Archivo de la etiqueta: Investigación

Los datos abiertos aumentan el impacto de las revistas

Zhang, L., Ma, L. Does open data boost journal impact: evidence from Chinese economicsScientometrics (2021). https://doi.org/10.1007/s11192-021-03897-z

Texto completo

Para fomentar la transparencia de la investigación y su reproducción, cada vez más revistas exigen a los autores que compartan los conjuntos de datos originales y los procedimientos analíticos que respaldan sus publicaciones. ¿Impulsan los datos abiertos el impacto de las revistas? En este artículo, se presenta uno de los primeros estudios empíricos que evalúan los efectos de los datos abiertos en el impacto de las revistas.

La revista China Industrial Economics (CIE) obligó a los autores a poner en abierto los datos de sus investigaciones a finales de 2016, siendo la primera en adoptar los datos abiertos entre las revistas chinas y proporcionando un experimento natural para la evaluación de políticas. Para ello se utilizaron los datos de 37 revistas chinas de economía de entre 2001 a 2019 y se aplicó el método de control sintético para estimar causalmente los efectos de los datos abiertos, los resultados muestran que los datos abiertos han aumentado significativamente las citas de los artículos de las revistas. De promedio, las citas actuales y de segundo año de los artículos publicados con CIE han aumentado entre 1 y 4 veces, y los artículos publicados antes de la política de datos abiertos también se beneficiaron del efecto indirecto. Los resultados sugieren que las revistas pueden aprovechar los datos abiertos obligatorios para desarrollar su reputación y amplificar el impacto académico.

AuthorArranger: una herramienta web gratuita diseñada para ayudar a los investigadores a generar automáticamente páginas correctamente formateadas para la presentación de manuscritos a revistas

AuthorArranger

https://authorarranger.nci.nih.gov/#/

AuthorArranger es una herramienta web gratuita diseñada para ayudar a los investigadores a generar automáticamente páginas de título correctamente formateadas para la presentación de manuscritos a revistas en una fracción del tiempo que toma crear las páginas manualmente. Ya sea que tu manuscrito tenga 20 autores o 200. Permitiendo elegir un formato basados en las reglas de presentación de la revista. Cuando terminas, obtienes un documento descargable y formateado con todos tus autores y afiliaciones organizados para la presentación en la revista.

Simplemente sube una hoja de cálculo que contenga los detalles de los autores ordenados por su contribución, o descarga la plantilla de hoja de cálculo de AuthorArranger, fácil de seguir, y llénala con los detalles de los autores y sus afiliaciones.

La tabla de carga muestra el autor y las afiliaciones en orden de columna: Nombre, Apellido, División, Instituto.

Cinco pasos

Paso 1. Carga los detalles del autor y la afiliación.
(Descargue la plantilla de AuthorArranger)

La tabla de formato del autor ofrece al usuario una muestra de las opciones de formato disponibles. Para el nombre, el usuario puedes elegir abreviar y/o añadir punto, para el apellido el usuario puede elegir abreviar y/o añadir punto). El usuario también puede elegir el superíndice o ir a una nueva línea. A continuación, la tabla de formato de afiliación ofrece al usuario una muestra de las opciones disponibles. Para la División, el usuario puede elegir añadir una coma y/o añadir un punto. Para el Instituto, el usuario puede elegir añadir una coma y/o añadir un punto. El usuario también puede elegir superíndice, ir a una nueva línea, añadir números (como en una lista).


Paso 2. Configura las opciones de formato de autor y afiliación.
La tabla de reordenación muestra una columna de nombres de autores, cada uno con una X a la derecha del nombre. El usuario tiene la opción de cambiar los lugares de los autores en la lista haciendo clic y arrastrando hacia arriba o hacia abajo, y eliminar un autor eligiendo la X junto al nombre del autor.

Paso 3. Reordenar o eliminar autores.

El ejemplo de la página de título muestra los nombres de los autores en orden, utilizando los siguientes formatos: Inicial del nombre, apellido, número de afiliación en superíndice. Debajo se enumeran las afiliaciones de los autores (en este caso, división e instituto) en orden numérico.

Paso 4. Copie o descargue la página del título generada.

Icono del sobre y explicación de que la herramienta ofrece al usuario la posibilidad de generar una lista de correo electrónico para contactar con toda la lista de autores (la pestaña de correo electrónico es accesible en la página de la herramienta AuthorArranger, en el panel de vista previa).

Paso 5. (Opcional) Generar la lista de correos electrónicos para contactar con los autores.

AuthorArranger fue creado por Mitchell Machiela y Geoffrey Tobias en colaboración con el Centro de Informática e Información Biomédica del NCI (CBIIT).

La publicación en acceso abierto podría acabar con el elitismo académico en la ciencia

Open access publishing could end academic elitism in science. By Anjali Vadhri | Special To The Daily Cal feb, 2021

En los esfuerzos por avanzar en nuestro mundo, cada vez más informatizado e impulsado por la tecnología, hemos creado una paradoja insólita: ahora es más fácil que nunca difundir el conocimiento, pero a las comunidades desfavorecidas se les niega sistemáticamente el acceso a él.

En el sector de la investigación, los usuarios públicos se encuentran a menudo con muros de pago cuando intentan acceder a artículos de revistas bajo el modelo de negocio de suscripción. Este modelo estándar de acceso a la investigación no hace más que aumentar la brecha de conocimiento entre las instituciones de primer nivel y los grupos desatendidos.

