Archivo de la etiqueta: Desastres naturales

Recursos para la recuperación bibliotecas, archivos e instituciones culturales después de una catástrofe

Hurricane/Tropical Storm Emergency Management Disaster recovery resources for libraries, archives and cultural institutions. Texas State Library and Archives Commission, 2020

Ver noticia

Las bibliotecas nunca son más necesarias que en tiempos de crisis, y es en tiempos de crisis cuando demostramos por qué las bibliotecas somos tan imprescindibles.

La directora de la Biblioteca Pública de Houston, la Dra. Rhea Lawson, escribió a TSLAC después del huracán Harvey en 2017 para informar sobre el estado de los daños a sus bibliotecas. El Dr. Lawson hizo la siguiente observación maravillosa:

“Como saben, para muchas personas, las bibliotecas son un salvavidas vital. Reconocemos que durante tiempos catastróficos las bibliotecas son aún más esenciales, ya que las personas necesitan un ancla familiar confiable y una piedra de toque en la comunidad para recordarles que todo volverá a estar bien.  Pero sobre todo, nuestra misión en este momento es restaurar la alegría en los ojos de niños y adultos que han visto tanta destrucción y experimentado tanto miedo e incertidumbre ”.

TSLAC continuará trabajando con organizaciones federales, estatales y locales para encontrar formas de ayudar a las bibliotecas y archivos en situaciones de emergencia relacionadas con el clima.

aquí están algunos recursos:

Asociación Americana de Bibliotecas: Kit de herramientas de recuperación ante desastres de ALA está disponible en: www.ala.org/aasl/awards/beyond-words/recovery

Biblioteca del Congreso: Consejos para el manejo de emergencias, respuesta y recuperación (incluido qué hacer si las colecciones se mojan) disponible en: www.loc.gov/preservation/emergprep/recovery.htm

Fundación del Instituto Americano para la Conservación: Para obtener consejos de salvamento al alcance de su mano, consulte las Guías de recuperación y respuesta ante desastres: https://www.culturalheritage.org/resources/emergencies/disaster-response-recovery

Centro de Conservación de Arte y Artefactos Históricos (CCAHA): https://ccaha.org/emergency-planning-response

Centro Nacional de Tecnología y Capacitación para la Preservación, Servicio de Parques Nacionales: www.ncptt.nps.gov/articles/disasters/

Grupo de trabajo nacional de emergencia del patrimonio: www.fema.gov/media-library/assets/documents/113297

Hace 5 meses, era bibliotecaria. Ahora soy rastreadora de contactos.

'5 Months Ago, I Was A Librarian. Now I’m A Contact Tracer.'

‘5 Months Ago, I Was A Librarian. Now I’m A Contact Tracer.’ “I got hung up on twice in my first shift.” by shawna sherman, aug 19, 2020

Texto completo

Trabajo como bibliotecaria en la Biblioteca Pública de San Francisco, y recuerdo haber tenido una conversación en el mostrador de referencia de la biblioteca, diciendo algo como: “El SARS realmente no vino aquí, y el ébola tampoco”. Pero luego las cosas empezaron a cerrarse; la biblioteca cerró y todos los empleados fueron suspendidos con sueldo en marzo.

Como empleado de la ciudad, también soy un trabajador del servicio de desastres, lo que significa que pueden llamarme para cualquier trabajo cuando la ciudad declare una emergencia. Sin embargo, siempre esperé que sería por algo así como un terremoto, no una pandemia.

Desde el 14 de abril, recibí un correo electrónico del departamento de recursos humanos de la biblioteca sobre el trabajo de los servicios de desastres, pidiendo voluntarios para trabajar como rastreadores de contratos y entrevistar a las personas que han estado en estrecho contacto con los casos confirmados positivos de COVID-19. Durante las llamadas, tendría que averiguar cosas como cómo se siente la gente, si están experimentando algún síntoma, y si tienen alguna condición de salud subyacente que los pondría en riesgo de una enfermedad más severa si contrataran a COVID-19. También los animaría a que se hicieran una prueba.

