Archivo de la etiqueta: Ciudades inteligentes

Mejora de la sostenibilidad urbana con datos, modelización y simulación

Enhancing Urban Sustainability with Data, Modeling, and Simulation: Proceedings of a Workshop. National Academies of Sciences, Engineering., 2019.

Texto completo

Los días 30 y 31 de enero de 2019, la Junta de Ciencias Matemáticas y Analítica, en colaboración con la Junta de Sistemas Energéticos y Ambientales y la Junta de Ciencias de la Computación y Telecomunicaciones, convocó un taller en Washington, D.C. para explorar las fronteras de las necesidades de las matemáticas y la ciencia de los datos para las comunidades urbanas sostenibles. El taller reforzó la emergente red interdisciplinaria de profesionales, líderes empresariales, funcionarios públicos, partes interesadas sin ánimo de lucro, académicos y responsables políticos que utilizan datos, modelos y simulaciones para la sostenibilidad urbana y comunitaria, y abordó los retos comunes a los que se enfrenta la comunidad. Las presentaciones destacaron los esfuerzos de investigación sobre sostenibilidad urbana y los programas en curso, incluida la investigación sobre la calidad del aire, la gestión del agua, la eliminación de residuos y la equidad social, y debatieron cuestiones prometedoras de la investigación sobre sostenibilidad urbana que un mejor uso de los grandes datos, la modelización y la simulación puede ayudar a abordar. Esta publicación resume la presentación y el debate del taller.

Propuesta de un marco europeo de interoperabilidad para ciudades y comunidades inteligentes

Proposal for a European Interoperability Framework for Smart Cities and Communities. European Commission, Directorate-General for Communications Networks, Content and Technology, Directorate-General for Informatics,  2021 

Texto completo

La Propuesta de Marco de Interoperabilidad para Ciudades Inteligentes y Sostenibles proporciona a los dirigentes de la administración local de la Unión Europea (UE) directrices y principios que permiten la interoperabilidad entre dominios, ciudades, regiones y fronteras para apoyar una mejor prestación de servicios a los ciudadanos y las empresas. El objetivo del informe del estudio es complementar la propuesta del Marco Europeo de Interoperabilidad para Ciudades y Comunidades Inteligentes (EIF4SCC) detallando la metodología y las fases de desarrollo del marco. La interoperabilidad es crucial para superar muchos de los retos a los que se enfrentan las ciudades y comunidades a la hora de utilizar la tecnología para mejorar la prestación de servicios a los ciudadanos, que de hecho no son sólo técnicos, sino que también están relacionados con retos organizativos, legales, de gobernanza y culturales. La falta de interoperabilidad conduce a una prestación de servicios fragmentada a nivel local, a una mala comunicación entre las diferentes plataformas, tecnologías y partes interesadas, lo que da lugar a servicios subóptimos. Reconociendo la importancia de la interoperabilidad para el bienestar de los habitantes, las empresas, los visitantes y los administradores de las ciudades/comunidades de la Unión Europea, Deloitte y la Universidad Católica de Lovaina fueron designados por la Comisión Europea para desarrollar una propuesta de Marco Europeo de Interoperabilidad para Ciudades/Comunidades Inteligentes (EIF4SCC).

La Universidad de Albany lanza una caja de herramientas para apoyar a las bibliotecas en el desarrollo de ciudades inteligentes

CTG UAlbany Launches Toolbox to Support Libraries in Developing Smart Cities

Texto original

Desde el inicio de la era digital, el papel de las bibliotecas públicas ha pasado de ser principalmente depósitos de fuentes de conocimiento y artículos que se dispensan normalmente a través de estanterías físicas a convertirse en conectores ciudadanos con la capacidad única de comprender y apoyar las necesidades de la comunidad, incluidas las relacionadas con las iniciativas comunitarias y de ciudades inteligentes.

Dado su estatus único dentro de sus comunidades como espacios de confianza y centros de información y tecnología, las bibliotecas públicas tienen la capacidad de ir más allá del papel de proporcionar acceso a los ordenadores y a Internet.