Esta forma de control académico, especialmente presente en la educación superior, es el resultado de la monetarización de la información publicada. Dado que las universidades ocupan una posición privilegiada como fuente principal de financiación y como centros de producción de investigación directamente implicados en la comercialización del conocimiento.

La privatización de la publicación académica ha perpetuado la desigualdad social al disuadir históricamente a las universidades desfavorecidas de acceder a las revistas científicas. El movimiento de acceso abierto lucha por hacer accesible la investigación eliminando el énfasis en el poder adquisitivo y haciendo que la información sea gratuita y transparente, animando así a los individuos a aprender de la investigación científica y a participar en ella.

Las empresas editoriales han manipulado el marco tradicional de la ciencia para convertir la publicación en un negocio lucrativo. Uno de los primeros métodos de publicación científica, desarrollado originalmente en el siglo XVII, incluía la investigación de academias científicas financiadas por mecenas ricos. A través de estas academias, los científicos podían investigar y compartir sus hallazgos de forma gratuita, y los editores obtenían pocos beneficios. La estructura actual ha sustituido a las academias por universidades y a los mecenas por el gobierno, lo que ha hecho que las revistas pasen de ser vehículos de difusión de los descubrimientos científicos a símbolos de poder.

Elsevier, una de las principales editoriales académicas de la actualidad, es un excelente ejemplo de la influencia que ejercen las revistas. En 2010, su sección de publicaciones científicas registró unos beneficios de casi 1.000 millones de dólares y unos márgenes de beneficio del 36%, superiores a los de Apple, Google y Amazon ese año. La ironía es innegable: La educación superior paga por la misma información que producen sus investigadores, normalmente a un precio mucho más alto que el que reciben los investigadores.

Con estas estadísticas fácilmente disponibles, ¿qué es lo que sostiene al gremio de la extorsión que es la publicación académica? Las universidades buscan publicaciones sobre una amplia gama de temas que, en gran medida, sólo proporcionan las editoriales académicas de alto nivel. Dado que las editoriales monopolizan esta codiciada información, las universidades no tienen más remedio que pagar precios exorbitantes para que sus estudiantes y profesores tengan acceso a esta investigación.

Aunque pueda parecer contradictorio, los autores de las revistas no suelen cobrar por sus contribuciones. Más bien, el prestigio de determinadas revistas académicas es lo que principalmente incentiva a los investigadores a ceder los derechos de autor a los editores académicos. Este fenómeno es especialmente cierto en el caso de las revistas científicas.

El propio Michael Eisen, profesor adjunto de genética, genómica y desarrollo en el Departamento de Biología Molecular y Celular de la Universidad de Berkeley, lleva años expresando su desaprobación de las publicaciones con ánimo de lucro. Eisen es también cofundador de Public Library of Science (PloS), una plataforma de publicación de ciencia, tecnología y medicina de acceso abierto y sin ánimo de lucro. Ha señalado lo absurdo de la publicación por suscripción: mientras que la revisión por pares se realiza generalmente de forma gratuita, las editoriales académicas cobran miles de millones de dólares cada año por la investigación que leen los científicos.

Este modelo de explotación de los científicos preserva la burocracia institucional, y los académicos que citan a otros académicos y escriben para y a partir del trabajo de otros académicos alimentan el sentimiento elitista central de la investigación académica.

El movimiento de acceso abierto está a la vanguardia de la ruptura de esta mentalidad exclusivista del mundo académico. Mientras que la publicación académica es una industria que mercantiliza el conocimiento, la publicación de acceso abierto elimina las barreras financieras y permite la distribución sin restricciones de la información. Los enfoques comunitarios del software de código abierto -o software cuyo código fuente está disponible públicamente- y la publicación abierta han permitido una mayor accesibilidad a la literatura académica y una mayor colaboración entre personas de diferentes disciplinas y con diversos niveles de experiencia.

Acelerar la publicación de acceso abierto informaría a un mayor número de personas y promovería la erudición global, fomentando a su vez el progreso científico, creando un método científico más sólido y desarrollando un pensamiento innovador.

El tema general del movimiento de acceso abierto es algo más que la igualdad de oportunidades: es un medio de empoderamiento para que aquellos que han quedado fuera de los círculos académicos cerrados tomen su educación en sus propias manos.

Aunque el sistema de la Universidad de California (UC) está luchando para que la investigación escrita por autores afiliados a la UC sea accesible al público de forma gratuita, la lucha no termina ahí. Es un privilegio tener recursos académicos a nuestra disposición, y debemos abogar por que toda la investigación se publique automáticamente en acceso abierto.

A medida que muchos de nosotros, científicos en ciernes, nos graduamos y entramos en el mundo académico, es nuestra responsabilidad defender los principios del movimiento de acceso abierto y hacer que el acceso a la información científica, un lujo al que muchos estamos acostumbrados, sea un derecho para todos. Cuando nos enfrentamos a la elección de publicar en acceso abierto o en revistas por suscripción, debemos elegir lo primero, ya que es el enfoque moralmente correcto y equitativo.

