Archivo de la etiqueta: Editoriales

Los piratas del eBook son relativamente viejos y ricos.

 edad pirata

Andy. eBook Pirates Are Relatively Old and Wealthy, Study Finds. Torrentfreak. 2017/03/16 

Texto completo

PDF

Un estudio ha encontrado que las personas que más libros se descargan ilegalmente son más ricas y de edad superior de lo que se considera un pirata convencional. La investigación financiada por la empresa anti-piratería Digimarc, sugiere que quienes piratean libros son personas de entre 30 a 44 años con rentas anuales por encima de 60 mil dolares y con estudios de grado o superior.

Este estudio fue presentado el 15 de marzo de 2017 en la Feria del Libro de Londres, y tiene como objetivo comprender mejor cómo la piratería de libros electrónicos afecta los ingresos y cómo los editores pueden prevenirlo.

ebook1

En cuanto al género la mayoría de los piratas son hombre en una tasa del 66% frente a un 33 % que son mujeres. En cuanto al nivel des estudio la mayor proporción se centra entre en personas de formación media o superior. Los grupo de edad quedán bien definidos, con una mayoría de las personas que piratean libros que están en una franja de edad de 30-44 años (47%).

Son interesantes las formas que utilizan los piratas para obtener e-book , la mayor parte son sitios públicos como Torrent (The Pirate Bay) y sitios de alojamiento de archivos como 4shared o Uploaded.

Los argumentos que proporcionan los consumidores de ebooks piratas tienen que ver con la facilidad de hacerlo frente a los sistemas legales 58% (Adobe Digital Editions), porque es gratis (51%), porque no están disponibles en otras plataformas (38%), un 33% dijo que si tuviera posibilidades económicas hubiera preferido comprarlos, un 17% comenta que desconoce como comprar un libro en línea.

ebook2

Sin embargo, también una importante cifra de quienes piratean contenidos compran libros habitualmente. 

Un  42%  compran eBooks de plataformas en línea incluyendo Amazon e iTunes, y un 32% directamente a los propios sitios web de los editores. Un 25% frecuentan sitios web de libros gratuitos y legales, incluyendo el proyecto Gutenberg.org.

Según Digimarc que proporciona algunas estimaciones sobre mercado de libros electrónicos. Alrededor del 22% de los consumidores de libros electrónicos piratean ebooks, lo que supone un 33% de los beneficios, cuantificándose su valor en unos 315 millones de dolares.

ebook3

El estudio completo puede verse aquí o en PDF

Gestión de la propiedad intelectual en la industria editorial de libros : una publicación informativa orientada a las empresas.

31480380351_23b9c1eaca_n_d

Gestión de la propiedad intelectual en la industria editorial de libros : Una publicación informativa orientada a las empresas. [e-Book]  Ginebra, OMPI, 2008

Texto completo

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) se complace en presentar esta guía introductoria para editoriales que deseen saber más sobre cómo gestionar los derechos de propiedad intelectual en un contexto empresarial. El libro ofrece información práctica para ayudar a los editores a explotar tanto los derechos de propiedad intelectual como los activos económicos, y para evitar que infrinjan los derechos de los demás. Aunque se centra sobre todo en las editoriales de libros comerciales, los conceptos que aborda son igualmente relevantes para las editoriales de otras obras impresas, como libros de texto, periódicos, revistas y publicaciones corporativas.

Haz correr la voz : las bibliotecas universitarias como editoriales académicas

bonnfurlough300

Bonn, M. and M. Furlough (ed.). [e-Book] Getting the word out : academic libraries as scholarly publishers. Chicago, Illinois, Association of College and Research Libraries, 2015

Texto completo

Considerar las bibliotecas universitarias como editoriales universitarias requiere tanto una perspectiva histórica y un sentido de futuro. También requiere una reconsideración de los editores académicos actuales y su evolución.

Las editoriales universitarias surgen como un medio para editar y publicar el trabajo de los investigadores de la institución como una alternativa a la edición comercial, que consideraba el mercado académico era poco rentable. En un principio las editoriales universitarias eran simplemente imprentas de la institución, que a menudo enviaban el trabajo que producían a las bibliotecas de otras universidades de forma gratuita a cambio de los libros que producían aquellas universidades (intercambio científico)

En el transcurso del siglo XX, las editoriales universitarias, se convirtieron  en editoriales profesionales, y como resultado de este proceso fueron ampliando su misión y sus necesidades. Actualmente las editoriales universitarias producen importantes obras en todas las disciplinas, y generalmente trabajos de muy alta calidad; sin embargo su modelo económico y las restricciones de financiación han limitado su capacidad para llevar a cabo el desarrollo necesario para experimentar tanto con los nuevos modelos de publicación, como con un tipo de contenido orientado a un mercado casi siempre muy reducido.

