¿Las bibliotecas publicas perjudican a editores y librerías?

 

libraries

 

Canadian Libraries Respond to ‘Globe and Mail’ Essay Attacking Public Libraries. by John Best. The Bay Observer. August 2, 2020

Ver completo

 

Mary Chevreau, presidenta del Consejo de Bibliotecas Urbanas de Canadá responde a un artículo de opinión de Kenneth Whyte, editor de la editorial independiente Sutherland House Books, con sede en Toronto, y antiguo editor fundador del National Post, achacó los problemas de las librerías y editoriales independientes de Canadá a la labor de las bibliotecas públicas

 

 

En su artículo de opinión del 25 de julio, “Overdue: Throwing the Book at Libraries“, Kenneth Whyte cita estadísticas, estudios y otras fuentes para demostrar que las bibliotecas están perjudicando a los editores y libreros. Si bien no se discute el hecho de que muchas editoriales y librerías tienen problemas, su retórica demuestra un enorme desprecio por los servicios públicos y un argumento a favor de la privatización. Por lo demás, es difícil entender por qué las bibliotecas públicas tienen la culpa cuando las librerías y las bibliotecas han coexistido armoniosamente y se han apoyado mutuamente durante décadas.

Entonces, ¿qué ha cambiado? Si bien hay muchos cambios que apuntan a transformaciones en el mercado, como algunas investigaciones que identifican una disminución en la lectura de ocio, junto con cada vez menos espacio para revisiones literarias en los principales medios de comunicación, estos son menores en comparación con los dos desarrollos principales que han alterado drásticamente el libro y el panorama de la lectura, y no tienen nada que ver con las bibliotecas públicas. Primero está el crecimiento explosivo en popularidad de los libros electrónicos y audiolibros digitales. En segundo lugar, está el creciente dominio de Amazon en el mercado minorista y editorial del libro.

Las librerías, grandes y pequeñas, han sido devastadas por estos dos fenómenos. Las librerías independientes generalmente no venden libros electrónicos, por lo que no se benefician de esta fuente de ingresos. Y las ventas en línea de libros físicos de Amazon ofrecen no solo comodidades y una gran selección de títulos, sino también grandes descuentos. Para 2018, Amazon representaba el 42% de las ventas de libros en los Estados Unidos.

Es cierto que las ventas de libros electrónicos de editoriales tradicionales han disminuido desde aproximadamente 2016. Sin embargo, las ventas de autores autoeditados y editores independientes continúan aumentando, en gran parte debido al sistema de autopublicacion  “Kindle Direct Publishing” de Amazon. Se estima que, incluidas las independientes, sus ingresos en las ventas de libros electrónicos es cercana al 40%, y las editoriales tradicionales representan menos de la mitad.

Amazon es ahora el mayor competidor de los editores. No solo es el minorista de libros más grande del mundo, sino también un editor de sus propios libros electrónicos y libros físicos bajo una amplia variedad de modelos. Estos títulos dominan las listas de libros electrónicos más vendidos de Amazon como, como era de esperar, las preferencias de Amazon favorecen las ventas de su propio contenido exclusivo. Los principales autores están comenzando a cambiarse a Amazon debido al margen  de beneficios que ofrece y su enorme alcance en el mercado, los últimos suman sido Dean Koontz, Patricia Cornwell y Mindy Kaling, por nombrar algunos.

Los editores están en un aprieto. Por un lado, dependen de Amazon para vender sus productos. Pero, por otro lado, Amazon controla el mercado, socavando constantemente los precios y controlando la promoción en beneficio de sus propias marcas. Como dijo el agente literario Rick Pascocello: “No están jugando con el sistema, son dueños del sistema”.

Mientras tanto, entre las muchas declaraciones desconcertantes en su columna, Kenneth Whyte sugiere que los editores están “comenzando a luchar” contra las bibliotecas, cuando en realidad las grandes multinacionales (Penguin Random House, Simon & Schuster, Hachette, Harper Collins y Macmillan) ) han estado luchando contra el préstamo de los libros electrónicos desde siempre. No fue hasta 2014 cuando todas estas multinacionales comenzaron a otorgar a las bibliotecas licencias de acceso a su contenido de libros electrónicos. Y las bibliotecas de hoy pagan una prima por el acceso digital, a menudo cuatro o cinco veces más de lo que pagan los consumidores por copia, así como otras restricciones, como las licencias con límite de tiempo y de número de préstamos por libro.

Durante muchos años, las bibliotecas de EE. UU. y Canadá han intentado atraer a los editores del Big Five a la mesa de negociación para discutir modelos de precios y licencias más razonables, sin éxito. Las bibliotecas quieren y necesitan una industria editorial vibrante. Los bibliotecarios quieren precios justos que sean sostenibles para las bibliotecas, permitan a los editores obtener ganancias y ayuden a los autores a prosperar.

Contrariamente a lo que afirma Whyte, las bibliotecas públicas son buenas para las librerías, las publicaciones y los autores. Las bibliotecas públicas compran y promueven una diversidad de material de una amplia gama de fuentes, incluidos libros de autores locales publicados por editoriales independientes.

Hay investigación que demuestran que los usuarios de las bibliotecas también son los que más libros compran en relación con los que no las utilizan. Booknet Canada investigó la intersección del uso de la biblioteca y la compra de libros y descubrió que los canadienses que compran y toman prestados libros de la biblioteca compran más libros de promedio por mes que los compradores que no usan la biblioteca en absoluto. Al exponer a las personas a ideas y contenido que de otro modo no pensarían comprar, las bibliotecas ayudan a las personas a leer más. Las bibliotecas no están quitando cuota de mercado de las librerías, estamos ampliando el mercado para todos.

Whyte también continúa haciendo una afirmación bastante sorprendente de que” el secreto oculto de las bibliotecas públicas es que su catálogo no es ni educación, ni edificación. Es entretenimiento”. Además, sugiere que es un entretenimiento para las clases media y alta, que seguramente pueden permitirse comprar sus propios libros.

Esto implica que “la subclase ignorante”, como los llama Whyte, no merece o no debería tener acceso a material recreativo. Ese tipo de sabiduría se remonta al siglo XIX, cuando los líderes cívicos se convirtieron en los precursores de las bibliotecas públicas para sus trabajadores con la esperanza de que los documentos edificantes y los libros educativos redujeran el crimen y mantuvieran a la gente fuera de bares y burdeles, ¡pero no hay novelas! También sugiere que la clase media tiene un amplio ingreso disponible y no debería usar la biblioteca en absoluto, a pesar de que ellos y todos los contribuyentes la están pagando.

Esto es preocupante. Las bibliotecas públicas son una institución democrática que es crítica en una sociedad civil. Cada vez más, desempeñan un papel crucial en el empoderamiento de los ciudadanos para prosperar en el mundo cambiante de hoy al proporcionar las herramientas esenciales, la conectividad y la información en todas sus formas. Y lo más importante, las bibliotecas se comprometen a proporcionar un acceso equitativo a la más amplia gama de conocimientos, experiencias e ideas humanas. Eso incluye a John Grisham y a Jesmyn Ward.

 

Mary Chevreau, presidenta del Consejo de Bibliotecas Urbanas de Canadá / Conseil des Bibliothèques Urbaines du Canada y directora ejecutiva de la Biblioteca Pública de Kitchener