China cambia su modelo de evaluación científica para limitar drásticamente la dependencia de Science Citation Index (SCI)

The Hidden Language Policy of China’s Research Evaluation Reform
November 4, 2020 Issue Six. Written by Race MoChridhe

Texto completo

En febrero, los Ministerios de Educación y de Ciencia y Tecnología de China publicaron dos documentos que reconfiguraron el panorama de la investigación: “Some Suggestions on Standardizing the Use of SCI Paper Indexes” y “Some Measures to Eliminate the Bad Orientation of ‘Papers Only’. que proporcionan los primeros pasos detallados para reducir drásticamente el papel del Science Citation Index (SCI) en la evaluación de la investigación china.

Durante veinte años, el SCI, el índice de citas de las revistas científicas de “alto impacto”, controló las carreras de los investigadores chinos. Es y varios índices derivados se utilizan comúnmente para la evaluación de la investigación, financiación y acreditación universitarias (el Reino Unido, por ejemplo, utiliza datos derivados de SCI para asignar financiación). Al utilizar el SCI como un “estándar de oro”, los administradores chinos trataron de aumentar la productividad, mejorar el prestigio nacional y comparar el cierre de las brechas entre el sector de la investigación de China y el trabajo de vanguardia a nivel internacional.

En gran medida, estos objetivos se han cumplido. China ha ascendido rápidamente en los rankings internacionales, y la productividad de la investigación china supera habitualmente la media mundial (Li & Wang, 2019). Desde 2016, China ha sido el mayor productor mundial de investigación publicada, representando más de un tercio de toda la actividad global (Xie & Freeman, 2018, p. 2). Desde 2017, la investigación china es la segunda más citada (después de la estadounidense). El Nature Index sitúa ahora a Pekín como la primera “ciudad científica” del mundo, y a Shanghái como la quinta (las otras tres son estadounidenses). A pesar de que EE.UU. es el líder mundial desde hace varias décadas, un análisis (Lee & Haupt, 2020) concluyó que la producción de investigación de EE.UU. habría disminuido en los últimos cinco años si no fuera por las colaboraciones con investigadores chinos, mientras que la producción china habría crecido a pesar de ello.

Entonces, ¿por qué cambiar una fórmula exitosa? Los anuncios de los ministerios se han centrado en la eliminación de los incentivos perversos creados por la excesiva dependencia del SCI, que hizo que los investigadores priorizaran la cantidad sobre la calidad, inflaran los recuentos de citas y fueran presa de las revistas depredadoras. En consecuencia, el gobierno chino ha destinado decenas de millones de dólares a iniciativas para mejorar la calidad de las revistas chinas y combatir las prácticas editoriales corruptas. Al mismo tiempo, los comentaristas han señalado el posible ahorro de costes que supondría descentralizar las métricas del SCI.

Sin embargo, hay otro factor que se ha pasado por alto. El 97% de los artículos indexados en el SCI están en inglés (Liu, 2016), la lengua franca de la comunicación científica. Para seguir siendo competitivos en las principales revistas internacionales, casi todos los principales países productores de investigación publican ahora la mayoría de sus artículos en inglés, y la proporción de publicaciones en lengua materna disminuye cada año en prácticamente todos los países (Van Weijen, 2012), excepto en China.

No es por falta de intentos. El gobierno chino ha hecho todo lo posible para canalizar sus productos de investigación en inglés para impulsar su impacto global, pero, aunque ha pasado una década desde que China se convirtió técnicamente en el mayor país de habla inglesa del mundo, la calidad de la enseñanza del inglés como lengua extranjera sigue siendo desigual (Baldi, 2016). Los estudios muestran que incluso los hablantes de inglés L2 más avanzados experimentan tasas de rechazo desproporcionadas en las publicaciones académicas (Pearce, 2002), así como una serie de otras barreras sistémicas, en comparación con sus compañeros nativos de habla inglesa, y la mayoría de los estudiantes de inglés de China nunca alcanzan tales competencias avanzadas para empezar.

