Patrones y prácticas en la adquisición de libros impresos y electrónicos en las bibliotecas universitarias

 

cleveland-public-library-now-offers-hot-spotse5d27c78fcc661ab9afdff0000724a5f

Daniel, Katherine, et al. “Library Acquisition Patterns“. Ithaka S+R. Ithaka S+R. 29 January 2019. Web. 29 January 2019. https://doi.org/10.18665/sr.310937

Texto completo

El estudio “Library Acquisition Patterns (LAP)” se llevó a cabo con el apoyo de la Fundación Andrew W. Mellon con el objetivo de examinar las tendencias en la compra de libros en las bibliotecas universitarias de los Estados Unidos. El proyecto utiliza los datos suministrados por las bibliotecas que registran sus adquisiciones en el sistema integrado de bibliotecas de Ex Libris, Alma, o en los WorldShare Management Services (WMS) de OCLC.

 

La muestra de artículos de adquisición se limita a libros impresos y electrónicos adquiridos título a título, dentro de un rango de precios específico. Esto contrasta con los materiales de información adquiridos mediante suscripción y/o agrupados dentro de un paquete, que también son modelos de adquisición importantes para adquirir contenido de libros en muchas bibliotecas universitarias.

Los resultados de este informe constan de dos áreas distintas:

1) Análisis de las adquisiciones de libros en la biblioteca dentro de la muestra especificada para el año fiscal 2017 en 124 instituciones académicas de EE.UU.,

2) Análisis de las tendencias de adquisición de libros impresos y electrónicos dentro de la muestra especificada, la presencia de la edición académica en estas bibliotecas y los principales proveedores de libros en 51 universidades de EE.UU. entre los años fiscales 2014 a 2017. Aunque estas muestras no son representativas, ofrecen una visión amplia de los patrones y prácticas de adquisición de las bibliotecas universitarias de Estados Unidos.

Las principales conclusiones del análisis de las adquisiciones de 2017 son las siguientes:

  • De promedio, las bibliotecas en este estudio gastaron 3.61 millones de dólares en 2017 y adquirieron 4.750 libros impresos y 345 libros electrónicos, seleccionados título a título.
  • Los gastos en recursos electrónicos representaron las tres cuartas partes de los gastos totales invertidos en materiales, aunque sólo una quinta parte se destina a gastos en materiales monográficos.
  • Las publicaciones en serie y otros recursos continuos, que entran dentro de los gastos en recursos continuos, representan más del 60% de los gastos totales en materiales; los libros constituyen el 24,5% de los gastos en materiales.
  • Las bibliotecas gastaron el 42,6 % de sus presupuestos en libros impresos en títulos de Humanidades, y el 49% de los libros adquiridos por las bibliotecas eran las Humanidades.
  • Los títulos de ciencias sociales representaron el 32% de los gastos totales en libros electrónicos y del número de libros electrónicos adquiridos, lo que convierte a este campo en el más importante en la adquisición de libros electrónicos.
  • Las editoriales universitarias representaron el 23,6 %  del mercado de libros impresos y el 18,5 % del mercado de libros electrónicos. Oxford y Cambridge constituyeron,- como era de esperar-, la mayor parte del mercado de la edición universitaria.
  • GOBI Library Solutions es el proveedor dominante de libros impresos y electrónicos. Amazon es el segundo mayor vendedor de libros impresos a bibliotecas universitarias, pero con un amplio margen de diferencia, y no tiene una presencia significativa en el mercado de libros electrónicos.
  • La mayoría de las adquisiciones de libros de edición universitaria se realizan a través de GOBI y Amazon.

 

Las principales conclusiones para el análisis de tendencias en adquisición entre 2014 y 2017 son las siguientes

  • Los gastos en material de la biblioteca aumentaron en términos reales, con más del 70% de los gastos destinados a los recursos seriados y entre el 16 y el 21% a los recursos monográficos.
  • Los gastos realizados para libros impresos obtenidos título a título, disminuyeron año tras año, mientras que los gastos en libros electrónicos duplicados experimentaron un aumento neto; sin embargo, los gastos en libros electrónicos no aumentaron lo suficiente como para compensar la caída en el gasto en libros impresos.
  • El coste medio de un libro electrónico aumentó un 35% entre 2014 y 2017, mientras que el coste de los libros impresos se mantuvo estable.
  • Los gastos en libros impresos en cada campo disciplinario disminuyeron a nivel general, con una menor caída en Humanidades y una mayor en los en los libros de Ciencias (STEM)
  • Las Ciencias Sociales representaron los mayores gastos de entre todas las disciplinas en libros electrónicos, aumentando el gasto en libros electrónicos en Ciencias Sociales y las Humanidades a nivel general.
  • Todos los tipos de instituciones que otorgan títulos de grado experimentaron una disminución en sus gastos promedio en libros impresos, pero aumentó su gasto en libros electrónicos. Sólo las instituciones que otorgan títulos de maestría vieron una disminución en los gastos de libros electrónicos.
  • Los gastos no recurrentes en libros impresos de edición universitaria se redujeron en un 17,7% entre 2014 y 2017. Sin embargo, la proporción de títulos de edición institucional que se adquirieron en comparación con los títulos de edición comerciales se ha mantenido relativamente estables, ya que los primeros representan aproximadamente el 20 % de los gastos en libros impresos.
  • Si bien los gastos en libros electrónicos de edición universitaria experimentaron grandes fluctuaciones de un año a otro, en realidad no hubo un cambio neto en los gastos.
  • GOBI y Amazon fueron los principales proveedores de libros impresos, pero las bibliotecas adquirieron libros impresos de una amplia variedad de proveedores especializados para satisfacer las necesidades de sus colecciones. GOBI fue el principal proveedor de libros electrónicos.