Esta situación ha abierto un espacio potencial en el campus para diferentes tipos de editores centrado una vez más en apoyar la gestión y difusión de la producción a nivel local.Todo ello ha venido facilitado por los nuevos desarrollos tecnológicos que ofrecen posibilidades nuevas y abiertas para ampliar y fortalecer la difusión de la investigación.

Las bibliotecas son una parte fundamental de la infraestructura de la universidad y cuentan con personas con habilidades y competencias necesarias para gestionar la creación y el descubrimiento de las obras publicadas. Y a pesar de enfrentar dificultades presupuestarias, las bibliotecas universitarias, se están configurando como el lugar ideal para el desarrollo de este nuevo modelo de publicación. Durante muchos años los bibliotecarios han sido los impulsores de la recogida y conservación de los productos de la investigación de las universidades, en primer lugar conformando el desarrollo de las colecciones de investigación, y posteriormente a través de la creación de repositorios institucionales. Por ello la bibliotecas tienen el potencial de convertirse en el nexo crucial para que el conocimiento fluya en el campus, trabajando como lo han hecho hasta ahora, por una parte recogiendo el conocimiento que se produce en todo el mundo para el estudio por parte de los investigadores de su campus, y por otro lado difundiendo el conocimiento producido en el campus a todo el mundo.

Políticas Editoriales de Publicaciones Académicas

[]

Cerda Silva, A. and J. C. Lara. [e-Book]  Políticas Editoriales de Publicaciones Académicas,ONG Derechos Digitales, 2010.

Texto completo

Las publicaciones académicas cumplen fines específicos que le diferencian de otras publicaciones. Ellas tienen la peculiaridad de compilar el conocimiento de determinadas disciplinas de las ciencias, las artes y la literatura, con la aspiración de lograr la más amplia difusión de las ideas, ya sea para someterlas al juicio de la propia comunidad académica, para incidir en la adopción de políticas públicas atinentes a los tópicos sobre los cuales se extienden, o simplemente contribuir al enriquecimiento incremental del acervo cultural de una comunidad. Disponer de adecuadas políticas editoriales es esencial para los fines de una publicación académica. Es a través de ellas que se puede lograr una más amplia distribución, acceso y empleo de los contenidos por la comunidad científica, académica y estudiantado. Para ello, es esencial que tal política sea formulada acorde a los fines de la publicación, a los intereses de las instituciones responsables de ellas, de los propios autores que nutren sus páginas periódicamente y, por cierto, también de los lectores y usuarios en general. Con dicha predisposición, iniciamos este breve estudio en torno a las políticas editoriales de las publicaciones académicas en Latinoamérica, favorecido por el apoyo del Fondo Regional para la Innovación Digital en América Latina y el Caribe (FRIDA), y que abriga la secreta esperanza de servir de punto de reflexión para la introducción de mejoras en el medio académico, en el mundo editorial y, en general, en aquellas instituciones que inciden en políticas públicas en educación, investigación y cultura.

Fuentes de Información para la Edición

 

editorial_887164651

Metodologías de búsqueda y fuentes de información de interés para la edición. El uso de las fuentes en el sector editorial sirve para todas las fases de la cadena desde la identificación de autores hasta puesta en venta de los libros. Para quien comienza, y de cara al proyecto final, el recurso a distintas fuentes de información servirá para:

Perfilar la identidad editorial (que tipo de editorial queremos ser)
Articular un catálogo
Obtener información sobre autores y obras
Calcular la tirada
Estudiar la competencia
Contextualizar el público lector-comprador potencial
Precisar los canales de comercialización y distribución
Articular sistemas de promoción y marketing viables.

¿Cual es el futuro de los libros impresos en el contexto académico?

academic-books-anatomy-small-65764

Academic print books are dying. What’s the future? Donald Barclay, University of California, Merced. Posted on November 29, 2015 by bridgerjones.

