Archivo de la etiqueta: Derecho a la intimidad

El 74% de los usuarios de Facebook no sabe que la plataforma social mantiene una lista de sus intereses y rasgos

Paul Hitlin And Lee Rainie. Facebook Algorithms and Personal Data. Pew Research Center, janaury 16, 2019

Texto completo

Una investigación de Pew revela que el 74% de los usuarios de Facebook no sabía que la plataforma social mantiene una lista de sus intereses y rasgos

La mayoría de los sitios comerciales, desde las plataformas de medios sociales hasta los medios de comunicación y los minoristas en línea, recogen una gran variedad de datos sobre el comportamiento de sus usuarios. Las plataformas utilizan estos datos para ofrecer contenidos y recomendaciones basados en los intereses y rasgos de los usuarios, y para permitir a los anunciantes dirigir los anuncios a segmentos relativamente precisos del público. Pero, ¿hasta qué punto entienden los estadounidenses estos sistemas de clasificación basados en algoritmos y hasta qué punto creen que sus vidas coinciden con lo que se informa sobre ellas? Como ventana a este fenómeno difícil de estudiar, una nueva encuesta del Pew Research Center pidió a una muestra representativa de usuarios de la plataforma de medios sociales más popular del país, Facebook, que reflexionaran sobre los datos que se habían recopilado sobre ellos.

Facebook hace que sea relativamente fácil para los usuarios averiguar cómo el algoritmo del sitio ha categorizado sus intereses a través de una página “Tus preferencias de anuncios”. Sin embargo, el 74% de los usuarios de Facebook afirman que no sabían que existía esta lista de sus rasgos e intereses hasta que fueron dirigidos a su página como parte de este estudio.

Cuando se les pregunta con qué precisión creen que la lista les representa a ellos y a sus intereses, el 59% de los usuarios de Facebook dicen que la lista refleja muy (13%) o algo (46%) sus intereses. Mientras tanto, el 27% de los usuarios de Facebook dicen que la lista no los representa con mucha (22%) o ninguna precisión (5%).

Sin embargo, incluso con una mayoría de usuarios que señalan que Facebook evalúa sus intereses con al menos cierta precisión, cerca de la mitad de los usuarios (51%) dicen que no se sienten muy o nada cómodos con que Facebook cree esta lista sobre sus intereses y rasgos. Esto significa que el 58% de las personas a las que Facebook categoriza no se sienten generalmente cómodas con ese proceso. Por el contrario, el 5% de los usuarios de Facebook dice sentirse muy cómodo con la creación de esta lista por parte de la empresa y otro 31% declara sentirse algo cómodo.

Directrices de privacidad de la biblioteca para proveedores

Library Privacy Guidelines for Vendors. ALA, 2021

Texto original

La protección de la privacidad y la confidencialidad de los usuarios ha sido durante mucho tiempo una parte integral de la misión de libertad intelectual de las bibliotecas. El derecho a la libre indagación garantizado por la Primera Enmienda depende de la capacidad de leer y acceder a la información libre del escrutinio del gobierno o de terceros. En su prestación de servicios a los usuarios de las bibliotecas, los bibliotecarios tienen la obligación ética, expresada en el Código de Ética de la Asociación Americana de Bibliotecas y en la Declaración de Derechos de las Bibliotecas, de preservar el derecho a la privacidad de los usuarios y de impedir cualquier uso no autorizado de los datos de los usuarios. Los bibliotecarios y las bibliotecas también pueden tener la obligación legal de proteger los datos de los usuarios de la biblioteca contra la divulgación no autorizada.

Las bibliotecas celebran licencias o acuerdos con terceros proveedores para prestar servicios bibliotecarios a los usuarios y satisfacer las necesidades operativas de la biblioteca. Entre los proveedores externos se encuentran los proveedores de contenidos digitales, los facilitadores de programas e incluso otras bibliotecas, como un consorcio. En el transcurso de la provisión de software, hardware o servicios, la mayoría de los proveedores externos recopilan y utilizan los datos de los usuarios de las bibliotecas por diversas razones, como el análisis y la segmentación de los consumidores, la personalización, la gestión de derechos digitales y el desarrollo de colecciones digitales. Las bibliotecas y los proveedores deben trabajar juntos para garantizar que los contratos y las licencias que rigen la recopilación, el procesamiento, la divulgación y la retención de los datos de los usuarios de la biblioteca reflejen la ética, las políticas y las obligaciones legales de la biblioteca en relación con la privacidad y la confidencialidad de los usuarios.

