Archivo de la etiqueta: Resilencia

Las bibliotecas son esenciales para nuestra recuperación y resiliencia

Hilaria Bauer. Op-ed: Libraries are essential to our recovery and resilience. San José Spotlight. JUNE 14, 2021

Ver noticia

San Jose Public Library 

Si los presupuestos de los gobiernos locales reflejan realmente los valores de las comunidades a las que sirven, creemos que el presupuesto de San José debería dar prioridad a nuestras bibliotecas públicas.

A medida que continuamos navegando por una pandemia impredecible, es fundamental que la Biblioteca Pública de San José tenga los recursos que necesita para servir a nuestros vecinos más vulnerables y construir una comunidad más equitativa, educada y comprometida. Cualquier reducción en los programas y servicios de la biblioteca sólo exacerbaría la brecha digital en nuestra ciudad, que ya existía antes de COVID-19 y seguirá persistiendo después de ella, a menos que invirtamos en soluciones ahora.

Nuestras experiencia de décadas como líderes en los ecosistemas educativos y tecnológicos de Silicon Valley nos han enseñado que las bibliotecas son un componente esencial de una sociedad sana. Ofrecen un espacio para que los miembros de la comunidad se reúnan e interactúen. Proporcionan programas educativos que benefician a estudiantes de todas las edades, como clubes de deberes, alfabetización digital y otros recursos. Y ayudan a las personas a encontrar trabajo mediante un acceso fiable a Internet, asesoramiento profesional y formación en informática.

La Biblioteca Pública de San José es la columna vertebral de la estrategia de educación y alfabetización digital de la ciudad, que se hizo aún más vital durante la pandemia, ya que decenas de miles de nuestros estudiantes y familias lucharon contra el aprendizaje a distancia, el desempleo y las dificultades financieras.

Según estudios recientes, aproximadamente 95.000 habitantes de San José carecen de acceso fiable a Internet, y al menos 23.000 adultos en edad de trabajar han perdido su empleo y carecen de conectividad y/o conocimientos informáticos para buscar un nuevo trabajo, inscribirse en los servicios de la red de seguridad o continuar su educación.

El déficit es más pronunciado en el este de San José, donde el distrito escolar de la Unión de Alum Rock atiende a una población estudiantil de la que el 81% tiene derecho a comidas gratuitas o a precio reducido, el 78% se identifica como hispano o latino y casi el 40% es estudiante de inglés. Sin nuestras bibliotecas públicas, muchos de estos estudiantes no podrían acceder a las oportunidades que necesitan para prosperar en su trayectoria académica.

SJ Access y otros programas de inclusión digital con sede en la biblioteca -como Coding5K, Career Online High School, SJPL Works y el recientemente lanzado SJ Aspires- proporcionan talleres multilingües, dispositivos tecnológicos, personal dedicado y asistencia financiera a los estudiantes y las familias en los barrios más desatendidos de nuestra ciudad.

El año pasado, SJ Access proporcionó más de 15.000 puntos de acceso WiFi móviles a estudiantes y miembros de la biblioteca, y una campaña de donaciones en colaboración con la Fundación de la Biblioteca Pública de San José recogió 687 ordenadores portátiles y otros dispositivos para familias necesitadas.

Mientras tanto, el Coding5K Challenge se trasladó completamente a Internet, ya que las sucursales se vieron obligadas a cerrar debido a las órdenes de distanciamiento social, con 4.478 jóvenes de tan solo cinco años de edad que participaron en 248 cursos de codificación y campamentos de verano.

Además, el programa Career Online High School de la biblioteca concedió diplomas y certificados profesionales a 114 estudiantes adultos para ayudarles a avanzar en su educación y en su capacidad de obtener ingresos. Doscientas veintiuna personas recibieron asistencia profesional o empresarial de SJPL Works. Y el programa SJ Aspires ofrece asesoramiento, tutoría y becas a casi 700 estudiantes de secundaria de San José, incluida toda la clase de noveno curso del instituto W.C. Overfelt, donde muchos estudiantes del distrito escolar elemental de Alum Rock se matriculan después de la escuela secundaria.

Estos programas bibliotecarios -y muchos más- son esenciales para la recuperación educativa y económica de San José tras el COVID-19 y nos sitúan a la vanguardia de los esfuerzos nacionales para mejorar la alfabetización digital, la equidad y la inclusión. Sin embargo, las actuales propuestas presupuestarias de la ciudad siguen incluyendo recortes en las horas de servicio de la biblioteca.