Ver original

 

Me ha parecido muy interesante el análisis que hace Donald Barclay en torno al futuro del libro impreso en las universidades, ya que lo argumenta perfectamente con datos muy precisos. Así que aquí os dejo un resumen del contenido.

El libro académico en formato impreso ha sido un baluarte de la cultura pero según el autor ahora es una especie en peligro de extinción. El mercado que lo ha sostenido a lo largo de los años se está derrumbando. Las ventas de libros académicos en formato papel ha alcanzado mínimos históricos. Los precios están en niveles récord. En términos puramente económicos, la situación actual es insostenible. En 1980, una editorial universitaria podría esperar vender 2.000 copias de cualquier libro. En 1990, ese número había caído a 500 copias. Y en el año 2005, las ventas no excedían de un poco más de 200 copias vendidas. En el año 2015, un libro excepcional en el campo se considera aceptable si logra vender 200 copias en su primer año. En respuesta a ello y ante la espiral descendente, los editores terminaron elevando los precios de los libros universitarios. En 1980, en el campo de la historia, el precio promedio de un libro de tapa dura era de 22.78 $; en el año 2010, ese precio casi se había cuadruplicado a 82.65$. Esta es la dinámica de cualquier otra disciplina.

También a causa de este colapso en el mercado se ha producido la pérdida de poder adquisitivo por parte de las bibliotecas universitarias, que tradicionalmente son el mayor cliente de libros académicos impresos. Las bibliotecas se han visto afectadas por un doble golpe económico: los aumentos altamente inflacionarios en el costo de las suscripciones a revistas, y una caída constante de la financiación por parte de las instituciones gubernamentales de educación superior en las últimas décadas. Como resultado, las bibliotecas universitarias se han visto obligadas a elegir entre mantener las suscripciones de pago a las revistas o la compra de libros. Lo que ha llevado a una imperiosa necesidad de elegir entre favorecer la compra de  uno u otro recurso. Las revistas es el recurso de investigación primordial para las Ciencias y Tecnología, manteniéndose la preferencia por en libro en las disciplinas de las Humanidades y las Ciencias Sociales. A mediados de la década de 1980, la proporción de gasto en las suscripciones a revistas en comparación con la compra de libros era de aproximadamente del 50 %-50%. En el año 2011, esa proporción había cambiado a un 75% frente al 25% en favor de las suscripciones a revistas. El hecho de que sólo la mitad de los libros comprados por bibliotecas universitarias se prestan, también ha tenido sus consecuencias sobre como se distribuye la inversión en cada uno de estos recursos.

En cualquier caso, la economía del libro académico impreso no sería una consideración a tener en cuenta en este ámbito, ya que después de todo, las editoriales universitarias se crearon con el propósito específico de servir como vehículo para difundir la investigación de la propia entidad, que aunque rica en valor intelectual, en casi todas las universidades, salvo alguna honorable excepción como las grandes universidades inglesas o americanas, tiene poco o ningún valor económico.

Sin embargo, en el contexto de la educación superior, en el que las subvenciones recibidas por las editoriales universitarias se han reducido o desaparecieron completamente, los editores se quedan con pocas opciones a considerar antes de aceptar un manuscrito para su posible publicación que no sea la del potencial de las ventas.

Por lo tanto se pregunta el autor  ¿Es aceptable que un estudiante de doctorado pueda sentirse obligado a elegir el tema de tesis en función de cómo un editor ve su potencial de ventas, en lugar de elegir el tema en el que desea hacer una contribución a su campo de investigación?

“¿Es aceptable que un estudiante de doctorado pueda sentirse obligado a elegir el tema de tesis en función de cómo un editor ve su potencial de ventas, en lugar de elegir el tema en el que desea hacer una contribución a su campo de investigación? “

Donald Barclay

Frente a un mercado sombrío, una serie de editoriales académicas líderes están llevando a cabo los pasos necesarios para cambiar el modelo económico del libro universitario. Este cambio implica pasar de un sistema basado en el formato impreso a un sistema basado fundamentalmente en el formato digital, y desde un enfoque comercial orientado a  las ventas a las bibliotecas, a un enfoque orientado al  el acceso abierto y a la visibilidad científica de sus investigadores.