Durante los últimos cuatro años, un equipo de investigación del Centro de Tecnología y Gobierno de la Universidad de Albany (CTG UAlbany) ha analizado cómo las bibliotecas públicas tienen el potencial de contribuir a las ciudades y comunidades inteligentes mediante el desarrollo de ciudadanos inteligentes, permitiendo la participación ciudadana y proporcionando un entorno de innovación. Los resultados de este esfuerzo han dado lugar al lanzamiento de la caja de herramientas de CTG UAlbany Public Libraries in Smart Cities and Communities.

«La caja de herramientas es un conjunto de recursos para las bibliotecas públicas que quieren fortalecer su papel en el desarrollo de una ciudad o comunidad inteligente», dijo Mila Gasco-Hernández, Directora de Investigación de CTG UAlbany y líder del proyecto. «Proporciona orientación a las bibliotecas públicas en términos de cómo pueden servir como conectores de la comunidad en las iniciativas de ciudades inteligentes, contribuyendo a la comprensión de la comunidad y la participación en tales esfuerzos.»

La caja de herramientas está estructurada en tres secciones:

Programas y servicios
Procesos organizativos
Herramientas de marketing y divulgación

Cada una de estas secciones aborda cómo pueden utilizarse las áreas temáticas para contribuir en mayor medida al desarrollo de una ciudad/comunidad inteligente. Las secciones también ofrecen recursos adicionales para seguir explorando nuevos programas y servicios contextualizados a los problemas e intereses de la comunidad, cambios en los procesos organizativos y usos de las herramientas de marketing.

Las innovaciones de las ciudades inteligentes han sido a menudo impulsadas por la industria o el gobierno. Gasco-Hernández y su equipo descubrieron a menudo que, aunque estas innovaciones se han centrado en atender las necesidades de los ciudadanos y las comunidades, han dejado en gran medida a las bibliotecas públicas fuera del diálogo en curso sobre las ciudades inteligentes.

«Las bibliotecas públicas son infraestructuras digitales, de conocimiento y creativas para las ciudades inteligentes. Las bibliotecas públicas pueden desempeñar un papel fundamental a la hora de implicar a la comunidad y atender sus necesidades», continuó Gasco-Hernández.

Por ello, el CTG UAlbany se propuso diseñar y desarrollar recursos nuevos y replicables para guiar a las bibliotecas públicas dispuestas a avanzar en su papel como anclas de la comunidad, así como proporcionarles numerosas ideas para nuevos programas y servicios contextualizados a los problemas/intereses de la comunidad.

La caja de herramientas incluye una sección de recursos, que presenta todos los productos que CTG UAlbany ha creado para ayudar a concienciar sobre el concepto de ciudades y comunidades inteligentes, así como para apoyar la contribución de las bibliotecas públicas al desarrollo de ciudades y comunidades inteligentes, junto con un espacio virtual para que las bibliotecas públicas se conecten e interactúen.

Se puede encontrar más información a través de la sección «Getting Started», que proporciona una hoja de ruta para aprender más sobre la caja de herramientas «Public Libraries in Smart Cities and Communities».

La colaboración de cuatro años, «Enabling Smart, Inclusive, and Connected Communities: The Role of Public Libraries«, es uno de los principales proyectos de investigación de CTG UAlbany, realizado en colaboración con el Centro para el Futuro de las Bibliotecas de la American Library Association (ALA).

Contribución de las bibliotecas a las ciudades inteligentes

Julio Alonso Arévalo.

Contribución de las bibliotecas a las ciudades inteligentes.

Bogota, Conferencia Ascolbi, 3 de marzo de 2022

VIDEO

PPS

La idea de «ciudad inteligente» ha cristalizado en una imagen de utopía urbana dirigida por la tecnología e impregnada de infraestructuras tecnológicas controladas centralmente, con el objetivo de mejorar el entorno urbano en términos de eficiencia, seguridad y sostenibilidad. Una ciudad inteligente es aquella que, entre otras cosas, facilita la movilidad, mejora los servicios sociales, es sostenible y da voz a los ciudadanos. Aunque muchas otras entidades serán fundamentales para crear una ciudad más justa -incluyendo cientos de organizaciones comunitarias sin ánimo de lucro-, ninguna institución está mejor equipada que las bibliotecas públicas para avanzar hacia una ciudad más equitativa en múltiples áreas críticas.