Publicación de revistas depredadoras en Scopus: pruebas de las diferencias entre países

Macháček, V., Srholec, M. Predatory publishing in Scopus: evidence on cross-country differencesScientometrics (2021). https://doi.org/10.1007/s11192-020-03852-4

Texto completo

La publicación depredadora representa un gran desafío para la comunicación académica. En este trabajo se traza un mapa de la infiltración de revistas sospechosas de prácticas predatorias en la base de datos de citas Scopus y se examinan las diferencias entre países en cuanto a la propensión de los académicos a publicar en dichas revistas. Utilizando los nombres de las revistas y editoriales depredadoras “potenciales, posibles o probables” de las listas de Beall, se obtuvieron los ISSN de 3.293 revistas de Ulrichsweb y se buscaron en Scopus. Se identificaron 324 de revistas que aparecen tanto en las listas de Beall como en Scopus con 164 mil artículos publicados durante 2015-2017. El análisis de los datos de 172 países en 4 campos de investigación indica que existe una notable heterogeneidad. En los países más afectados, como Kazajistán e Indonesia, alrededor del 17% de los artículos entran en la categoría de depredadores, mientras que en otros países no hay ningún artículo depredador. Los países con grandes sectores de investigación en un nivel medio de desarrollo económico, especialmente en Asia y el norte de África, tienden a ser los más susceptibles a la publicación predatoria. Los países árabes, ricos en petróleo y/o orientales también parecen ser especialmente vulnerables. Los responsables políticos y las partes interesadas de estos y otros países en desarrollo deben prestar más atención a la calidad de la evaluación de la investigación.

Convertir la biblioteca en el centro de la investigación y el compromiso

Stephan, Katherine. 2021. “Every Nook and Cranny: Making the Library Central to Research and Engagement”. Insights 34 (1): 3. DOI: http://doi.org/10.1629/uksg.528

Texto completo

Este artículo analiza los espacios institucionales, tanto grandes como pequeños, en los que las bibliotecas universitarias pueden integrarse en las actividades relacionadas con la investigación en toda la universidad. A continuación, considera algunos de los posibles cambios y resultados como resultado de la pandemia de Covid-19. Describe la investigación actual sobre las oportunidades de cambio en las bibliotecas, las demandas de los investigadores, la colaboración y la necesidad de más investigación sobre el trabajo conjunto. Concluye sugiriendo que las bibliotecas y los individuos deberían adoptar principios de “casualidad planificada” para ampliar lo que puede ser posible con nuestros nuevos espacios y realidades de trabajo.

Poniendo en escena los “recovecos”

La lógica de este debate encaja perfectamente con la realidad de la vida antes, durante, después y luego durante (de nuevo) la pandemia de Covid-19. Parece axiomático sugerir que, en el Reino Unido, podemos dividir casi todos los aspectos de nuestra vida profesional y personal en períodos de tiempo antes y después del cierre nacional. Cómo vivimos y cómo trabajamos en el contexto de esta “nueva normalidad”, sigue siendo una cuestión sin resolver. Para algunos, la vida seguirá definida por diversos grados de perturbación e incertidumbre, mientras que otros pueden estar experimentando los primeros brotes de crecimiento y recuperación. En la época de “antes del cierre de marzo”, este artículo iba a tomar la forma de una presentación en el UKSG 2020 en Brighton, Inglaterra. Esperaba que la ponencia prevista suscitara la discusión y el debate y, vinculado a ello, que los participantes se sintieran impulsados a realizar cambios en sus propios espacios de trabajo, ya sea en las bibliotecas, la edición y/o el apoyo a la investigación.

La vida es ahora más complicada. Movilizar a las unidades de apoyo a la investigación” parece un objetivo lejano y quizás poco realista, sobre todo cuando hay que lidiar con un ordenador portátil lento, compaginar el trabajo con el cuidado de dos niños pequeños y con el estrés y el impacto de existir dentro de una pandemia mundial sin precedentes (al menos para muchas generaciones vivas). La pandemia de Covid-19 ha desencadenado nuevas formas de trabajo y, con ello, nuevas formas de estrés, y también ha traído consigo nuevas oportunidades de aprendizaje y colaboración.

También me pregunté: ¿cómo puede sonar esto con los demás? La realidad, por supuesto, es que, dentro de cada una de nuestras propias experiencias, puede haber sólo partículas de posibilidad. Por ello, el objetivo de esta presentación “alternativa” es explorar algunas de las oportunidades que pueden surgir para quienes trabajamos en el apoyo a la investigación y la comunicación académica. También se basa en el reconocimiento de que para muchos de nuestros compañeros estas oportunidades pueden no estar actualmente al alcance. A continuación, se abordará la idea de “casualidad planificada” y se aplicará al apoyo a la investigación. Por último, se argumentará que, sea cual sea su propio “rincón”, existe la oportunidad de adoptar la innovación y el aprendizaje, y dejar que la biblioteca marque el camino.

