Archivo de la etiqueta: Historia del libro

Culturas del escrito en el mundo occidental : del Renacimiento a la contemporaneidad

Antonio Castillo, G. [e-Book] Culturas del escrito en el mundo occidental : Del Renacimiento a la contemporaneidad, Casa de Velázquez, 2015.

Texto completo

En la segunda mitad del siglo xv se abrió un ciclo particularmente brillante para la cultura escrita cuyas consecuencias pueden rastrearse durante toda la Edad Moderna y, aún más, en los siglos contemporáneos. A fin de analizar algunas de sus manifestaciones, este libro se interesa especialmente por las formas gráficas y significados de las escrituras expuestas, desde la inscripción renacentista a la pintada política en la dictadura chilena; las prácticas epistolares en cuanto que testimonio de la importancia social de la comunicación escrita; los libros de memorias, considerados como objetos donde se configura la memoria personal y familiar, susceptibles incluso de ser interpretados en clave autobiográfica; y por último, distintos acercamientos a la apropiación de los textos con la mirada puesta en los consumidores e intermediarios, desde la nobleza culta hasta los lectores más «débiles», prestando atención tanto a la cultura manuscrita como a la impresa entre los siglos xvi y xix. Frente al fetichismo libresco que caracteriza no pocas aproximaciones a la Historia de la Cultura Escrita, esta obra se interesa por esta en la diversidad de sus formas textuales –epigráficas, murales, manuscritas o impresas, permanentes y efímeras–, pues solo así se puede captar la riqueza de cuanto una determinada sociedad, integrada por gentes de letras pero también por semialfabetizados y analfabetos, escribe y lee. Culturas del escrito, en suma, que certifican la vitalidad de esta corriente de investigación y tratan de contribuir a la Historia que escribimos en estos tiempos de incertidumbre.

50 años de historia del libro: 1958-200

Dominique Varry (dir.), 50 ans d’histoire du livre : 1958-2008, Villeurbanne, Presses de l’Enssib, coll. « Papiers », 2014, 224 p., ISBN : 979-10-91281-15-7.

Texto completo

En 1958, Albin Michel publicó L’Apparition du livre, en la colección L’Évolution de l’humanité creada por Henri Berr. Esta obra, escrita por Lucien Febvre y Henri-Jean Martin, no es la única que aborda la cuestión de la imprenta y la civilización del libro, pero abre nuevos caminos en su intento de escribir y pensar una historia social, política y económica. El subtítulo: “el libro, este fermento” ampliaba el horizonte y no se limitaba al libro “esta mercancía”. La publicación de L’Apparition du livre marcó también la llegada de un joven bibliotecario, Henri-Jean Martin, que entonces sólo tenía 34 años. El libro tuvo una respuesta comercial limitada al principio: se convirtió en una obra de referencia, reeditada tres veces; y sobre todo, Henri-Jean Martin continuó esta fructífera vía de investigación multidisciplinar, característica también de los años setenta. En 2008, la Enssib organizó un coloquio para celebrar el quincuagésimo aniversario de esta publicación. Son los textos reelaborados, entregados en esta ocasión, los que proponemos leer. No es de extrañar que encontremos aquí los grandes nombres de la historiografía y del pensamiento contemporáneo, desde Roger Chartier hasta Christian Jacob.

Los manuscritos de la biblioteca oculta de Dunhuang en el desierto de Gobi (China)

Dunhuang Library

A Secret Library, Digitally Excavated
By Jacob Mikanowski. The New Yorker, October 9, 2013

Ver noticia

Hace poco más de mil años, alguien selló una cámara en una cueva a las afueras de la ciudad oasis de Dunhuang, al borde del desierto de Gobi, en el oeste de China. La cámara se llenó con más de doscientos metros cúbicos de manuscritos atados. Permanecieron allí, ocultos, durante los siguientes novecientos años. Cuando la sala, que pasó a llamarse Biblioteca de Dunhuang, se abrió finalmente en 1900, fue aclamada como uno de los grandes descubrimientos arqueológicos del siglo XX, a la par que la tumba de Tutankamón y los Rollos del Mar Muerto.

