusetts que ha puesto en marcha un proyecto piloto para la compra de libros digitales para sus bibliotecas. Tomando en cuenta que el presupuesto  destinado a la compra de libros digitales se ha triplicado en un año. El proyecto también  tiene como objetivo desarrollar su propia plataforma de préstamo digital. La plataforma se pondrá a prueba en el segundo trimestre de 2013.

Algunas bibliotecas, han tratado de romper su compromiso con OverDrive, planteando la cuestión de la propiedad del contenido. Es el caso de las bibliotecas de Kansas que querían cambiar de proveedor manteniendo los libros de los que habían comprado los derechos de acceso a perpetuidad a Overdrive. Este último consideró que los derechos estaban vinculados al hecho de seguir utilizando la plataforma. Pero el contrato no era claro en este punto. Al final los tribunales determinaron que las bibliotecas tenía derecho a migrar los contenidos de los derechos digitales obtenidos en otra plataforma (por ejemplo, 3M). Desde Overdrive se fortalecieron aún más las condiciones de vinculación.

En segundo lugar, con el fin de gestionar adecuadamente la adquisición de e-books, las bibliotecas desean tener la posesión electrónica de los mismos, aunque hasta la fecha, no existe ningún mecanismo de base amplia para vender libros electrónicos directamente desde las editoriales a las bibliotecas. Un mercado electrónico para la compra y venta de licencias de libros electrónicos podría proporcionar la posibilidad de efectuar compras directas por parte de las bibliotecas, así como experimentar con precios, términos de uso y plazos de concesión de licencias; lo que proporcionaría soluciones más eficientes en consonancia con los mecanismos del mercado del libro físico. No es deseable que todas las licencias para bibliotecas de libros electrónicos tengan que tener un plazo a perpetuidad, no todas las licencias tienen que limitarse a un único usuario a la vez, no todos los precios debe ser uniformes en todo momento, y no es necesario que todos los precios  sean determinados de antemano por los editores.

Tal vez las asociaciones profesionales, consorcios y editores puedan trabajar en un proyecto común y establecer un mercado electrónico para la venta de licencias de libros electrónicos a las bibliotecas. Eficiencia económica no significa menos dinero para los titulares de derechos. Si el acuerdo entre los titulares de los derechos de autor y bibliotecas sigue las mismas pautas que con el libro impreso, las ganancias serán más o menos equivalentes, ni peores, ni mejores. Siempre en beneficio de todos.

Basado en $2 BILLION FOR $1 BILLION OF BOOKS: THE ARITHMETIC OF LIBRARY E-BOOK LENDING. Library Renewal

Plan de impulso de la economía digital y los contenidos digitales

 

http://farm6.staticflickr.com/5475/9679247372_671ffc0e7e_n_d.jp

Ministerio de Industria, E. y. T. and M. d. H. y. A. Públicas (2013). [e-Book]  Plan de impulso de la economía digital y los contenidos digitales Madrid, Ministerio de Industria, Energía y Turismo / Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, 2013.

Descargar

En España, la importancia estratégica de la economía digital y de los contenidos digitales ha sido reconocida por la Agenda Digital para España como motor de crecimiento, de empleo y de oportunidades futuras. La Agenda estableció el desarrollo de un plan integral para la industria de contenidos digitales en el que participase tanto la administración pública como el sector privado. El presente Plan de impulso de la economía digital y los contenidos digitales persigue el desarrollo de la economía digital mediante medidas que fomenten el emprendimiento en este sector, faciliten el crecimiento de las empresas, incentiven la apertura al exterior de las que ya estén operativas y atraigan la inversión de multinacionales a España.

En este documento se presenta el Plan de impulso de la economía digital y los contenidos digitales, uno de los siete planes que debía estar disponible en la primera parte del año. Este  Plan concreta en medidas específicas, con calendarios precisos y con los presupuestos requeridos las actuaciones a desarrollar para conseguir los objetivos establecidos en la Agenda. En este sentido, se podría decir que muestra cómo hacer lo que la Agenda indicaba que había que hacer.

En el proceso de elaboración de todos los planes se ha partido de un análisis detallado de la situación actual y de los resultados de planes anteriores; se han analizado las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la situación actual así como las consecuencias de las distintas alternativas de actuación que se presentaban. Finalmente se ha realizado la selección de las medidas que se incluyen en cada uno de los planes.