Oportunidades

Numerosas investigaciones y experiencias dan fe del rápido crecimiento del apoyo a la investigación en general, pero sobre todo de las bibliotecas. Recientemente se ha producido una explosión de interés en los vínculos entre la biblioteca y la investigación. Esto incluye (pero no se limita a): la gestión de datos, las comunicaciones académicas, la bibliometría, la investigación abierta y las funciones de apoyo a la investigación y la colaboración. En su estudio de caso en el Imperial College de Londres, Harrison1 comenta que “la prestación de servicios por parte de las bibliotecas para las comunicaciones académicas… se ha convertido en una alternativa significativa, desafiante y relativamente novedosa a nuestras funciones previstas”. White2 ha destacado el “interés distintivo en toda la gama de actividades de comunicación académica” y cómo “las bibliotecas están bien situadas para proporcionar una alineación estratégica y de servicios” y cómo están “participando más sistemáticamente”. Además, White3 afirma que las bibliotecas también son capaces de “fomentar una cultura de apertura adecuada y privacidad necesaria” para los investigadores, y también “para la ciudadanía inteligente”.

Para facilitar este rápido crecimiento y oportunidad dentro del apoyo a la investigación, Nickels y Davis4 sugieren que las bibliotecas “establezcan y aumenten las relaciones con las asociaciones de los campus para desarrollar una comprensión compartida de los servicios complementarios para crear una red más fuerte de apoyo a los investigadores en diferentes etapas de sus carreras”. Estas relaciones, sugieren, también podrían ir más allá de las “típicas” asociaciones con la oficina de investigación para considerar también “otros departamentos como el de recursos humanos y la oficina de equidad y diversidad institucional”. Del mismo modo, Dishman y Stephan5 sugieren centrarse en las asociaciones con aquellos que “comparten un propósito similar” para “desarrollar relaciones” que podrían conducir a “colaboraciones interesantes y fructíferas”. A pesar de la importancia de estas ideas combinadas, las bibliotecas deberían ser conscientes y estar al tanto del hecho de que, si bien se pueden crear tales oportunidades y colaboraciones, no significa necesariamente que los investigadores aprovechen esas oportunidades. Sobre este tema en particular, Nickels y Davis6 descubrieron que los investigadores comentaron que “la falta de tiempo y el estar demasiado ocupados [eran] el reto más frecuentemente mencionado”.

Otro reto está relacionado con la forma en que el apoyo a la investigación se posiciona dentro y a través de la universidad. En su trabajo sobre la gestión de los datos de investigación y las bibliotecas, Verbaan y Cox7 comentan el “espacio intermedio” en el que puede haber “nuevas funciones de apoyo a los investigadores integradas en los equipos de investigación o situadas entre varios servicios profesionales”. A pesar de esto, incluso en 2014, afirmaron que estos puestos podrían “ser inestables, vulnerables a los cambios en la financiación o en la agenda más amplia”.8 Quizás haya buenas razones para pensar que las consecuencias económicas de Covid-19 llevarán a un reajuste del papel del apoyo a la investigación dentro del sistema universitario. Bradley9 también comenta que “tanto los bibliotecarios como los administradores se consideran parte integrante de la misión de investigación, pero apenas se ha documentado el diálogo entre ambas profesiones en la literatura de ambos campos”. Además, afirma que “los bibliotecarios y la administración de la investigación se beneficiarán de una mejor comprensión del panorama actual de apoyo a la investigación y de los nuevos modos de trabajo”.10 Cox y Verbaan11 hacen una observación similar al hablar de “la magnitud de la brecha que hay que salvar para crear una estrecha colaboración entre los propios servicios profesionales y con los investigadores”.

Construir la oportunidad: ¿bibliotecas e investigación aplicada a la casualidad planificada?

La bibliografía es instructiva en la medida en que nos dice que hay numerosos recovecos que corren en paralelo con grandes desarrollos y formas continuas de cambio dentro y sobre el panorama de las comunicaciones académicas. También nos dice que las demandas de tiempo de los investigadores son muy acusadas, y que cualquier apoyo que ofrezcamos debe ser específico y eficaz. Un examen más detallado de la bibliografía existente revela también importantes lagunas en cuanto al papel (y la importancia) de la comunicación y la colaboración entre las distintas partes interesadas y las que apoyan la investigación y los investigadores.

Aunque se centran en las carreras, yo iría más allá y sugeriría que hay similitudes en la forma de conectar y equilibrar la necesidad de nuevos servicios, las limitaciones de tiempo y la falta de comunicación percibida o real entre el apoyo a la investigación dentro de este marco de “casualidad planificada”.

Mitchell, Levin y Krumboltz14 destacan estas cinco habilidades:

  • Curiosidad: explorar nuevas oportunidades de aprendizaje.
  • Persistencia: esforzarse a pesar de los contratiempos.
  • Flexibilidad: cambiar las actitudes y las circunstancias.
  • Optimismo: ver las oportunidades como posibles y alcanzables.
  • Asumir riesgos: actuar ante resultados inciertos.

Partiendo de estas ideas, quiero argumentar que al trasladar estas ideas al soporte de la investigación, las bibliotecas pueden estar más abiertas y mejor equipadas para aprovechar las oportunidades de crecimiento y cambio cuando se presenten.