No estaba muy familiarizada con el rastreo de contactos, pero me entusiasmó la idea porque parecía una buena manera de ayudar durante esta crisis. Además, había estado sin hacer nada mucho tiempo desde que me dieron de baja, y sólo quería hacer algo para ayudar.

Durante las dos semanas siguientes asistí a un curso de formación sobre rastreo de contactos, aprendí la logística y también “seguí” a una rastreadora de contactos en Zoom mientras hacía una llamadas. Durante esa llamada, la mujer del otro lado mencionó que había tenido un tumor cerebral, así que el rastreador de contactos tuvo que salirse un poco del guión; mostró compasión por la mujer, pero mantuvo la entrevista al mismo tiempo. Recuerdo que pensé: “Vaya, esto es complicado”. También me di cuenta de que esta experimentada rastreadora de contactos seguía averiguando cosas sobre la marcha, y me ayudó saber que todos estábamos en el mismo barco, haciéndolo lo mejor que podíamos.

El primer día, respiré profundamente antes de marcar, y cuando la mujer contestó, le dije que era la primera vez que llamaba a alguien. Entonces trabajé con el guión que tenía, diciéndole: “Se le llama porque se le ha identificado como un contacto cercano a una persona con una infección de coronavirus confirmada”.

Es difícil decir esto e intentar que suene agradable. Esta mujer estuvo expuesta en el lugar de trabajo y no sabía quién era, cuando eso sucede, no puedo decirles quién tenía COVID-19 o incluso cuando pueden haber estado en contacto con esa persona por razones de privacidad, así que la mujer del otro lado de la línea comenzó a sentirse un poco incómoda. Pero la convencí de que respondiera a mis preguntas. Entonces, a los 15 o 20 minutos, oí una voz masculina en el fondo que decía: “No suena profesional”. Cuelga.” Así que me colgó.

Me sentí horrible, y pensé que tal vez debería dejarlo. Además, ese mismo día, alguien más me colgó. Esta vez, fue antes de que tuviera la oportunidad de identificarme completamente. Así que le envié un mensaje de texto al hombre, esperando que si sabía quién llamaba, cogiera el teléfono. Habló conmigo durante unos cinco minutos pero dijo que lo estaba poniendo nervioso y volvió a colgar.

Ese primer día fue duro. Creo que había reprimido algunas emociones sobre lo estresante que son estos tiempos, y todo mi estrés pandémico salió a la luz esa noche.

Pero la experiencia también me hizo pensar en cómo esto realmente no tenía que ver conmigo y lo que estaba sintiendo. Entiendo perfectamente que la gente se sienta nerviosa cuando recibe una llamada como estas: Es la primera vez que escuchan algo sobre su posible infección, y es aterrador.

Así que traté de pensar en cómo me sentiría si estuviera en su posición, y seguí adelante. A veces la gente está lista y dispuesta a compartir información conmigo, y a veces no; de cualquier manera trato de ser empática con la gente. Aunque, la mayoría de la gente está dispuesta a hablar conmigo y yo estoy feliz de ayudar a la comunidad.

Durante una llamada, hablé con un hombre que sabía que su esposa había estado expuesta, y me impresionó mucho su sistema de aislamiento. Describió cómo su esposa estaba en un cuarto trasero con su propio baño que había sellado con algún tipo de plástico sobre la puerta, con una pequeña ranura para la comida. Tenía máscaras y artículos de limpieza y fue tan cooperativo con mis preguntas. Fue muy agradable hablar con alguien que estaba receptivo y listo para hacer lo que fuera necesario para detener la propagación.

Cada situación es diferente, y la gente procesa las noticias que les doy de forma diferente. Hablé con una mujer que parecia como si estuviera muy, muy enferma, presumiblemente con COVID-19, estaba tosiendo. Me di cuenta de que no se sentía bien, y me sentí culpable por seguir adelante con la llamada.

En otra ocasión, hablé con una mujer cuyo marido estaba en el hospital con COVID-19. No podía verlo y estaba preocupada por él. También tenía miedo de no haber hecho lo suficiente para cuidarlo. Estuvimos al teléfono durante 30 o 40 minutos, y ella estaba llorando. Me di cuenta de que era una mujer muy afectuosa, y le dije que sentía lo de su marido, y que ella había hecho todo lo posible.