Elección de un proveedor de terceros

Cuando las bibliotecas inician la búsqueda de un producto o servicio, hay varias formas en las que las bibliotecas se dirigen a los proveedores sobre sus prácticas de privacidad. Las bibliotecas deben incluir requisitos y preguntas sobre privacidad para el proveedor en su solicitud de propuesta (RFP) o proceso de licitación similar. Los requisitos y las preguntas pueden incluir qué datos se recopilan, cómo se recopilan y almacenan los datos, cuánto tiempo se almacenan los datos con el proveedor, y si los datos se comparten con otros terceros y cómo.

Las bibliotecas que solicitan ofertas a los proveedores también deben hacer preguntas a lo largo del proceso de búsqueda relacionadas tanto con el servicio/producto como con las políticas y prácticas del proveedor en torno a la privacidad y seguridad de los datos. Si el servicio o producto no cumple con un requisito de privacidad indicado en la solicitud de propuestas, las bibliotecas deben preguntar a los proveedores sus planes para cumplir con ese requisito. Las bibliotecas deben preguntar cómo cuida el proveedor las violaciones de datos, así como los informes de las bibliotecas o de los usuarios sobre la posible vulnerabilidad del servicio o del producto.

Acuerdos, propiedad de los datos del usuario y requisitos legales

Los acuerdos entre las bibliotecas y los proveedores deben abordar las restricciones apropiadas sobre el uso, la agregación, la retención y la divulgación de los datos de los usuarios, en particular la información sobre los menores. Los acuerdos entre las bibliotecas y los proveedores también deben especificar que las bibliotecas conservan la propiedad de todos los datos de los usuarios y que el proveedor se compromete a respetar las políticas de privacidad y de retención y seguridad de datos de la biblioteca.

Se recomienda encarecidamente a los proveedores que apliquen los principios de privacidad por diseño, es decir, que los productos y servicios deben tener las cuestiones de privacidad “incorporadas, no atornilladas”. Si los productos que se comercializan actualmente no tienen en cuenta estas directrices de privacidad, los vendedores deberían incorporarlas en futuras actualizaciones. Además, los acuerdos entre las bibliotecas y los proveedores deberían reflejar e incorporar las restricciones sobre la posible difusión y uso de los registros y datos de los usuarios de la biblioteca impuestas por la legislación local, estatal y federal.

Menores de edad

Los derechos de los menores varían de un estado a otro, y las responsabilidades legales y la posición del personal de la biblioteca con respecto a los usuarios menores difieren sustancialmente en las bibliotecas escolares, universitarias y públicas. Por lo general, el derecho de un menor a mantener la privacidad de sus registros en la biblioteca se regirá por el estatuto de confidencialidad de la biblioteca de un estado; sin embargo, en las instituciones educativas públicas, la Ley de Derechos Educativos y Privacidad de la Familia (FERPA) también determina la confidencialidad y la divulgación de los registros de la biblioteca de los menores.

Los proveedores que permiten a los menores de 13 años acceder a sus plataformas deben cumplir la Ley federal de protección de la privacidad de los niños en línea (COPPA) y cualquier otra legislación estatal o federal relativa a la recopilación y el intercambio de datos de los menores. Las bibliotecas deben establecer políticas de privacidad claras junto con las agencias locales, estatales y federales que detallen cómo y qué datos sobre los menores se recopilan y comparten con los proveedores y las escuelas.

Políticas de privacidad claras

Las políticas de privacidad deben ser fácilmente accesibles y comprensibles para los usuarios. Para salvaguardar la privacidad de los usuarios es necesario que éstos sepan qué información se recoge sobre ellos, durante cuánto tiempo se almacena, quién tiene acceso a ella y en qué condiciones, y cómo se utiliza. Debe haber una forma de notificar activamente a los usuarios en curso cualquier cambio en las políticas de privacidad del proveedor.