Curiosidad: explorar nuevas oportunidades de aprendizaje

Desde el punto de vista del apoyo a la investigación, esto puede centrarse en la formación. Muchos de nosotros hemos hecho el ” cambio” en línea y podemos haber encontrado una miríada de cosas nuevas que aprender (¡tanto buenas como malas!). Puede ser utilizando nuevos formatos para impartir la formación (por ejemplo, un webinar) o medios para hacerlo (a través de Canvas, Teams, Zoom, etc.). Puede ser incluyendo vídeos en la formación a través de Panopto. Puede que algunos de vosotros ya estéis haciendo webinars y vuestra nueva oportunidad sea considerar la utilidad de desarrollar una nueva sesión o invitar a otra universidad o entorno a asistir. Mi colega y yo aprovechamos la oportunidad del rápido cambio en línea para intentar nuevas sesiones de formación que queríamos poner en marcha pero que aún no habíamos hecho. Con un objetivo aproximado de una hora de formación, y animados por una fecha fija en nuestro calendario de formación, organizamos nuevas sesiones sobre opciones y acuerdos de publicación en acceso abierto, gestión de datos y un enfoque sobre bases de datos para la investigación, junto con nuestras otras sesiones “normales”. No eran oportunidades de aprendizaje a gran escala, pero eran importantes e innovadoras para nuestro equipo.

El paso a los formatos en línea no se limita a la formación. Las conferencias están casi totalmente en línea, muchas son gratuitas, se graban para verlas más tarde y son accesibles a un público mucho más amplio. Ahora tenemos más oportunidades de participar en formas de aprendizaje académico e intercambio profesional que antes podían existir fuera de nuestra órbita. Asimismo, para los que tenemos que equilibrar la vida familiar y laboral, es posible asistir a conferencias en línea sin dejar de estar presentes en casa. Como se ha señalado anteriormente, la literatura nos dice que es necesario investigar más sobre el trabajo conjunto en el apoyo a la investigación. Ahora también puede ser el momento de crear una oportunidad para acercarse a un colega de otro departamento o universidad, hablar en esa conferencia o ser coautor de un artículo o una entrada en el blog en la que se hable del apoyo conjunto a la investigación.

Persistencia: esforzarse a pesar de los contratiempos

Esta habilidad en particular puede parecer inalcanzable dadas las limitaciones y dificultades de trabajar desde casa para muchos de nosotros. Todo lleva más tiempo y, por tanto, requiere un mayor esfuerzo. Creo que algunas oportunidades merecen la pena la persistencia, aunque el resultado no sea el deseado. Esta cuestión es un tema recurrente, pero los números no son una cualidad absoluta. A modo de ejemplo, esta primavera organicé una sesión titulada “Presentaciones impactantes” a la que asistió una persona. Se encontraba en España, bajo uno de los cierres más estrictos de Europa, pero pudo obtener información por el hecho de poder asistir desde la seguridad de su propia casa. También puede considerar el formato; probar algo en un espacio de tiempo más corto. Prueba opiniones. Todas estas cosas te ayudarán a perseverar, a pesar de los contratiempos percibidos. Para muchos de nosotros, esto puede incluir un futuro con mucha menos financiación para eventos, formación y recursos. Dentro de este espacio, será importante considerar lo que puede controlar, al menos por el momento. Tal vez sepa que ya no puede permitirse un recurso: asegúrate de utilizarlo tan bien.

Flexibilidad: cambio de actitudes y circunstancias

Supongo que muchos de nosotros hemos sido excepcionalmente flexibles durante la pandemia de Covid-19. En mi caso, el traslado a Internet supuso un cambio importante en nuestro programa de formación. Entre el cierre y las “vacaciones” de Semana Santa, pasaron algunas semanas antes de que me sintiera preparada para entrar en ese espacio y estaba nerviosa. Ser flexible significaba que estaba dispuesta a intentarlo. Sin embargo, abrazar este cambio, pero ser realista también, ha significado la oportunidad de probar nuevas sesiones, mucho más de lo que habíamos hecho anteriormente. Esto también ha cambiado nuestra actitud sobre lo que significa una “buena” sesión. Ahora también es el momento de ser flexible con lo que puedes lograr.

Optimismo: ver las oportunidades como posibles y alcanzables

Puede haber oportunidades que sean posibles y alcanzables. En lugar de planificar un evento a gran escala, ¿podrías considerar un par de horas? ¿Había una base de datos que querías promocionar pero no tenías tiempo? Dentro de lo razonable, ahora podrías ser el momento de probar un nuevo formato, una nueva sesión, una nueva sesión conjunta con otro departamento u otra universidad. Merece la pena preguntar, ya que podría dar lugar a algo útil e interesante.

Asumir riesgos: actuar ante resultados inciertos

Para muchos de nosotros, ahora mismo hay muchos resultados inciertos. En el gran esquema de las cosas, si un evento de formación o de divulgación en línea no va bien, no pasa nada. Es posible que tengas que tomar decisiones con poca antelación, quizás sin consultar tanto, dadas las circunstancias y/o con menos tiempo de planificación. Anima a la gente a ser valiente: ponte en contacto con otros en un departamento diferente, nunca se sabe el resultado. Tu conoces tu propio servicio y apoyo, intenta actuar y marcar la diferencia dentro de su propio espacio. Puede ser tan sencillo como mencionar a ORCiD en cada sesión de formación que hagas. Puede ser inscribirse para asistir a un seminario web al mes. Realiza una pequeña acción, ya que puede conducir a una gran sensación de logro y control en un espacio y tiempo en el que eso puede no parecer tan alcanzable.