Al mismo tiempo, todavía tenía que hacerle preguntas que necesitaba que me respondiera para la entrevista de localización de contactos, como por ejemplo sobre su propia salud y situación, si tenía acceso a cosas como comida y artículos de limpieza. Eso fue difícil. Pasé su información de contacto a otro equipo, así que no estoy segura de lo que pasó con ella y su marido. Siempre pienso en esa llamada de principios de mayo.

Ahora dirijo un equipo de rastreadores de contratos, lo que significa que ya no hago llamadas de rastreo de contactos y en su lugar dirijo un equipo de rastreadores durante cada turno. Pero antes de eso, normalmente trabajaba en turnos de cuatro horas tres o cuatro veces a la semana, y hablaba con hasta cinco personas por llamada.

Una persona con COVID-19 puede multiplicarse en 30 personas actuando muy rápidamente. Definitivamente soy más consciente de lo importante que es la distancia social, usar máscaras y lavarme las manos.

Una de las mayores lecciones que he aprendido a través del rastreo de contactos es que el virus afecta a todos por igual, todos podríamos morir por su causa, y eso habla de nuestra humanidad. Pero también he visto claramente cómo nuestro sistema económico nos daña desproporcionadamente.

Estuve en una reunión virtual con el distrito escolar de mi hija y otros padres para ayudar a decidir qué pasará con su escuela secundaria, y la gente decía que esta pandemia es muy peligrosa, aunque es precioso que los niños vuelvan a la escuela. Y pensé: “No. No es exagerado”.

Vivo en un lugar con casas unifamiliares, donde la gente puede refugiarse en la casa con bastante facilidad. La mayoría de estas personas probablemente tienen trabajos que les permite trabajar desde casa.

Hay gente que definitivamente lo tiene mucho peor, especialmente aquellos que tienen que salir y hacer trabajos esenciales. Mucha gente con la que mi equipo habla nos dice que no pueden quedarse en casa porque necesitan trabajar para pagar el alquiler, o para mantener a su familia.

Soy un ascendente de Libra, por lo que siempre he tratado de ver todos puntos de vista de un asunto, así que creo que eso me hizo un poco escéptica al principio de lo real que era esta pandemia. Pero definitivamente es real, y está entre nosotros.

Como bibliotecaria, mi trabajo es conectar a la gente con la información, por lo que trabajar como rastreadora de contratos es perfecto debido a mis habilidades. Me alegra contribuir, y me enorgullece ser parte de un esfuerzo para detener la propagación de un virus que está demostrando ser muy contagioso. Echo de menos ser bibliotecaria. Estoy seguro de a todos quisiéramos que la vida volviera a la normalidad. Me bibliotecaria para poder servir a la comunidad y ayudar a la gente. Esto es sólo una extensión de eso.

Los bibliotecarios de Los Ángeles trabajaron como rastreadores durante el cierre de bibliotecas por la pandemia

 

112546207_gettyimages-1219572442

 

Elise Solé. How librarians became secret weapons in fight against coronavirus. Yahoo Life John

Ver noticia

Con muchas bibliotecas cerradas u ofreciendo servicios limitados en una pandemia, muchos bibliotecarios han encontrado una salida útil para sus habilidades de búsqueda de hechos: el voluntariado como rastreadores de contactos para ayudar a rastrear la propagación de COVID-19.

Los bibliotecarios que son empleados de la ciudad pueden ser llamados para ayudar con desastres relacionados con el clima o incluso eventos como el bioterrorismo, le dice a Yahoo Life John Szabo, el bibliotecario de la ciudad de la Biblioteca Pública de Los Ángeles. “Cuando nos contratan, firmamos un documento reconociendo el potencial de un desastre, pero en marzo el alcalde de Los Ángeles declaró que todos los empleados de la ciudad podrían ser llamados para ayudar”.