Consentimiento del usuario

El proveedor debe ofrecer a los usuarios opciones sobre la cantidad de información personal que se recopila de ellos y cómo se puede utilizar. Los usuarios deben tener la opción de optar por cualquier recopilación de datos que no sea esencial para las operaciones de la biblioteca y la oportunidad de optar de nuevo en cualquier momento futuro. Toda recopilación de datos no esenciales debería estar desactivada por defecto. En todas las áreas de la biblioteconomía, las mejores prácticas dejan a los usuarios el control de tantas opciones como sea posible en relación con su privacidad.

Acceso a los datos personales

Los usuarios deben tener derecho a acceder a su propia información personal y a corregir la información incorrecta. La verificación de la exactitud ayuda a garantizar que los servicios del proveedor que dependen de la información personal del usuario puedan funcionar correctamente. La orientación sobre cómo el usuario puede acceder a sus datos personales debe ser clara y fácil de encontrar. Los usuarios también deben tener la posibilidad de descargar sus datos personales en un formato de archivo abierto, como CSV, para su propio uso.

El acceso a la información personal debe estar restringido al usuario, al proveedor y a los trabajadores de la biblioteca, según sea necesario para la prestación de servicios y la administración de la biblioteca, y debe ajustarse a las leyes estatales aplicables que abordan la confidencialidad de los registros de la biblioteca, así como a otras leyes locales, estatales y federales aplicables.

Los proveedores deben tener la práctica de borrar los datos de los usuarios cuando se les solicite. Los datos deben ser purgados de los discos duros y servidores, no sólo ocultados a la vista.

Integridad y seguridad de los datos

Siempre que se recojan datos de usuarios, las bibliotecas, los proveedores y cualquier subcontratista deben tomar medidas razonables para garantizar la integridad y la seguridad, incluido el cumplimiento de los requisitos legales aplicables.

  • Seguridad: La seguridad implica medidas de gestión y técnicas para proteger contra la pérdida y el acceso no autorizado, la destrucción, el uso o la divulgación de los datos. Las medidas de seguridad deben integrarse en el diseño, la implementación y las prácticas cotidianas de todo el entorno operativo del proveedor como parte de su compromiso continuo con la gestión de riesgos. El proveedor debe buscar el cumplimiento de las normas de ciberseguridad publicadas por organizaciones como el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST).
  • Encriptación: El uso de la encriptación de datos ayuda a mejorar la seguridad. Todas las transacciones en línea entre las aplicaciones de los clientes (navegadores web, aplicaciones móviles, etc.) y las aplicaciones de los servidores deben estar cifradas. Además, cualquier dato del usuario alojado por el proveedor fuera de las instalaciones (infraestructura basada en la nube, copias de seguridad en cinta, etc.) debe utilizar un almacenamiento cifrado.
  • Minimización de datos: Los proveedores y las bibliotecas sólo deben recopilar, procesar, retener o divulgar los datos de los usuarios que sean necesarios para un proceso o tarea específicos. La recopilación y/o retención excesiva de datos pone a los usuarios en mayor riesgo en caso de una violación de datos.
  • Anonimización: Los datos utilizados para el análisis de usuarios y otros tipos de análisis deben ser anónimos, eliminando o encriptando la información de identificación personal. Aunque la anonimización de datos es una buena práctica, no es infalible.
  • Conservación: Los datos de los usuarios no deben conservarse a perpetuidad. Los proveedores y las bibliotecas deben establecer políticas sobre el tiempo de conservación de los diferentes tipos de datos y los métodos para destruir de forma segura los datos que ya no son necesarios. Por ejemplo, las cuentas que hayan caducado o estén inactivas durante un tiempo determinado deberían ser purgadas. Las políticas de retención también deben abarcar las copias de archivo y las copias de seguridad. Las bibliotecas deben remitirse a las leyes de retención de registros y a las políticas de los órganos de gobierno.
  • Intercambio de datos: Los datos de los usuarios no deben compartirse con otros proveedores u otros asociados comerciales sin el consentimiento del usuario. La mayoría de las leyes estatales sobre la confidencialidad de los registros de la biblioteca no permiten la divulgación de la información personal identificable de los usuarios de la biblioteca o de los datos sobre su uso de los recursos y servicios de la biblioteca sin el consentimiento del usuario o una orden judicial.
  • Solicitudes gubernamentales: Los proveedores y las bibliotecas deben desarrollar y aplicar procedimientos para atender las solicitudes gubernamentales y de las fuerzas del orden de información personal identificable y datos de uso de los usuarios de la biblioteca. Los proveedores y las bibliotecas deben tener en cuenta una solicitud gubernamental o de las fuerzas del orden sólo si es emitida por un tribunal de la jurisdicción competente que demuestre una buena causa y esté en la forma adecuada. Los proveedores deben informar y consultar a la biblioteca cuando crean que están obligados a divulgar la información de los usuarios de la biblioteca, a menos que la ley se lo impida. El proveedor también debe informar a los usuarios, a través de sus políticas de privacidad, sobre las condiciones legales en las que podría estar obligado a divulgar información personal identificable.
  • Venta, fusión o quiebra de la empresa: En el caso de que un proveedor se venda a otra empresa, se fusione con otra empresa o se disuelva por quiebra, toda la información de identificación personal debe mantenerse bajo la misma política de privacidad o destruirse de forma segura. Las bibliotecas y sus usuarios deben ser notificados y se les debe proporcionar un método para solicitar que sus datos sean destruidos o exportados de forma segura.

