Archivo de la etiqueta: Lengua

China cambia su modelo de evaluación científica para limitar drásticamente la dependencia de Science Citation Index (SCI)

The Hidden Language Policy of China’s Research Evaluation Reform
November 4, 2020 Issue Six. Written by Race MoChridhe

Texto completo

En febrero, los Ministerios de Educación y de Ciencia y Tecnología de China publicaron dos documentos que reconfiguraron el panorama de la investigación: “Some Suggestions on Standardizing the Use of SCI Paper Indexes” y “Some Measures to Eliminate the Bad Orientation of ‘Papers Only’. que proporcionan los primeros pasos detallados para reducir drásticamente el papel del Science Citation Index (SCI) en la evaluación de la investigación china.

Durante veinte años, el SCI, el índice de citas de las revistas científicas de «alto impacto», controló las carreras de los investigadores chinos. Es y varios índices derivados se utilizan comúnmente para la evaluación de la investigación, financiación y acreditación universitarias (el Reino Unido, por ejemplo, utiliza datos derivados de SCI para asignar financiación). Al utilizar el SCI como un «estándar de oro», los administradores chinos trataron de aumentar la productividad, mejorar el prestigio nacional y comparar el cierre de las brechas entre el sector de la investigación de China y el trabajo de vanguardia a nivel internacional.

En gran medida, estos objetivos se han cumplido. China ha ascendido rápidamente en los rankings internacionales, y la productividad de la investigación china supera habitualmente la media mundial (Li & Wang, 2019). Desde 2016, China ha sido el mayor productor mundial de investigación publicada, representando más de un tercio de toda la actividad global (Xie & Freeman, 2018, p. 2). Desde 2017, la investigación china es la segunda más citada (después de la estadounidense). El Nature Index sitúa ahora a Pekín como la primera «ciudad científica» del mundo, y a Shanghái como la quinta (las otras tres son estadounidenses). A pesar de que EE.UU. es el líder mundial desde hace varias décadas, un análisis (Lee & Haupt, 2020) concluyó que la producción de investigación de EE.UU. habría disminuido en los últimos cinco años si no fuera por las colaboraciones con investigadores chinos, mientras que la producción china habría crecido a pesar de ello.

Entonces, ¿por qué cambiar una fórmula exitosa? Los anuncios de los ministerios se han centrado en la eliminación de los incentivos perversos creados por la excesiva dependencia del SCI, que hizo que los investigadores priorizaran la cantidad sobre la calidad, inflaran los recuentos de citas y fueran presa de las revistas depredadoras. En consecuencia, el gobierno chino ha destinado decenas de millones de dólares a iniciativas para mejorar la calidad de las revistas chinas y combatir las prácticas editoriales corruptas. Al mismo tiempo, los comentaristas han señalado el posible ahorro de costes que supondría descentralizar las métricas del SCI.

Sin embargo, hay otro factor que se ha pasado por alto. El 97% de los artículos indexados en el SCI están en inglés (Liu, 2016), la lengua franca de la comunicación científica. Para seguir siendo competitivos en las principales revistas internacionales, casi todos los principales países productores de investigación publican ahora la mayoría de sus artículos en inglés, y la proporción de publicaciones en lengua materna disminuye cada año en prácticamente todos los países (Van Weijen, 2012), excepto en China.

No es por falta de intentos. El gobierno chino ha hecho todo lo posible para canalizar sus productos de investigación en inglés para impulsar su impacto global, pero, aunque ha pasado una década desde que China se convirtió técnicamente en el mayor país de habla inglesa del mundo, la calidad de la enseñanza del inglés como lengua extranjera sigue siendo desigual (Baldi, 2016). Los estudios muestran que incluso los hablantes de inglés L2 más avanzados experimentan tasas de rechazo desproporcionadas en las publicaciones académicas (Pearce, 2002), así como una serie de otras barreras sistémicas, en comparación con sus compañeros nativos de habla inglesa, y la mayoría de los estudiantes de inglés de China nunca alcanzan tales competencias avanzadas para empezar.

