Archivo de la etiqueta: Censura

La mayor prohibición de libros en los Estados Unidos no se encuentra en las escuelas ni en las bibliotecas locales, se encuentra en las prisiones.

 

4810d2c1fbee3a22d8d65d1f188ae32c

 

Cada septiembre se celebra Banned Books Week (Semana del Libro Prohibido). Debemos defender nuestro derecho a leer como una libertad fundamental y rechazar los intentos de censura por motivos políticos, religiosos o de otro tipo. Hoy en día, la prohibición de libros más extensa de Estados Unidos está ocurriendo en el sistema carcelario. Más de 2,2 millones de personas se ven afectadas, y con demasiada frecuencia tienen poco o ningún acceso a libros, material jurídico o incluso diccionarios. El acceso a la literatura en las prisiones estadounidenses es cada vez peor. En los últimos años, con el objetivo declarado de impedir que el “contrabando” entre en las cárceles, varios estados y el sistema penitenciario federal han intentado restringir drásticamente la entrega de libros a las personas encarceladas, o cerrar completamente dichas entregas.

En Texas, el Departamento de Justicia Penal ha prohibido más de 10,000 libros en las prisiones, incluyendo libros de Alice Walker, John Grisham, Jenna Bush Hager, Henry Louis Gates, Jr. y Bob Dole. Aunque se han permitido los libros de Adolf Hitler y David Duke, los libros sobre los derechos civiles y las condiciones de la prisión a menudo están censurados.

Sin embargo, todos los estudios demuestran que permitir que las personas encarceladas tengan acceso a información e ideas externas reduce la reincidencia y es esencial para una transición exitosa de regreso a la sociedad. De este modo, PEN América y sus aliados han solicitado al Congreso que se actúe inmediatamente firmando una petición exigiendo para que el Congreso desarrolle medidas inmediatas para eliminar las prácticas de restricción de libros en las prisiones.

 

 

 

 

La guerra es el principal enemigo de las bibliotecas

cvxcroiwcaao6zr

 

“La guerra es el principal enemigo de las bibliotecas. Habitualmente bibliotecas se encuentran en el centro de pueblos y ciudades, así que cuando una poblacion es atacada resultan dañadas. En otras ocasiones sin embargo, las Bibliotecas se convierten en objetivos específicos. En la Segunda Guerra Mundial se destruyeron más libros y bibliotecas que en cualquier otro momento de la humanidad. Sólo los nazis destruyeron unos 100 millones de libros durante los 12 años que estuviera en el poder. La quema de libros fue, como indicó George Orwell, una de las actividades nazis “más características”…

El espectáculo de acabar con los libros les resultó especialmente doloroso a los judíos, a quienes se conocía desde tiempo atrás como “el pueblo del libro”, El judaismo considera sagrados los libros, y el más sagrado de sus textos, la Torá, suele estar vestido con un manto, decorado con joyas, una coraza de plata y una corona. Cuando los libros religiosos pasan a mejor vida, se los entierra y se oficia un funeral. Los judíos creen que los libros son algo más que documentos impresos: creen que tienen algo de humano y también tienen alma. Los autores rabínicos a menudo dejan de utilizar sus nombres propios y piden ser denominados con el título de sus libros. La ironía de la Feuersprüche “El hechizo del fuego” fue que trataron los libros con la misma seriedad que lo hacían los judíos; la necesidad de destruirlos admitía su poder y valor, y reconocía así el firme vinculo que los judíos mantenían con ellos.”

Susan Orlean “La biblioteca en llamas”

Los teólogos, de J. L. Borges

 

200px-jorge_luis_borges_hotel

 

“Arrasado el jardín, profanados los cálices y las aras, entraron a caballo los hunos en la biblioteca monástica y rompieron los libros incomprensibles y los vituperaron y los quemaron, acaso temerosos de que las letras encubrieran blasfemias contra su dios, que era una cimitarra de hierro. Ardieron palimpsestos y códices, pero en el corazón de la hoguera, entre la ceniza, perduró casi intacto el libro duodécimo de la Civitas Dei, que narra que Platón enseñó en Atenas que, al cabo de los siglos, todas las cosas recuperarán su estado anterior, y él, en Atenas, ante el mismo auditorio, de nuevo enseñará esa doctrina.”