Hay oportunidades de voluntariado en refugios para personas sin hogar, distribución de comidas en la ciudad o horas virtuales de cuentos para niños. Pero algunos miembros del personal de las bibliotecas de California, Carolina del Norte y Nueva York se han convertido en “rastreadores de contacto” , que trazan la ruta de exposición después de que un individuo diera positivo en una prueba de una enfermedad infecciosa con el objetivo de prevenir una mayor transmisión.

El rastreo de contactos es una estrategia de prevención que requiere pruebas accesibles, una base de datos de resultados positivos de las pruebas de los departamentos de salud del condado e investigadores de casos (ya sean enfermeras o rastreadores) que llaman a las personas infectadas para solicitar listas de personas con las que tuvieron contacto cercano.

Los rastreadores trabajan en las líneas telefónicas, pidiendo a las personas expuestas que se pongan en cuarentena durante 14 días, el período de incubación de COVID-19.

En mayo, los Centros para el Control de Enfermedades elogiaron el rastreo de contactos como una intervención “probada y verdaderamente eficaz” junto con la identificación y el aislamiento tempranos de casos.

Los bibliotecarios son ideales para el rastreo de contactos porque somos buenos en el servicio al cliente y la gestión de crisis.

Un nuevo informe examina las estrategias de reapertura de las bibliotecas públicas en Europa

 

school_library_reopening_planning_guide

 

Public Libraries in Europe and COVID-19: Findings from NAPLE Members, April-July 2020. Naple, 2020

 National Authorities on Public Libraries in Europe (NAPLE)

Texto completo

 

El Foro NAPLE (National Authorities on Public Libraries in Europe) fue fundado el 4 de octubre de 2002. Es una asociación internacional no gubernamental que persigue los intereses de las autoridades de las bibliotecas nacionales de Europa. Su principal objetivo es promover principios y estrategias para las políticas de las bibliotecas públicas.

El Coronavirus (COVID-19) hizo que los edificios de la biblioteca cerraran al público a principios de marzo de 2020. En un informe anterior, de abril de 2020, se resumían las medidas adoptadas en respuesta al virus por las bibliotecas públicas de 20 países miembros de  National Authorities on Public Libraries in Europe (NAPLE), centrándose específicamente en el alcance de los cierres en toda Europa; la contratación de personal durante los cierres; los servicios ofrecidos al público (tanto físicos como en línea) mientras los edificios estaban cerrados; la puesta en cuarentena de los libros y otras medidas de salud y seguridad; los esfuerzos de las bibliotecas para apoyar las iniciativas nacionales de atención de la salud; y los esfuerzos de las bibliotecas para hacer frente a la información falsa sobre el virus COVID-19.

Este informe de seguimiento analiza el movimiento hacia la reapertura y, al igual que el informe anterior, se basa en las respuestas de los miembros de NAPLE presentadas en una hoja de cálculo compartida, y por correo electrónico, hasta el 3 de julio de 2020. Como tal, debe ser visto como una instantánea de este tiempo.

 

¿Cuánto permanece el virus Covid-19 en los materiales de biblioteca?

1591800104_781772_1591808096_noticia_normal

 

El Proyecto REALM REopening Archives, Libraries and Museums de OCLC ha publicado los resultados de la segunda ronda de pruebas de laboratorio de Battelle para COVID-19 en cinco materiales comúnmente manejados: páginas de papel braille, páginas de papel satinado, páginas de revistas, libros de pizarra para niños y carpetas de archivo.

Se inocularon muestras de cada artículo y se colocaron dentro del libro cerrado o revista. Luego, los artículos se configuraron para imitar las condiciones comunes de almacenamiento, como libros apilados o archivados, o una pila de carpetas o revistas. (En la Prueba 1, los artículos no estaban apilados).

Los resultados muestran que después de dos días de cuarentena en una configuración apilada, el virus SARS-CoV-2 no era detectable en las carpetas de archivo.

Después de cuatro días de cuarentena en su configuración apilada, el virus no era detectable en las páginas braille, las páginas de libros brillantes y el libro de pizarra.

Las páginas de la revista mostraron una pequeña cantidad de virus a los cuatro días. El cuarto día fue el punto de tiempo final probado.

