La biblioteca está muerta. ¡Larga vida a la biblioteca! El renacimiento de las bibliotecas en el siglo XXI.

 

4664578596_22934980c2_b

 

Cierres de bibliotecas, presupuestos reducidos, desinterés de los usuarios. Es algo que muchos de nosotros hemos experimentado o escuchado con demasiada frecuencia, especialmente a partir de la crisis económica. Pero muchas bibliotecas se están reinventando a sí mismas, reimaginándose, ofreciendo nuevos servicios y transformándose en entidades muy diferentes, mientras que también siguen desempeñando el papel que siempre han tenido: ayudar a las comunidades a conectarse con la información.

 

Las bibliotecas se están enfrentando a un cambios drásticos debido a la revolución digital. Mientras que muchas siguen ofreciendo libros como han hecho siempre, también se están convirtiendo en centros tecnológicos. Pero las bibliotecas pueden ser más. Al igual que los libros que hay dentro de ellas, una biblioteca puede contar muchas más historias, incluso algunas que parecen contradecirse entre sí o desconcertarnos.  El cambio y la gestión del cambio son factores centrales en los tiempos que vivimos, las tendencias siempre cambiantes en la educación significan que el desarrollo profesional continuo y el aprendizaje de por vida nunca han sido más importante; y de este modo en la era de Amazon necesitamos más que nunca espacios públicos donde reunirnos, donde aprender juntos, compartir experiencias y generar nuestra identidad como grupo. La forma en que las bibliotecas se presentan, colaboran y comercializan sus productos y servicios está cambiando. Aunque como siempre con el cambio viene la resistencia, incluso desde muchos sectores profesionales.

Pero ¿Qué es una biblioteca? ¿De que hablamos cunado hablamos de bibliotecas? ¿Realmente necesitamos bibliotecas? La tecnología ha acelerado la extinción de servicios y espacios que no respondían a las necesidades sociales de los nuevos tiempos. En los últimos años, la introducción del teléfono inteligente y de las aplicaciones ha sido testigo de las sugerencias realizadas; normalmente por medios mal informados, de que las bibliotecas físicas y el acceso a los libros impresos ya no son necesarios porque todo está en Internet. Sin embargo, frente a la biblioteca del pasado basada en un modelo transaccional, teniendo en cuenta aspectos como cuántos libros se prestaron y cuántas personas entraron físicamente a la biblioteca, en el que el conteo y las estadísticas de préstamos no mostraban el valor que las bibliotecas agregaban a sus comunidades; las bibliotecas del siglo XXI se están están reinventando para alinearse con las nuevas tecnologías y la sociedad teniendo en cuenta su lado relacional, valorando otras cuestiones como el espacio, los servicios y la experiencia del usuario en igual medida. De este modo pasamos de pensar en las bibliotecas como edificios que compilan y almacenan contenidos para facilitar el consumo de conocimientos, a edificios con espacios en los que tienen cabida casi todas las propuestas posibles. Eso significa habilitar espacios donde pueden tener lugar las interacciones sociales más significativas, es decir proporcionar más espacio dedicado a la comunicación entre las personas que a almacenar libros. Así en la nueva biblioteca la tecnología está ampliamente disponible y es asequible para permitir que cualquier persona construya cosas que resuelvan problemas del mundo real en sus vidas.

El informe Future Libraries, publicado en julio de 2015 por Arup2, afirma:

Las bibliotecas están experimentando un renacimiento, tanto en lo que respecta a la infraestructura social que proporcionan como a la diversificación del servicio y las experiencias que ofrecen. En los entornos corporativos están jugando un papel cada vez más importante en la provisión de espacios de trabajo colaborativos y diversos. En las comunidades, se están convirtiendo en centros de educación, salud, entretenimiento y trabajo. Las bibliotecas están animando a la gente a volver al espacio físico mediante la integración de, por ejemplo, cafeterías, Wi-Fi gratuito, makerspaces o guarderías” (p.5).

Así se está fomentando una continua readaptación de los espacios físicos de la biblioteca para acomodar a los diversos usuarios de la biblioteca y sus actividades para empoderar y permiten a nuestras comunidades dar sentido a la sobrecarga de información que es el Internet, y encontrar el significado y el sentido que necesitan, guiados por los bibliotecarios que actúan como mentores del aprendizaje y la investigación en colaboración y lo más importante, estos servicios y espacios de la biblioteca están diseñados de manera inclusiva, poniendo intencionalmente al usuario de la biblioteca en el centro de la biblioteca. Las bibliotecas llenan los vacíos creados por la explosión digital, la brecha social y la pérdida de los espacios de reunión de la comunidad. La biblioteca está muerta. Las bibliotecas de hoy en día son incubadoras de sus comunidades auténticos conectores entre personas, donde las ideas pueden sembrarse, crecer y ser compartidas, y donde la gente puede ir a compartir conocimientos y leer. De este modo las bibliotecas sirven a las comunidades más desfavorecidas y son fundamentales para proporcionar un acceso igualitario y equitativo independientemente del origen económico, social, étnico, de genero o condición sexual de las personas, siendo una institución clave para la inclusión social en las llamadas ciudades inteligentes. Las bibliotecas no están muriendo, siguen evolucionando.¡Larga vida a la biblioteca!

Referencias:

Alonso-Arévalo.La Biblioteca del Futuro: Bibliotecas en proceso de cambio.
Julio Alonso Arévalo. AAPID 2018 – X Foro de Especialistas en Información y Documentación de Andalucía. Sevilla. 17 y 18 de octubre de 2018 https://www.dropbox.com/s/fkjhxuoyesdhr0v/Bilbioteca%20del%20Futuro8.pptx?dl=0

Alonso-Arévalo, Julio ; Flórez Holguín, Richard. El espacio como estrategia en la biblioteca del siglo XXI. Desiderata, 2020, b, 13 pp. 72-81 https://gredos.usal.es/bitstream/handle/10366/140488/Julio.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Eskett, Paula. Libraries are dead, long live libraries? Core education, 2015. http://blog.core-ed.org/blog/2015/10/libraries-are-dead-long-live-libraries.html

Future Libraries: Workshops Summary and Emerging Insights [e-Book] . London, Arup University, 2015. http://publications.arup.com/~/media/Publications/Files/Publications/F/Future_Libraries_digital.ashx

Florencio, Melanie. The library of the future. TEDxCreativeCoast, 2014 https://www.youtube.com/watch?v=B13qfU-9Cf8&feature=youtu.be