La biblioteca es el «centro de inteligencia digital» de una ciudad inteligente

Cailin Crowe. The library is a smart city’s ‘hub for digital intelligence’
Smart Cities Dive. Published Jan. 27, 2020

Como uno de los espacios y fuentes de información más fiables, las bibliotecas desempeñan un papel cada vez más importante en las iniciativas de las ciudades inteligentes.

Cuando los fundadores de Library Land decidieron unir sus fuerzas por primera vez, fue para crear una agencia de relaciones públicas, y necesitaban encontrar un buen lugar para reunirse. En lugar de optar por un Starbucks o un WeWork, los dos se decidieron por una tranquila sala de estudio en una biblioteca de Newton, MA.

El dúo, Adam Zand y Greg Peverill-Conti, probó suerte en otra biblioteca para su siguiente reunión. Más de 200 bibliotecas después, la pareja ha aprovechado los espacios públicos para lanzar el Library Land Project, un sitio que alberga reseñas, mapas e información sobre bibliotecas de todo Estados Unidos.

El recorrido de Zand y Peverill-Conti por las bibliotecas les ha abierto los ojos a las aparentemente infinitas formas en que las bibliotecas pueden utilizarse en una ciudad, como enseñar a los residentes a utilizar las impresoras 3D o solucionar los problemas de acceso a Netflix.

«Desempeñan papeles muy ricos y diversos… como lugar para llevar la tecnología a la comunidad», dijo Peverill-Conti a Smart Cities Dive. «Se están convirtiendo en una especie de centro de inteligencia digital en sus comunidades».

Como uno de los espacios y fuentes de información más fiables, las bibliotecas desempeñan un papel cada vez más importante en las ciudades inteligentes. Y a medida que las ciudades se asocian con las bibliotecas para difundir información sobre los servicios municipales, cerrar las brechas digitales e impulsar el compromiso cívico, es probable que ese papel siga evolucionando.

Una «ciudad dentro de la ciudad»

Según los expertos, las bibliotecas pueden ser socios esenciales de las ciudades en su labor de poner en marcha iniciativas y conectar a los residentes con servicios cruciales.

Las bibliotecas son lugares de reunión de la comunidad que desempeñan un papel de convocatoria en la mayoría de las ciudades, dijo Mandy Bishop, directora de programas de la ciudad de Columbus (OH), en una entrevista con Smart Cities Dive. En el caso de la ciudad inteligente de Columbus, la biblioteca actúa como convocante del transporte.

Como parte del Smart Mobility Project, la ciudad tiene previsto utilizar una biblioteca como centro de movilidad inteligente. El centro incluirá un quiosco inteligente, espacios para compartir el coche, bicicletas y scooters electrónicos sin muelle, y lugares para recoger y dejar a los taxis amarillos, dijo Bishop. Reunirá estas diferentes opciones de movilidad en un solo espacio para ayudar a la ciudad a conocer cómo se mueve la gente de un lugar a otro.

El coste estimado del centro previsto por la ciudad es de 55.000 dólares, según Bishop, y se financiará como parte de la contribución de la ciudad a su subvención de 40 millones de dólares del Departamento de Transporte de Estados Unidos (USDOT) como ganadora del Desafío de Ciudades Inteligentes del USDOT de 2016.

En Wichita, KS, la ciudad tiene planes para utilizar las bibliotecas como centros para compartir información sobre iniciativas al público, dijo el coordinador de Smart City Michael Barnett por correo electrónico a Smart Cities Dive. Las bibliotecas podrían utilizarse como pabellones para que los ciudadanos interactúen con la tecnología, como la de detección de disparos, y comprendan mejor su funcionamiento.

La Biblioteca Pública de DC también tiene previsto asociarse con los servicios de la ciudad para la reconstrucción de la Biblioteca Conmemorativa Martin Luther King Jr. de 211 millones de dólares, cuya reapertura está prevista para el próximo año, según Richard Reyes-Gavilán, director ejecutivo del sistema de bibliotecas públicas de DC.

El nuevo espacio será una «ciudad dentro de una ciudad», dijo a Smart Cities Dive. «Vamos a crear amplias oportunidades de aprendizaje para los residentes a través de espacios tecnológicos emergentes, pero también crearemos un amplio espacio para que las agencias gubernamentales se instalen para los servicios de la ciudad con nuestro edificio.»

