Archivo de la etiqueta: Circulación

La Biblioteca Butler de la Universidad de Columbia crea un servicio de préstamo de libros de texto para estudiantes de bajos ingresos

fzwzdajh6bdt3ij6rs756x4nge

 

Desde hace años, los estudiantes de Columbia University han reivindicado repetidamente que los altos costos de sus libros de texto, un requisito imprescindible para la mayoría de los cursos, como una barrera en sus vidas académicas diarias.

Este semestre, Butler Library creó un servicio de circulación exclusiva de libros de texto para estudiantes de bajos ingresos de primera generación para aligerar la carga económica que provoca entre los estudiantes menos pudientes. Este esfuerzo, liderado por Columbia First-Generation Low-Income Partnership [FLIP], viene después de seis años de esfuerzos de la organización de estudiantes para crear una colección de libros de texto para estudiantes de FLI.

FLIP fundó el proyecto de préstamo de libros en 2014. La colección del grupo de defensa estudiantil, que consistía completamente en donaciones estudiantiles, se alojó por primera vez en un armario de la residencia, antes de pasar a los estantes del cuarto piso de Butler en la primavera de 2015 y expandirse al Centro de Enseñanza y Aprendizaje de Milstein.  en  otoño de 2018.  Durante el verano de 2019, el personal de Butler trasladó su colección a una nueva área del cuarto piso para permitir un crecimiento futuro más allá de la capacidad de los 1.000 libros puestos en circulación anteriormente.

Durante el semestre de primavera de 2019, FLIP y las Bibliotecas de la Universidad de Columbia se embarcaron en una asociación oficial, para poner en marcha el servicio de préstamo a través de la biblioteca este semestre.

¿Las bibliotecas universitarias están siendo subutilizadas?

 

libri-1

Cohen, Dan. The Books of College Libraries Are Turning Into Wallpaper. The Atlantic, 2019

Texto completo

 

La narrativa que rodea a las bibliotecas en 2019 es en gran medida positiva. El uso de bibliotecas públicas entre los millennials, y los beneficios de las bibliotecas como espacios públicos han sido reconocidos por una gran cantidad de escritores y pensadores. Todo lo cual es una gran noticia para quienes apreciamos la existencia y el potencial de una buena biblioteca.

Pero en un nuevo artículo para The Atlantic , Dan Cohen, el vicerrector de Northeastern University, señala una importante excepción a esta tendencia positiva: las bibliotecas universitarias. “Las bibliotecas universitarias de todo el país, y de todo el mundo, están asistiendo a una disminución importante en el uso de los libros”, escribe Cohen.

Las estadísticas de circulación de la biblioteca de Yale supuso un hecho inquietante: había habido una disminución del 64 por ciento en el número de libros que sacaron los estudiantes de Bass Library durante la última década. Yale no es un caso aislado. La Universidad de Virginia, una de nuestras grandes universidades públicas y una institución que comparte abiertamente estadísticas detalladas de circulación de sus bibliotecas de los 20 años anteriores, es un buen caso de estudio. Los estudiantes universitarios de la UVA sacaron 238,000 libros durante el año escolar hace una década; el año pasado, ese número se había reducido a solo 60,000 . En general, en toda su red de bibliotecas, UVA circularon 525,000 libros durante el año escolar 2007–08, pero el año pasado solo hubo 188,000 préstamos, casi se sacaron 1,000 libros menos al día.

El declive en el uso de libros impresos en las universidades se relaciona con el tipo de libros que leemos con fines académicos en lugar de por puro placer, el aumento de libros electrónicos y artículos digitales, y el entorno cambiante de la investigación. Y va en contra de la experiencia de las bibliotecas públicas y las librerías, dónde el formato impreso sigue prosperando.

Cohen señala que estos cambios se deben en parte a un aumento de la investigación disponible en línea, así como al aumento de la popularidad en los espacios comunitarios en las bibliotecas universitarias. La evolución de cualquier tipo de instalación a menudo es causa de un análisis de la importancia que se concede al espacio; determinar lo que es importante para las bibliotecas universitarias en 2019, y cómo las bibliotecas de investigación difieren de las bibliotecas públicas, es una discusión que vale la pena tener en cuenta.

Al mismo tiempo que los libros permanecen cada vez más inactivos, los espacios de las bibliotecas siguen siendo más vibrantes (la Biblioteca Snell en Northeastern ahora recibe más de 2 millones de visitas al año) como zonas para un estudio más centrado en la colaboración dinámica, y como sitios de una gama cada vez más amplia de actividades y formas de creación y expresión de conocimiento, que incluyen, también mucho cosas más allá de la palabra impresa.

 

 

Los préstamos de libros en la Universidad de Texas cayeron un 60% durante los últimos 20 años

screen-shot-2017-11-13-at-2-12-24-pm

 

Los préstamos de libros de las bibliotecas en la Universidad de Texas se redujeron en un 59% desde 1997, coincidiendo con los primeros años de Internet. En 1997, la circulación total de libros en las bibliotecas de la Universidad de Texas fue de 1.739.720. En el año académico 2016-2017, la circulación se redujo en alrededor de un millón de ejemplares, a poco más de 700.000 préstamos.

Travis Willmann, oficial de comunicaciones de las Bibliotecas de UT, dijo que la disminución en el préstamo de libros es el resultado de un cambio tecnológico provocado por Internet. Según Willmann. “Esto sucede siempre cuando se cambia de un medio a otro. A la gente le lleva algún tiempo adaptarse, pero la tecnología nos ayuda a ser más eficientes. Cuando se creó la imprenta, la gente ya no leía pergamino, cuando nació la máquina de escribir, la gente podía, en lugar de escribir a mano o usar la imprenta, crear sus propios recursos escritos. Así que las cosas cambian con el tiempo y creo que esto produce siempre una mejora”.

Krystal Wyatt-Baxter, jefa de evaluación de las bibliotecas de UT, dijo que cree que las bibliotecas de UT luchan con el tema de los préstamos más que con las bibliotecas públicas, porque la gente tiende a acudir a ellas por diferentes razones. “Mucha gente va a su biblioteca pública para leer por placer, pero esta es una actividad diferente a la de investigar”, dijo Wyatt-Baxter.

Preguntada a la alumna inglesa Hailey Kriska usuaria de la biblioteca dijo que sólo ha sacado dos libros de la Biblioteca Pública Perry-Castañeda desde su primer año, porque dice que no tiene tiempo para la lectura de placer, y que antes leía más literatura de ficción. Kriska dijo que cree que se están sacando menos libros de la biblioteca debido a la tecnología, como los audiolibros y los libros electrónicos, pero que prefiere los libros impresos “Me gusta la sensación de acurrucarme con un libro. y me encantaría tener más tiempo para leer por placer como cuando era más joven”  dijo Kriska.