La evaluación demuestra que la temperatura estándar de la oficina (68 ° F a 75 ° F) y las condiciones de humedad relativa (30 a 50 por ciento) proporcionan un ambiente que permite la atenuación natural del SARS-CoV-2 presente en estos materiales después de dos días de cuarentena para carpetas de archivo y  cuatro días de cuarentena para las páginas del libro. En comparación con los resultados de la Prueba 1, los resultados de la Prueba 2 indican que puede ser necesario un tiempo de cuarentena un poco más largo para algunos tipos de materiales de papel a base de celulosa en una configuración apilada para hacer que el SARS-CoV-2 sea indetectable.

Manifiesto de las bibliotecas universitarias del CSUC ante el COVID 19

 

53697bb9967eb347b4eaca74aafec02b

 

Manifiesto de las bibliotecas universitarias ante el COVID 19.

Texto completo

 

Las bibliotecas de 13 universidades miembros y participativas del CSUC (UB, UAB, UPC, UPF, UdL, UdG, URV, UOC, URL, UVic-UCC, UIC, UIB y UJI) han hecho público un manifiesto conjunto donde quieren mostrar la necesidad de acelerar la transformación digital de la educación superior, que se ha hecho aún más evidente a causa de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

Tal como dice el manifiesto, la transformación digital exige organizar el ámbito de la prestación de servicios en consonancia con el nuevo entorno provocado por la situación sanitaria, para asegurar que la innovación tecnológica llegue de manera efectiva a todos los colectivos de la comunidad universitaria, sin fisuras ni roturas. En estos momentos las universidades se encuentran en una situación muy especial donde se está planteando el paso a una docencia virtual o híbrida de cara al próximo curso académico. Este hecho no se puede separar de la exigencia de la transformación digital y de los cambios organizativos que hay que llevar a cabo para hacerla posible.

Para dar una respuesta eficiente a la situación actual, y aparte de las acciones puntuales de mejora de los servicios tradicionales todavía muy importantes, es necesario que desde las bibliotecas se fomente una visión global que ayude a las universidades a hacer un paso adelante en la transformación digital de la educación superior en todos sus aspectos. Hay que disponer de una visión y una estrategia digital que dé no sólo respuesta a las necesidades emergentes derivadas de la crisis sanitaria sino también a los retos de la próxima década.

En este sentido, los servicios bibliotecarios de las universidades miembros y participativas del CSUC se han comprometido con este manifiesto a trabajar durante los próximos años en 10 proyectos concretos:

  1. Soporte a la docencia digital
  2. Incrementar los contenidos docentes digitales
  3. Liderar la transición hacia el libro electrónico
  4. Nuevas aplicaciones de mejora de los servicios
  5. Transformación de los espacios de acuerdo con los nuevos modelos de aprendizaje
  6. Ciencia abierta universitaria
  7. Proyectos transversales
  8. Nuevos perfiles y competencias digitales
  9. Compartir proyectos y recursos
  10. Agenda 2030

Para más información podéis consultar el Manifiesto de las bibliotecas universitarias ante la COVID-19.

 

Bibliotecas Universitarias POST-COVID 19. Planeta Biblioteca 2020/06/17

 

2095f5bf7a9f9b61e16653ac5cad1673

 

Con la llegada de la crisis de salud debida a la pandemia del COVID-19, el distanciamiento social requerido afecta muy directamente a los cimientos sobre los que descansa el concepto de la biblioteca de hoy, por eso muchos nos preguntamos cómo será nuestro mundo una vez que hayamos pasado esta crisis de salud de Covid-19, la respuesta incierta está en la manera en que cambiará la perspectiva de algunas personas sobre lo que puede y debe compartirse.