Las medidas presentadas tienen un alcance temporal hasta el 2015, si bien, de acuerdo con lo establecido en la Agenda, cada año se realizará una revisión de los planes para evaluar los resultados conseguidos, determinar la necesidad o no de adaptación de objetivos y medidas y, en su caso, prolongar el alcance temporal para cumplir los objetivos ya marcados en la Agenda Digital para Europa o aquellos adicionales que se establezcan. Este mecanismo de revisión podrá extenderse hasta el año 2020.

En el proceso de elaboración de cada uno de los planes han participado diversos agentes, dependiendo del contenido y alcance del plan. Existen planes cuyo desarrollo corresponde íntegramente a la Administración General del Estado y otros en los que no sólo en su concepción, sino que incluso en su desarrollo, se contempla ya de partida la participación de otros agentes.

Las industrias culturales y creativas: un sector clave de la nueva economía

f-ideas

Bonilla Arjona, J., R. Maroto Illera, et al. (2012). [e-Book] Las industrias culturales y creativas: un sector clave de la nueva economía. Madrid, Fundación Ideas, 2012.

Descargar

En las últimas décadas, el mundo se ha transformado a gran velocidad. La rápida implantación de las nuevas tecnologías y la creciente globalización han provocado profundos cambios que afectan no solo a la actividad productiva, donde se ha producido una reorientación desde la industria manufacturera tradicional hacia los servicios, sino también a los modos y estilos de vida.

En este entorno global en transformación, con nuevos patrones de producción, consumo y comercio, la cultura, la creatividad y el conocimiento se están convirtiendo en poderosos instrumentos de fomento del desarrollo económico y en potentes factores de competitividad. Las industrias culturales y creativas (ICC, en adelante) están llamadas a jugar un papel de primer orden en la competitividad de la economía española y en la transición hacia el nuevo modelo productivo. Ofrecen un elevado potencial como detonantes de procesos de innovación, activando los recursos, conocimientos y talento creativo, que son definitorios de este sector de actividad. Además, al tratarse de un sector muy intenso en factor trabajo, su desarrollo abre una perspectiva de incremento del empleo de calidad y un impulso notable de la economía basada en la creatividad y el conocimiento.

Son fuente de innovación, crean puestos de trabajo y actúan de interfaz entre las distintas actividades sectoriales. Además, son una fuente de ventaja competitiva no reproducible en otro lugar, claves en el desarrollo de la innovación no tecnológica y poderosos motivadores de la innovación tecnológica, factores de desarrollo territorial y local y fuerza motriz de la transformación industrial. Asimismo, las ICC promueven el pluralismo y la diversidad cultural, y son un instrumento para promocionar no solo la «identidad española», sino también la europea. Por ello, la Estrategia 2020 recomienda incrementar el refuerzo e innovación de las industrias culturales y creativas como marco del futuro desarrollo de Europa.

La cultura y la creatividad tienen, además de un valor tangible en términos económicos, una aportación decisiva desde el punto de vista social. Nadie pone en duda la función social que cumplen los medios de comunicación, la importancia de la conservación del patrimonio para nuestra cultura, el valor inspirador de las representaciones teatrales, el cine y la literatura como generadores y difusores de la cultura en español, la creatividad como factor de desarrollo humano, etc.

La Comisión Europea (2011) ha destacado el papel de las ICC en la generación de empleos de calidad con más de 6,4 millones de personas en el conjunto de la UE en 2009, el 3% del empleo total.

La actividad del sector en España (según los datos de la Cuenta Satélite de la Cultura que publica el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2011a) ascendería a algo más de 41.000 millones de euros (un 4% del valor añadido total) y más de 625.000 empleos (un 3,1% del empleo total) en 2009 y destaca su gran dinamismo en la última década, que lo ha convertido en un sector estratégico por su capacidad dinamizadora de la actividad económica y el empleo. Entre los años 2000 y 2009 la actividad del sector de las ICC en España se ha incrementado un 47%, el empleo un 35% y las empresas un 36%.

Más allá de su contribución directa al PIB y al empleo, las ICC también son importantes impulsoras de la innovación económica y social en otros muchos sectores, tales como la industria manufacturera, el turismo, la educación o la investigación.

