Archivo de la etiqueta: Gestores de referencias

Los gestores de referencias en el trabajo de bibliotecario y documentalista

apple-educacion

Alonso-Arévalo, J. “Los gestores de referencias en el trabajo de bibliotecario y documentalista.” Desiderata vol. 2, n. 4 (2017). pp. 38-42.

Texto completo

Los gestores de referencias hoy por hoy son herramientas de un incalculable valor para apoyar las tareas de compilación, gestión y presentación de referencias bibliográficas en los trabajos de investigación. Con la llegada de Internet y el traslado por parte de los investigadores de sus tareas al entorno web, los principales sistemas de gestión de referencias han evolucionado como herramientas colaborativas, cuya función y valor va más allá de la inicial generación de bibliografías, para llegar a ser verdaderas redes sociales de investigadores que facilitan el descubrimiento y la visibilidad de la información y de los investigadores. Actualmente la mayoría de bibliotecas universitarias apoyan las tareas de sus alumnos, docentes e investigadores dotando a estos de competencias trasversales por medio de lo que se ha denominado “alfabetización informacional”, convirtiéndose esta tarea en una de las funciones esenciales de la biblioteca del siglo XXI. De esta manera, la mayoría de bibliotecas están proporcionando orientación teórica y práctica sobre escritura académica (Alonso-Arévalo et al. 2012), tarea que tienen como uno de sus principales ejes el trabajo con herramientas de gestión bibliográfica (Zotero, Mendeley, Refworks, EndNote, etc.). Si bien este servicio de alfabetización con gestores de referencias va más allá de ser solamente una enseñanza puramente instrumental de un software, ya que su uso implica enseñar a uno de los principios sustentadores de lo que hemos denominado ALFIN, el uso ético de la información otorgando el merecido reconocimiento a aquellos investigadores que han aportado ideas a nuestro trabajo mediante la cita bibliográfica (Lopes et al. 2016).

La cita aporta además un valor al autor que ha sido citado, ya que una parte muy importante de la medición de la calidad y la evaluación científica se realiza en función de las citas que una obra o autor recibió de otros autores. Por ello también es muy importante establecer un formato de cita personalizado (Pozo et al. 2016). Un gestor de referencias facilita considerablemente estas tareas, que son algunas de las que más tiempo y dolor de cabeza dan a los investigadores. Además, para muchos alumnos que acceden a la universidad desde el bachiller este es el primer contacto que tienen con el hecho de que cuando se utiliza una idea o se copia un párrafo de otro autor deben citar el documento fuente, tanto si se parafrasea o si se pone la cita literal entre comillas; y esta será una de las competencias que les será de utilidad para toda su vida académica y profesional. El software de gestión es una simple herramienta que muy probablemente cambiará o será sustituida por otra a lo largo del tiempo, pero lo que el alumno asimilará en este proceso de aprendizaje va más allá del hecho instrumental; es la conciencia de que se pueden utilizar pensamientos e ideas de otros para crear y desarrollar nuestro propio trabajo, pero que siempre debemos otorgarles el debido reconocimiento, y lo debemos de hacer de una manera normalizada a través de los diferentes sistemas de citación (APA, Vancouver, ISO, Chicago…. ).

Otro aspecto a tener en cuenta es que cuando estamos utilizando un software de gestión de referencia tienen un valor para otra de las tareas más importantes en el trabajo científico: Documentarse. Cada vez que se inicia una investigación hay que disponer de una bibliografía para determinar que vamos a leer, y que no, que aspectos vamos a tratar; es decir, establecer el estado de la cuestión, conocer qué se ha escrito sobre el tema, qué aspectos se han tratado y qué cuestiones quedan pendientes de resolver. Todo ello es mejor si disponemos de una base de datos personal que nos pueda proporcionar aquellos recursos que tenemos compilados sobre el tema a tratar.