Además, el crecimiento de la capacidad de ESL en China simplemente ha sido superado por el crecimiento de la investigación. Como señalaron Xie y Freeman (2018, p. 7), entre 2000 y 2016, «China duplicó con creces su número de profesores y triplicó su número de investigadores, todos los cuales tuvieron que encontrar lugares para publicar.» En la actualidad, China gradúa el doble de estudiantes universitarios al año que Estados Unidos y emplea el mayor número de científicos de laboratorio que cualquier otra nación de la Tierra (Han y Appelbaum, 2018), con el resultado de que China es ahora el único país cuya publicación científica en lengua materna en revistas nacionales está aumentando junto con su crecimiento en publicaciones internacionales en inglés (Xie y Freeman, 2018, p. 5). China simplemente necesita, y está creando, nuevos profesores universitarios y nuevos laboratorios mucho más rápido de lo que puede crear nuevos angloparlantes, y ya no puede permitirse limitar el crecimiento de la primera categoría para cumplir con las métricas que dependen de la segunda.

Leyendo entre líneas, queda claro el cambio en la política lingüística de la nueva política de evaluación, ya que no se limita a eliminar la exigencia de publicar en revistas SCI, sino que añade la exigencia de que al menos un tercio de las publicaciones utilizadas para evaluar a los investigadores se publiquen en revistas nacionales. No todas las revistas nacionales publican en mandarín, pero casi la mitad de las identificadas como prioritarias en el plan de acción del Ministerio sí lo hacen y, dadas las limitaciones de los sistemas de ESL de China, el sector de las revistas en mandarín se expandirá sin duda más rápido que el de las nacionales en inglés, de modo que un aumento sustancial de las publicaciones en mandarín está casi garantizado.

Las autoridades chinas se han mostrado repetidamente dispuestas, si no ansiosas, a reescribir las reglas del juego internacional. Uno piensa en los esfuerzos por desafiar el estatus del dólar como moneda de reserva mundial y observa que el estatus del inglés como lengua franca científica supone una restricción similar para las ambiciones chinas, que frena la nueva capacidad de investigación y perjudica a los investigadores chinos en el ámbito internacional. En palabras de un profesor de ingeniería, al fomentar las publicaciones en mandarín, «este [cambio de política] aislará, en cierta medida, a los investigadores chinos de la comunidad investigadora mundial», sentimiento del que se hizo eco el director general de la revista china Research, quien sugirió que los investigadores chinos seguirían evitando en gran medida las revistas publicadas en mandarín debido a su «inaccesibilidad… para los académicos internacionales».

Tal pesimismo supone, sin embargo, que China sólo puede emerger en el mundo y no cambiarlo. Durante la mayor parte de la historia moderna, no hubo una única lengua franca científica. Hasta la Segunda Guerra Mundial, el inglés, el francés y el alemán ocupaban una parte importante de la actividad investigadora mundial, y el conocimiento de dos, si no de las tres, lenguas era una expectativa común de los investigadores profesionales. Después de la guerra, el alemán y el francés retrocedieron, pero el ruso siguió siendo un competidor viable del inglés en muchos campos hasta mediados de siglo. Sólo en la década de 1970 el inglés se convirtió en la lengua de la ciencia. Para aprovechar todo el potencial de China no sería necesario sustituir el inglés como norma hegemónica de la comunicación científica, sino sólo establecer el mandarín junto a él en un ecosistema de investigación bilingüe, reclamando efectivamente para la década de 2020 el papel que el alemán y el francés tenían en la década de 1920.

Si el Partido Comunista Chino puede establecer el país como líder mundial en IA, ciencia de datos, robótica y otros campos del siglo XXI, el mundo no podrá ignorar un tercio (o más) de su producción total de investigación, sin importar en qué idioma se publique, y el Partido lo sabe. Poner las revistas en mandarín en pie de igualdad con las de lengua inglesa en las evaluaciones nacionales puede ser un primer paso modesto, pero abre un camino cuyo destino fue previsto hace años por académicos como Chun-Hua Yan, el antiguo editor jefe asociado del Journal of Rare Earths, con sede en Pekín, que soñaba con que las revistas publicadas en mandarín fueran un día «seguidas por científicos de todo el mundo».