Conclusión

Descubrir todos los rincones para encontrar la manera de que las bibliotecas lideren el apoyo a la investigación será variado y diverso, dependiendo del entorno de su universidad, de sus prioridades y de sus propios compromisos y luchas durante esta época extraña e inquietante. Tal y como se indica en la bibliografía, el apoyo a la investigación y las comunicaciones académicas siguen siendo un área en pleno crecimiento, aunque los puestos y las funciones que desempeñamos en la actualidad pueden verse modificados o debilitados en el futuro. También existe la oportunidad de colaborar y trabajar con otros en toda la universidad y estar más centrados en lo que necesitan los investigadores. Igualmente, es necesario investigar más sobre cómo trabajamos juntos. Creo que la clave para avanzar es centrarse en el hecho de que la biblioteca está abierta y opera a través de todo esto, modificando, abrazando los retos que se nos plantean y asegurándose de que la investigación y el conocimiento llegan a todas nuestras partes interesadas y usuarios. Habrá tiempo para aprender, adaptar y colaborar (¡y posiblemente incluso para escribir sobre ello!). Si establecemos objetivos razonables para aprender, compartir y colaborar y aceptamos un enfoque de “casualidad planificada”, es posible que descubramos formas de ayudar a dirigir la investigación para ayudar a cambiar el mundo. Es una esperanza, por supuesto, y una casualidad planificada que estoy dispuesto a aceptar.

Bibliografía

  1. Ruth Harrison, “The Academic Library and the Research Office: Providing Scholarly Communications Support at Imperial College London-A Case Study,” Collaboration and the Academic Library, (Oxford, England: Chandos, 2018), 143–150, DOI: https://doi.org/10.1016/B978-0-08-102084-5.00013-4 (accessed 7 December 2020).
  2. Wendy White, “Libraries and Research: Five Key Themes for Sustainable Innovation in Strategy and Services”, New Review of Academic Librarianship, 23, no. 2–3 (2017): 85–88, DOI: https://doi.org/10.1080/13614533.2017.1355637 (accessed 7 December 2020).
  3. White, “Libraries and Research: Five Key Themes for Sustainable Innovation in Strategy and Services,” 88.
  4. Colin Nickels and Hilary Davis “Understanding Researcher Needs and Raising the Profile of Library Research Support,” Insights 33, no. 1 (2020): 4, DOI: https://doi.org/10.1629/uksg.493 (accessed 7 December 2020).
  5. Cath Dishman and Katherine Stephan, “Destroying the Silo: How Breaking down Barriers Can Lead to Proactive and Co-operative Researcher Support,” Insights 32, no. 1 (2019): 32, DOI: https://doi.org/10.1629/uksg.479 (accessed 1 December 2020).
  6. Nickels and Davis, “Understanding Researcher Needs and Raising the Profile of Library Research Support,” 3.
  7. Eddy Verbaan and Andrew M. Cox, “Occupational sub-cultures, jurisdictional struggle and Third Space: theorising professional service responses to Research Data Management,” The Journal of Academic Librarianship, 40, no. 3–4 (2014): 211–219, DOI: https://doi.org/10.1016/j.acalib.2014.02.008 (accessed 7 December 2020).
  8. Verbaan and Cox, “Occupational sub-cultures, jurisdictional struggle and Third Space: theorising professional service responses to Research Data Management”, 218.
  9. Cara Bradley, “Research Support Priorities of and Relationships among Librarians and Research Administrators: A Content Analysis of the Professional Literature,” Evidence Based Library and Information Practice 13, no. 4 (2018): 15–30, DOI: https://doi.org/10.18438/eblip29478 (accessed 7 December 2020).
  10. Bradley, “Research Support Priorities of and Relationships among Librarians and Research Administrators: A Content Analysis of the Professional Literature,” 2.
  11. Andrew M. Cox and Eddy Verbaan, “How academic librarians, IT staff, and research administrators perceive and relate to research,” Library & Information Science Research 38, no. 4 (2016): 319–326, DOI: https://doi.org/10.1016/j.lisr.2016.11.004 (accessed 7 December 2020).
  12. “Home,” Home, NoWAL, https://www.nowal.ac.uk/ (accessed 7 December 2020).
  13. Kathleen E. Mitchell, Al S. Levin and John D. Krumboltz, “Planned Happenstance: Constructing Unexpected Career Opportunities,” Journal of Counselling and Development 77, (Spring 1999): 115–124, DOI: https://doi.org/10.1002/j.1556-6676.1999.tb02431.x
  14. Mitchell, Levin and Krumboltz, “Planned Happenstance: Constructing Unexpected Career Opportunities,” 118.
  15. Katherine Stephan, “Research cafes: how libraries can build communities through research and engagement,” Insights 31, no. 36 (2018), DOI: https://doi.org/10.1629/uksg.436 (accessed 8 December 2020).

“Revistas nepotistas”: un estudio de las revistas biomédicas.

Alexandre Scanff, Florian Naudet, Ioana Cristea, David Moher, Dorothy Bishop, Clara Lo. ‘Nepotistic journals’: a survey of biomedical journals. cherbioRxiv 2021.02.03.

Texto completo

La preferencialidad se da por parte de aquellas revistas en favor de los miembros de su consejo editorial, al estar éstos en posición de influir en la decisión de “aceptación” o “rechazo” de sus manuscritos. Esto, obviamente, significaría comprometer o eludir por completo el proceso estándar de “revisión por pares”. En otras palabras, esto casi podría considerarse como algo cercano al “nepotismo”.

