Archivo de la etiqueta: Gastos

¿Cómo se gastan el dinero las bibliotecas universitarias?

El gráfico de arriba, creado a partir de los datos de IPEDS recogidos en 2020, muestra el gasto de las bibliotecas académicas en cuatro categorías según el tipo de institución.

En las bibliotecas universitarias el mayor gasto son los sueldos, salarios y prestaciones. Costes de personal. Le siguen de cerca los gastos en materiales/servicios, con unos 40 céntimos de cada dólar en esta categoría. Las operaciones y el mantenimiento ocupan el 10% restante.

En primer lugar, elegir una carrera de bibliotecario universitario no es la forma ideal de maximizar el propio salario, pero puede ser una elección excelente si tu objetivo es optimizar la estabilidad. La razón por la que creo que esto podría ser cierto -y, por favor, decirme si me equivoco- es que quizá las bibliotecas académicas puedan evitar despidos en épocas de escasez presupuestaria recortando aproximadamente el 40% del gasto que se destina a materiales y servicios.

¿Es esto cierto? ¿Los responsables de las bibliotecas tienen que sopesar si los despidos o la sustitución de las personas de biblioteca que se jubilan se deben a recortes en el pago de bases de datos, revistas y colecciones? ¿Es posible conservar un puesto de trabajo o sustituir a alguien que se marcha transfiriendo el dinero de los materiales/servicios a los salarios?

Una pregunta que me hago al ver esta cifra es a dónde va el dinero dentro de estas grandes categorías. En cuanto a la dotación de personal, ¿qué proporción de sueldos y prestaciones se destina a los bibliotecarios profesionales (personal asalariado)? ¿Las categorías de personal de las bibliotecas universitarias se dividen en asalariados y empleados por horas, sindicalizados y no sindicalizados, bibliotecarios y personal no bibliotecario? ¿Y cómo se alinean los porcentajes de remuneración total con esas categorías?

En cuanto a la categoría de materiales/servicios, ¿qué se incluye en ella? ¿Cuánto gastan las bibliotecas universitarias en bases de datos frente a libros frente a revistas frente a todo lo demás que prestan las bibliotecas? ¿Y cómo están cambiando esas proporciones?

Por último, el gráfico anterior sólo muestra porcentajes. Pero, ¿y las cifras en dólares? ¿Qué porcentaje del presupuesto de una universidad suele destinarse a la biblioteca? ¿Cómo ha cambiado ese porcentaje a lo largo del tiempo?

Investigación en torno a un modelo sostenible de Acceso Abierto a través de los APC (gastos de procesamiento de artículo) para las instituciones de investigación de Estados Unidos

4x6ovfyp_400x400

Pay It Forward: Investigating a Sustainable Model of Open Access Article Processing Charges for Large North American Research Institutions. NYC: Fundación Andrew W. Mellon, 2016

Descargar

«Pay It Forward» es un proyecto financiado por la Fundación Andrew W. Mellon.que agrupa a las bibliotecas de investigación en Harvard, la Universidad Estatal de Ohio, la Universidad de la Columbia Británica, y los diez campus de la Universidad de California; la industria editorial. socios expertos en bibliometria de Thomson Reuters (Web of Science), Elsevier (Scopus), Asociación de Editores  y  expertos e investigadores en comunicación científica de varias instituciones en América del Norte y Europa 

El proyecto extrae varias conclusiones importantes para que sirvan de ayuda a la discusión de un modelo sostenible de gasto por procesamiento de artículos (APC) de revistas de acceso abierto financiado por la los propios organismos de edición científica  a gran escala.

En primer lugar, para las instituciones norteamericanas de investigación intensiva, los presupuestos de revistas suscritas por bibliotecas por sí solos, son poco probable que sea suficiente para financiar las actividades de publicación. Sin embargo, la diferencia en la financiación podría estar compuesta por otros actores, como los organismos que conceden, y que en muchos casos ya soportan los costos de publicación.

En segundo lugar, aunque las actitudes de los autor hacia la publicación de acceso abierto varían según las disciplinas, todos los autores presentan sensibilidad a los precios con respecto a los cargos de publicación. Esta sensibilidad al precio apropiadamente tiene el potencial para inducir la competencia en el mercado, limitando así los costes.

Y, por último, los modelos de financiación que puedan desarrollar según este modelo garantizarían que los autores puedan publicar libremente dónde elijan y no en función de otros intereses o circunstancias como ocurre en la lactualidad.

Una posibilidad sería la de proporcionar un presupuesto plano  a la biblioteca que cubriría aproximadamente los gastos de publicación de una revista de nivel de línea, y luego establecer fondos discrecionales de autor controlados por los autores, que se puedan utilizar para los costos de publicación por encima del nivel de subvención, que sirvan para esta cuestión o para cualquier otra actividad de investigación. De esta manera, la institución provee fondos para apoyar la actividad editorial de sus autores, junto con otras actividades de investigación, lo que requiere que los autores piensen estratégicamente acerca de dónde estarían mejor invertidos sus fondos discrecionales.

Los gastos de la biblioteca, los sueldos superan a la inflación

 

arl-statistics-2003-2014

Library Expenditures, Salaries Outstrip Inflation

Phil Davis ⋅
The Scholarly Kitchen

Mar  29, 2016

Ver completo

Durante años, los periodistas que se encargar de cubrir la información científica se han basado en una fórmula estándar que se ha convertido en un cliché. Es algo parecido a esto:

  1. Hay una crisis en la comunicación académica.Las bibliotecas ya no pueden comprar todo lo que sus lectores quieren. Se cita a SPARC
  2. La causa de la crisis es la codicia editor. Se citan los beneficios de Reed-Elsevier.
  3. Invocar al salvador: la publicación de acceso abierto, repositorios libres, publique, en revistas alternativas … etc.
  4. ¿Qué está impidiendo su resolución?  patrocinadores, editores que trabajan para su propio interés.
  5. Por último, apelar al activismo social: Tenemos que trabajar juntos. Nadie puede hacerlo solo.