Dispositivos de los usuarios

La protección de la privacidad de la información personal identificable de los usuarios de la biblioteca y de los datos de uso debe extenderse al dispositivo del usuario, incluido el navegador web o cualquier aplicación proporcionada por el proveedor. Todas las comunicaciones entre el dispositivo del usuario y los servicios del proveedor deben estar cifradas. Si el proveedor desea emplear tecnología de personalización, como las cookies persistentes en su sitio web, o permite el seguimiento de la web por parte de terceros, debe notificarlo al usuario y darle la oportunidad de aceptarlo antes de iniciar estas funciones para el usuario. Los usuarios deben ser conscientes de que las experiencias mejoradas de los proveedores pueden requerir la divulgación de datos personales adicionales.

Si una aplicación proporcionada por un proveedor almacena información personal identificable o datos de uso en el dispositivo del usuario, debería estar cifrada. El usuario debe poder eliminar una aplicación proporcionada por un proveedor y borrar cualquier dato almacenado en el dispositivo.

Relación continua de la biblioteca con un tercero

Auditoría y notificación Los proveedores deben establecer y mantener mecanismos eficaces para hacer cumplir sus políticas de privacidad. Deben llevar a cabo auditorías de privacidad periódicas para garantizar que todas las operaciones y servicios cumplen con estas políticas. Los resultados de estas auditorías deben ponerse a disposición de las bibliotecas que sean clientes o posibles clientes, si así lo solicitan.

Respuesta a incidentes Un proveedor que experimenta una violación de datos en sus políticas de seguridad debe notificar a las bibliotecas y usuarios afectados sobre este asunto tan pronto como el proveedor tenga conocimiento de la violación de datos. El plazo de notificación, junto con lo que debe incluirse en la notificación a las bibliotecas y a los usuarios de la biblioteca, difiere de un estado a otro, y es responsabilidad de los proveedores cumplir con la normativa estatal de notificación de violaciones de datos. Las bibliotecas y los proveedores deben planificar el procedimiento de respuesta a incidentes y este plan debe incluirse en el contrato con el proveedor.

Finalización de la relación entre la biblioteca y el proveedor

Las bibliotecas que decidan no renovar un servicio o producto de un proveedor deben trabajar con él para asegurarse de que los datos de los usuarios de la biblioteca que sean personalmente identificables se eliminen de los sistemas del proveedor, incluidos los datos de las copias de seguridad, las copias archivadas y los registros del sistema.

Los proveedores que tienen servicios o productos que permiten el contenido generado por el usuario deben permitir que los usuarios de la biblioteca exporten sus datos en un formato portátil.

Carta de Derechos de la Biblioteca

Library Bill of Rights

American Library Association

Adoptado el 19 de junio de 1939 por el Consejo de la ALA; modificado el 14 de octubre de 1944; el 18 de junio de 1948; el 2 de febrero de 1961; el 27 de junio de 1967; el 23 de enero de 1980; el 29 de enero de 2019.

La American Library Association afirma que todas las bibliotecas son foros de información e ideas, y que las siguientes políticas básicas deben guiar sus servicios.