La biblioteca aprovechará su «ubicación privilegiada» para ofrecer potencialmente servicios como DC Health Link con un espacio de oficina físico dentro de la biblioteca para la conexión directa con los residentes de la ciudad.

No es habitual que una biblioteca «dedique paredes y puertas físicas a una serie de organizaciones asociadas que se ubicarán en la biblioteca durante largos periodos de tiempo acordados», dijo. A través de esa posible asociación, los residentes podrían conocer sus opciones de seguro, y la biblioteca podría incluso apoyar esos servicios con la programación correspondiente o incluso con una selección de libros.

Las Bibliotecas Públicas de Chicago (CPL) tampoco son ajenas a la colaboración con otros departamentos para ofrecer servicios y experiencias más equitativas a los residentes. La Autoridad de la Vivienda de Chicago (CHA) y la CPL se asociaron en el desarrollo de tres espacios propiedad de la ciudad que funcionan como bibliotecas y viviendas públicas, proporcionando una serie de beneficios de seguridad y comunitarios a los niños, los ancianos y las personas con discapacidad.

La asociación también abrió nuevas oportunidades de financiación para la CPL, que originalmente no tenía capital ni propiedades disponibles en las zonas donde quería construir una nueva biblioteca. Al asociarse con CHA, CPL pudo acceder a la financiación federal a través de CHA por medio del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos.

Reduciendo la brecha digital

El diez por ciento de los adultos estadounidenses no utiliza Internet, según una encuesta del Pew Research Center de 2019, que descubrió que los ingresos y la educación son dos factores clave que influyen en si alguien utiliza Internet. El 18% de los adultos de los hogares que ganan menos de 30.000 dólares al año, por ejemplo, no están conectados.

Las bibliotecas de Cue. CPL es el mayor proveedor de Wi-Fi gratuito de Chicago, según explicó la portavoz Olivia Kuncio a Smart Cities Dive. Sus servicios digitales incluyen el alquiler de hotspots y un programa de navegación cibernética para ayudar a los residentes a realizar tareas como la creación de direcciones de correo electrónico, la elaboración de un currículum digital o la ayuda a los ancianos a conectarse con sus seres queridos a través de la tecnología.

CPL también alberga el programa YouMedia, una iniciativa de aprendizaje para adolescentes que hace hincapié en los «medios digitales y el movimiento maker», con ex alumnos notables como el artista ganador del Grammy Chance the Rapper.

Además de ayudar a los raperos famosos a grabar sus mixtapes, las bibliotecas también pueden enseñar a la gente habilidades tan básicas como hacer clic en un ratón.

Jessamyn West, tecnóloga de bibliotecas que trabaja en el condado de Orange (VT), está muy familiarizada con la gama de habilidades digitales que los bibliotecarios y las bibliotecas proporcionan a los residentes. West organiza «sesiones tecnológicas», incluida una sesión semanal en la Biblioteca Pública Kimball de Randolph, VT. La gente ha aprovechado el tiempo para aprender de los vecinos y trabajar juntos para abordar una serie de cuestiones tecnológicas.

Con el tiempo, ha observado un cambio en las necesidades tecnológicas, desde peticiones básicas a preguntas más complejas como «¿Qué es la nube?». También hay una creciente sensación de miedo entre algunas personas, dijo, que los bibliotecarios pueden ser muy adecuados para abordar.

«La brecha digital está cambiando», dijo West a Smart Cities Dive. «Lo que vemos cada vez más hoy en día es la brecha de empoderamiento porque la gente no se ve a sí misma en los espacios en línea y tiene mucho miedo de interactuar allí … parte de lo que hacemos en las bibliotecas es ayudar a desenredar el nudo de lo que está impidiendo que la gente utilice la tecnología para resolver sus problemas.»

Compromiso cívico por diseño

Las bibliotecas también se han convertido en espacios activos para el compromiso cívico, según Reyes-Gavilán, de DC.

La ciudadanía digital es uno de los principales focos de atención, dijo. Las bibliotecas ayudan a los residentes a entender lo que es «realmente la vida en línea».

«Aunque el mundo parece haber perdido la paciencia con las personas que no están en línea, la biblioteca sigue siendo un lugar en el que podemos ayudar a la gente a ponerse al día y servir como un verdadero motor de equidad en términos no sólo de acceso, sino también de aprendizaje y formación», dijo.