 

Pero según el autor hay una contra-narrativa a esta historia de victimismo, pero no es invocada con frecuencia, y se ha hecho muy difícil adquirir las evidencias necesarias para apoyarla. Argumenta que es cierto que las bibliotecas han estado recibiendo un porcentaje cada vez menor de los gastos de sus instituciones. ARL sigue produciendo algunas estadísticas para el consumo público, la más popular de las cuales es el índice de inversión Biblioteca.  Library Investment Index. y el  US News & World Report’s college rankings, un índice compuesto basado en varias métricas de biblioteca: Gastos totales, los sueldos y salarios del personal profesional, Gastos de materiales de la biblioteca, gastos en personal de apoyo.

Como se puede ver en el gráfico, los gastos totales de las bibliotecas  de 115 instituciones miembros de ARL (línea verde) ha superado de forma continua la inflación general, medida por el IPC, pero ha sido más en consonancia con la estadística de HEPI. el índice de precios de la Educación Superior, un índice que se aproxima más el costo real de la educación superior, un aumento de alrededor del 31% desde 2003.El  el sueldo y salarios del personal profesional (línea morada), aumentó un 53% desde el año 2003 y ahora es un 24% superior a la inflación general de Estados Unidos. A diferencia de otros países, los bibliotecarios académicos en los Estados Unidos se benefician de la protección del empleo, ya sea mediante la política institucional o el estatuto académico.

Se podría argumentar que las bibliotecas están haciendo un muy buen trabajo que contiene los costos (línea verde) en una institución donde los otros costes se han disparado. También se puede argumentar que las bibliotecas de investigación están gastando una proporción creciente de su presupuesto en colecciones (línea de oro), donde la mayoría de los lectores quieren que sus presupuestos se gasten.

Los problemas que afectan a las bibliotecas y los profesores son los mismos problemas que afectan a muchas otras instituciones que dependen de profesionales altamente capacitados – cuestan mucho de reclutar, capacitar y retener -Y una vez dentro de la organización, nos gusta premiar a estos profesionales –

Ver completo

Datos y estadísticas de las bibliotecas universitarias americanas

Phan, Tai , Laura Hardesty, et al. [e-Book]  Academic Libraries: 2012. Washington, NCES, IES, Department of Education, 2014

Descargar

 

En febrero de 2014 acaba de aparecer el  informe Academic Libraries Survey (ALS) sobre las estadísticas de las bibliotecas universitarias estdounidenses del año 2012, que realiza el Departamento del Centro Nacional de Estadísticas de Educación de EE.UU (NCES). El informe ALS incluye instituciones de educación superior con datos sobre: horarios, gastos totales de la biblioteca, colecciones, personal, servicios, usuarios e instalaciones físicas.

Servicios

  • Las bibliotecas académicas prestaron unos 10,5 millones de documentos a otras bibliotecas y servicios comerciales.
  • La mayoría de las bibliotecas universitarias, 2417, estaban abiertas entre 60-99 horas a la semana, Otras 595 bibliotecas universitarias abrieron 100 o más horas a la semana y sólo 67 estaban abiertas menos de 40 horas por semana.
  • En el año 2012, las bibliotecas universitarias realizaron aproximadamente 28,9 millones de servicios de información a las personas.

Colecciones

  • Al final del año 2012, había 847 bibliotecas universitarias que procesaron menos de 10.000 libros, archivos retrospectivos de serie, y otros materiales impresos, incluyendo los documentos del gobierno. También bibliotecas universitarias que procesaron más de  1 millón o más documentos
  • En el año fiscal 2012, las bibliotecas universitarias añadieron 52,7 millones de libros electrónicos, lo que resulta en un total de  252.600.000 unidades de e-books

Gastos

  • Poco más de la mitad de las bibliotecas universitarias, tuvieron un gasto total de menos de  500,000 de dólares en el año fiscal 2012, mientras que 1.104 bibliotecas universitarias tuvieron un gasto total de  1,000,000 de dólares o más alto (derivado de la tabla 7).
  • Durante el año fiscal 2012, las bibliotecas universitarias gastaron alrededor de 3.4  mil millones de dólares en sueldos y salarios, lo que representa el 49 por ciento de los gastos totales de la biblioteca.
  • Las bibliotecas académicas gastaron un total de más de 28  mil millones de dólares en recursos de información
  • De esa cantidad, los gastos de las suscripciones actuales a revistas e electrónicas totalizaron alrededor de  1,4 mil millones de dólares.
  • Durante el año fiscal 2012, las bibliotecas universitarias gastaron aproximadamente  123,6 millones de dólares en los servicios bibliográficos, redes y consorcios.

Servicios Electrónicos

  • En el año fiscal 2012, aproximadamente el 77 por ciento de las bibliotecas académicas proporcionan servicio de referencia por correo electrónico o la Web.

Alfabetización Informacional

  • Casi tres cuartas partes de las bibliotecas universitarias (71 por ciento) informaron que en su institución impartieron programas de aprendizaje.
  • Durante el año 2012, alrededor del 55 por ciento de las bibliotecas universitarias informó que incorporaron la alfabetización informacional en los currículos de aprendizaje del estudiante.

Referencia Virtual

  • Durante el año 2012, cerca de tres cuartas partes (75 por ciento) de las bibliotecas universitarias informaron que disponían de servicios de referencia virtual.
  • Casi una cuarta parte (24 por ciento) de las bibliotecas universitarias informaron que utilizan el servicio de mensajes cortos o mensajes de texto.