Según nuestras estimaciones, los efectos indirectos de las ICC en términos de PIB alcanzarían los 10.000 millones de euros y generarían más de 180.000 empleos en actividades vinculadas con el sector, lo que contribuiría a incrementar la aportación del sector a la economía española, hasta situarla en el 5,2% del PIB y el 4% del empleo total.

Según nuestras estimaciones, las industrias culturales y creativas podrían generar hasta 42.000 puestos de trabajo en los próximos cuatro años, en un escenario de cambio de modelo productivo, frente a una pérdida de en torno a 60.000 puestos de trabajo que se produciría en un escenario de recortes presupuestarios


Modelos de suscripción de distribución de libros electrónicos

[]

Digital Books and the New Subscription Economy: The book industry’s first research into subscription models of distributing digital content. BISG, 2014

Ver en BISG

Primera investigación de la industria del libro sobre los modelos de suscripción de la distribución de contenidos digitales. Cuyo antecedente inmediato es que un estudio de 2014, en el que BISG THA Consulting trabaja con Publishing Communications Group (PCG), una división de editores centrada en tecnología, para llevar a cabo un estudio de investigación con el fin de identificar los distintos modelos de negocio empleados por los servicios de suscripción de libros electrónicos en Estados Unidos. El estudio consistió en una extensa investigación de antecedentes, entrevistas con las principales partes interesadas, y una encuesta de toda la industria.

Dado el éxito de los servicios de suscripción en las industrias de cine, televisión y música, se ha preguntado a las las editoriales sobre cómo y cuándo estos servicios se aplicarán a la distribución de libros en una encuesta reciente a los miembros BISG, con el objetivo de identificado modelos de suscripción como la próxima tecnología distruptiva de la industria.

Este proyecto de investigación analizó cómo los productores de contenidos y otros agentes en la cadena de valor de la publicación están reaccionando ante las nuevas fuerzas en el mercado, y proporciona información oportuna y relevante para ayudar a responder preguntas tales como:

  • ¿Habrá un “Netflix de los libros electrónicos”?
  • ¿Quiénes son los principales actores de suscripción de contenidos digitales? ¿Cuáles son los distintos modelos de negocio?
  • ¿Cómo han funcionado los servicios de suscripción a través de diferentes segmentos de mercado (profesional, académico, educación superior, comercio)?
  • ¿Cuáles son las actitudes de los agentes, editores, bibliotecarios y otros hacia la suscripción de libros digitales? ¿Qué factores motivan o disuadiran a participar?

Los resultados de esta investigación están disponibles en un PDF que se puede adquirir en BISG .Haz clic aquí para ver la tabla de contenidos.

Big Data: La próxima frontera para la innovación, la competencia y la productividad

[]

Manyika, J., M. Chui, et al.  [e-Book]  Big data: The next frontier for innovation, competition, and productivity. New York, McKinsey Global Institute, 2011.

Texto completo

mobi

ePub

Según esta investigación de MGI y la Oficina de Tecnología de Negocios de McKinsey, la cantidad de información que genera cualquier actividad pública o privada proporciona grandes conjuntos de datos, y el análisis de los mismos se ha convertido en una de las bases clave para la competencia en un futuro inmediato que sustentará las nuevas oleadas de crecimiento, de productividad, innovación y excedente del consumidor. Los líderes de todos los sectores tendrán que tener en cuenta las consecuencias de la gestión adecuada de esta ingente cantidad de datos, no sólo orientada a aquellos que deben gestionarles de manera directa como los propios administradores de datos, si no también con quienes tienen que tomar decisiones en las organizaciones. El aumento del volumen y el detalle de la información capturada por las empresas, el aumento de los multimedia, las redes sociales y la “Internet de las cosas” van a impulsar un crecimiento exponencial de los datos en el futuro previsible. El concepto de internet de las cosas lo propuso Kevin Ashton del MIT en 1999,  y se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con internet. El internet de las cosas debería codificar de 50 a 100.000 millones de objetos y seguir el movimiento de estos; se calcula que todo ser humano está rodeado de por lo menos 1.000 a 5.000 objetos. Según la empresa Gartner, en 2020 habrá en el mundo aproximadamente 26 mil millones de dispositivos con un sistema de adaptación al internet de las cosas