La riqueza oculta de las ciudades: creación, financiación y gestión de espacios públicos.

Kaw, Jon Kher, et al. The Hidden Wealth of Cities: Creating, Financing, and Managing Public Spaces. World Bank, 2020.

Texto completo

En todo el mundo, aproximadamente un tercio de la superficie de una ciudad está cubierta por espacios públicos, desde calles, plazas de barrio y parques hasta instalaciones públicas como bibliotecas y mercados.

A pesar de esta importancia, el potencial de los espacios públicos -que suelen ser propiedad de los gobiernos locales y estar gestionados por ellos- para transformar las ciudades y mejorar la vida urbana suele pasarse por alto por muchas razones: una planificación urbana deficiente y ad hoc, limitaciones financieras y otras prioridades urgentes derivadas de la rápida urbanización. La degradación resultante de los espacios públicos en lugares congestionados, dominados por los vehículos y contaminados se convierte a menudo en un lastre, creando una espiral descendente que agota los recursos públicos y agrava diversos problemas de la ciudad.

Por el contrario, las ciudades que invierten en la creación de espacios y lugares públicos conectados e inclusivos evitan esta tendencia y les va mucho mejor. Aprovechan los activos del espacio público para crear valor para el área circundante, apoyando los medios de vida y promoviendo los negocios locales; y estimulan la revitalización urbana y la innovación, atrayendo más empresas y talento. Estas ciudades también son capaces de cosechar los beneficios económicos de los espacios públicos bien concebidos.

Innovación y uso de datos en las ciudades: un camino hacia el aumento del bienestar

OECD. Innovation and Data Use in Cities: A Road to Increased Well-Being. Organisation for Economic Co-operation and Development, OECD iLibrary, 2021

Texto completo

PDF

ePub

Este informe es el primer trabajo de este tipo que proporciona pruebas sobre cómo las inversiones de las ciudades en innovación y uso de datos pueden dar resultados muy positivos para los residentes. Ofrece un análisis sobre las diferentes formas en que los gobiernos locales crean capacidad a nivel estratégico y técnico, desde la estructura organizativa y la estrategia, hasta la asignación de recursos y la evaluación de resultados. Muestra que las ciudades con mayor capacidad de innovación del sector público y prácticas de uso de datos tienen mayores niveles de satisfacción con la ciudad y la vida. Además, cuando se analizan las dimensiones clave del bienestar, desde la vivienda hasta el medio ambiente, la salud y la transitabilidad, las ciudades con mayor capacidad de innovación y prácticas de uso de datos superan a las ciudades con menor capacidad. Las lecciones del informe se han resumido en 10 recomendaciones para ayudar a los líderes locales a impulsar su capacidad de uso de datos e innovación para mejorar el bienestar de los residentes

Aprovechando el poder de las bibliotecas públicas de Nueva York para reconstruir una ciudad más equitativa

Branches to Recovery: Tapping the Power of NYC’s Public Libraries to Rebuild a More Equitable City. Center for an Urban Future, 2021

Texto completo

En los meses y años venideros, los dirigentes de la ciudad de Nueva York tendrán que ayudar a las comunidades más afectadas de los cinco distritos a recuperarse plenamente de la devastación social y económica de la pandemia del COVID-19 y a trazar el camino hacia un futuro más equitativo. Afortunadamente, los funcionarios electos y los responsables políticos cuentan con un activo y un aliado incomparable en casi todos los barrios de Nueva York: las 217 bibliotecas públicas de la ciudad.

Aunque muchas otras entidades serán fundamentales para crear una ciudad más justa -incluyendo cientos de organizaciones comunitarias sin ánimo de lucro-, ninguna institución está mejor equipada que las bibliotecas públicas para avanzar hacia una ciudad más equitativa en tantas áreas críticas, desde la ampliación del acceso a la educación temprana y el cierre de la brecha digital hasta el fortalecimiento de las empresas propiedad de minorías y el refuerzo de las habilidades lingüísticas, de alfabetización y tecnológicas necesarias para acceder a los buenos empleos del mañana.