Reescribiendo la historia de la lengua española a partir de la edición de documentos

Reescribiendo la historia de la lengua española a partir de la edición de  documentos: 30 Fondo Hispanico de Linguistica Y Filologia: Amazon.es:  Castillo Lluch, Monica, Diez del Corral Areta, Elena: Libros

Mónica Castillo Lluch & Elena Diez del Corral Areta (eds). Reescribiendo la historia de la lengua española a partir de la edición de documentos. Berlin: Peter Lang, 2019

Texto completo

En el volumen Reescribiendo la historia de la lengua a partir de la edición de documentos se dan cita historiadores de la lengua española que, en la mayor parte de los casos, ejercen también como editores de documentos de archivo con el fin de estudiar fenómenos lingüísticos que ya han sido objeto de estudio en el pasado o de explorar otros no tratados hasta aquí, a la luz de nuevos datos a menudo masivos y geolocalizados con precisión. A través de las páginas de este libro, el lector podrá descubrir cómo el conocimiento de la historia de la lengua española se ha enriquecido considerablemente durante estos últimos años en sus diferentes niveles (fonético-fonológico, grafemático, léxico-semántico, morfosintáctico y pragmático) y cómo se está reescribiendo esta historia gracias a la observación de más datos extraídos de la gran cantidad de documentos de archivo editados con extremado rigor filológico a partir del nuevo siglo.

Apoyo de las bibliotecas a la investigación en lengua y literatura

Cooper, Danielle, et al. «Supporting Research in Languages and Literature.» Ithaka S+R. 9 September 2020. Web. 13 September 2020. https://doi.org/10.18665/sr.313810

Texto completo

El programa de servicios de apoyo a la investigación de Ithaka S + R investiga cómo las necesidades de apoyo a la investigación de los académicos varían según la disciplina. Desde 2018 hasta principios de 2020, Ithaka S + R examinó los métodos y prácticas de investigación cambiantes de los académicos de la lengua y la literatura en los Estados Unidos con el objetivo de identificar servicios para apoyarlos mejor. El objetivo de este informe es proporcionar resultados prácticos para las organizaciones, instituciones y profesionales que apoyan los procesos de investigación de los estudiosos de la lengua y la literatura.

Este proyecto se llevó a cabo en colaboración con equipos de investigación de catorce bibliotecas universitarias estadounidenses. Se contó con la Asociación de Idiomas Modernos (MLA) como socio y patrocinador del proyecto, y a Paula Krebs, directora ejecutiva de MLA, como asesora del proyecto. MLA también proporcionó un decimoquinto equipo de investigación que se centró en académicos de colegios y universidades regionales de Estados Unidos. El proyecto también se basó en académicos que son líderes en el campo para participar como asesores.

El campo de la lengua y la literaturas abarca una amplia gama de influencias interdisciplinarias, lenguas y regiones estudiadas y «textos», en formas variadas que abarcan desde libros hasta periódicos y videojuegos. Sin embargo, tiene un carácter distintivo entre otras disciplinas de humanidades. Los académicos de la lengua y la literatura comparten una tendencia a centrar la investigación en los textos fundamentales, y el campo está profundamente involucrado en la fisicalidad de los textos como herramientas de investigación y como objetos de investigación. Estas cualidades únicas informan los flujos de trabajo de los investigadores de la lengua y la literatura al navegar por los archivos, identificar la literatura académica relevante, usar herramientas de descubrimiento impulsadas por algoritmos y relacionarse con colegas. Las prácticas de los académicos también están significativamente moldeadas por las formas que adoptan los resultados de la investigación. Como en otros campos, la monografía y el artículo revisado por pares siguen siendo los modos primordiales de comunicación académica, respaldados por incentivos de tenencia y promoción que favorecen los formatos tradicionales. Los enfoques de las humanidades digitales y las humanidades públicas permanecen al margen, por ahora.