Hacemos un llamamiento a los líderes de la ciudad para que financien completamente nuestra biblioteca con el fin de garantizar la igualdad de oportunidades para todos nuestros residentes.

La Dra. Hilaria Bauer es superintendente del Distrito Escolar Elemental de Alum Rock. Erica Fensom forma parte de la Junta Directiva de la Fundación de la Biblioteca Pública de San José.

La resiliencia en las canciones. Viviendo en la era pop 2020/03/28

 

972494c0df7ff42d13633c6815f9e68b

La resiliencia en las canciones. Viviendo en la era pop 2020/03/28

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

 

La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a las situaciones adversas. Sin embargo, el concepto ha experimentado cambios importantes desde la década de los 60. En un principio se interpretó como una condición innata luego se enfocó en los factores no solo individuales, sino también familiares y comunitarios y actualmente en los culturales. Los investigadores del siglo XXI entienden la resiliencia como un proceso comunitario y cultural, que responde a tres modelos que la explican: un modelo «compensatorio», otro de «protección» y por último uno de «desafío». Hemos dedicado el programa a aquellos temas de la música que hablan sobre este tema.

Cómo luchan las Bibliotecas de las Cosas contra el cambio climático, unen a las comunidades y aumentan la capacidad de resilencia

 

newsites-image.3e0b14ce

 

Libraries of Things (LoT)

Más sobre

 

 

La Biblioteca de las Cosas describe colecciones de cosas que no son libros que se prestan como libros, sin costo alguno. Una biblioteca de cosas puede prestar aparatos de cocina, herramientas, equipos de jardinería y semillas,  electrónica, juguetes y juegos, arte,kits de ciencia, suministros de artesanía, instrumentos musicales, equipos recreativos, y más. Estos nuevos tipos de colecciones de préstamo varían mucho, pero van mucho más allá de los libros, revistas y medios de comunicación que han sido el foco principal de las colecciones de la biblioteca en el pasado.

 

 

Una Biblioteca de las Cosas (LoT) o una bibliotecas de herramientas específicamente es como una biblioteca normal, en la que además de sacar libros, puedes sacar herramientas para jardinería, plomería, carpintería u otros proyectos a bajo costo o, en algunos casos, sin costo alguno. Ahora hay muchas en todo el mundo. La gente está compartiendo casi todo lo que puedas imaginar. Son un gran ejemplo de lo que en compartir se refiere como la economía social o sostenible, con lo que nos referimos a un compartir basado en principios y plataformas que son equitativos, y no se dan relaciones de explotación.

Tipos de colecciones

  • Artes y artesanía
  • Electrónica y tecnología
  • Instrumentos musicales
  • Equipo de cocina
  • Jardinería y bibliotecas de semillas
  • Recreación
  • La ciencia y el creador
  • Herramientas
  • Juguetes

El movimiento de la Biblioteca de las Cosas es una tendencia creciente en las bibliotecas públicas, universitarias y especiales de muchos países. También existen organizaciones independientes fuera de las bibliotecas que ofrecen servicios de préstamo, como bibliotecas de herramientas, ludotecas, centros de intercambio comunitario, organizaciones independientes sin fines de lucro e iniciativas individuales.

Las bibliotecas de las cosas se han hecho  populares en los últimos años, ayudadas por nuevas y asequibles plataformas de software de LoT como myTurn y evangelistas como Gene Homicki (co-fundador y CEO de myTurn). MyTurn ha sido un patrocinador de Shareable durante muchos año e incluye más de 400 bibliotecas de este tipo en todo el mundo. MyTurn es una empresa impulsada por la misión que tiene como lema la «reutilización radical» y el intercambio para aumentar el acceso asequible a los productos, al tiempo que reduce el consumo y el desperdicio de esos mismos recursos. Específicamente, ofrece una plataforma basada en la nube para ayudar a las organizaciones a rastrear, alquilar y compartir herramientas, equipos o cualquier recurso duradero. Las instituciones educativas están utilizando MyTurn para gestionar el préstamo de bicicletas y el intercambio de equipos tanto en el campus como entre campus.  También lo utilizan empresas privadas cuando necesitan equipos y no desean invertir tanto dinero en los mismos. Los productos duraderos y reparables que se gestionan con myTurn suelen utilizarse entre un mil y un diez mil por ciento (de 10 a 100 veces más) en comparación con la propiedad individual. Reutilizar y compartir los productos, en lugar de comprarlos nuevos, puede reducir las emisiones de GEI hasta en un 99%, según un informe reciente del Panel de Recursos de la ONU.