Los teólogos, de J. L. Borges

 

China tienen bloqueados a 30 millones de usuarios en las populares plataformas de libros electrónicos por contenidos “obscenos”

 

https3a2f2fs3-ap-northeast-1.amazonaws.com2fpsh-ex-ftnikkei-3937bb42fimages2f02f22f22f82f21758220-3-eng-gb2fcropped-1563460002midu20novel

 

La Oficina Nacional de China contra las Publicaciones Pornográficas e Ilegales ha bloqueado tres plataformas populares de libros electrónicos por su contenido “obsceno”. Esto significa que estas plataformas están suspendidas de la distribución de nuevos trabajos, informó Inquirer. El gobierno chino solicitó a estas plataformas que empiecen a implementar un control más preciso sobre los contenidos para evitar la distribución de obras nocivas.

Y se ordenó a las novelas Midu Novels de Qutoutiao y Tomato Novel de Bytedance que suspendieran sus actualizaciones durante tres meses, hasta el 15 de octubre de 2019.Jinjiang Literature City, con más de 30 millones de usuarios, fue suspendida por dos semanas.

Según Nikkei Asian Review, no se explicó lo que se considera un “trabajo dañino”, pero algunos de los libros disponibles en las aplicaciones tienen cubiertas que representan a mujeres escasas de ropa o contenido con temas sexuales o LGBTI. Se cree que a las autoridades les preocupaba que obras similares pudieran ser una mala influencia para la juventud.

La tendencia a censurar el arte en China sigue siendo una lucha para los artistas, ya que el gobierno fue responsable del 91% de las violaciones de la libertad artística documentadas por Freemuse en China en 2018.

¿Cuando retirar un libro polémico en una biblioteca?

 

neobk-2255243

Más del 50% de las redes de bibliotecas públicas publicas japonesas tienen a disposición del público un libro polémico sobre la masacre de Sagamihara en 2016. Un polémico libro sobre la masacre de 2016 en un hogar de ancianos en la Prefectura de Kanagawa para personas con discapacidad mental se puede encontrar en las bibliotecas públicas de 25 de las 47 prefecturas del país, según una encuesta de Jiji Press.

El libro “Akerareta Pandora no Hako”, que puede traducirse como “Se abrió la caja de pandora: vamos a hacerlo”, fue publicado por Tsukuru Publishing en julio del año pasado, y se critica por tener contenido discriminatorio, e incluir notas del presunto asesino, Satoshi Uematsu, de 29 años, que ha sido acusado de los cargos, incluido el de asesinato de 19 residentes de Tsukui Yamayuri En en Sagamihara. Otras 24 personas resultaron heridas en el ataque con cuchillo del 26 de julio de 2016. Los residentes que sobrevivieron al asalto han sido trasladados a otros centros de atención.

El libro hace referencia a una nota escrita por Uematsu que dice: “Aquellos que no pueden comunicarse debido a discapacidades severas deben ser sometidos a la eutanasia”, así como a los comentarios de las víctimas y a los análisis de los médicos psiquiatras sobre el estado mental del sospechoso.

Takashi Sasaki, profesor del Junior College de la Universidad de Shizuoka, criticó el libro, diciendo: “Incluye contenidos discriminatorios y es perjudicial desde el punto de vista educativo. Ofrecer el libro en las bibliotecas ayudará a difundir una idea equivocada en la sociedad”. En junio del año pasado, Sasaki solicitó a la editorial que detuviera la publicación del libro junto con unas 2.000 firmas. Después de la publicación del libro, en noviembre presentó al ministro de educación una solicitud por escrito para que se retirará y prohibiera a las bibliotecas.

Las bibliotecas de las 25 prefecturas que tenían el libro a disposición del público dijeron que el libro cumplía con sus criterios de selección. Un bibliotecario de una de ellas dijo que el libro  “garantiza el derecho de los usuarios a saber”.

“Nos pareció importante poner el libro a disposición de los usuarios, ya que el incidente planteaba serios desafíos a la sociedad”, dijo un funcionario de otra biblioteca, señalando que en el libro se discuten sinceramente las cuestiones relacionadas con el incidente.

l papel de las bibliotecas es ofrecer libros en demanda, no juzgar si cada libro es bueno o malo, dijo Yasuhiro Nishigochi, que dirige un comité de la Asociación de Bibliotecas de Japón. “Garantizamos el derecho de los lectores a saber al decidir subjetivamente si desean (obtener) cada libro, a menos que su propósito sea crear discriminación por sí mismo”, dijo.

 

Llénalos de noticias incombustibles, pero se creerán inteligentes.

 

uploads252fstory252fthumbnail252f74487252f5f00302f-459b-468c-b25e-b93976c668c2.jpg252f950x534

 

Llénalos de noticias incombustibles. Sentirán que la información los ahoga, pero se creerán inteligentes. Les parecerá que están pensando, tendrán una sensación de movimiento sin moverse. Y serán felices.

Ray Bradbury, Fahrenheit 451, 1953

 

Esta frase de Ray Bradbury en la que resume el actual escenario de la información en la era de la postverdad y las “fakes news” fue escrita en 1953 en su libro Fahrenheit 451

 

 

Informe sobre la censura ejercida en la internet a la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible del ex presidente Obama (Obamacare)

2019-05-15_17-58-37-1

 

Bergman, R. ; John, S. ; Lemelin, A. Andrew Bergman “Erasing the Affordable Care Act: Using Government Web Censorship to Undermine the Law.” Washington: Sunlight Foundation, 2019

 

Texto completo

 

La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (ACA), ​ llamada Obamacare ​ por los medios norteamericanos y reforma sanitaria de Obama por los hispanohablantes, fue promulgada con carácter de ley por el presidente de los Estados Unidos Barack Obama el 23 de marzo de 2010.

Según este informe, las oficinas del HHS han censurado una amplia gama de contenidos dirigidos a una variedad de audiencias, incluyendo el público en general, los beneficiarios y aquellos que sirven a los beneficiarios. Han eliminado quirúrgicamente el término “Affordable Care Act” de muchas páginas web; han quitado información sobre los derechos garantizados por la ACA; han eliminado estadísticas y datos sobre el impacto de la ACA; y han eliminado enlaces a la principal plataforma del gobierno federal para inscribirse en la cobertura de la ACA, HealthCare.gov. Si se repiten a gran escala, estas formas de censura de la información de la Ley ACA en los sitios web federales que tienen el potencial de afectar el apoyo público y el conocimiento de la ley. En última instancia, la censura que afecta a la opinión pública y el conocimiento de la ACA en general, puede poner en peligro el acceso de los estadounidenses a la cobertura y los servicios de salud y, en última instancia, la viabilidad a largo plazo de la ACA.

 

 

Una escuela de Barcelona retira 200 libros infantiles sexistas de sus bibliotecas

0acc6c7eb2ba68842267012e4a9dc5ae

Varias escuelas de  Barcelona  están considerando retirar de sus bibliotecas algunos de libros infantiles que consideran sexistas y que mantienen estereotipos de género, después de que una escuela eliminara alrededor de 200 títulos, incluyendo Caperucita Roja y la historia de la leyenda de San Jorge de su biblioteca.

La biblioteca infantil de la escuela Tàber de alrededor de 600 libros infantiles fue revisada por la “ Associació Espai i Lleure” como parte de un proyecto que tiene como objetivo destacar el contenido sexista oculto. El grupo revisó los personajes de cada libro y los roles que desempeñan, encontrando que el 30% de los libros eran altamente sexistas, mantenían estereotipos y, en su opinión, no tenían ningún valor pedagógico.

El año pasado, las investigaciones de Observer y Nielsen encontraron que los personajes masculinos tenían el doble de probabilidades de haber tenido un papel principal en los libros ilustrados para niños , a menudo en roles estereotípicamente masculinos, y que los personajes principales tenían más del 50% de probabilidades de ser hombres.

 

“Para Sexo, ver al Bibliotecario”

 

northjersey2028640x42729

 

Ver temas más sobre:

en Universo Abierto

 

La moral ha visto el desarrollo de “minorías”, a menudo importantes, de todo tipo: religiosas, sexuales, políticas…. ¿Deberían las bibliotecas atender las solicitudes de estos grupos y, de ser así, de acuerdo con qué normas? ¿Puede una biblioteca pública prescindir de la necesidad de comprar libros, a pesar de su calidad incierta? ¿Qué normas -de compra y de comunicación- deben aplicarse a este tipo de material? 

Como dice el artículo de François Lapèlerie, cuando vean en una biblioteca la ficha que ponga «For sex, see librarian» (Para Sexo, ver al bibliotecario), no se equivoquen: Esta cita comúnmente aparecía en las fichas del catálogo de materias de muchas bibliotecas públicas americanas, no significaba que el lector pudiera tener sexo con el bibliotecario. Significaba que para ver los libros sobre Sexo, en lugar de estar de acceso abierto como todos los demás, había que consultar al bibliotecario. O mejor dicho el bibliotecario se reservaba el derecho de autorizar su consulta o préstamo.

La publicación del libro de “Sex” de la cantante Madonna en 1992, genero mucha controversia entre la sociedad norteamericana por las imágenes tan explícitas de la artista. “Mucho ruido y pocas nueces”, diríamos a este lado del Atlántico. ¿Cómo puede un libro así, causar tanto escándalo? Su publicación en Europa no causó ningún revuelo en la opinión pública (ni en la comunidad bibliotecaria), excepto por una cierta ironía acerca de su propia naturaleza comercial y su falta de carácter artístico, que se remitía simplemente a exponer, si todavía Madonna tenñia un lado oculto.

En el ámbito profesional en la portada la la revista American Libraries (AL) de la American Library Association (ALA) de diciembre de 1992, marcando un cierto tradicionalismo, mostraba un cajón de un fichero de biblioteca, abierto que mostraba bajo la referencia “FOR SEX, SEE LIBRARIAN”, el registro bibliográfico del libro de Madonna: Sexo, con, en superposición en el l título que decía: “Justificar mi compra: ¿El sexo de Madonna pertenece a la biblioteca?».

A pesar de que el libro se distribuyó incluso en supermercados, se envasaba cuidadosamente en una bolsa de plástico plateado, mencionando que su uso estaba reservado: sólo para adultos. ¿Lo compraron muchas bibliotecas francesas? El único catálogo de la unión nacional francesa, el Pancatalogue, no menciona ninguna ubicación. Por otra parte, el catalogo de OCLC muestraba un gran número de ubicaciones en bibliotecas, la mayoría en Estados Unidos y algunas en Europa. En Gran Bretaña en particular, instituciones prestigiosas adquirieron el libro de Madonna: Oxford University, Cambridge University, University of London, National Art Library Victoria and Albert Museum, y en Irlanda la National Collection of Art & Design.

Prueba de que un cierto liberalismo ya entonces había cambiado ciertas mentalidades. pero sólo algunas, eso no significan todas las mentalidades. De hecho, muchos bibliotecarios experimentaron serias dificultades cuando pusieron este libro en los estantes de sus bibliotecas. La censura es un problema importante que las bibliotecas estadounidenses han enfrentado y continúan enfrentando, especialmente desde la rápida evolución tecnológica… sin embargo, los dilemas de lo que es moral o no siguen a menudo presentes en el mundo de las bibliotecas.

“Lo moral” muy a menudo se ha visto propiciado por “minorías”, a menudo importantes, de todo tipo: religiosas, sexuales, políticas…. Entonces ¿Deberían las bibliotecas atender las solicitudes de estos grupos y, de ser así, de acuerdo con qué normas?

Las nuevas tecnologías de la información han producido documentos controvertidos, primero llegaron en vídeo y CD-ROMs, y más tarde fueron accesibles en línea. Las bibliotecas entonces tienen que tener en cuenta algunas cuestiones como: ¿qué normas -de compra y de comunicación- deben aplicarse a este tipo de material?

Hace unos años se editó el libro “For SEX EDUCATION, See Librarian: A Guide to Issues and Resources” (Greenwood Press, 1996). Una bibliografía de casi 600 libros recomendados para las bibliotecas escolares y públicas. En el libro Cornog y Perper, expertos preeminentes en materiales de sexualidad para bibliotecas, proporcionan directrices para la selección de materiales, la referencia, el procesamiento, el acceso, la programación y el tratamiento de los problemas de vandalismo y censura. La bibliografía, organizada en 5 temas y 48 subtemas, contiene una colección de libros recomendados y materiales no impresos sobre información sexual para niños y adultos, la mayoría publicados desde 1985. Las obras recomendadas representan una amplia variedad de puntos de vista, incluyendo liberal, conservador, laico y cristiano.

 

51adc7np13l._sx309_bo1204203200_

Cornog, Martha ; Perper, Timothy. For SEX EDUCATION, See Librarian: A Guide to Issues and Resources (Contemporary Writers) Greenwood Press, 1992

 

Pero también: ¿Puede una biblioteca pública prescindir de la necesidad de comprar libros, a pesar de su calidad incierta? Ciertamente no (y, además, como algunos bibliotecarios han añadido sinceramente, esta es una buena oportunidad para atraer a personas que nunca antes han estado en la biblioteca). El interés público es uno de los componentes esenciales de los criterios de selección de muchas, si no de la mayoría de las bibliotecas públicas. La demanda era evidente: en algunas bibliotecas, las listas de espera llegaron a varios centenares de lectores.