Las bibliotecas no sólo están presentes en casi todas las comunidades de la ciudad. En muchos de los barrios más afectados por la pandemia, las bibliotecas se encuentran entre los únicos recursos de confianza para los inmigrantes, los adolescentes, los adultos mayores y los que están en el lado equivocado de la brecha digital. Por ejemplo, en el 64% de los barrios de la ciudad, las bibliotecas son el único centro público de servicios profesionales y de apoyo a los solicitantes de empleo. Las bibliotecas son el único recurso público local para los propietarios de pequeñas empresas y los aspirantes a empresarios en el 67% de la ciudad -incluidos muchos barrios en los que las empresas propiedad de minorías e inmigrantes todavía se están recuperando de la pandemia- en un momento en el que miles de neoyorquinos con bajos ingresos están recurriendo a la iniciativa empresarial por necesidad. Y mientras la ciudad se enfrenta a las consecuencias de la pérdida generalizada de aprendizaje, las bibliotecas son el único proveedor público local de programas de alfabetización familiar en más de un tercio de los barrios de la ciudad, y una de las únicas opciones de ayuda gratuita para los deberes.

Aunque las bibliotecas han sido durante mucho tiempo un recurso para los neoyorquinos que buscan oportunidades, con más recursos y una planificación deliberada por parte del Ayuntamiento, podrían hacer mucho más. En la actualidad, las bibliotecas públicas de la ciudad atienden a más de 35 millones de visitantes al año, con un aumento de la asistencia a los programas del 178% en la última década y un uso del WiFi que se ha triplicado con creces.3 Pero las bibliotecas logran todo esto con menos del 0,44% del presupuesto municipal. En la actualidad, la ciudad destina unos 432 millones de dólares anuales a las bibliotecas públicas, un 30% menos que el Departamento de Parques y Actividades Recreativas, un 63% menos que el Departamento Correccional y un 92% menos que el Departamento de Policía.

Uno de los efectos de esta falta de inversión es que muchos de los programas más populares y exitosos de las bibliotecas tienen largas listas de espera o sólo se han extendido a una pequeña parte de las sucursales. Por ejemplo, las bibliotecas se han convertido en los últimos años en el mayor proveedor público de formación tecnológica de la ciudad, con más de 160.000 usuarios al año. Pero las nuevas plazas en las clases de codificación se llenan a los diez minutos de abrirse la inscripción, y la lista de espera para un curso muy solicitado tuvo que suspenderse porque había crecido hasta superar las 6.000 personas. Las bibliotecas son el único lugar gratuito para utilizar un ordenador, pedir prestado un portátil o acceder a Internet en muchas de las comunidades con menos ingresos de la ciudad, desde Soundview hasta Canarsie. Sin embargo, las bibliotecas de la ciudad sólo disponen de 2.277 ordenadores portátiles en préstamo. Existen oportunidades similares en todo el sistema para ampliar los servicios de alta demanda en las comunidades más afectadas: adultos mayores e inmigrantes, personas que buscan trabajo y empresarios, familias con niños pequeños y adolescentes que se enfrentan a un futuro incierto.

Es hora de aprovechar al máximo las sucursales de las bibliotecas de Nueva York y convertirlas en una pieza central de la infraestructura social necesaria para cultivar una recuperación inclusiva y construir una ciudad más equitativa.

Smart City Index 2021. Una herramienta para la acción, un instrumento para mejorar la vida de todos los ciudadanos.

Smart City Index 2021. A tool for action, an instrument for better lives for all citizens. Institute for Management Development -IMD- y Singapore University of Technology and Design -SUTD, 2021

Texto completo

En 2017, dos instituciones, el IMD y la Singapore University for Technology and Design (SUTD), decidieron unir fuerzas para elaborar un índice de ciudades inteligentes que ofreciera un enfoque equilibrado de los aspectos económicos y tecnológicos de las ciudades inteligentes, por un lado, y de las «dimensiones humanas» de las ciudades inteligentes (calidad de vida, medio ambiente, inclusión), por otro.

La tercera edición del Índice de Ciudades Inteligentes (ICS) anual del IMD-SUTD ha revelado que la percepción de los habitantes de las ciudades sobre la forma en que la tecnología ayuda a afrontar los retos urbanos se ha visto muy afectada por la pandemia y su aceleración de la transformación digital.