Este informe destaca oportunidades para quienes centraron el esfuerzo de investigación en lengua y literatura —gestores universitarios, bibliotecarios y archiveros, editores, proveedores de herramientas de investigación y los propios investigadores — para apoyar las prácticas cambiantes de investigación de los académicos de lengua y literatura. Se ofrecen recomendaciones para brindar capacitación en habilidades de investigación fundamentales, acelerar el descubrimiento de recursos de archivo y académicos, ayudar a los académicos a conectarse con sus colegas y mejorar el camino para nuevas direcciones de investigación.

Al describir la importancia duradera de los textos físicos y el surgimiento de horizontes académicos digitales, este informe arroja luz sobre la interrupción de la «investigación como de costumbre» por la pandemia y apunta hacia posibilidades futuras.

Lengua, comunicación e información

 

vbert_lci

Bertolotti, Virginia, Bertolotti, V. and Andacht, Fernando, Andacht, F. and Cabrera, Magela, Cabrera, M. … Lengua, comunicación e información.,  Facultad de Información y Comunicación (FIC). Espacio Interdisciplinario de la Universidad de la República. 2018

Texto completo

Este libro, que surge de las presentaciones realizadas en la Facultad de Información y Comunicación en 2017 durante dos encuentros académicos: el coloquio Comunicación, lengua e información: leer y escribir en clave académica y la mesa temática Múltiples miradas para múltiples alfabetizaciones, realizada en las II Jornadas de investigación. Se pone a disposición las versiones escritas de esos trabajos, que han permitido comenzar a dialogar sobre la lectura y la escritura académicas desde tres ópticas: la de la comunicación, la de la información y la de las ciencias del lenguaje. Se espera que este texto contribuya al diálogo entre disciplinas no solo con el objetivo de mejorar la comprensión de un mismo objeto —las prácticas de escritura y el procesamiento y la comunicación de la información en ámbitos académicos— sino que contribuya también a mejorar la enseñanza, fin primordial de la Universidad de la República.

MLA Commons, la red de intercambio y colaboración para personas que trabajan en lenguas y literaturas modernas

cropped-cropped-commons-logo-square-large

https://mla.hcommons.org/

MLA Commons, la red de intercambio y colaboración para personas que trabajan en lenguas y literaturas modernas. En MLA Commons  puedes encontrar las últimas investigaciones en acceso abierto, materiales de enseñanza, conexiones interdisciplinarias.

Depositar su trabajo en el repositorio CORE (Commons Open Repository Exchange) asegura que el documento sea preservado, atribuido unívocamente al investigador, y que esté amplia y rápidamente disponible para otros. CORE proporciona a los miembros de MLA Commons una instalación permanente de almacenamiento en acceso abierto para la producción académica, facilitando la máxima detección y alentando la retroalimentación por parte de otros colegas.

Las obras depositadas en CORE reciben automáticamente un identificador permanente llamado DOI. Los DOIs proporcionan metadatos persistentes para trabajos académicos y creativos, incluyendo literatura gris como publicaciones de blogs, programas de estudio, conjuntos de datos, presentaciones y archivos de video y audio. MLA CORE ofrece la ventaja añadida de compartir un trabajo con una audiencia inmediata de investigadores especialistas en tu disciplina.

Lo primero es crear una cuenta en el sitio y generar un perfil. Aquí dispones de una guía que te facilitará hacerlo.

En MLA CORE se pueden depositar artículos, tesis; obras en curso; conferencias; planes de estudios, resúmenes; conjuntos de datos; presentaciones; traducciones; reseñas de libros; mapas, cartas y más. CORE acepta los siguientes tipos de archivo. Los archivos PDF se prefieren por razones de compatibilidad entre plataformas y seguridad. El tamaño máximo de archivo para un único elemento es de 100 MB

Tipos de archivos

Audio: .mp3, .ogg, .wav
Datos: .csv, .ods, .sxc, .tsv, .xls, .xlsx
Imagen: .gif, .jpeg, .jpg, .png, .psd, .tiff
Material mixto o software: .gz, .rar, .tar, .zip
Texto: .doc, .docx, .htm, .html, .odp, .odt, .pdf, .pps, .ppt, .pptx, .rdf, .rtf, .sxi, .sxw, .txt, .wpd, .xml
Video: .f4v, .flv, .mov, .mp4