I. Los libros y otros recursos de la biblioteca deben proporcionarse para el interés, la información y la ilustración de todas las personas de la comunidad a la que sirve la biblioteca. Los materiales no deben ser excluidos por el origen, los antecedentes o los puntos de vista de quienes contribuyen a su creación.

II. Las bibliotecas deben proporcionar materiales e información que presenten todos los puntos de vista sobre cuestiones actuales e históricas. Los materiales no deben ser prohibidos o eliminados por motivos de desaprobación partidista o doctrinal.

III. Las bibliotecas deben desafiar la censura en el cumplimiento de su responsabilidad de proporcionar información y esclarecimiento.

IV. Las bibliotecas deben cooperar con todas las personas y grupos preocupados por resistirse a la limitación de la libertad de expresión y el libre acceso a las ideas.

V. El derecho de una persona a utilizar una biblioteca no debe ser negado o restringido debido a su origen, edad, antecedentes u opiniones.

VI. Las bibliotecas que pongan a disposición del público al que sirven espacios de exposición y salas de reunión deben poner a disposición dichas instalaciones de forma equitativa, independientemente de las creencias o afiliaciones de los individuos o grupos que soliciten su uso.

VII. Todas las personas, independientemente de su origen, edad, antecedentes u opiniones, tienen derecho a la privacidad y confidencialidad en el uso de la biblioteca. Las bibliotecas deben defender, educar y proteger la privacidad de las personas, salvaguardando todos los datos de uso de la biblioteca, incluida la información de identificación personal.

Aunque los artículos de la Carta de Derechos de las Bibliotecas son declaraciones inequívocas de los principios básicos que deben regir el servicio de todas las bibliotecas, surgen preguntas sobre la aplicación de estos principios a prácticas bibliotecarias específicas. Véanse los documentos designados por el Comité de Libertad Intelectual como Interpretaciones de la Carta de Derechos de las Bibliotecas.

Los derechos humanos en la era de las plataformas de redes sociales

Human Rights in the Age of Platformsnull, [e-Book] The MIT Press, 2019

Texto completo

Hoy en día, empresas como Apple, Facebook, Google, Microsoft y Twitter desempeñan un papel cada vez más importante en la forma en que los usuarios se forman y expresan sus opiniones, encuentran información, debaten, discrepan, se movilizan y mantienen su privacidad. ¿Cuáles son las implicaciones en materia de derechos humanos de un dominio en línea gestionado por plataformas de propiedad privada? Según los Principios Rectores de las Empresas y los Derechos Humanos, adoptados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 2011, las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos y de actuar con la debida diligencia en materia de derechos humanos. Pero este objetivo depende de la voluntad de los Estados de codificar dichas normas en reglamentos comerciales y de que las empresas las cumplan. En este volumen, los colaboradores de todos los estudios de derecho e Internet y de los medios de comunicación examinan el estado de los derechos humanos en la sociedad de plataforma actual.

Tor Browser: el navegador que no deja ningún rastro de tu identidad y te permite navegar de manera anónima

 

1200px-tor-logo-2011-flat.svg_

 

Tor Browser

Descargar

https://www.torproject.org/download/

Defiéndete mientras navegas, Tor Browser permite navegar de forma anónima escondiendo nuestra IP real, de este modo protege tu navegación contra el rastreo, la vigilancia y la censura. Si está en un país Tor está bloqueado, se puede configurar para que se conecte a un puente durante el proceso consulta sólo tendremos que seleccionar la opción “Tor is censored in my country”.

Tor es una red de túneles virtuales que permiten mejorar tu privacidad y seguridad en Internet, funciona enviando tu tráfico a través de tres servidores aleatorios (también conocidos como repetidores) en la red Tor.

Además el navegador Tor bloquea los plugins como Flash, RealPlayer, QuickTime, y otros, que pueden ser manipulados para que revelen tu dirección IP, no se recomienda la instalación de complementos o plugins adicionales en Tor. Los plugins o addons pueden eludir a Tor o comprometer su privacidad. El Navegador Tor ya viene con HTTPS Everywhere, NoScript, y otros parches para proteger su privacidad y seguridad.