Las bibliotecas universitarias ante un presente y un futuro inéditos

 

92257ef76495e1ee5aa479f569b3aad0

 

Alonso-Arévalo, Julio. Las bibliotecas universitarias ante un presente y un futuro inéditos. II FORO VIRTUAL DGB-UNAM. Nuevos desafíos de las bibliotecas universitarias ante la COVID-19. Días 17 y 18 junio 2020

Texto

Ver/Descargar Presentación

Vídeo de la conferencia

Audio de Planeta Biblioteca

 

Con la llegada de la crisis de salud debida a la pandemia del COVID-19, el distanciamiento social requerido afecta muy directamente a los cimientos sobre los que descansa el concepto de la biblioteca de hoy, por eso muchos nos preguntamos cómo será nuestro mundo una vez que hayamos pasado esta crisis de salud de Covid-19, la respuesta incierta está en la manera en que cambiará la perspectiva de algunas personas sobre lo que puede y debe compartirse. Para afrontar estos desafíos, tal como opina Anthony W. Marx, director New York Public Library, deberemos cambiar para permanecer fieles a nuestra misión, realizando una transición de muchos de los servicios presenciales al entorno virtual, explorando las nuevas vías y maneras de servir a nuestros usuarios, uniendo a las personas mientras están separadas.

Nadie sabe a ciencia cierta lo qué nos deparará el futuro, todo dependerá del comportamiento de un virus que es nuevo, y que no conocemos suficientemente. La pandemia está acelerando algunos cambios que ya están en marcha, forzando reevaluaciones estratégicas y subrayando la necesidad de centrarse en las necesidades institucionales. Por eso, al contemplar la reapertura de nuestras bibliotecas comenzamos a pensar que se espera de las bibliotecas en la era de Covid-19.  Sin duda, como hemos hecho siempre, intentaremos proporcionar lo mejor de lo han sido siempre nuestras bibliotecas. A raíz de la crisis de Covid-19, se avecina una transformación crítica de las bibliotecas, pero el público sabe que puede contar cuenta con los bibliotecarios para hacerlo bien. Hay que tener en cuenta la enorme energía desplegada por las bibliotecas a lo largo de su extensa existencia.

Las bibliotecas están rediseñando todo, desde cómo seguir siendo espacios acogedores hasta cómo responder a los cambios en el comportamiento del lector. A modo de conclusión esbozamos algunos aspectos clave:

 

  • Las bibliotecas físicas desempeñan un papel clave en nuestras comunidades, pero nos vemos obligados a replegarnos
  • Aceleración de algunas tendencias en marcha
    • Mayor inversión en colecciones digitales
    • Digitalización cooperativa
    • Mayor necesidad de espacios
  • Necesitamos pensar creativamente sobre formas de extender nuestra misión más allá de los espacios físicos.
  • Ante un futuro incierto necesitamos apoyar una ciencia más abierta

 

 

Actividades y desafíos de las bibliotecas universitarias brasileñas durante la pandemia de COVID-19

 

f4a2091

Francinne, Gabrielle ; Sánchez-Tarrago, Nancy. Atuação e desafios das bibliotecas universitárias brasileiras durante a pandemia de COVID-19. Scielo preprints, 2020.DOI: https://doi.org/10.1590/SciELOPreprints.744

Texto completo

 

En un contexto marcado por el agravamiento de la crisis social, económica y política mundial, la emergencia provocada por COVID-19 y la adopción de medidas extraordinarias de distanciamiento social y cuarentena, se imponen nuevos retos a la biblioteca como institución social. En este escenario, el presente documento tiene por objeto investigar las actividades de las bibliotecas universitarias brasileñas, así como los principales desafíos para mantenerlas en funcionamiento mediante productos y servicios a distancia.

Al elegir las bibliotecas universitarias brasileñas como objeto de estudio se tiene en cuenta la importancia de esas instituciones en el apoyo a las actividades de investigación, enseñanza y extensión dentro de las universidades.

El método de investigación comprende la reunión de datos mediante cuestionarios en línea y el análisis cuantitativo y cualitativo de 188 respuestas recibidas de participantes vinculados a 64 instituciones de enseñanza superior distribuidas en todas las regiones del Brasil. Casi todas las bibliotecas han puesto en práctica el trabajo a distancia, utilizando las tecnologías de la información y la comunicación (con énfasis en las redes sociales), para llevar a cabo servicios de referencia virtual, difundir información, así como ofrecer acceso a bases de datos. También se llevan a cabo procesos técnicos y de desarrollo de colecciones, aunque con algunas limitaciones. Algunas bibliotecas han creado servicios de apoyo específicos para la investigación sobre COVID-19.