El movimiento de la Biblioteca de las Cosas comenzó con las bibliotecas de herramientas. La que se cree que es la primera biblioteca de herramientas ha estado en funcionamiento desde 1943 en la Biblioteca Pública de Grosse Point, Michigan. Había por lo menos un par de docenas de bibliotecas de herramientas en la década de 1970, pero muchas cerraron debido a una combinación de dificultades para operar manualmente (sin soluciones tecnológicas), el auge de la cultura de consumo, la «terapia de venta al por menor», y la disponibilidad de productos baratos a menudo hechos en el extranjero en lugares sin los mismos requisitos ambientales o laborales que tienen aquí en los Estados Unidos. La necesidad de la comunidad y la alegría de trabajar con herramientas y productos duraderos y de alta calidad no desapareció por completo, pero pareció olvidarse por un tiempo.

A mediados de la década de 2000, sólo unas pocas de las bibliotecas de herramientas originales seguían funcionando, pero ayudarían a inspirar un nuevo movimiento de Bibliotecas de Cosas, que hoy en día se está expandiendo por todo el mundo. En 2008-2009, dos cosas se combinaron para inspirar este movimiento. Primero, la crisis financiera mundial dejó a millones de personas sin trabajo, por lo que no podían permitirse el mantenimiento de sus hogares o iniciar nuevos negocios. En segundo lugar, el aumento del desarrollo de software basado en la nube y otras tecnologías de consumo que estaban bajando de costo hizo más factible la creación de las bibliotecas de las cosas.

Con tanta gente sin trabajo o desempleada durante la crisis financiera, el cambio a un acceso asequible en lugar de tener que comprarlo todo uno mismo comenzó a tener sentido para más y más personas. Lo que ha sido sorprendente es que, incluso con una economía mucho más fuerte para muchas personas, el crecimiento y el entusiasmo en torno a las Bibliotecas de las Cosas sigue estando muy presente. Cada día estamos viendo un número creciente de organizaciones sin fines de lucro, empresarios y, más recientemente, bibliotecas públicas que se unen al movimiento LoT

El objetivo es ayudar a que muchos de los artículos que acumulaban polvo en los garajes, armarios y áticos de la gente se utilizaran de forma productiva, además cuando se ayuda a la a la gente a reutilizar los recursos, las bibliotecas de herramientas favorecen la capacidad de construir comunidades.

Iniciar un proyecto de biblioteca de las cosas es relativamente sencillo y asequible para cualquier biblioteca, en principio simplemente deberemos tener un armario o estantería para ubicar los objetos, añadirlos al catálogo de la biblioteca, ponerlos un código de barras y prestarlos como si fueran libros, tal como hacemos con los ordenadores. Muy buena parte de los objetos que alberga una biblioteca de herramientas se reúnen mediante donaciones de los propios usuarios, asociándose con otras organizaciones o por medio de compra de algunos de ellos.

Son muchas las razones por las que las Bibliotecas de Cosas funcionan tan bien y tienen sentido. En primer lugar, proporcionan un lugar seguro y fiable para recoger y dejar objetos. No hay necesidad de organizar dos intercambios con alguien que probablemente no conoces. En segundo lugar, la mayoría acepta donaciones de productos, lo que aumenta el sentido de propiedad de los participantes y pone en línea simultáneamente la oferta y la demanda al mismo tiempo. Y lo más importante, proporcionan servicios que favorecen las relaciones cara a cara que crean comunidades más vibrantes.

Una de las grandes ventajas de las Bibliotecas de Cosas y las bibliotecas de herramientas es que unen a la gente. Son un gran punto de encuentro intergeneracional donde  las personas mayores con habilidades de carpintería, metalurgia y reparación pueden compartir esas habilidades con las generaciones más jóvenes. Esto se ha hecho evidente en la popularidad de los encuentros de reparación y eventos en las bibliotecas de herramientas. Los cafés de reparación y los eventos de reparación reúnen a la gente para arreglar artículos.

Según una investigación que se publicará próximamente, la mayoría de la gente pide prestado artículos de las Bibliotecas de Objetos al menos de seis a diez veces al año, y los usuarios más prolíficos piden prestados 50 o más artículos. El número y la variedad de artículos disponibles, la conveniencia de los horarios y los lugares y la demografía de una zona influyen en la utilización.

Oto aspecto positivo es que aumenta el espíritu empresarial, el desarrollo económico y la innovación social se está produciendo tanto mediante el uso de productos disponibles en bibliotecas de herramientas, como en la creación de nuevas empresas de economía circular y de reparto. Además.proporcionaron las herramientas y el aprendizaje necesario para ayudar a estos individuos a crear productos de valor añadido a partir de materiales locales recuperados, lo que incide en la revitalización urbana y creación de empleo.

Además, las bibliotecas de herramientas pueden desempeñar un papel muy importante en la resiliencia climática y en ayudar a las comunidades a recuperarse después de una crisis o una catástrofe. Las herramientas, las habilidades y la comunidad que apoyan una biblioteca de herramientas pueden ser ingredientes esenciales para una respuesta rápida y la reconstrucción.

Un último beneficio importante, y a menudo pasado por alto, de las Bibliotecas de las Cosas y otros servicios de intercambio de productos es el gran papel que pueden desempeñar en la reducción de emisiones y atenuación del cambio climático. Según investigaciones recientes de grupos de Europa y C40 Cities, el consumo de productos de consumo es el sector de la economía tiene uno de los impactos ambientales más altos, si no el mayor, cuando se tiene en cuenta la extracción de recursos, la fabricación y las cadenas de suministro mundiales, el transporte, el almacenamiento, el uso y la eventual eliminación de los productos.

Las bibliotecas públicas, creadoras de la «verdadera» economía del intercambio, ofrecen cada vez más Bibliotecas de Cosas. Por ejemplo, la Biblioteca Pública de Sacramento, entre otras, ofrece Bibliotecas de Cosas completas y muchas más ofrecen al menos colecciones especiales más pequeñas.

Algunas bibliotecas que ofrecen este servicio en el mundo

 

Biografía:

How Libraries of Things Build Resilience, Fight Climate Change, and Bring Communities Together By Tom Llewellyn, originally published by Shareable April 18, 2019 Ver

Mead, Brian; Dankowski, Terra (1 June 2017). «The Library of Things»American Libraries Magazine. Retrieved 19 July 2017.

Johnson, Cat (June 15, 2016). «The Library of Things: 8 Spaces Changing How We Think About Stuff»shareable.net. Retrieved May 12, 2019.

Figueroa, Miguel (6 October 2014). «Sharing Economy»American Libraries. Retrieved 1 August 2017.

 

Estrategias para usar las bibliotecas para construir comunidades más equitativas y resistentes.

 

thegrandopportunitycover

The Grand Opportunity: Creating Community, Equity and Innovation with Houston Public Libraries. Washington, DC: The Aspen Institute, 2019

Texto completo

El Diálogo sobre Bibliotecas Públicas del Instituto Aspen y la Biblioteca Pública de Houston se concreta en un informe sobre cómo las partes interesadas públicas y privadas pueden utilizar más eficazmente las bibliotecas para mejorar y enriquecer la vida de sus comunidades.

El informe revela un conjunto de oportunidades y recomendaciones para construir asociaciones bibliotecarias en toda la ciudad que incluyen la participación en el avance de prioridades comunitarias clave con nuevas iniciativas centradas en la familia, preparación de la fuerza laboral y bibliotecas que sirven como centros cívicos y de información.

El informe muestra cómo la Biblioteca Pública de Houston puede trabajar con los socios de la comunidad para ampliar los servicios de información, así como para fortalecer el uso de los medios sociales y la infraestructura de los medios de comunicación de la ciudad. Esto también incluye el aprovechamiento de la infraestructura física de la biblioteca en toda la ciudad para proporcionar importantes puntos de contacto para el acceso y la participación en el desarrollo de importantes alfabetizaciones (por ejemplo, mano de obra, salud, etc.) y el empoderamiento financiero y cívico. El informe se suma al considerable trabajo realizado por las agencias de la ciudad y los socios locales para crear una hoja de ruta que fortalezca las oportunidades, la equidad y la resolución de problemas innovadores en todo Houston.

