Una adolescente de L.A. comparte su pasión por la lectura a través de una organización que colecciona y distribuye 22.000 libros a estudiantes necesitados

Alana Weisberg en su garaje lleno de libros. Weisberg ha reunido más de 22.000 libros para donar a escuelas para repartir a los estudiantes que no tienen acceso a la biblioteca durante la pandemia. (Foto cortesía de Jillion Weisberg)

L.A. teen shares passion for reading through organization that collects, distributes books to needy students: Bookworm Global has handed out more than 22,000 books since the coronavirus pandemic hit. DN. enero 2021

Bookworm Global

Leer siempre ha sido uno de los pasatiempos favoritos de Alana Weisberg. Así que cuando la pandemia del coronavirus obligó a cerrar las escuelas y casi todas las actividades y de repente tuvo mucho más tiempo libre en sus manos, se encontró comprando frecuentemente libros en línea para alimentar su insaciable apetito por la lectura. Eso la hizo pensar en los niños sin acceso a materiales de lectura porque las bibliotecas estaban cerradas, dijo la estudiante de segundo año de 16 años de Los Ángeles.

Inspirada por el trabajo de otra organización caritativa a la que pertenece, que había estado distribuyendo libros a niños en hogares de acogida, Weisberg pensó en ampliar el esfuerzo a otros estudiantes que se beneficiarían del acceso a los libros durante la pandemia. Así nació Bookworm Global, una organización filantrópica que Weisberg inició y que ha recolectado y distribuido más de 22.000 libros nuevos o seminuevos a niños desde la primavera.

Lo que comenzó como un modesto esfuerzo para recolectar y distribuir libros a las organizaciones locales se ha ampliado para incluir la capacitación de miles de niñas y niños otros jóvenes “embajadores” para llevar a cabo campañas de recolección de libros en sus propias comunidades, incluso en el área de la bahía y fuera del estado. Los libros que se recolectan suelen ser recogidos por Weisberg y su madre. Luego hacen arreglos para llevar los libros a las escuelas u otras organizaciones sin fines de lucro en el área que puedan entregarlos a los estudiantes. Bookworm Global también ha donado libros a un orfanato en México.

El objetivo de Bookworm Global es promover la alfabetización. Esa es un área de especial preocupación en Los Ángeles, donde hay una gran población de jóvenes sin hogar, estudiantes de inglés y otros estudiantes que están luchando por leer a nivel de grado. Poner los libros en manos de los estudiantes es fundamental para que los niños puedan alejarse momentáneamente de las duras realidades de sus condiciones de vida en COVID-19 y viajar a nuevos mundos a través de la lectura.