Fuentes de Información para Traducción e Interpretación

Fuentes de Información para Traducción e Interpretación

 

Asociaciones Profesionales

 

Bases de datos

 

Diccionarios y Glosarios

 

Directorios de Traductotres

 

Listas de Correo

 

Revistas electrónicas

Historia y metodología : Aproximaciones al análisis del discurso

Martinelli, G. d., N. Ledesma Prietto, et al. [e-Book] Historia y metodología : Aproximaciones al análisis del discurso. La Plata, Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, 2014.

Texto completo

El presente intenta mostrar la amplitud de perspectivas teórico- metodológicas desde el análisis del discurso. Luego, el libro se propone exponer un abanico diverso sobre los tópicos, períodos y problemáticas de abordaje y, con ello, las distintas posibilidades de construcción de datos y de análisis de fuentes. Así, retoma una línea que intenta que el campo historiográfico se nutra de perspectivas teórico-metodológicas provenientes de disciplinas como la Sociología, la Antropología y la Lingüística, entre otras. En conjunto, todo ello conduce a una reflexión sobre la dinámica de la investigación a través de la puesta en práctica de los distintos procesos metodológicos y a una lectura reflexiva sobre el propio campo disciplinar.

Slated : aplicación que permite traducir a otro idioma mientras se escribe

La aplicación Stated permite escribir en un idioma y traducir lo que se escribe simultáneamente mientras se teclea a más de 80 idiomas a elegir. A la vez que permite traducir lo que la otra persona nos envía de nuevo ese idioma, al instante. La apps está disponible para IOs y la podemos instalar en nuestro iPad o en nuestro iPhone. La aplicación puede usarse con otras aplicaciones como SMS, iMessage, WhatsApp, Line, Facebook Messenger, Viber, Skype o cualquier otra aplicación de mensajes.

 

En el universo Android hay alguna aplicación similar como es Translator keyboard

Translator keyboard

Grammarly Spell Checker & Grammar: extensión de chrome para corrección de textos en otros idionmas

Grammarly Spell Checker & Grammar

Grammarly Spell Checker & Grammar es una extensión del navegador Chrome que permite revisar la ortografía y la gramática en línea de cualquier comunicación escrita. Spell Checker ayuda a escribir con claridad y confianza en Gmail, Facebook, Twitter, Linkedin, Tumblr, y casi en cualquier otro lugar de la Web sin errores. Para ello explora el texto a través de más de 250 reglas gramaticales avanzadas, desde la concordancia entre sujeto y verbo, colocaciones, sugerencias para mejorar el vocabulario, etc.  La herramienta se integra en cualquier página web para ayudarnos en el desarrollo de una escritura sin errores.  Existen una versión básica y otra premiun, por lo que para usar la herramienta te deberás registrar previamente

El español, lengua de comunicación científica

libro-espanol_ciencia_portada

García Delgado, J. L., J. A. Alonso, et al. (2013). [e-Book] El español, lengua de comunicación científica. Madrid, Fundación Telefónica.

Descargar publicación en PDF

Descargar publicación en  Mobi

Esta obra, decimosegunda entrega del proyecto Valor económico del español promovido por Fundación Telefónica, está dedicada al análisis del español como lengua científica. El libro se estructura en tres partes. Ante todo, se recogen tres estudios referidos al papel del español en cada uno de los grandes campos del saber. Primero, explorando en el dilatado territorio de las ciencias sociales; segundo, en el ámbito de las ciencias de la naturaleza, las ciencias biomédicas y las disciplinas técnicas, y, en tercer lugar, en las humanidades. La segunda parte ofrece dos aportaciones que completan los capítulos previos a través de dos perspectivas complementarias. Primero, con un estudio bibliométrico de la publicación científica en español en cada una de las grandes áreas de conocimiento; luego, estudiando el papel que el español ha tenido en la atracción de universidades internacionales. Por último, la tercera parte recoge una síntesis de las opiniones ofrecidas por quince expertos.