Tor Browser usa la red Tor para proteger su privacidad y anonimato a través de estas características

  • Tu proveedor de servicios de Internet, y cualquiera que vigile su conexión localmente, no podrá rastrear tu actividad en Internet, incluyendo los nombres y direcciones de los sitios web que visites.
  • Los operadores de los sitios web y servicios que utiliza, y cualquiera que los esté vigilando, verá una conexión procedente de la red Tor en lugar de tu dirección de Internet (IP) real, y no sabrán quién eres a menos que te identifiques de manera explícita.
  • Además, el navegador Tor está diseñado para evitar que los sitios web “tomen huellas” o nos identifiquen basándose en la configuración de su navegador.
  • Por defecto, Tor no guarda ningún historial de navegación. Las cookies sólo son válidas para una única sesión

 

 

El derecho a que se elimine cierta información personal de las búsquedas en línea

 

google-right-to-be-forgotten-banner

 

Brooke, Auxier. Most Americans support right to have some personal info removed from online searches. Washington D. C.: Pew Research, 2020

Ver encuesta

Art. 17 GDPR Right to erasure (‘right to be forgotten’)

Derecho al olvido

 

La capacidad de evitar que la información personal sea susceptible de ser buscada en línea está en el centro del debate en torno al “derecho al olvido” – un término que llamó la atención por primera vez en 2014 cuando el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas falló contra el gigante de los motores de búsqueda Google en un caso de privacidad de alto perfil. El derecho al olvido es un concepto relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales, el derecho al honor, intimidad e imagen

 

Una encuesta de Pew Research encuentra que la mayoría de los estadounidenses apoyan el derecho a que se elimine alguna información personal de las búsquedas en línea. Así, el 74% de los adultos de EE.UU. dice que es más importante poder “evitar que la información sobre ellos mismos se puedan buscar en línea”, mientras que el 23% dice que es más importante poder “descubrir información potencialmente útil sobre los demás”.

Una abrumadora mayoría de los adultos estadounidenses (85%) cree que todos los estadounidenses deberían tener el derecho a que se eliminen las fotos y los vídeos potencialmente embarazosos de los resultados de búsqueda públicos en línea. Aproximadamente dos tercios (67%) dicen que este debería ser un derecho para todos los estadounidenses cuando se trata de información sobre el historial de empleo o los registros de trabajo, y más de la mitad (56%) dicen que todos los estadounidenses deberían tener el derecho a que la cobertura negativa de los medios de comunicación sobre ellos mismos se elimine de los resultados de búsqueda públicos.

Cuando se trata de datos recopilados por las fuerzas del orden, como antecedentes penales y fotografías de delincuentes, algunos grupos son más inclinados que otros a decir que creen que la eliminación de dicha información de los resultados de la búsqueda debería ser un derecho de todos los estadounidenses. Los hombres son más dados que las mujeres a decir esto (47% vs. 32%), al igual que los estadounidenses negros (44%) en comparación con los blancos (39%) e hispanos (33%).

 

El abismo de las redes sociales : culturas críticas de internet y la fuerza de la negación

Diverse people with emoticons using mobile phones

Lovink, Geert. El abismo de las redes sociales : culturas críticas de internet y la fuerza de la negación. Madrid: Remediables, 2019

Texto completo

ePub

A diario, millones de usuarios actualizan sus timelines,  actualizan fotos,  documentan su bienestar o malestar y lo comparten en sus redes sociales. Somos usuarios tentados a no abandonar nunca estos espacios, aunque en el fondo reneguemos de la lógica absorbente de dichas redes. ¿Qué necesitamos para librar esta batalla con la imperante necesidad de actualizarnos o declararnos activistas en la red en épocas de flujo perpetuo ? Esa misma red que también implica lógicas de vigilancia, mercado y control.

El teórico de los medios de comunicación y crítico de Internet holandés Geert Lovink se sumerge en la condición paradójica de la nueva normalidad digital frente a un estado de emergencia vivido. Hay una conciencia aumentada, post-Snowden; sabemos que estamos bajo vigilancia pero hacemos clic, compartimos, clasificamos y remezclamos con una perversa indiferencia hacia las tecnologías de captura y las culturas del miedo. A pesar de la incursión en la privacidad por parte de empresas como Facebook, Google y Amazon, el uso de las redes sociales sigue siendo un hábito diario, con aparatos cada vez más pequeños que ahora forman parte integral de nuestras ocupadas vidas. Nos encontramos entre la ansiedad por la adicción y el uso subliminal y obsesivo. ¿Dónde se aventuran el arte, la cultura y la crítica cuando lo digital se desvanece en el fondo?