La biblioteca fue descubierta por accidente. A principios de la Edad Media, Dunhuang había sido una floreciente ciudad-estado. También había sido famosa durante mucho tiempo como centro de culto budista; los peregrinos recorrían grandes distancias para visitar sus santuarios rupestres, compuestos por cientos de cavernas lujosamente decoradas y excavadas en un acantilado en las afueras de la ciudad. Pero a principios del siglo XX, la ciudad era un remanso y sus cuevas estaban en mal estado. Wang Yuanlu, un monje taoísta itinerante, se nombró a sí mismo cuidador. Un día, se dio cuenta de que el humo de sus cigarrillos se dirigía hacia la pared trasera de un gran santuario de la cueva. Curioso, derribó la pared y encontró una montaña de documentos, apilados a casi tres metros de altura.

Aunque no podía leer las antiguas escrituras, Wang sabía que había encontrado algo de increíble importancia. Se puso en contacto con los funcionarios locales y les ofreció enviar el material a la capital de la provincia. Sin embargo, pronto empezaron a correr rumores sobre el descubrimiento a lo largo de las rutas de caravanas de Xinjiang. Uno de los primeros en enterarse fue el indólogo y explorador de origen húngaro Aurel Stein, que se encontraba entonces en medio de su segunda expedición arqueológica a Asia Central.

Stein se apresuró a ir a Dunhuang y, tras dos meses de espera, se reunió por fin con Wang. Las negociaciones fueron delicadas. Wang no quería perder de vista ninguno de los documentos, y se mostraba inquieto por venderlos. Stein se impuso y acabó convenciendo al monje invocando a su santo patrón, Xuanzang, un peregrino chino que realizó un arduo viaje a la India en busca de textos religiosos en el siglo VII d.C. Afirmando que seguía los pasos de Xuanzang, Stein convenció a Wang para que le vendiera unos diez mil documentos y pergaminos pintados por ciento treinta libras.

La noticia de la Biblioteca de Dunhuang desencadenó una carrera de manuscritos entre las potencias europeas. Después de Stein llegó Paul Pelliot, un brillante y exaltado sinólogo francés que se llevó algunos de los mejores artículos de la biblioteca de Wang tras pasar noches en vela leyéndolos a una velocidad vertiginosa, y otros, incluyendo delegaciones de Rusia y Japón. En 1910, cuando el gobierno chino ordenó el traslado de los documentos restantes a Pekín, sólo quedaba una quinta parte del tesoro original.

En el siglo transcurrido desde el descubrimiento de la Biblioteca de Dunhuang, ha surgido toda una disciplina académica en torno al material que contenía. Se trata de una rama de estudio extraordinariamente exigente: la Biblioteca incluía documentos en al menos diecisiete lenguas y veinticuatro escrituras, muchas de las cuales se han extinguido hace siglos o se conocen sólo por unos pocos ejemplos. La colección refleja la notable diversidad de la propia Dunhuang, donde los budistas se codeaban con maniqueos, cristianos, zoroastrianos y judíos, y los escribas chinos copiaban oraciones tibetanas que habían sido traducidas del sánscrito por monjes indios que trabajaban para los khans turcos. Dado el carácter internacional de los materiales de Dunhuang, los estudiosos han acordado que los métodos para su estudio también deberían serlo. Sin embargo, durante décadas se han enfrentado a verdaderos problemas, tanto para llevar a cabo la investigación como para compartir sus hallazgos; Stein y los exploradores que le siguieron dispersaron los fondos de la biblioteca entre más de una docena de bibliotecas y museos de todo el mundo.

Sin embargo, desde 1994, un ambicioso programa de digitalización ha ido poniendo en línea el fondo de Dunhuang, lo que ha permitido a los estudiosos reconstruir documentos individuales cuyas páginas podrían estar en varias colecciones y hacerse una idea más real de su alcance. Dirigido por un equipo con sede en la Biblioteca Británica y en colaboración con socios de China, Francia, Alemania, Japón y Corea, el Proyecto Internacional Dunhuang está poniendo el contenido de la biblioteca a disposición de expertos de todo el mundo, al tiempo que lo preserva para las generaciones futuras. Los conservadores de las bibliotecas, desde París hasta Tokio, han restaurado los antiguos manuscritos y los han escaneado en una amplia base de datos que permite realizar búsquedas. En Londres, el trabajo se lleva a cabo en una cámara climatizada de varios pisos bajo tierra, donde los conservadores primero deshacen el trabajo de las generaciones anteriores, retirando los respaldos, los marcos y los parches. A continuación, envuelven los documentos en una película de polímero flexible llamada Melinex, que protege los fragmentos del entorno sin provocar deformaciones ni filtraciones químicas. Por último, toman fotografías de alta resolución de cada documento.

La biblioteca del loco: los libros más extraños jamás escritos

Edward Brooke-Hitching. The Madman’s Library: The Strangest Books, Manuscripts and Other Literary Curiosities from History. Simon & Schuster, 2020. ISBN 978-1-79720-730-8

Ver vídeo

Un viaje que nos lleva a los territorios más oscuros de la literatura, para buscar los libros más extraños jamás escritos y descubrir las fascinantes historias que hay detrás de su creación.

Esta fascinante y extraña colección recopila los libros más insólitos y oscuros de los confines de la imaginación humana a lo largo de la historia. La Biblioteca del Loco se adentra en sus territorios más oscuros a la caza de los libros y manuscritos más extraños jamás escritos, descubriendo las intrigantes historias que hay detrás de su creación.

Libros escritos con sangre y libros que matan, libros de los locos y libros que embaucan al mundo, libros invisibles a simple vista y libros tan largos que podrían destruir el Universo, libros llevados a la batalla y libros de código y cifrado cuyos secretos siguen sin descubrirse. Libros de hechizos, pergaminos de alquimista, libros vestibles, libros comestibles, libros para invocar demonios, libros escritos por fantasmas y mucho más se reúnen en la biblioteca más curiosamente extraña que se pueda imaginar.

Desde un pleito del siglo XV magníficamente decorado presentado por el Diablo contra Jesús hasta un Corán de 605 páginas escrito con la sangre de Saddam Hussein, pasando por el arte perdido de encuadernar libros con piel humana, se han desenterrado todas las extrañezas imaginables (y muchas inconcebibles).

Con cientos de imágenes extraordinarias y repleto de datos e historias entretenidas que descubrir, La biblioteca del loco es un compendio cautivador perfecto para bibliófilos, entusiastas de la literatura y coleccionistas intrigados por las rarezas extrañas, la historia oscura y lo macabro.

Bibliotecas y cultura letrada en América Latina: Siglos XIX y XX

Aguirre, Carlos; Salvatore, Ricardo Donato. Bibliotecas y cultura letrada en América Latina: Siglos XIX y XX. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial, 2018

Texto completo

Este volumen, editado por Carlos Aguirre y Ricardo D. Salvatore, intenta echar nuevas luces sobre la historia de las bibliotecas en América Latina –bibliotecas privadas, religiosas, públicas, nacionales- y, en particular, sobre su rol en los conflictos sociales y culturales, la formación de los estados-nación, los procesos de cambio político e institucional, la alfabetización y escolarización de las poblaciones, y la acumulación de capital cultural y simbólico. Este conjunto de ensayos intenta contribuir a la historia de las bibliotecas y, a la vez, abrir líneas de conversación con otras profesiones y saberes también interesados en la cuestión de la preservación de los activos culturales, la difusión del conocimiento y las tensiones y debates que ellos generan.

El arte del libro

The Art of the Book. Library of Congress Magazine | Library of Congress. Jan.-Feb. 2020

Texto completo

Los libros pueden ser más que simples palabras en una página impresa; pueden ser obras de arte por derecho propio. Esta edición de Library of Congress Magazine (LCM) explora hermosos e innovadores volúmenes encontrados en las colecciones de la biblioteca. Además, una colección recién adquirida ofrece impresionantes ejemplos de diseño de libros e ilustraciones, y un pergamino de tamaño real relata el viaje del comodoro Perry a Japón.

El Canon Histórico Anglo-Normando: Cultura editorial y de manuscritos

Tahkokallio, J. (2019). The Anglo-Norman Historical Canon: Publishing and Manuscript Culture (Elements in Publishing and Book Culture). Cambridge: Cambridge University Press. doi:10.1017/9781108624886

Texto completo

Este libro es una contribución al debate actual sobre lo que significa publicar un libro manuscrito. Ofrece estudios de casos de tres historiadores anglo-normandos del siglo XII: Guillermo de Malmesbury, Enrique de Huntingdon y Geoffrey de Monmouth. Sostiene que el éxito contemporáneo y el rápido logro de la autoridad canónica para sus historias fue en gran medida el resultado de las actividades editoriales llevadas a cabo con éxito. Estas actividades se analizan utilizando el concepto de “círculo de publicación”. Se sugiere que este concepto puede tener una utilidad más amplia en el estudio de la publicación autoral en una cultura manuscrita.

Libros antiguos y publicación digital: colecciones en línea del siglo XVIII

Gregg, S. (2021). Old Books and Digital Publishing: Eighteenth-Century Collections Online (Elements in Publishing and Book Culture). Cambridge: Cambridge University Press. doi:10.1017/9781108767415

Texto completo

Esta es una historia de las colecciones en línea del siglo XVIII, una base de datos de más de 180.000 títulos. Publicado por Gale en 2003, ha tenido un enorme impacto en el estudio del siglo XVIII. Como muchos archivos digitales comerciales, el continuo desarrollo de ECCO oscurece sus precedentes. Este libro examina su prehistoria como, primero, un catálogo de ordenador de libros impresos del siglo XVIII, y luego como una colección de microfilms comerciales, antes de pasar a la digitalización y desarrollo de las interfaces para ECCO, así como las diversas asociaciones y acuerdos de licencia de Gale. Un aspecto esencial de este libro es la forma en que explora los debates socioculturales y tecnológicos en torno al acceso a libros antiguos desde la década de 1930 hasta la actualidad: Stephen Gregg demuestra cómo estos contextos dan forma poderosamente a la forma en que ECCO funciona hasta el día de hoy. 

El tesoro de la sabiduría está contenido principalmente en los libros

Bury, R. (2013). Philobiblon: A Treatise on the Love of Books (Cambridge Library Collection – History of Printing, Publishing and Libraries). Cambridge: Cambridge University Press. doi:10.1017/CBO9781139814614

CAPÍTULO I
QUE EL TESORO DE LA SABIDURÍA ESTÁ PRINCIPALMENTE CONTENIDO EN LOS LIBROS


El deseable tesoro de sabiduría y ciencia, que todos los hombres desean por instinto de naturaleza, supera infinitamente todas las riquezas del mundo; respecto de las cuales las piedras preciosas no tienen valor alguno; en comparación con las cuales la plata es como la arcilla y el oro puro es como un poco de arena; a cuyo esplendor el sol y la luna son oscuros de mirar; en comparación con cuya maravillosa dulzura la miel y el maná son amargos al gusto. Oh valor de la sabiduría que no se desvanece con el tiempo, virtud siempre floreciente, que limpia a su poseedor de todo veneno! Oh, don celestial de la divina bondad, que desciende del Padre de las luces, para exaltar el alma racional hasta los mismos cielos! Tú eres el alimento celestial del intelecto, que los que comen tendrán hambre y los que beben tendrán sed, y la alegre armonía del alma que languidece, que el que escucha no se confundirá jamás. Tú eres el moderador y la regla de la moral, que el que sigue no pecará. Por ti los reyes reinan y los príncipes decretan la justicia. Por ti, libres de su rudeza nativa, sus mentes y lenguas pulidas, las espinas del vicio arrancadas de raíz, esos hombres alcanzan altos puestos de honor, y se convierten en padres de su país, y compañeros de los príncipes, que sin ti habrían fundido sus lanzas en ganchos de poda y rejas de arado, o quizás estarían alimentando cerdos con el pródigo.

¿Dónde te escondes principalmente, tesoro elegido, y dónde te descubrirán las almas sedientas?

Certes, has puesto tu tabernáculo en los libros, donde el Altísimo, la Luz de las luces, el Libro de la Vida, te ha establecido. Allí todo el que pregunta te recibe, y todo el que busca te encuentra, y a todo el que llama audazmente se le abre rápidamente. Allí los querubines extienden sus alas, para que el intelecto de los estudiantes pueda ascender y mirar de polo a polo, de este a oeste, de norte a sur. Allí se contiene y se adora al poderoso e incomprensible Dios mismo; allí se revela la naturaleza de las cosas celestiales, terrestres e infernales; allí se disciernen las leyes por las que se administra cada estado, se distinguen los oficios de la jerarquía celestial y se describen las tiranías de los demonios, como no trascienden las ideas de Platón ni se contiene la cátedra de Crato.

En los libros encuentro a los muertos como si estuvieran vivos; en los libros preveo las cosas que vendrán; en los libros se exponen los asuntos bélicos; de los libros surgen las leyes de la paz. Todas las cosas se corrompen y decaen con el tiempo; Saturno no deja de devorar a los niños que genera; toda la gloria del mundo quedaría enterrada en el olvido, a menos que Dios hubiera proporcionado a los mortales el remedio de los libros.

Alejandro, el conquistador de la tierra, Julio, el invasor de Roma y del mundo, quien, el primero en la guerra y en las artes, asumió el imperio universal bajo su único gobierno, el fiel Fabricio y el severo Catón, habría sido ahora desconocido para la fama, si la ayuda de los libros hubiera sido insuficiente. Las torres han sido arrasadas, las ciudades han sido derribadas, los arcos de triunfo han perecido por la decadencia, y ni el Papa ni el rey pueden encontrar ningún medio de conferir más fácilmente el privilegio de la perpetuidad que los libros. El libro que ha hecho presta a su autor este servicio a cambio, que mientras el libro sobreviva su autor permanece inmortal y no puede morir, como declara Ptolomeo en el Prólogo de su Almagesto: No está muerto, dice, quien ha dado vida a la ciencia.

¿Quién, por lo tanto, limitará con algo de otro tipo el precio del infinito tesoro de libros, del que el escriba que se instruye saca cosas nuevas y viejas? La verdad que triunfa sobre todas las cosas, que vence al rey, al vino y a las mujeres, que se considera santa para honrarla antes que la amistad, que es el camino sin vuelta y la vida sin fin, que el santo Boecio considera que es triple en pensamiento, habla y escritura, parece permanecer más útil y fructífera para mayor provecho en los libros. Porque el sentido de la voz perece con el sonido; la verdad latente en la mente es la sabiduría que se esconde y el tesoro que no se ve; pero la verdad que resplandece en los libros desea manifestarse a todo sentido impresionable. Se encomienda a la vista cuando es leída, al oído cuando es escuchada, y más aún de una manera al tacto, cuando sufre ser transcrita, encuadernada, corregida y conservada. La verdad no revelada de la mente, aunque es la posesión del alma noble, sin embargo, debido a que carece de un compañero, no se sabe con certeza que sea encantadora, mientras que ni la vista ni el oído la tienen en cuenta. Además, la verdad de la voz sólo es patente para el oído y escapa a la vista, que nos revela más de las cualidades de las cosas, y unida al más sutil de los movimientos comienza y perece como en un aliento. Pero la verdad escrita de los libros, no transitoria sino permanente, se ofrece claramente para ser observada, y por medio de las permeables esférulas de los ojos, pasando por el vestíbulo de la percepción y los tribunales de la imaginación, entra en la cámara del intelecto, ocupando su lugar en el sillón de la memoria, donde engendra la eterna verdad de la mente.