Análisis convergentes en diferentes disciplinas apoyan el uso del porcentaje de artículos del autor más prolífico (PPMP) como bandera roja para identificar revistas de las que se puede sospechar que tienen prácticas editoriales cuestionables. Examinamos si este índice, complementado por el índice de Gini, podría ser útil para identificar casos de potencial sesgo editorial, utilizando una amplia muestra de revistas biomédicas.

Métodos : Extrajimos los metadatos de todas las revistas biomédicas referenciadas en la National Library of Medicine, con cualquiera de los Broad Subject Terms atribuidos, y al menos 50 artículos con autoría (es decir, por al menos un autor) entre 2015 y 2019, identificando al autor más prolífico (es decir, la persona que firmó más artículos en cada revista en particular). Calculamos el PPMP y el índice de Gini 2015-2019 para la distribución de los artículos entre los autores. Cuando se informó de la información pertinente, también se calculó la mediana del retraso en la publicación (tiempo entre la presentación y la aceptación) de los artículos firmados por cualquiera de los autores más prolíficos y la de los artículos no firmados por autores prolíficos. En el caso de las revistas atípicas, definidas como un índice PPMP o Gini superior al percentil 95 de sus respectivas distribuciones, se seleccionó una muestra aleatoria de 100 revistas y se describió en relación con el estatus en el consejo editorial del autor más prolífico.

Resultados : Se analizaron 5 468 revistas que publicaron 4 986 335 artículos entre 2015 y 2019. El percentil 95 del PPMP fue del 10,6% (mediana del 2,9%). El índice de Gini del percentil 95 fue de 0,355 (mediana 0,183). La correlación entre ambos índices fue de 0,35 (IC95: 0,33 a 0,37). Se disponía de información sobre el retraso en la publicación de 2.743 revistas. Se observó que 277 revistas (10,2%) tenían una mediana de retraso en la publicación de los artículos del autor o autores más prolíficos inferior a 3 semanas, frente a 51 (1,9%) revistas con artículos no escritos por autores prolíficos. Entre la muestra aleatoria de revistas atípicas, 98 proporcionaron información sobre su consejo editorial. Entre estas 98, el autor más prolífico formaba parte del consejo editorial en 60 casos (61%), entre los cuales 25 (26% de las 98) eran redactores jefe.

Discusión : En la mayoría de las revistas las publicaciones se distribuyen entre un gran número de autores. Nuestros resultados revelan un subconjunto de revistas en las que unos pocos autores, a menudo miembros del consejo editorial, fueron responsables de un número desproporcionado de publicaciones. Los trabajos de estos autores tenían más probabilidades de ser aceptados para su publicación en las tres semanas siguientes a su presentación. Para aumentar la confianza en sus prácticas, las revistas deben ser transparentes sobre sus prácticas editoriales y de revisión por pares.

Humanidades digitales en las bibliotecas universitarias

Digital Humanities Survey of Academic Libraries.

Texto completo

Estado actual de las humanidades digitales (DH) en las instituciones académicas y el apoyo que prestan las bibliotecas universitarias. Conozca más en este informe en profundidad sobre las tecnologías utilizadas, los departamentos académicos que se dedican a las DH, el papel de la biblioteca, la financiación, etc.

Con la encuesta Digital Humanities Survey of Academic Libraries. de Library Journal, se analiza el estado actual de las humanidades digitales en las instituciones académicas y el apoyo que prestan las bibliotecas universitarias. A efectos de este informe, se definen las humanidades digitales (DH) como la aplicación y/o el desarrollo de herramientas y recursos digitales que permiten a los investigadores realizar nuevos tipos de análisis en las disciplinas de las humanidades, como la literatura, la historia y la filosofía

La imagen digital, el modelado en 3D, el mapeo con sistemas de información geográfica (SIG), el atamining y la realidad virtual/aumentada han proporcionado a los estudiantes, al profesorado y a las bibliotecas universitarias nuevas herramientas con las que abordar los estudios relacionados con las humanidades. Para la mayoría de las instituciones académicas, las humanidades digitales (DH) son un concepto nuevo o algo ajeno -pero para aquellas que han adoptado las herramientas y tecnologías de las DH, los resultados han supuesto una mayor colaboración entre departamentos universitarios dispares, mayores niveles de compromiso de los estudiantes y enfoques más convincentes de la investigación académica.

Más de la mitad (54%) de las bibliotecas universitarias encuestadas ofrecen herramientas y tecnologías de humanidades digitales (DH). Las herramientas y/o tecnologías más comunes que se ofrecen son los SIG/mapeo, las visualizaciones y la minería de textos. Del 46% que no ofrece herramientas y tecnologías de humanidades digitales, la mitad (50%) querría añadir recursos para las humanidades digitales pero no tiene planes específicos, el 16% está haciendo planes para añadir y el 3% está en proceso de añadir humanidades digitales. El 6% dice que no tiene interés en añadir las humanidades digitales.

Los cambios en la fecha de publicación afectarán al factor de impacto de la revista en Web of Knowledge

Changing Journal Impact Factor Rules Creates Unfair Playing Field For Some By PHIL DAVIS. Scholarly Kitchen FEB 1, 2021

Ver completo

La transición a un modelo que tiene cuenta la publicación en función de la fecha de publicación en línea, en lugar de la publicación impresa, aumentará la siguiente ronda de puntajes de Journal Impact Factor (JIF).