Geert Lovink se adentra en el frenético debate de los medios sociales, examina la relación simbiótica y a la vez problemática entre las redes y los movimientos sociales, y desarrolla la noción de redes organizadas. Lovink no sólo se somete al alma vacía de la comunicación 24/7, sino que proporciona al lector alternativas radicales.

La cultura de Selfie es uno de los muchos temas de Lovink, junto con la obsesión por Internet del escritor estadounidense Jonathan Franzen, la Internet en Uganda, la estética de Anonymous y una anatomía de la religión Bitcoin. ¿Contribuirá la monetización a través de las ciberdivisas y la financiación colectiva a una redistribución de la riqueza o ampliará aún más la brecha entre ricos y pobres? En esta era de la gratuidad, ¿cómo se diseña colectivamente un modelo de ingresos del 99%? Bienvenido de nuevo a la cuestión social.

 

La vigilancia omnipresente por parte de Facebook y Google supone una amenaza sistémica para los derechos humanos según Amnistía Internacional

 

267285-1

Facebook and Google’s Pervasive Surveillance Poses an Unprecedented Danger to Human Rights”. Amnesty International, 2019

Texto completo

 

La vigilancia omnipresente de miles de millones de personas por parte de Facebook y Google supone una amenaza sistémica para los derechos humanos, ha advertido Amnistía Internacional en un nuevo informe en el que pide una transformación radical del modelo de negocio principal de los gigantes de la tecnología.

“Gigantes de la vigilancia” explica cómo el modelo de negocio basado en la vigilancia de Facebook y Google es intrínsecamente incompatible con el derecho a la privacidad y supone una amenaza sistémica para una serie de otros derechos, como la libertad de opinión y expresión, la libertad de pensamiento, y el derecho a la igualdad y la no discriminación.

“Google y Facebook dominan nuestras vidas modernas, acumulando un poder sin precedentes sobre el mundo digital al recopilar y monetizar los datos personales de miles de millones de personas. Su insidioso control de nuestras vidas digitales socava la esencia misma de la privacidad y es uno de los desafíos que definen los derechos humanos en nuestra era”, ha manifestado Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional.

“Para proteger nuestros valores humanos fundamentales en la era digital -dignidad, autonomía, privacidad- se necesita una revisión radical de la forma en que opera la Gran Tecnología, y transitar a una Internet que tenga los derechos humanos en su centro”.

Mientras que otras empresas de las grandes tecnologías – incluyendo Apple, Amazon y Microsoft – han acumulado un poder significativo en otras áreas, son las plataformas propiedad de Facebook y Google las que se han convertido en fundamentales para que la gente se involucre e interactúe entre sí – efectivamente una nueva plaza pública global.

Los gigantes de la tecnología ofrecen sus servicios a miles de millones de personas sin cobrarle a los usuarios. En cambio, los individuos pagan por los servicios con sus datos personales íntimos, siendo constantemente rastreados a través de la web y en el mundo físico también, por ejemplo, a través de dispositivos conectados. Esta recopilación y análisis de los datos personales de las personas a una escala sin precedentes es incompatible con todos los elementos del derecho a la privacidad, incluida la libertad de intrusión en nuestras vidas privadas, el derecho a controlar la información sobre nosotros mismos y el derecho a un espacio en el que podamos expresar libremente nuestras identidades.

Las plataformas de Google y Facebook están respaldadas por sistemas algorítmicos que procesan enormes volúmenes de datos para facilitar características increíblemente detalladas sobre las personas y dar forma a su experiencia en línea. Posteriormente los anunciantes pagan a Facebook y Google para obtener estos datos y poder dirigirse a las personas con publicidad o mensajes específicos. El escándalo de Cambridge Analytica puso de manifiesto la facilidad con la que los datos de las personas pueden ser mal utilizados de forma imprevista con el objetivo de manipularlos e influir sobre ellos.

