Archivo de la etiqueta: Bibliotecas de prisiones

Bibliotecas de prisiones. Planeta Biblioteca 2019/11/13

 

335ecbaca16740d330794942802b42b2

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

Más sobre  

Las bibliotecas de la prisión sirven tanto a los presos como al público en general, ayudando a educar a los presos, a reducir la reincidencia y a mejorar los lazos familiares a través de la lectura. En el programa de hoy hemos hablado con Estela Suris, que es gestora de la biblioteca popular de Chacras de Coria (Argentina), que entre su amplia gama de servicios proporciona un servicio de biblioteca a los centros penitenciarios de la región “Alma fuerte” en Cacheuta. Estela nos ha hablado de como se organiza el servicio, las características de estos usuarios tan particulares, y las tareas de formación, información y animación a la lectura.

La mayor prohibición de libros en los Estados Unidos no se encuentra en las escuelas ni en las bibliotecas locales, se encuentra en las prisiones.

 

4810d2c1fbee3a22d8d65d1f188ae32c

 

Cada septiembre se celebra Banned Books Week (Semana del Libro Prohibido). Debemos defender nuestro derecho a leer como una libertad fundamental y rechazar los intentos de censura por motivos políticos, religiosos o de otro tipo. Hoy en día, la prohibición de libros más extensa de Estados Unidos está ocurriendo en el sistema carcelario. Más de 2,2 millones de personas se ven afectadas, y con demasiada frecuencia tienen poco o ningún acceso a libros, material jurídico o incluso diccionarios. El acceso a la literatura en las prisiones estadounidenses es cada vez peor. En los últimos años, con el objetivo declarado de impedir que el “contrabando” entre en las cárceles, varios estados y el sistema penitenciario federal han intentado restringir drásticamente la entrega de libros a las personas encarceladas, o cerrar completamente dichas entregas.

En Texas, el Departamento de Justicia Penal ha prohibido más de 10,000 libros en las prisiones, incluyendo libros de Alice Walker, John Grisham, Jenna Bush Hager, Henry Louis Gates, Jr. y Bob Dole. Aunque se han permitido los libros de Adolf Hitler y David Duke, los libros sobre los derechos civiles y las condiciones de la prisión a menudo están censurados.

Sin embargo, todos los estudios demuestran que permitir que las personas encarceladas tengan acceso a información e ideas externas reduce la reincidencia y es esencial para una transición exitosa de regreso a la sociedad. De este modo, PEN América y sus aliados han solicitado al Congreso que se actúe inmediatamente firmando una petición exigiendo para que el Congreso desarrolle medidas inmediatas para eliminar las prácticas de restricción de libros en las prisiones.

 

 

 

 

Mujeres y niños en la cárcel. Lectura y escritura dentro y fuera de la Unidad 33

60cbb5f7bf75fe079b12de493485a4dd

Claudia Molinari, Graciela Brena. “Mujeres y niños en la cárcel. Lectura y escritura dentro y fuera de la Unidad 33”. La Plata: Universidad de la Plata, 2018

Texto

En esta publicación colectiva analizamos el trabajo realizado entre los años 2010-2015 en el marco del Proyecto de Extensión «Lectura y escritura en la Unidad 33. Madres, niños e instituciones educativas». Nuestro propósito es aportar documentación y análisis de las si­tuaciones educativas no escolares en torno a la lectura y la escritura que desarrollamos en dicha unidad con grupos de niños multiedad y con grupos de mujeres, así como otras accio­nes a favor del derecho de las madres priva­das de libertad de participar de las actividades escolares de sus hijas/os fuera de la unidad penitenciaria. Los registros de las interaccio­nes verbales, las crónicas de los encuentros, las entrevistas a las participantes y las diver­sas producciones escritas se constituyeron en material imprescindible para comprender el funcionamiento de las situaciones propues­tas, para identificar avances, revisar decisiones considerando las particularidades del contex­to y para incluir las voces de todas/os las/os protagonistas. Los resultados de este trabajo ponen en evidencia cómo mujeres y niñas/os pueden ejercer sus derechos culturales cuan­do tienen oportunidades dentro y fuera de la prisión

Bibliotecas de prisiones: monográfico

 

bennett-and-daya

Ir al Monográfico

Descargar

Otros monográficos

En muchas prisiones se ofrecen servicios de bibliotecas penitenciarias. Muchas cárceles locales también prestan servicios de biblioteca mediante asociaciones con bibliotecas públicas locales y organizaciones comunitarias. Las bibliotecas de prisiones sirven tanto a los presos como al público al ayudar a educar a los internos, reducir la reincidencia y mejorar los lazos entre los reclusos a través de la lectura. Alguna investigación sugiere que hay una correlación entre la educación y la reducción de la reincidencia, donde las bibliotecas juegan un papel importante. Por último, las bibliotecas penitenciarias actúan como una influencia positiva en la vida de los reclusos. Es un lugar seguro dentro de la prisión y es visto como un lugar valioso por muchos de ellos, ya que proporcionan un lugar de escape de las duras realidades de la prisión, un espacio para la reflexión sobre la propia vida, una sitio donde crecer y encontrar la paz, y un lugar para pasar productivamente el tiempo libre. Algunas bibliotecas de prisiones también buscan cambiar el comportamiento a través de la creación de grupos de discusión de libros.

A finales del siglo XIX se abrieron las primeras escuelas y bibliotecas en las cárceles de España. La estructura actual de las bibliotecas penitenciarias en España se desarrolló en la década de 1970, y la ley española exige que todas las instituciones correccionales tengan una biblioteca. Las bibliotecas de prisión en España han visto incrementadas sus colecciones, capacitación del personal y mejora de los servicios en los últimos años. Sin embargo, todavía queda mucho por mejorar. Las bibliotecas penitenciarias siguen necesitando personal profesional en la biblioteca, y más cooperación y trabajo en red entre bibliotecas.

Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Prison_library