Un ejemplo notable de este nuevo modelo es el de la Universidad de California Press que anunció este mes de octubre la publicación de los primeros cinco títulos como parte de su iniciativa Luminos. Una colección de títulos de libros académicos editados profesionalmente, revisados por pares y publicadas en acceso abierto, con una opción de impresión bajo demanda para aquellos que prefieren los libros físicos.  Modelos de acceso abierto similares para la publicación de libros universitarios están siendo implementados por editoriales como The Ohio State University Press, Penn State Romance Studies, Amherst College Press, ANU (Australian National University) Press, De Gruyter Open,, y otros.

Iniciativas de acceso abierto como estas se están posicionando y tendrán una importante influencia sobre la dinámica del mercado del libro universitario ,mediante un cambio hacia un modelo en el que el costo de la publicación se recupera mediante la suscripción por adelantado en lugar de a través de la venta de ejemplares. Además el acceso abierto a los libros académicos hace posible que puedan ser utilizados, en todo o en parte, como los textos del curso sin costo para los estudiantes. Además con muy buenos resultados como vimos en el post deUniverso Abierto de la pasada semana basado en un estudio que decía que los recursos educativos abiertos (OER) estaban proporcionando resultados mejores o similares en el rendimiento académico del alumno.

Además el formato digital reduce las limitaciones que tradicionalmente se establecían en cuanto al número de páginas e ilustraciones que debería tener la publicación final para no aumentar los costos de edición. En este nuevo modelo, los investigadores también tienen la libertad de emplear e incluir en su libro herramientas y recursos de la era digital que van desde mapas interactivos, visualizaciones de datos, animaciones, video, realidad aumentada, etc.. pudiéndose acceder a estos libros desde cualquier otra región del mundo donde pocas personas pueden permitirse pagar el precio del libro, lo cual contribuirá a potenciar la inclusión digital, el desarrollo sostenible y contribuir a la visibilidad mundial de los autores de cualquier universidad.

“… Si finalmente las fuerzas del conservadurismo académico se niegan a valorar y considerar a los eruditos que publican en esta forma emergente en acceso abierto, esto tendrá una consecuencia no deseada que será la muerte del libro universitario”

Donald Barclay

Curiosamente en contra de lo expuesto, las barreras en contra del libro en acceso abierto, a veces vienen desde la desconfianza en el modelo por parte de los propios investigadores, que a veces son quienes además toman decisiones sobre la contratación, la promoción y la acreditación de sus miembros, y quienes en muchos casos no consideran las revistas y libros en acceso abierto en los sistemas de acreditación y evaluación científica en el mismo nivel de igualdad que los formatos impresos. También se trata de una desconfianza general en lo digital, formato que consideran que puede favorecer el plagio o que conlleva el viejo estigma de “prensas de las vanidades” que tenían tradicionalmente la autopublicación;  cuando la cuestión es precisamente la contraria, es más fácil detectar el plagio en algo que esta publicado en digital, y al que cualquiera puede acceder, o ser detectado por los programas informáticos de que disponen la mayoría de las editoriales para ello. Por otro lado, la autopublicación ahora mismo es una de las corrientes principales de la edición, y es necesario tener esto en cuenta, ya que se considera que lo publicado sin mediación editorial puede ser incluso el doble de lo publicado con el concurso de una editorial, si bien la mayoría pertenece al ámbito de la ficción, ya la mayoría de las grandes editoriales científicas disponen de un programa con una línea comercial dedicada a la autopublicación.

 ¿La universidad debe mantenerse al margen y permitir que el mercado determine quién tiene éxito y quién no como investigador? ¿O va a promover la publicación en acceso abierto que ofrece una alternativa viable a un mercado en el colapso?”

Donald Barclay

Además, como apunta el autor “con muy pocas excepciones, el costo de la publicación de un libro académico siempre ha sido subvencionado en un grado u otro”. Argumentando que la publicación de un libro subsidiado con los auspicios de una editorial universitaria tienen un valor moral mayor que el de publicar bajo cualquiera de los modelos emergentes de publicación de acceso abierto es totalmente engañoso, concluye el autor diciendo que “… Si finalmente las fuerzas del conservadurismo académico se niegan a valorar y premiar a los eruditos que publican en esta forma emergente en acceso abierto, esto tendrá una consecuencia no deseada que será la muerte del libro académico. ¿La universidad debe mantenerse al margen y permitir que el mercado determine quién tiene éxito y quién no como investigador? ¿O va a promover la publicación en acceso abierto que ofrece una alternativa viable a un mercado en el colapso?