Aunque quizás es menos conocido como un profesional de la información puede apoyar generar servicios con las herramientas de gestión de referencias (Alonso-Arévalo 2015). Desde el punto de vista profesional, los gestores de referencias son de gran interés para bibliotecarios y documentalistas por la facilidad que ofrecen para compilar datos de diferentes fuentes de información y distintos tipos de documentos, organizar la colección, personalizar formatos de salida y proporcionar servicios de información, tales como:

• Información bibliográfi ca
• Referencia en línea
• Difusión Selectiva de Información (DSI)
• Monográfi cos
• Biblioteca Digital

También por ser una herramienta válida para:

• La evaluación de recursos
• Apoyo a las actividades de formación en información (alfabetización
digital)
• Elaboración de estudios bibliométricos

Leer más

Gestores de referencias sociales: la información científica en el entorno 2.0

gestores

Por Julio Alonso-Arévalo. ThinkEpi 2009

PDF ThinkEPI

 

Nuevos modelos de gestión de la información científica

En los últimos años hemos asistido a una auténtica renovación de los modelos de gestión de la información científica, tanto a nivel personal como profesional; frente a los servicios tradicionales, con un sentido unidireccional donde cualquier usuario era simplemente un observador pasivo que acudía a la Red para consultar información, cada vez es más habitual que las personas quieran ser participes; ya no nos conformamos con mirar, consultar, si no que queremos opinar, escuchar y ser escuchados; fundamentalmente compartir, es decir, tomar una actitud pro-activa.

A este concepto no han sido ajenas las herramientas de gestión de la información personal, y su importancia cada vez es mayor, ya que si observamos cualquier recurso de información científica que se precie, dispone de mecanismos de redifusión tanto hacia redes sociales como a gestores de referencias. De ahí la importancia que tienen estas herramientas tanto para el investigador como para el profesional de la información.

Gestores de referencias

Durante muchos años, quienes trabajamos con este tipo de programas teníamos un abanico de posibilidades muy limitadas; por una parte, eran escasos los recursos de información que disponían de salidas directas a gestores de referencias, excepto algunas de las bases de datos de ámbito internacional. Por otro lado, el sector estaba prácticamente controlado por una multinacional –ISI Thompson– que tenía el monopolio con ProCite y Reference Manager, y que cuando aparecía un producto nuevo que podía ser competitivo, lo compraba y lo comercializaba, como hicieron con EndNote.

Prácticamente hasta que apareció RefWorks de ProQuest LLC, no dispusimos de una alternativa, ni siquiera de un gestor de referencias en castellano.

Los últimos años, con el acrecentamiento de las posibilidades de exportación desde los recursos de información más relevantes, hemos asistido a una auténtica explosión de herramientas de gestión de referencias bibliográficas.

Tal y como expresa Merlo-Vega (2009) en los 10 mandamientos de la Web 2.0, la herramienta natural para la investigación es la Web y, por lo tanto, es este medio el que utiliza el investigador del siglo XXI para documentarse; es decir, es el entorno donde va compilar la información que va a utilizar y citar en sus trabajos de investigación.

La solución que utilizan las diferentes herramientas para recoger estos metadatos responde a diferentes formas y a un mismo fondo, que es la utilización de un formato estándar muy básico y por ello muy versátil que es RIS (Research Information Systems). Las formas son variadas dado que se puede añadir información tanto desde el propio gestor, como desde el recurso original, desde fuentes rss o a través de números de identificación como DOI, Isbn, Pmid

La integración en la Web también es diferente, lo más habitual es hacerlo por medio de una clave y contraseña, como hace RefWorks o EndNoteweb, lo que tiene sus ventajas y sus inconvenientes; entre las ventajas está que no tenemos que instalar nada, no tenemos que llevarnos una copia y podemos consultar la base desde cualquier otro ordenador.

El mayor inconveniente es que si no tenemos conexión a internet, por la razón que sea, no podemos disponer de la base de datos. Una forma original de integración web es la planteada por Zotero, que es una extensión de Mozilla Firefox, lo que hace posible que tengamos la base de datos tanto en el mismo navegador como en un mirror en red que se sincroniza con la versión local, de manera que aunque trabajemos en diferentes ordenadores vamos a disponer de la información que modifiquemos por igual en uno u otro lugar.