Los principales retos están relacionados con el cambio repentino de la asistencia personal y el trabajo presencial, al trabajo a distancia y la asistencia virtual, sin preparación previa (protocolos de actuación, infraestructura, aptitudes profesionales). La reapertura de las bibliotecas es otro reto importante, ya que incluye cambios en las instalaciones, el equipo de protección y los protocolos de higiene. Se ha llegado a la conclusión de que las bibliotecas universitarias tienen actividades y retos que van más allá de los aspectos puramente técnicos, incluidas las dimensiones éticas y políticas con miras a construir mejores sociedades.

 

¿Cómo desinfectar colecciones en una pandemia?

 

trends-cleaning

 

How to Sanitize Collections in a Pandemic: Conservators weigh in on the mysteries of materials handling during COVID-19 By Lara Ewen | American Libraries, June 1, 2020

Ver original

 

Mantener las bibliotecas seguras es importante tanto para los trabajadores como para los usuarios. Pero durante la actual pandemia de COVID-19, las preguntas sobre cómo hacerlo, especialmente en lo que respecta a materiales y superficies, tienen respuestas complicadas.

 

Es una situación sin precedentes. Los conservadores, que tienen experiencia en el diagnóstico y la reparación de daños de las colecciones, dicen que falta información histórica sobre la higienización de los materiales de la biblioteca. Además de un poco de evidencia anecdótica en un artículo de la Revista Smithsonian de 2019, hay muy pocos datos históricos disponibles, dice Evan Knight, especialista en conservación de la Junta de Comisionados de Bibliotecas de Massachusetts: “No hay nada publicado o compartido de epidemias anteriores”.

También es un desafío para filtrar a través de la evolución de la investigación. Un estudio realizado en enero en el Journal of Hospital Infection informó que los coronavirus similares al SARS-CoV-2, el responsable del COVID-19, pueden persistir en algunas superficies inanimadas (como metal, vidrio y plástico) hasta nueve días y en el papel hasta cuatro o cinco días. Mientras tanto, datos recientes de los Institutos Nacionales de Salud indican que el SARS-CoV-2 es detectable en aerosoles hasta tres horas, en el cobre hasta cuatro horas, y en el plástico y el acero inoxidable hasta quizás sólo dos o tres días.

La pandemia también presenta desafíos de naturaleza más filosófica. “Es difícil conciliar los requisitos de salud pública de esta pandemia con nuestra misión”, dice Jacob Nadal, director de preservación de la Biblioteca del Congreso (LC), que cerró al público el 12 de marzo y ha cancelado los eventos hasta el 1 de julio. “Es desgarrador ver cómo esta enfermedad nos obliga a dar un paso atrás exactamente en el momento en que íbamos Adar un paso adelante”.

El mejor desinfectante

Sin embargo, retroceder puede ser la mejor defensa contra una amenaza aún en desarrollo. El desinfectante más fácil, seguro y barato es el tiempo. “Esta pandemia es una situación única para la mayoría de los conservadores, así que no sabemos mucho sobre desinfectar en general, y este virus en particular”, dice Knight. “Nuestra opinión es que la profilaxis, o las medidas preventivas, son las mejores”.

Fletcher Durant, director de conservación y preservación de las Bibliotecas George A. Smathers de la Universidad de Florida en Gainesville, sugiere que todas las bibliotecas sigan la recomendación de la ALA del 17 de marzo de cerrar al público. “El aislamiento durante un mínimo de 24 horas, y preferiblemente 14 días, es el mejor desinfectante”, dice. “Es simplemente lo mejor y más seguro que nosotros como bibliotecarios podemos hacer en este momento.” Durant dice que se trata de proteger las bibliotecas así como al público. “Las bibliotecas podrían ser un foco de riesgo para la propagación de la enfermedad, lo que, más allá de los impactos directos sobre la salud, podría reducir la confianza del público en las bibliotecas”.