El gobierno electrónico favorece la transformación hacia sociedades sostenibles y resilentes

 

captura-30-233x300

United Nations E-Government Survey 2018: Gearing E-Government to Support Transformation Towards Sustainable and Resilient Societies.  [e-Book] Paris, Naciones Unidas, 2018.

Texto completo

Una nueva encuesta mundial muestra que el gobierno electrónico apoya la transformación hacia sociedades sostenibles y resistentes. Estudio de las Naciones Unidas sobre el gobierno electrónico, 2018

Los países europeos lideran el desarrollo del gobierno electrónico a nivel mundial; Américas y Asia comparten una posición casi igualitaria en los niveles altos y medios del índice de gobierno electrónico, y muchos países africanos siguen luchando por mejorar su posición en el gobierno electrónico.

  • Ocho de los 11 nuevos países que se unieron al grupo de muy alto rendimiento en 2018 son de Europa (Bielorrusia, Grecia, Liechtenstein, Malta, Mónaco, Polonia, Portugal y la Federación Rusa) y dos de Asia (Chipre y Kazajstán).
  • Los avances en el desarrollo del gobierno electrónico en América y Asia son lentos, aunque notables. Dos tercios de los países de Asia (31 de 47) y casi la mitad de los países de América (15 de 35) tienen una puntuación superior al promedio mundial del EGDI de 0,55.
  • Uruguay es el único país latinoamericano con puntuaciones muy altas en EGDI, uniéndose a los otros dos precursores de la región en este grupo: Estados Unidos y Canadá.
  • Sólo 4 de los 54 países de África obtienen una puntuación superior a la media mundial del EGDI, que es de 0,55, mientras que 14 países tienen puntuaciones muy bajas por debajo de 0,25. Estos países también tienen bajos ingresos y es probable que tengan dificultades para asignar los recursos necesarios para el desarrollo del gobierno electrónico.
  • La disparidad en el nivel de desarrollo del gobierno electrónico también es bastante alta entre los países de las regiones de África y Oceanía. Australia y Nueva Zelanda son los dos únicos países de Oceanía que obtienen una puntuación tan alta como 0,9053 y 0,8806 respectivamente. Las puntuaciones de los otros 12 países oscilan entre 0,2787 y 0,5348, lo que está por debajo de la media mundial de 0,55.
  • En general, existe una correlación positiva entre el nivel de ingresos del país y su posición en el gobierno electrónico. Los países de ingresos altos tienen puntuaciones muy altas o altas en el EGDI. Sin embargo, esto no es universal. Veintidós países de ingresos medianos altos y 39 de ingresos medianos bajos tienen puntuaciones del EGDI inferiores al promedio mundial y 10 países del grupo de ingresos medianos bajos tienen puntuaciones superiores al promedio mundial del EGDI. Por otra parte, los países de menores ingresos siguen rezagados debido al nivel relativamente bajo de desarrollo de todos los componentes del Índice.
  • Por primera vez en 2018, el principal contribuyente a la mejora de las puntuaciones de la EDGI en todos los grupos de ingresos es el desarrollo de los servicios en línea, lo que sugiere que, a nivel mundial, hubo un progreso constante en la mejora de la administración electrónica y la prestación de servicios públicos en línea.
  • Los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas contaban con portales y sistemas internos nacionales para automatizar las tareas administrativas básicas, y 140 prestan al menos un servicio de transacciones en línea. La tendencia de mejora en los servicios transaccionales en línea es fuerte y consistente en todas las categorías evaluadas, siendo los tres servicios más utilizados el pago de servicios públicos (140 países), la presentación de impuestos sobre la renta (139 países) y el registro de nuevas empresas (126 países).
  • Cada vez más países ofrecen servicios en línea dirigidos a los grupos más vulnerables. Desde la perspectiva regional, Europa sigue liderando la prestación de servicios en línea para todos los grupos vulnerables, alcanzando una cobertura casi universal en toda la región o en más del 80% de todos los países europeos.
  • El número de países que ofrecen servicios en línea utilizando correos electrónicos, actualizaciones de fuentes SMS/RSS, aplicaciones móviles y formularios descargables ha ido en aumento en todos los sectores. Por ejemplo, hasta 176 países proporcionan información archivada en línea, frente a 154 en 2016.