Muy similar es la solución que plantea Mendeley, con sincronización entre el sistema local y el web; la ventaja que tiene este sistema es que es multiplataforma, pues funciona con Linux, Mac y Windows, y en cualquiera de los distintos navegadores (Mozilla, IExplorer, Opera); por otra parte, el sistema local es independiente -al estilo de los gestores clásicos-, pero con nuevas funcionalidades como disponer de un visor de PDFs propio en el que podemos añadir notas virtuales a modo de Post-it o subrayar contenidos con un nivel de interacción similar al que tendríamos con el documento en papel.

Una solución similar es el que plantea EndNote al tener una versión local de EndNote X2, compatible con una versión web EndNoteweb, el inconveniente es que EndNote X2 es un programa bajo licencia, y que la versión web es gratis, pero limitada a 10.000 registros por usuario.

La disponibilidad de ambas versiones es una cuestión que demandan los propios investigadores, quizás con una visión más perceptiva que funcional, ya que tener un sistema local les proporciona una sensación de tener un control mayor sobre el propio sistema.

Gestores de referencias sociales

Un paso adelante lo han supuesto los llamados gestores de referencias sociales, que unen a las funcionalidades tradicionales de un gestor de referencias las posibilidades de compartir esa información con otros colegas, en este caso referencias bibliográficas. Algunos investigadores habían empezado a utilizar sistemas de marcadores sociales como Delicious para recopilar los enlaces a las referencias que les interesaban para sus trabajos académicos, pero la orientación de esta herramienta, que es válida para compartir enlaces de favoritos, es limitada para el trabajo de documentación, pues no compila todos los metadatos.

Quienes primero concibieron la posibilidad de una herramienta similar pero orientada a compartir referencias bibliográficas fueron los miembros del Nature Publishing Group, creadores de la herramienta open source Connotea, que en diciembre de 2004 lanzan el proyecto. Posteriormente surgen otras aplicaciones como CiteULike de la Universidad de Manchester –actualmente bajo el patrocinio de la editorial Springer Verlag-; Bibsonomy de la universidad alemana de Kassel; e incluso la multinacional Elsevier se ha incorporado a este movimiento con 2collab.

La funcionalidad básica de estas herramientas es simple: cuando un investigador localiza en la Web un documento que le interesa, puede hacer clic en un botón que se instala en la barra de favoritos del navegador y agregar a su colección personal el documento que esta visualizando; posteriormente sólo se le pedirá que añada unas etiquetas que caractericen el contenido del mismo, y seleccione la opción de compartir la referencia con otros usuarios.

Las etiquetas que se introducen son términos del lenguaje natural que son significativas para él y, a su vez, para otros investigadores que trabajan en su mismo área de conocimiento.

Esta información queda almacenada en un servidor web donde el investigador puede acceder desde cualquier ordenador disponiendo de dos perfiles, una biblioteca personal y otra compartida a través de la que puede navegar para descubrir nuevos documentos de su interés.

Compartir referencias

La clave de estas herramientas reside precisamente en este aspecto: mientras en los gestores clásicos las referencias permanecen aisladas de las de otros investigadores en su ordenador personal, en los gestores de referencias sociales esta información se comparte colectivamente ya sea a través de listas de seguimiento o watchlist, como hace CiteULike, o bien por medio de un algoritmo de agrupación, como hace Connotea al presentarnos una nube de etiquetas próximas a las que hemos introducido nosotros y por las que podemos navegar y agregar a nuestra biblioteca personal nuevas referencias (related tags, y related users).

Las listas de seguimiento funcionan a modo de servicio de alerta, es decir, yo puedo ver lo que han compilado -y supuestamente están leyendo- otros investigadores que trabajan en asuntos muy próximos a los que yo trabajo, y de esta manera tener un servicio de alerta en mi perfil. A su vez, compartir bibliotecas con otros investigadores que trabajan en actividades cercanas favorece la cooperación y creación de redes profesionales.

Diferenciaría claramente estas últimas herramientas, que son auténticas redes sociales de información científica, con otros gestores como RefWorks, Zotero o EndNoteweb que, si bien ofrecen la posibilidad de compartir carpetas o crear grupos de cooperación, son redes cerradas frente a los gestores de referencias sociales que tienen una estructura más abierta al disponer de la posibilidad de poder visualizar cuáles son los artículos más populares, los que más veces han sido enlazado por otros investigadores en un campo (Popular Links de Connotea o CiteGeists de CiteUlike), pudiendo copiar esos registros a nuestra biblioteca personal o bien introducir comentarios o recomendar las referencias.

Los gestores de referencias sociales almacenan una gran cantidad de metadatos (CiteULike actualmente tiene más de 3 millones), que individualmente tienen importancia para cada investigador, pero que colectivamente suponen una solución interesante para el descubrimiento y evaluación de los contenidos científicos a gran escala a través de los llamados índices de popularidad. Así, si un articulo ha sido recopilado por 300 especialistas en su campo, necesariamente será un documento que cualquier investigador que trabaje sobre esa materia deberá conocer.

El hecho de basarse en un sistema como el de compilación individual le confiere un nivel de objetividad mayor que el utilizado por otro tipo de sistemas, tales como votaciones más dadas a la manipulación e incluso de citas utilizado en la tradición biblimétrica clásica, ya que cuando un investigador compila en su gestor personal, la referencia de un documento no lo hace con el afán de que ese documento cobre popularidad, sino porque le interesa para documentarse en su trabajo de investigación, es decir, se basa en un valor objetivo que es el uso del propio servicio.

Si no consideramos que ésta sea una medida de calidad, no cabe duda de que al menos sí lo es de popularidad, y ello tiene el valor de haber sido de interés de otros investigadores que se han interesado y hecho el esfuerzo de tenerla en su gestor personal con un fin concreto. Hay que decir en su favor que la mayoría de estos servicios -como Connotea-, son aplicaciones de código abierto, independientes, cuyo objetivo final no se asienta en intereses comerciales, sino simplemente en llegar al público en favor de la mediación social y el descubrimiento científico.

Etiquetado social

El etiquetado social es el ejemplo más popular de cómo el software social ha ayudado a superar los límites de los enfoques tradicionales de la categorización de contenidos. Incluso se puede decir que en un área especializada, las etiquetas tienen un valor más intrínseco que en un contexto general, donde el término aislado tiene diferentes acepciones porque su entorno le confiere un valor añadido, que es la especificidad de ese término en ese campo junto a otras etiquetas de su mismo contexto científico.

Hay otro elemento que a priori podría parecer paradójico, que es el hecho de que compartir etiquetas hace más fácil el descubrimiento científico entre campos interdisciplinares, ya que no son áreas estrictamente estancas. Incluso se puede afirmar que en el caso concreto de la literatura académica, las etiquetas pueden proporcionar listas extensas de palabras clave, a menudo más precisas y descriptivas que los sistemas tradicionales.

Es importante destacar que el etiquetado se hace inicialmente para el beneficio personal del usuario individual, y que los beneficios hacia la comunidad surgen como consecuencia de ese comportamiento natural que es compartir información.

Redifusión

Además cada vez son más frecuentes los servicios y fuentes de información que, de manera directa, posibilitan la redifusión de contenidos tanto en redes sociales como Facebook, Twitter, como en gestores de referencias sociales como los ya expuestos, fuentes de información donde podemos ver el logo de CiteUlike o Connotea como en ArXiv, en ScienceDirect, PubMed y un largo etcétera.

Estos mecanismos de difusión también es posible incorporarlos desde servicios como AddThis o Adtoany, que permite crear un botón para compartir contenidos desde los propios recursos.