Eso también significa que las bibliotecas deben permanecer cerradas hasta que se elimine el riesgo de infección pública. “Seríamos los primeros en decir que no estamos equipados para hacer recomendaciones sobre virología, bacteriología o asuntos médicos”, dice Nadal. “Poner en cuarentena la viabilidad del virus es el mejor plan”.

Limpieza y desinfección

Algunas bibliotecas, sin embargo, tienen una misión que impide la cuarentena completa. LC, por ejemplo, sigue apoyando al Congreso durante en las sesiones, lo que requiere que parte del personal esté en el lugar. Otras bibliotecas mantienen servicios con préstamos de materiales en la acera. Eso significa que se justifican métodos de desinfección adicionales.

Las superficies internas duras, como las mesas, las manijas de las puertas, las cubiertas de los libros y los ordenadores, deben limpiarse profesionalmente. Los expertos también señalan que los auriculares de realidad virtual han sido señalados como un factor de riesgo, y las bibliotecas deberían suspender su uso. “Este es un momento para una precaución excepcional”, dice Nadal.

Todo el personal que trabaje en el lugar debe lavarse bien las manos, especialmente cuando manipule libros u otros objetos compartidos. “No hay estudios que respondan específicamente a la pregunta de cuán transmisible puede ser el coronavirus a partir de los materiales más comunes de la biblioteca, [como] el papel recubierto y no recubierto, la tela de los libros o las fundas de poliéster de los libros”, dice Nadal. “Tenemos que buscar información de alta calidad y evaluarla críticamente para determinar como aplicarla a nuestras preocupaciones particulares”

 

Evitar el daño

Knight dice que los bibliotecarios deben tener cuidado al usar disolventes de limpieza en los libros y otros materiales de biblioteca potencialmente frágiles. “No conozco ningún limpiador o desinfectante ‘menos dañino’, especialmente para cualquier objeto de evidente valor duradero”, dice, explicando que los riesgos para los libros sometidos a limpieza o desinfección acuosa incluyen daños por agua y bisagras y articulaciones debilitadas. “Los libros envueltos en poliéster o polietileno pueden limpiarse y desinfectarse más razonablemente, y las fuertes cubiertas de tela de buckram para encuadernación de bibliotecas probablemente también puedan soportar la limpieza mejorada”, añade. “Pero de nuevo, si uno está planeando limpiar y desinfectar las colecciones, incluso entre los volúmenes polícubiertos, deben entender y aceptar que habrá daños en la colección”.

Hay pruebas de que ciertos métodos pueden no ser eficaces de todos modos. “Las percepciones erróneas comunes pueden ser que rociar o limpiar el exterior de un volumen con Lysol, alcohol o lejía es suficiente para desnaturalizar el virus en todo el volumen”, dice Durant.

La luz ultravioleta (UV) también plantea un riesgo potencial para los materiales de colección debido a su alta intensidad. Y como es difícil confirmar que cada página ha sido expuesta a la luz, el esfuerzo podría resultar infructuoso. “La irradiación germicida UV ha demostrado ser generalmente efectiva a una exposición de 2-5 mili julios por centímetro cuadrado”, dice Durant. “Sin embargo, para que esta exposición sea efectiva, debe ser una exposición completa, [que es] algo que es casi imposible de lograr con libros encuadernados. Ciertamente no es tan efectivo como simplemente aislar los libros”.

Sin embargo, aunque las bibliotecas siguen aprendiendo nuevos procedimientos de preservación, ciertas constantes permanecen. “Este es un buen momento para pensar en el papel de las bibliotecas como guardianes de la memoria y la cultura”, dice Nadal. “Vamos a estar cerrados por un período de tiempo, y nuestra ética de servicio constante hará que esto sea doloroso. Mantener los materiales en cuarentena y fuera de circulación será frustrante. [Pero] somos guardianes de una larga historia, y nuestra principal obligación ahora es asegurarnos de que haya un largo futuro para el conocimiento registrado y la creatividad confiada a nuestro cuidado.”

Recursos adicionales: