Archivo de la etiqueta: Ciencia

Entender y combatir el efecto “caja negra” en la comunicación científica

 

8927b527e7c05532b800fbf2e124540a

 

Wang, Yingdong. Understanding and Breaking down of the “Black Box” effect in scientific communication. Medium. Jan 26, 2018

Ver original

 

Para contrarrestar el periodismo sensacionalista y acercar al público a las realidades de la investigación, la comunicación científica debe centrarse en el cómo y el por qué de la ciencia, dice el ganador del concurso de periodismo Naturejobs, Lev Tankelevitch.

 

En ciencia, computación e ingeniería, una caja negra es un dispositivo, sistema u objeto que puede ser visto en términos de sus entradas y salidas (o características de transferencia), sin ningún conocimiento de su funcionamiento interno. Su aplicación es “opaca” (negra). Casi cualquier cosa puede ser referida como una caja negra: un transistor, un algoritmo o el cerebro humano.

Aunque la ciencia está ocurriendo todos los días y en todas partes, la ciencia todavía puede sentirse como una caja negra para el público, en parte porque la mayoría de nosotros obtenemos nuestra información de los medios sociales y de los medios tradicionales. Sólo estamos expuestos a las entradas y salidas seleccionadas por los medios de comunicación y los periodistas. Además, la ciencia y las tecnologías han evolucionado tanto que están cambiando a una velocidad sin precedentes. El hecho de que los medios de comunicación y los periodistas no puedan proporcionar toda la información científica a tiempo también puede causar ambigüedad e insatisfacción entre el público.

La ciencia no es ni debe ser una cadena de descubrimientos impresionantes comunicados a través de artículos de prensa, tweets y correos electrónicos masivos. Más bien, es matizada, evolutiva y a menudo contradictoria. Su propia limitación ha limitado a la ciencia en sí misma, ya que su avance ha fortalecido a la ciencia. Por lo tanto, para que la comunicación de la ciencia funcione, la antropología de la ciencia y la tecnología tiene que aceptar esta complejidad, llevando el método científico, al primer plano de la supervisión del público.

Los neurocientíficos han sido criticados durante mucho tiempo por el público, especialmente las organizaciones de derechos de los animales, por llevar a cabo investigaciones con animales vivos. En particular, para alguien que carece de conocimientos y perspicacia en neurociencias, los informes y revistas publicados por los medios de comunicación pueden ser mucho más conflictivos e intrigantes.

En las últimas décadas, los neurocientíficos han estado usando electrodos, implementados en los cerebros de los objetos, para observar cómo se comportan las neuronas ante diferentes estímulos y cómo una parte particular de nuestro cerebro responde a un hecho específico. Los experimentos realizados hasta ahora nos han ayudado mucho a comprender mejor nuestro cuerpo y cómo se comportan nuestros nervios en la vida cotidiana.

Para los expertos y estudiosos, tales experimentos son totalmente razonables y significativos para hacer descubrimientos. Es mucho más seguro y tiene mucho control sobre los experimentos realizados directamente en seres humanos. Y el uso de electrodos puede producir información más detallada sobre el objeto. El público, sin embargo, no tiene el conocimiento en tal contexto, lo que los hace mucho más vulnerables a la información parcial presentada por los medios de comunicación.

Aunque no es la única, la investigación con animales es una víctima particularmente frecuente del efecto “caja negra”. Esto se debe, al menos en parte, a la renuencia de los científicos a hablar de la investigación con animales, irónicamente debido a la ansiedad por la tergiversación de su trabajo, o incluso a las posibles represalias de los activistas por los derechos de los animales.

La antropología de la ciencia y la tecnología en la nueva era en la que descubrimos el misterio oculto de nuestro propio cuerpo tiene que reconocer el problema al que nos enfrentamos y hacer todo lo posible por romper la “caja negra” en la comunicación entre los científicos y el público para construir un entorno público adecuado para futuros descubrimientos.

¿Qué hacer, entonces? Las visitas virtuales a los laboratorios de animales son una forma directa de promover la transparencia y combatir la ignorancia. Los festivales científicos y otras formas tangibles de participación también son vías clave. Aquí es donde las descripciones abstractas de “lo que hacen los científicos” pueden cobrar vida. Una simple demostración también es muy útil: en un festival reciente, algunos colegas y yo registramos la actividad cerebral eléctrica desde la superficie de la cabeza de los visitantes. La gente se sorprendió tanto por lo informativa y, en última instancia, por lo limitada que es la señal – tales técnicas se utilizan rutinariamente en la investigación neurocientífica con gran éxito, pero deben ser complementadas con grabaciones invasivas en animales. Afortunadamente, nuestra demostración en el festival de ciencias fue una buena oportunidad para conversar sobre estos temas. Los periodistas también pueden encontrar la perspectiva adecuada para discutir el cómo y el por qué de la ciencia.

Con las herramientas adecuadas en el entorno adecuado, pueden surgir conversaciones sobre cómo se hace la ciencia. Todo esto requiere creatividad, tiempo y paciencia, pero sin duda merece la pena si el objetivo es ganarse la confianza del público y abrir la caja negra no sólo a los preocupados y escépticos, sino también a los esperanzados y curiosos.

Segundo informe sobre la ciencia y la tecnología en España

debb9f10a38d8a2f895eb8e28e7bee00

Segundo informe sobre la ciencia y la tecnología en España. Madrid: Fundación Alternativas, 2019

Texto completo

 

El anterior Informe sobre la Ciencia y la Tecnología en España, presentado hace año y medio, fue el primero de una serie que pretende mostrar de manera periódica el estado y la evolución del sistema español de ciencia y tecnología a lo largo del tiempo, aportando ideas para la mejora de los problemas que ralentizan un desarrollo económico y social sostenible de España. Si aquel informe ofrecía un análisis de la situación del sistema después de la llamada “década perdida”, esta nueva edición dirige su mirada a los problemas estructurales que se deben afrontar para promover el cambio deseado. Con ello, los autores no se limitan a describir estos problemas, sino que aportan en cada capítulo una serie de recomendaciones y propuestas dirigidas a ofrecer posibles soluciones a los mismos. El resultado es, de nuevo, una obra diversa sobre un objeto común que recoge contribuciones con un perfil de alta divulgación basadas en información objetiva y datos reale.

Proyectos bibliotecarios en apoyo del aprendizaje en Ciencia y Tecnología (STEM)

 

maxresdefault

Lopez, M. E., Jacobson, L., Caspe, M., & Hanebutt, R. Public Libraries Engage Families in
STEM.
 Global Family Research Project, 2019

Texto completo

Este resumen examina cómo las bibliotecas públicas están apoyando el aprendizaje STEM que reúne a niños y familias. En este recurso, se examinan  y proporcionan ejemplos de las maneras en que las bibliotecas públicas se han convertido en socios invaluables para apoyar el aprendizaje STEM familiar.

 

Guía del Bibliotecario para la Ciencia Ciudadana: Las bibliotecas como centros comunitarios para la ciencia ciudadana

 

newsletter3-500x387

The Librarian’s Guide to Citizen Science: Understanding, planning, and sustaining ongoing engagement in citizen science at your library.  SciStarter Affiliate Projects.

Texto completo

 

Las bibliotecas se están convirtiendo rápidamente en centros comunitarios para la ciencia ciudadana. Es posible que tu biblioteca ya esté involucrada en programas innovadores de ciencia ciudadana. Si es así, ¡bravo! Para muchos otros, la ciencia ciudadana sigue siendo un misterio. El objetivo de esta guía es ayudar a los profesionales de las bibliotecas a navegar por el paisaje rápidamente cambiante, acceder a recursos, aprender sobre proyectos y programas, y explorar un menú de oportunidades para llevar la ciencia ciudadana a su biblioteca.

Esta guía nos puede ayudar a:

  • Aprender más sobre la ciencia ciudadana y las conexiones con las bibliotecas.
  • Descubrir temas relacionados con STEM de interés o preocupación para sus comunidades.
  • Conectar programas y comunidades existentes con proyectos en SciStarter.
  • Acceder a recursos para ayudar a la gente a aprender y participar en la ciencia ciudadana
  • Acceder a información, recursos, proyectos e incluso a los instrumentos necesarios para recopilar y analizar datos.
  • Planificar los actos del Día de la Ciencia Ciudadana.
  • Mantener un compromiso continuo con la ciencia ciudadana.

 

Las mujeres, las minorías y las personas con discapacidad en la ciencia y la ingeniería

7fb9bbbc-3c71-439b-b91f-22ec8a8927fb

National Science Foundation Releases “2019 Women, Minorities, and Persons with Disabilities in Science and Engineering“. National Science Foundation Releases 2019

Texto completo

El Centro Nacional de Estadísticas de Ciencia e Ingeniería (NCSES) ha publicado su informe de sobre Mujeres, Minorías y Personas con Discapacidades en la Ciencia y la Ingeniería (WMPD), que proporciona información detallada sobre los niveles de participación en la educación y el empleo en ciencia e ingeniería (S&E).