Parece evidente que las redes sociales han entrado con gran fuerza y capacidad de convocatoria, buena prueba de ello es que, como señala este año Global Language Monitor, una organización que analiza las tendencias del lenguaje en internet y su impacto en diferentes ámbitos culturales, Twitter sea la palabra en inglés más usada en la Red durante 2009, o que una película amateur como Paranormal activity, de reducidísimo presupuesto, con actores amateurs y sin ningún tipo de marketing, se haya convertido en el fenómeno del año en Estados Unidos y es la prueba (cinematográfica) de cómo la Web 2.0 y las redes sociales pueden popularizar un producto hasta límites insospechados.

Ello hace plantearnos algunas reflexiones también en los ámbitos de gestión de la información científica, donde cada vez aparecen nuevos canales profesionales para compartir y redifundir contenidos como los que aquí hemos expuesto.

Referencias:
Alonso-Arévalo, Julio. “CiteULike o el descubrimiento de la información científica”. Comunidades de prácticas de la SEDIC, 2009. Disponible en:
http://eprints.rclis.org/17229/
Alonso-Arévalo, Julio. “Connotea Software libre para la gestión de referencias sociales”. Comunidades de prácticas de la SEDIC, 2009. Disponible en:
http://eprints.rclis.org/17232/
Alonso-Arévalo, Julio. “Mendeley El Last.fm de la investigación”. Comunidades de prácticas de la SEDIC, 2009. Disponible en:
http://eprints.rclis.org/17321/
Alonso-Arévalo, Julio. “Zotero: la máquina de vapor del Software libre para la gestión de referencias bibliográficas”. Comunidades de prácticas de la SEDIC, 2009. Disponible en:
http://eprints.rclis.org/17220/
Cordón-García, J. A.; Martín-Rodero, H.; Alonso-Arévalo, J. “Gestores de referencias de última generación: análisis comparativo de RefWorks, EndNote Web y Zotero”. El profesional de la información, 2009, v. 18, n. 4, pp. 445-454. Disponible en:
http://elprofesionaldelainformacion.metapress.com/media/fc22qntuxp0t9t3h9j5m/contributions/p/1/6/0/p160h011032853tg.pdf
Emamy, K. and Cameron, R. “Citeulike: a researcher’s social bookmarking service“. Ariadne, 2007, n. 51, pp. np. Disponible en:
http://www.ariadne.ac.uk/issue51/emamy-cameron/
Taraborelli, D. “Soft peer review? Social software and distributed scientific evaluation”. En: Proceedings of the 8th International Conference on the Design of Cooperative Systems (COOP 08), 2008. Disponible en:
http://www.academicproductivity.com/2007/soft-peer-review-social-software-and-distributed-scientific-evaluation/
Twitter es la palabra en inglés más usada en Internet en el 2009. MSN noticias.
http://noticias.latam.msn.com/co/ciencia_tecnologia/articulo_periodismo.aspx?cp-documentid=22761482

Julio Alonso-Arévalo

My MLA : la guía definitiva de citación en humanidades en tu dispositivo móvil

icon175x175

iTunes

My MLA es la guía definitiva y el compañero para estudiantes, investigadores y profesores que necesitan utilizar el estilo (6ª Ed.). MLA (Modern Language Association) estilo más comúnmente utilizado para escribir artículos y citar fuentes dentro de las humanidades. Este recurso, actualizado reflejar el Manual del MLA para Escritores de Documentos de Investigación (7ª ed.), Ofrece ejemplos para el formato general de los documentos de investigación MLA, citas en el texto, notas de pie de página y la página de Works Cited.