Además, el crecimiento de la capacidad de ESL en China simplemente ha sido superado por el crecimiento de la investigación. Como señalaron Xie y Freeman (2018, p. 7), entre 2000 y 2016, “China duplicó con creces su número de profesores y triplicó su número de investigadores, todos los cuales tuvieron que encontrar lugares para publicar.” En la actualidad, China gradúa el doble de estudiantes universitarios al año que Estados Unidos y emplea el mayor número de científicos de laboratorio que cualquier otra nación de la Tierra (Han y Appelbaum, 2018), con el resultado de que China es ahora el único país cuya publicación científica en lengua materna en revistas nacionales está aumentando junto con su crecimiento en publicaciones internacionales en inglés (Xie y Freeman, 2018, p. 5). China simplemente necesita, y está creando, nuevos profesores universitarios y nuevos laboratorios mucho más rápido de lo que puede crear nuevos angloparlantes, y ya no puede permitirse limitar el crecimiento de la primera categoría para cumplir con las métricas que dependen de la segunda.

Leyendo entre líneas, queda claro el cambio en la política lingüística de la nueva política de evaluación, ya que no se limita a eliminar la exigencia de publicar en revistas SCI, sino que añade la exigencia de que al menos un tercio de las publicaciones utilizadas para evaluar a los investigadores se publiquen en revistas nacionales. No todas las revistas nacionales publican en mandarín, pero casi la mitad de las identificadas como prioritarias en el plan de acción del Ministerio sí lo hacen y, dadas las limitaciones de los sistemas de ESL de China, el sector de las revistas en mandarín se expandirá sin duda más rápido que el de las nacionales en inglés, de modo que un aumento sustancial de las publicaciones en mandarín está casi garantizado.

Las autoridades chinas se han mostrado repetidamente dispuestas, si no ansiosas, a reescribir las reglas del juego internacional. Uno piensa en los esfuerzos por desafiar el estatus del dólar como moneda de reserva mundial y observa que el estatus del inglés como lengua franca científica supone una restricción similar para las ambiciones chinas, que frena la nueva capacidad de investigación y perjudica a los investigadores chinos en el ámbito internacional. En palabras de un profesor de ingeniería, al fomentar las publicaciones en mandarín, “este [cambio de política] aislará, en cierta medida, a los investigadores chinos de la comunidad investigadora mundial”, sentimiento del que se hizo eco el director general de la revista china Research, quien sugirió que los investigadores chinos seguirían evitando en gran medida las revistas publicadas en mandarín debido a su “inaccesibilidad… para los académicos internacionales”.

Tal pesimismo supone, sin embargo, que China sólo puede emerger en el mundo y no cambiarlo. Durante la mayor parte de la historia moderna, no hubo una única lengua franca científica. Hasta la Segunda Guerra Mundial, el inglés, el francés y el alemán ocupaban una parte importante de la actividad investigadora mundial, y el conocimiento de dos, si no de las tres, lenguas era una expectativa común de los investigadores profesionales. Después de la guerra, el alemán y el francés retrocedieron, pero el ruso siguió siendo un competidor viable del inglés en muchos campos hasta mediados de siglo. Sólo en la década de 1970 el inglés se convirtió en la lengua de la ciencia. Para aprovechar todo el potencial de China no sería necesario sustituir el inglés como norma hegemónica de la comunicación científica, sino sólo establecer el mandarín junto a él en un ecosistema de investigación bilingüe, reclamando efectivamente para la década de 2020 el papel que el alemán y el francés tenían en la década de 1920.

Si el Partido Comunista Chino puede establecer el país como líder mundial en IA, ciencia de datos, robótica y otros campos del siglo XXI, el mundo no podrá ignorar un tercio (o más) de su producción total de investigación, sin importar en qué idioma se publique, y el Partido lo sabe. Poner las revistas en mandarín en pie de igualdad con las de lengua inglesa en las evaluaciones nacionales puede ser un primer paso modesto, pero abre un camino cuyo destino fue previsto hace años por académicos como Chun-Hua Yan, el antiguo editor jefe asociado del Journal of Rare Earths, con sede en Pekín, que soñaba con que las revistas publicadas en mandarín fueran un día “seguidas por científicos de todo el mundo”.