NCSES, una agencia estadística dentro de NSF, produce el informe cada dos años. WMPD se enfoca en mujeres, personas con discapacidades y minorías de tres grupos raciales y étnicos – negros o afroamericanos, hispanos o latinos, e indígenas americanos o nativos de Alaska. Con pocas excepciones, estos grupos están subrepresentados en los campos y ocupaciones de S&E, lo que significa que su representación es menor en S&E que en la población de los Estados Unidos.

 

 

Crece el interés de las mujeres por la ciencia y la tecnología

cal4

8ª Encuesta de Percepción Social de la Ciencia. Madrid: Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT, 2017

Texto completo

Dossier

El interés de las mujeres por la ciencia ha subido del 9,9% en 2014 al 13,7% en 2016, un incremento del 38,4%, lo que unido al leve descenso del interés de los hombres, del 20,4% al 18,5% hace que la brecha de género se haya reducido a la mitad en solo dos años, al pasar del 10,5% al 4,8%, su nivel mínimo en la serie histórica, según la octava Encuesta de Percepción Social de la Ciencia que realiza la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT, de manera bienal desde el año 2002.

La encuesta, que ha sido presentada hoy por la Secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, y el Director General de FECYT, José Ignacio Fernández Vera, revela también que el porcentaje de españoles que sigue la ciencia y la tecnología con interés ha pasado del 6,9% en 2004 al 16% en 2016, lo que supone un incremento acumulado del 132%.

El interés por la ciencia y la tecnología sigue siendo mayor en los jóvenes, pues un 23,1% se declara interesado por estos temas. Sin embargo, el mayor aumento del interés en la ciencia se produce esta vez en el tramo de edad de 45 a 65 años.

En lo que se refiere al interés declarado por la ciencia y la tecnología cuando se pregunta expresamente sobre este tema, se mantiene en un 3,12 en una escala del 1 al 5. Un 40,22% de la población está muy o bastante interesada en la ciencia (4 o 5 en la escala) frente a un 29,6% poco o muy poco interesada (1 o 2 en la escala). De este porcentaje de españoles con poco interés, el 33,1% atribuye su desinterés a que no entiende la ciencia.

Imagen de la ciencia

Respecto a la imagen que los ciudadanos tienen sobre la ciencia, un 54,4% afirma que ésta tiene más beneficios que perjuicios frente a un 5,8% que afirma que tiene más perjuicios que beneficios. Las aplicaciones o tecnologías que más beneficios proporcionan, para los ciudadanos, son: Internet (65%), la telefonía móvil (62,6%), la investigación con células madre (61,8%) y drones (41,1%). Crece significativamente el porcentaje de personas que no tienen una opinión formada sobre las tecnologías que despiertan más rechazo, como la energía nuclear, la clonación o el fracking.  Además baja de forma significativa, la percepción ciudadana de que la energía nuclear y cultivo de plantas modificadas genéticamente son más perjudiciales que beneficiosos (8 y 10 puntos porcentuales respectivamente), aunque siguen despertando mayor rechazo que apoyo ciudadano.

Los científicos vuelven a ser en esta encuesta la segunda profesión más valorada con un 4,4 sobre 5(subiendo respecto al 4,24 de 2012), solo por detrás de los médicos (4,55). A continuación se sitúan profesores (4,28) e ingenieros (4,14).

Educación y alfabetización científica

Los ciudadanos perciben un déficit en formación científica aunque desciende del 47,1% al 44,2% el porcentaje de los que consideran que su educación científica es baja o muy baja, que sigue siendo superior a los que la califican de normal (42,6%). Destaca que los jóvenes de 15 a 24 años perciben una mejor educación científica que la media, pues solo un 29,9% la califica de baja o muy baja, 14 puntos menos que la media.

Este año se ha cambiado la forma de preguntar por conocimientos científicos concretos y los encuestados han tenido que elegir la afirmación correcta entre dos opciones en lugar de decir si era verdadero o falso un enunciado. Los resultados de la encuesta de 2016 muestran que los entrevistados han logrado una nota media mayor, que se sitúa en 7,66 sobre 10, frente al 6,39 de 2014 y el 5,09 de 2006.

No se producen diferencias de género en esta pregunta, pero sí de edad, pues los mayores de 65 años tienen un conocimiento menor que la media (6,68).

Este año se ha incluido por primera vez una pregunta sobre la confianza de los ciudadanos en prácticas paranormales o pseudocientíficas. Los resultados revelan que los españoles desconfían de los horóscopos (un 83,9%), de los fenómenos paranormales (76,7%), de los curanderos (76,3%) y de los números y cosas que den suerte (71,3%).