Extensión de Zotero para ordenar citas por Google Scholar

30315534141_30b5413795_b_d
Referencias ordenadas por citas

Nuevo plugin de Zotero que permiteordenarlas referencias de libros yartículos por número de veces que cada uno ha sido citado en Google Scholar.Este complemento obtiene automáticamente el número de citas de las fuentes de Google Scholar y permite ordenar tus fuentes por número de citas. Tambiénpermite la actualización por lotes, ya que estas pueden cambiar con el tiempo. Hasta ahora Zotero no tenía ningún campo especial para el número de citas,y estaseran ordenados por el “número de llamada” con este plugin lasreferencais quedan ordenadas por el número de citas recibidas enGoogle Scholar, además como estas pueden cambiar con el tiempo permite la actualización de las mismas

Gestores de Referencias Bibliográficas. Planeta Biblioteca 09/01/2014

 

Gestores de Referencias Bibliográficas. Planeta Biblioteca 09/01/2014

ESCUCHAR

Ir a descargar

En esta ocasión hemos dedicado a hablar de los Gestores de Referencias Bibliográficas, una herramienta que permite a cualquier estudiante o investigador compilar automáticamente información s obre un tema, organizarla y utilizarla para citar en los documentos de investigación en los diferentes estilos de cita. También hemos hablado de los gestores de referencias sociales, herramientas más orientadas al descubrimiento de información en la web, que además nos permiten poder compartir información y colaborar con otros investigadores. Algunos de estos programas son Zotero (Software libre), Mendeley (Freware), Ciitulike (Freware), EndNote (Bajo licencia) y RefWorks (Bajo licencia).

Os dejamos 2 tutoriales de ayuda

Tutorial ZOTERO

Tutorial Mendeley

Guía de redación de referencias bibliográficas

26483640443_4dff7a25af_o_d

Rational Bibliographic: guide de rédaction des références bibliographiques [e-Book] , Bibliothèque de l’EPFL, 2015.

Texto completo

El estilo de citación de referencias da forma en la bibliografía que se cita en un texto. Los cambios de un estilo a otro pueden ser significativas tanto en términos de formato (en cursiva o no, los nombres de los autores en mayúsculas o no, etc.) y en términos de orden y la presencia de los distintos elementos (URL, colección, etc.). No es necesario aprender las reglas de estilo específicas. El software de gestión de referencias puede aliviar de esta parte del trabajo. Por contra, debe asegurarse de que las referencias que inserte en su software estén completas y citadas correctamente.

Un software de gestión bibliográfica nos libera de la recopilación, organización y cita de las referencias. Este tipo de software permite incluso compartir referencias como parte de un trabajo en grupo. Entre los muchos programas disponibles en el mercado, se recomienda Zotero. Además de ser eficaz, es un software libre y de código abierto, lo que le da mayores garantías en cuanto a la sostenibilidad de los datos. Los usuarios de LaTeX también usan BibTeX.

Manual básico de EndNote: gestor de referencias bibliográficas

p-en7_l

Sanchis Otero, A. [e-Book] Manual básico de EndNote: gestor de referencias bibliográficas,(versión X) 2006

Texto completo

EndNote es una herramienta de búsqueda online que proporciona un método simple de búsqueda en bases de datos bibliográficos en la red con una incorporación directa de las referencias. El programa puede además importar ficheros de datos guardados desde diversos servicios online, CD-ROMs y bases de datos de bibliotecas. EndNote es una base de datos para referencias e imágenes cuya función principal es almacenar, gestionar y buscar referencias bibliográficas en una librería personal de referencias. Permite además organizar imágenes- incluyendo gráficos, tablas, figuras y ecuacionesasignando a cada imagen su propia leyenda y palabras clave. EndNote elabora bibliografías y manuscritos, dando formato a citas, figuras y tablas en Word por medio de Cite While You Write TM. Al ir introduciendo citas en el manuscrito, la lista de referencias, figuras y tablas se va actualizando. Las plantillas de Microsoft Word que incorpora son la guía perfecta para cumplimentar los manuscritos según los requerimientos de los editores. También es posible crear bibliografías empleando documentos RTF con otros procesadores de texto.

Ver también

Endnote: gestor de referencias bibliográficas : tutorial from Julio Alonso Arévalo

endnote-x7-gestor-de-referencias-bibliogrficas-tutorial-ejercicios-1-638