Los gobiernos deben tomar medidas urgentes para revisar el modelo empresarial basado en la vigilancia y protegernos de los abusos de los derechos humanos de las empresas, incluso mediante la aplicación de leyes sólidas de protección de datos y la regulación efectiva de las grandes tecnologías de acuerdo con la legislación sobre derechos humanos.

Como primer paso, los gobiernos deben promulgar leyes que garanticen que las empresas, entre ellas Google y Facebook, no puedan condicionar el acceso a sus servicios a que las personas “den su consentimiento” para la recogida, el tratamiento o la puesta en común de sus datos personales con fines de marketing o publicidad. Las empresas como Google y Facebook también tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos dondequiera y como quiera que operen.

 

 

Internet y privacidad: preocupación, confusión y falta de control sobre su información personal

privacidade-menina

Americans and Privacy: Concerned, Confused and Feeling Lack of Control Over Their Personal Information. Pew Research, 2019

Texto completo

 

Las mayoría de los encuestados por Pew Research piensan que sus datos personales son menos seguros ahora, que la recopilación de datos plantea más riesgos que beneficios, y creen que no es posible pasar por la vida diaria sin ser rastreados.

 

La mayoría de los estadounidenses cree que sus actividades en línea y fuera de línea están siendo rastreadas y monitoreadas por las empresas y el gobierno con cierta regularidad. De una manera tan común que aproximadamente seis de cada diez adultos estadounidenses dicen que no creen que sea posible pasar por la vida cotidiana sin que las empresas o el gobierno recopilen datos sobre ellos .

Los productos y servicios basados ​​en datos a menudo se comercializan con el potencial de ahorrar tiempo y dinero a los usuarios o incluso mejorar la salud.y bienestar Aún así, una gran parte de los adultos estadounidenses no están convencidos de que se beneficien de este sistema de recolección de datos generalizada. Alrededor del 81% dice que los riesgos potenciales que enfrentan debido a la recopilación de datos por parte de las empresas superan los beneficios, y el 66% dice lo mismo sobre la recopilación de datos del gobierno. Al mismo tiempo, la mayoría de los estadounidenses informan estar preocupados por la forma en que sus datos están siendo utilizados por las empresas (79%) o el gobierno (64%). La mayoría también siente que tiene poco o ningún control sobre cómo estas entidades usan su información personal, según una nueva encuesta de adultos estadounidenses realizada por Pew Research Center que explora cómo se sienten los estadounidenses sobre el estado de privacidad en la nación.

Las preocupaciones de los estadounidenses sobre la privacidad digital se extienden a aquellos que recopilan, almacenan y usan su información personal. Además, la mayoría del público no confía en que las corporaciones sean buenos administradores de los datos que recopilan. Por ejemplo, el 79% de los estadounidenses dice que no confía demasiado o que no confía en que las empresas admitirán errores y se responsabilizarán si hacen un mal uso o comprometan la información personal, y el 69% informa tener la misma falta de confianza de que las empresas utilizarán su información personal.

 

Privacidad y bibliotecas en la era digital

 

libraries-1

The Current Privacy Landscape” Focus of New Issue of ARL’s “Research Library Issues” Research Library Issues, no. 297 (2019): The Current Privacy Landscape
Published May 6, 2019. DOI: 10.29242/rli.297

Texto completo

En este primer número de Research Library Issues (RLI) de 2019, los autores exploran la privacidad desde una perspectiva legal, digital y aplicada, centrándose en las implicaciones y oportunidades para las bibliotecas de investigación. El panorama actual de la privacidad pone de relieve la necesidad de una comprensión matizada de la complicada naturaleza de la privacidad en la actualidad. Las bibliotecas de investigación deben colaborar con otros actores relacionados con la privacidad dentro de las instituciones y en los ámbitos legislativo y de políticas públicas, y actuar como instituciones de confianza dentro de una sociedad democrática. La Asociación de Bibliotecas de Investigación (ARL) coloca la privacidad en el nivel más alto de sus prioridades de promoción y políticas públicas. Esperamos que este número de RLI ayude al lector a identificar políticas y prácticas de privacidad institucionales para investigar y adoptar en medio de cambios en las interfaces entre los usuarios y la información, y dentro del contexto más amplio del panorama político estadounidense e internacional.