Los tres primeros puestos los ocupan Singapur (1º), Zúrich (2º) y Oslo (3º). Suiza contó con tres ciudades entre las 10 primeras, con Lausana en el 5º puesto y Ginebra en el 8º.

Futuro urbano: 12 tendencias que configuran el futuro de las ciudades en 2030

Urban Future with a Purpose: 12 trends shaping the future of cities by 2030. Deloitte Global, 2021

Texto completo

Un nuevo informe de Deloitte Global sobre la transformación urbana identifica 12 tendencias sobre las que las ciudades deben actuar en busca de la sostenibilidad, la resiliencia y la prosperidad en un panorama posterior al COVID. Urban Future with a Purpose: 12 trends shaping the future of cities by 2030 identifica cómo las ciudades pueden utilizar estas tendencias como guía para un mejor aprovechando la tecnología y la innovación.

Aunque la pandemia perturbó el núcleo de la vida urbana -desde el distanciamiento social y los cierres hasta la desestabilización de las economías locales-, las ciudades siguen estando bien posicionadas para responder a la crisis y establecer las reglas para restaurar comunidades vibrantes y humanizadas. Con su capital humano, su infraestructura y su potencial de escalabilidad, los centros urbanos pueden impulsar el cambio necesario para crear una sociedad verde, digital e inclusiva del futuro.

A partir de las opiniones de investigadores, responsables políticos y dirigentes municipales, las 12 tendencias incluyen:

  • Planificación ecológica de los espacios públicos. Aunque tradicionalmente se han caracterizado por una alta densidad de población y de edificios, las ciudades se están replanteando su estructura y funciones para conseguir una vida urbana sostenible.
  • Ciudad de 15 minutos. Los planificadores urbanos pretenden diseñar los barrios de forma que los servicios se encuentren a 15 minutos a pie o en bicicleta, con una gama de viviendas, más espacios verdes y rutas designadas para caminar y montar en bicicleta.
  • Servicios y planificación inclusivos. Los gobiernos de todo el mundo están aplicando proactivamente soluciones centradas en la inclusión, con el objetivo de no dejar a nadie atrás.
  • Comunidades sanitarias inteligentes. Las ciudades están desarrollando ecosistemas sanitarios que no sólo se centran en el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, sino también en el apoyo al bienestar mediante la intervención temprana y la prevención.
  • Movilidad: inteligente, sostenible y como servicio. Con más espacios para caminar y montar en bicicleta, las ciudades están trabajando para ofrecer una movilidad digital, limpia, inteligente, autónoma e intermodal.
  • Ecosistema de innovación digital. Tendiendo a atraer el talento, permitir la creatividad y fomentar el pensamiento disruptivo, las ciudades están promoviendo nuevos yacimientos de empleo y crecimiento económico relacionados con la innovación tecnológica.
  • Economía circular y producción local. Las ciudades están adoptando modelos circulares basados en una sana circulación de los recursos y en los principios de compartir, reutilizar y restaurar.
  • Participación masiva. Los gobiernos locales están actuando como plataformas de cocreación habilitadas por la tecnología y promoviendo la participación masiva, es decir, los ciudadanos que trabajan en un ecosistema de colaboración entre el mundo académico, las empresas, las ONG y el sector público.
  • Conciencia de ciberseguridad y privacidad. Para hacer frente a los crecientes riesgos cibernéticos y a los problemas de privacidad, las ciudades están creando sólidas estrategias y políticas de ciberseguridad en respuesta a cualquier fallo cibernético, pérdida de datos, impacto financiero o interrupción importante del servicio.
  • Edificios e infraestructuras inteligentes y sostenibles. Aprovechando las tecnologías digitales, las ciudades pueden utilizar los datos para optimizar el consumo de energía y el uso de los recursos en los edificios y los servicios públicos, incluidos los residuos, el agua y la energía.
  • Operaciones urbanas a través de la IA. Utilizando la inteligencia artificial, la infraestructura impulsada por la tecnología puede apoyar a las ciudades en la automatización de las operaciones, la creación de eficiencias, la resolución de problemas y la prestación de mejores servicios.
  • Vigilancia y policía predictiva a través de la IA. Las ciudades pretenden aprovechar cuidadosamente la tecnología para garantizar la seguridad pública -como el rastreo automático de contactos-, prestando especial atención a las preocupaciones de los ciudadanos y a la gobernanza.