Finalmente debemos considerar qué agradable es la enseñanza que hay en los libros, qué fácil, qué secreto! ¡Con qué seguridad ponemos al descubierto la pobreza de la ignorancia humana en los libros sin sentir ninguna vergüenza! Son maestros que nos instruyen sin vara ni férula, sin palabras de enojo, sin ropa ni dinero. Si te acercas a ellos, no están dormidos; si les preguntas e indagas, no se retiran; no te regañan si te equivocas; no se ríen de ti si eres ignorante. Oh libros, que sólo son liberales y libres, que dan a todos los que les piden y dan derecho a todos los que les sirven fielmente! ¡Con cuántos miles de tipos os encomendáis a los sabios de las Escrituras que nos han sido dadas por inspiración de Dios! Porque vosotros sois la mente de la más profunda sabiduría, a la que el sabio envía a su hijo para que saque sus tesoros: Prov. ii. Vosotros sois los pozos de agua viva, que el padre Abraham cavó primero, Isaac volvió a cavar, y que los filisteos se esfuerzan por llenar: Gen. xxvi. Vosotros sois en verdad las más deliciosas espigas de maíz, llenas de grano, para ser frotadas sólo por manos apostólicas, para que se produzca el alimento más dulce para las almas hambrientas: Matt. xii. Vosotros sois los potes de oro en los que se almacena el maná, y las rocas que fluyen con la miel, más aún, los panales de miel, las ubres más abundantes de la leche de vida, los graneros siempre llenos; sois el árbol de la vida y el cuádruple río del Paraíso, por el que se nutre la mente humana y se riega y refresca el intelecto sediento. Vosotros sois el arca de Noé y la escalera de Jacob, y los abrevaderos por los que se colorean las crías de los que la miran; sois las piedras del testimonio y los cántaros que sostienen las lámparas de Gedeón, el escrito de David, de los que se toman las piedras más lisas para la matanza de Goliat. Vosotros sois los vasos de oro del templo, los brazos de los soldados de la Iglesia con los que se apagan todos los dardos de fuego de los malvados, los olivos fructíferos, las vides de Engadi, las higueras que nunca están estériles, las lámparas encendidas que siempre se mantienen en preparación, y todas las comparaciones más nobles de la Escritura pueden aplicarse a los libros, si elegimos hablar en cifras.

Escritos sobre el libro y la edición en América Latina

Weinberg, Gregorio. Escritos sobre el libro y la edición en América Latina / Gregorio Weinberg ; editado por Pedro Daniel Weinberg. – 1a ed. – Ciudad Autónoma de Buenos Aires : CLACSO ; UNIPE: Editorial Universitaria, 2020.

Texto completo

Gregorio Weinberg fue un intelectual comprometido con las instituciones de la democracia, la defensa y promoción del libro y de las ideas, combinando una empedernida labor artesanal en torno a la escritura, la edición y la enseñanza.

Modelos educativos en la historia de América Latina es un libro de primer orden en el campo de la educación, tanto por su alcance como por la renovación que supuso el enfoque historiográfico empleado, en el que se recuperan autores, acontecimientos y procesos centrales para una interpretación crítica y creativa de la educación en el continente.

Por otro lado, en su condición de humanista, Weinberg reivindicó tanto el papel que cumplió el libro como herramienta de democratización de la cultura, como la necesidad de construir una sociedad plural. Precisamente por ello consideró al libro como el medio idóneo para el desarrollo de una masa crítica capaz de multiplicarse, difundirse y expandirse, poniendo de relieve la diversidad de opiniones que coexisten en nuestras sociedades. Escritos sobre el libro y la edición en América Latina reúne una colección insoslayable de ensayos sobre el tema.