Archivo de la etiqueta: Transporte

Uber, Cabify… repensar la movilidad en función de la demanda

 

captura-34

 

Rethinking on-demand mobility. Turning roadblocks into opportunities’. Arthur D. Little, 2020

Texto completo

 

Habilitadas por la conectividad ubicua, los teléfonos inteligentes cada vez más potentes y las aplicaciones alojadas en la nube, las plataformas privadas de “a la carta” – llamadas empresas de redes de transporte (TNC) en los Estados Unidos – han cambiado el paisaje de la movilidad urbana para siempre. En el espacio de una década, empresas como Uber, Lyft y DiDi se han convertido en marcas reconocidas mundialmente y en negocios multimillonarios. Empezaron dirigiéndose a los consumidores jóvenes, acomodados y conocedores de la tecnología digital pero, con el tiempo, lograron atraer a la población en general ofreciendo soluciones de movilidad flexibles, rápidas y de puerta a puerta que también eran más seguras y, en su mayoría, más baratas. No todo son buenas noticias, por supuesto. Las más de poco dignas condiciones de trabajo de sus conductores han creado controversia, y su modelo de negocio aún tiene que demostrar su sostenibilidad financiera.

Su llegada también ha desencadenado un cambio hacia el transporte individual compartido, lo que los ha puesto en un curso de colisión con todo el ecosistema de movilidad individual y pública. Están amenazando el futuro de las soluciones de movilidad tradicionales (automóviles individuales y transporte público) y provocando importantes trastornos en el mercado del sector de los taxis convencionales en muchos países del mundo. Tienen el potencial de proporcionar un servicio complementario eficiente y conveniente a las soluciones de movilidad existentes en las zonas urbanas; sin embargo, si no se regulan adecuadamente, también pueden provocar un aumento de la congestión que repercuta en el rendimiento general de los sistemas de movilidad.

El sector de la movilidad a demanda se ha transformado en los últimos años. La primera generación de servicios de movilidad a demanda -taxis convencionales, seguidos de vehículos privados de alquiler- utilizó un modelo empresarial que se basaba en la gestión tanto de los activos físicos como de las aptitudes humanas para la conducción.

 

 

MobilityISDIgital: radiografía sobre los hábitos de transporte en ciudades como Madrid y Barcelona.

mobility

MobilityISDIgital 2018 El informe muestra una radiografía sobre los hábitos de transporte en ciudades como Madrid y Barcelona.

Texto completo

El informe realiza un retrato del uso de todos los tipos de transporte basado en las dos grandes urbes españolas, Madrid y Barcelona, para entender cómo a través de nuestra elección de transporte lo que compramos es tiempo y por ello le pedimos puntualidad, libertad, frecuencia, rapidez… cualidades que se enredan en las manecillas o los dígitos del reloj en nuestro afán de arañar alguna actividad más a cada jornada.

Rodeado por la polémica, causante de algunas de las más sonadas protestas frente a la
economía establecida y, sin embargo, en creciente adopción por parte de los ciudadanos:
así vive el segmento de los nuevos servicios digitales de movilidad urbana (como coches de alquiler con conductor –conocidos como VTCs- , taxis, plataformas de contratación digital, carsharing, alquiler de bicicletas, etc.). Y lo cierto es que se ha instalado y crece sin parar, inmerso ya en la cotidianeidad de nuestro transporte y utilizado por el 35% de la población. A este sector tan clave en el desarrollo de las ciudades del futuro y las iniciativas de smart cities, hemos acercado nuestro último estudio, MobilityISDIgital, para entender las claves que nos llevan a elegir nuestra forma de movernos.

La media de tiempo que dedicamos a ir diariamente al trabajo es de 36 minutos. ¿Cómo nos movemos? El 80% de los usuarios: en metro, coche particular y autobús, preferentemente.

En Madrid, un 29% de los ciudadanos elige el coche con frecuencia diaria; le sigue el metro, con un porcentaje del 24%. En el caso de Barcelona, el metro, utilizado por la cuarta parte de los ciudadanos como su herramienta de movilidad diaria, ocupa la primera posición. Le sigue el autobús, preferido por el 17%, y el coche queda en tercer lugar con un 13% de usuarios diarios.

Los VTCs son utilizados por el 33% de los madrileños y el 17% de los barceloneses. La tendencia entre sus usuarios es de aumentar la frecuencia de los viajes.

¿Por qué elegimos un transporte frente a otro? Las cualidades que más valoramos a la
hora de decantarnos por un medio u otro son: la puntualidad, seguida de la libertad de
movimientos que permite, la frecuencia y la rapidez, por este orden.

El coche propio tiene un uso mayoritario familiar y está más extendido en Madrid (el 74% de los madrileños lo posee) que en Barcelona (59%).

El perfil del usuario digital es el de heavy user de la movilidad: consumidores que usan más transportes que la media y son también mayores adeptos a las opciones más ecológicas, como la bici.

Los usuarios digitales triplican la frecuencia de uso de transportes de los no digitalizados. El negocio digital representa ya un 22% del mercado del taxi, el 12% de la bici, el 7% del coche y el 9% de la moto.

Por otro lado, el 73% de los usuarios no digitales nunca utilizan la bici como medio de
transporte y un 42% jamás coge un taxi.

 

Ride & Read: programa que proporciona acceso a libros gratuitos en el transporte público

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Según información recogida de Michael Kozlowsk a través del blog Goodereader, VIA Metropolitan Transit, la empresa de transporte urbano de Bexar en colaboración con la Biblioteca del Condado de Bexar ha desarrollado un programa que ha denominado “Ride & Lee”, literalmente viaja y lee, que presta libros electrónicos gratuitamente. Se trata de un proyecto piloto para fomentar la utilización de la red de conexión inalámbrica a Internet que se instaló en el sistema de transporte del año pasado que permite descargar 37.000 audiolibros y libros electrónicos.

La iniciativa Ride & Lee es gratis para los residentes de San Antonio, previamente el lector debe inscribirse en uno de los seis quioscos disponibles para ello a lo largo de toda la ciudad. Los interesados debe que teclear su nombre y dirección, sin tener que acreditar más documentación. A continuación, recibirán una tarjeta de la biblioteca digital y podrán acceder a contenido digital en todos los dispositivos, tanto si van en el autobús o están en casa. Se trata de un programa para fomentar la lectura digital en el transporte público.