El cambio a un modelo de recuento basado en la fecha de publicación electrónica se esperaba desde hace mucho tiempo. Sin embargo, el nuevo modelo puede dar lugar a cambios inesperados en los puntajes del JIF y en la clasificación de las revistas porque Clarivate carece de datos de publicación en línea para aproximadamente la mitad de las revistas que indexa.

Esto no es un problema cuando un artículo se publicó electrónicamente, digamos, en marzo de 2020, pero se asignó a la edición de agosto de 2020 de la revista. Sin embargo, plantea un problema cuando el documento se publicó electrónicamente en un año (por ejemplo, el 16 de noviembre de 2019) pero se asignó a otro año (por ejemplo, enero de 2020). El modelo anterior la considera una publicación de 2020, mientras que el nuevo modelo la considera una publicación de 2019. Las revistas que emplean un modelo de publicación continua en línea sin designación de número no se ven afectadas.

Los autores del informe , Marie McVeigh, Jefa de Integridad Editorial, y la Dra. Nandita Quaderi, Editora en Jefe de Web of Science, consideran los efectos de adoptar dos nuevos modelos de conteo: un modelo Retroactivo, en el que el próximo JIF se basa en datos anteriores; y un modelo Prospectivo, en el que comienzan a contar a partir de 2020. 

En esencia, las revistas con altos niveles de autocitas y largos períodos de retraso entre la publicación electrónica y la designación impresa son particularmente sensibles a cambios masivos en su próxima puntuación JIF. Sin embargo, incluso las revistas con tasas de autocitas relativamente bajas y retrasos de publicación cortos se ven lo suficientemente afectadas como para cambiar su clasificación por encima de los competidores que no tienen datos de publicación electrónica en la Web of Science. Y, dado que la indexación de la fecha de publicación electrónica depende del editor, es probable que veamos grandes ganadores y grandes perdedores si Clarivate continúa con su nuevo modelo de conteo.

Guía para la planificación del impacto de la investigación

Hannon, D., Dewaele, A., De Smet, E.& Buysse, A, (2019). Guide to impact planning. Published as a deliverable within the ACCOMPLISSH project (grant agreement No 693477): ACcelerate CO-creation by setting up a Multi-actor Platform for Impact from Social Sciences and Humanities, 2019

Texto completo

Esta guía para la planificación del impacto detalla varias herramientas para la investigación en el campo de las Ciencias Sociales y las Humanidades, la mayoría aplicables en la fase inicial del proceso de investigación. Los investigadores de Ciencias Sociales y las Humanidades y los responsables políticos pueden encontrarla especialmente útil, con explicaciones fáciles de entender y una amplia gama de herramientas de acción. El plan de acción para la planificación del impacto resultó muy útil.

Evaluar cómo apoyan y generan actualmente el impacto de la investigación en una organización

Bayley, J. ; Phipps, D. Institutional Healthcheck Workbook. Toronto, Canada: Research Impact Canada, 2018

Texto completo

Este cuaderno de trabajo ayuda a las organizaciones a evaluar cómo apoyan y generan actualmente el impacto de la investigación. También identifica formas de mejorar la forma en que muestran los cambios que la investigación de la organización puede tener en las sociedades y comunidades. Está dirigido principalmente a quienes lideran el impacto, supervisan la realización de investigaciones o impulsan el cambio organizativo.

El impacto puede abreviarse como los efectos demostrables efectos de la investigación en el mundo real. El impacto es los cambios que podemos ver (demostrar, medir, más allá del mundo académico (en la sociedad, la economía, medio ambiente) que se producen gracias a nuestra investigación (causado por, contribuido a, atribuible a). a). El impacto puede tener un aspecto y un funcionamiento diferentes disciplinas, y puede producirse rápidamente o puede ocurrir rápidamente o llevar mucho tiempo, pero siempre refleja la movilización de la investigación en el mundo no académico. No existe una forma única de lograr el impacto, ni tampoco ni hay una única estructura institucional que sea la mejor para conseguirlo. para conseguirlo. El impacto opera en todos los niveles de una organización y en múltiples puestos de trabajo. Sin embargo, independientemente de su tipo, tamaño o financiación, el impacto requiere que las instituciones que identifiquen formas significativas de conectar la investigación la investigación con el mundo real, y apoyar los conocimientos conocimientos, habilidades, recursos y estructuras necesarias para lograrlo.

a experiencia en materia de impacto es vital, pero el impacto no puede ser responsabilidad de una sola persona. responsabilidad de una sola persona; sólo se puede conseguir mediante el trabajo en equipo, las asociaciones y las acciones conectadas. Para ello es fundamental el desarrollo de la alfabetización en materia de impacto de impacto, es decir, la comprensión de los procesos (cómo) y las habilidades basadas en las personas (quién) necesarias para generar beneficios en el mundo real (qué). El desarrollo de la alfabetización en materia de impacto permite al personal identificar los objetivos de impacto, optimizar las vías de impacto y conectar la investigación con las partes interesadas no académicas académicos.

Este cuaderno está dividido en tres secciones:

Parte 1: ¿Qué aspecto tiene una institución con un impacto saludable?

Parte 2: Diagnóstico de la salud del impacto institucional

Parte 3: Priorizar las recomendaciones