Sin embargo, los españoles están divididos en dos prácticas pseudocientíficas: el 59,8% confía mucho, bastante o algo en la acupuntura y el 52,7% confía mucho, bastante o algo en los productos homeopáticos. Las personas con mayor nivel de estudios confían más que la media en estas prácticas cuya eficacia no tiene evidencia científica. 

Ciencia y tecnología y medios de comunicación

Respecto a encuestas anteriores, se mantiene el déficit de información científica percibido, pues existe una diferencia entre el nivel de información (2,79 sobre 5) y el grado de interés (3,12 sobre 5) de un 0,33.

Internet es la primera fuente de información científica para un 37,7% de los ciudadanos. Pero es la televisión la fuente más consultada cuando se citan tres medios para estar informado de ciencia (71,2%) e Internet se sitúa en segundo lugar con el 57,8%. Los jóvenes utilizan mayoritariamente Internet para informarse de ciencia: un 82,1% de penetración en jóvenes de 15 a 24 años y un 77,5% en los de 25 a 34 años.

Las redes sociales se convierten en esta encuesta, por primera vez, en la fuente de información científica más consultada en Internet (un 43,6% frente al 30,8% de 2014). También aumentan significativamente los canales de vídeos como Youtube o similares como fuente para el 36% de los internautas (29,7% en 2014). Sin embargo, los medios generalistas (34%) y la Wikipedia (32,9%) se estancan como fuente en Internet.

Al preguntar por las redes sociales utilizadas como canal de información científica, destacan el aumento de Facebook, un 40,9% frente al 28,3% de 2014, el mantenimiento de Twitter, un 16,3% frente al 14,7% de 2014, así como el crecimiento de Instagram, un 13,4% frente al 6,6% de 2014, llegando al 22,4% entre los jóvenes de entre 15 y 24 años.

Políticas de apoyo a la ciencia y tecnología

Las prioridades de gasto público de los españoles se concentran en sanidad (85%) y educación (73%) seguidas de pensiones (53,7%) y desempleo (47,2%). Tras la vivienda (25,7%) se sitúa la ciencia y tecnología con un 19,2% de ciudadanos que la eligen entre sus cuatro prioridades de gasto público. Este porcentaje es superior entre los hombres de 15 a 24 años (28,9%),  entre los hombres de 25 a 34 años (26,3%) y entre las personas con estudios universitarios (30,7%).

Donaciones

En 2016, más de la mitad de los ciudadanos españoles (53%) estarían dispuestos a donar a la ciencia. Los más dispuestos a donar son las personas con educación universitaria (39,5%).

Participación ciudadana 

En la encuesta de 2016 se mantiene el apoyo a una participación más importante de la ciudadanía en las decisiones de ciencia y tecnología que les afectan en un 51,6% de la población.

Ficha técnica de la encuesta

Para la VIII encuesta de percepción social de la ciencia se han realizado 6.357 entrevistas personales distribuidas por comunidad autónoma y tamaño de hábitat, con un mínimo de 350 entrevistas por cada una de las 17 Comunidades. La población estudiada son personas residentes en España durante 5 años o más de 15 años de edad en adelante.

El trabajo de recogida de la información tuvo lugar del 20 de octubre al 10 de diciembre de 2016. El error muestral por el conjunto de la muestra es de  ±1’25% para un nivel de confianza del 95’5% 2s y p=q.

Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología

psc2016

Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología. Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT, 2017

Texto completo

Dossier

 

VIII Encuesta de Percepción Social de la Ciencia que FECYT realizó en 2016 y que fueron presentados en abril de 2017.

Esta obra ofrece todos los datos de la encuesta y un análisis sobre los mismos. La encuesta se realiza de forma bienal y lleva ya ocho ediciones, lo que permite  analizar su evolución. El cuestionario de la última encuesta, basado en los anteriores y con algunas preguntas nuevas, fue diseñado por un grupo de expertos coordinado por Cristóbal Torres, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, y supervisado por FECYT.

En la página web de ICONO, hemos subido también todos los microdatos. En nuestra web también está disponible la publicación.

Este libro se centra en analizar la última encuesta de 2016 y está compuesto por diez capítulos ordenados alfabéticamente y un apéndice. En conjunto, abarcan las principales áreas de investigación en España en este ámbito.

En su parte final, el libro recoge la ficha técnica, el cuestionario y los resultados medidos en frecuencias de esta EPSCT 2016. Asimismo, este contenido y la base de datos están disponibles en la noticia de la encuesta de nuestra web. Esta encuesta sirve de instrumento excepcional para la observación la situación en que se encuentra y cómo evoluciona la percepción social de la ciencia y la tecnología en España.