Verdaderamente el último refugio seguro: las bibliotecas sirven a las comunidades vulnerables durante la pandemia

 

Books on shelves in library

Courtney Vinopal Leave a comment Share ‘Truly the last safe haven’: Libraries serve vulnerable communities during the pandemic  Arts Apr 28, 2020 7:30 PM EDT

Texto completo

 

“Sabemos que somos más que libros, pero creo que muchas veces las personas realmente no entienden todas las facetas que juega una biblioteca en una comunidad”.

Jennifer Thornton, directora de la Biblioteca del Condado de Carroll

 

Cuando se confirmó el primer caso de COVID-19 en el condado de Carroll, Tennessee, la biblioteca local cerró sus puertas a la media hora del anuncio.

Jennifer Thornton, directora de la Biblioteca del Condado de Carroll, inicialmente vio el cierre como un lado positivo para su pequeño equipo de tres. Habría más tiempo ahora para hacer un inventario muy necesario de sus materiales.

Pero el hecho de que la Biblioteca del Condado de Carroll haya estado cerrada al tráfico peatonal desde marzo, no significa que los bibliotecarios aún no se involucren y apoyen al público

Al igual que muchos otros servicios, las bibliotecas de todo el país han tenido que adaptarse rápidamente a los cierres y las medidas de distanciamiento implementadas como resultado de la pandemia de coronavirus, pero también para descubrir cómo llegar a los miembros más vulnerables de sus comunidades bajo el nuevo restricciones

En Carroll Country, las personas están utilizando el sistema de préstamos de libros en la acera, creada por el personal de Thornton en respuesta al virus. Los miembros de la comunidad también pueden acceder a servicios digitales críticos, como WiFi, a la luz de la recesión económica.

Un empleado que fue despedido repentinamente de su trabajo, recurrió a la biblioteca y a su personal para que la ayudaran a solicitar los beneficios de desempleo en línea. Solo tenía un dispositivo móvil y estaba teniendo problemas para completar su solicitud en el sitio web del estado.

Reduciendo la brecha digital

Unos 21 millones de personas en los Estados Unidos viven sin conexión a Internet de banda ancha, el 30 por ciento de las cuales se encuentran en zonas rurales. Muchos bibliotecarios que trabajan en los condados rurales dicen que la “brecha digital”, la disparidad en el acceso a Internet entre personas de diferentes características demográficas y socioeconómicas, ha sido aún más evidente en sus comunidades desde que comenzó el brote de coronavirus.

En Story City, Iowa, muchos de los usuarios de la Biblioteca Pública Bertha Bartlett confian en la biblioteca para una variedad de recursos, desde la presentación de sus impuestos hasta la configuración de sus nuevos dispositivos digitales. La biblioteca también amplio su señal Wi-Fi hasta una distancia de 50 pies (15 metros), de ese modo las personas que no disponían de este servicio se podían conectarse desde su propio automóvil o incluso sentados en un banco de la acera para acceder a este servicio.

También, después de que la biblioteca de Story City cerró sus puertas por medidas de distanciamiento social, pusieron un equipo informático de emergencia en un edificio separado justo al lado, para que en caso de que los usuarios necesitasen WiFi para resolver problemas económicos, como verificar los reembolsos de impuestos o solicitar beneficios.

Como en medio de las órdenes de cierre a nivel nacional, los usuarios de todo el país no pueden sacar libros físicos de la biblioteca. Muchas bibliotecas se han apresurado a aumentar sus ofertas digitales en las últimas semanas. Además de trasladar parte de sus servicios presenciales como los clubes y recomendaciones de lectura los medios sociales o mediente videochat.

El bibliotecario de Tompkinsville reconoció que existe, en términos generales, una contradicción inherente en los esfuerzos para aumentar el alcance digital a las comunidades, mientras que sigue habiendo una gran brecha digital para las personas de bajos ingresos tanto en áreas urbanas como rurales. Sin WiFi, muchos usuarios no pueden acceder a los servicios en línea de una biblioteca pública. Es por eso que la biblioteca de Edwards está trabajando actualmente para comprar módems para que los usuarios a áreas remotas puedan acceder a la red y a los servicios de la biblioteca, ya sea con su biblioteca móvil u otra forma de transporte.

Asumir nuevos roles

En algunas ciudades más grandes, se están desplegando bibliotecarios para ayudar en los esfuerzos de respuesta al coronavirus, asumiendo nuevos roles. Los bibliotecarios de San Francisco, por ejemplo, están siendo entrenados para ayudar con el esfuerzo de localización de contactos de la ciudad . Varias bibliotecas con impresoras 3D han comenzado a fabricar protectores faciales y otros equipos de protección personal para los trabajadores de la salud. Y en San Antonio, las bibliotecas están trabajando con el departamento de vivienda para brindar apoyo para su respuesta al coronavirus.

El personal de Betcher también administra una línea directa COVID-19, que dirige las llamadas a varios trabajadores del condado que responden preguntas del público sobre el virus.

Muchas bibliotecas han continuado ofreciendo comidas de emergencia a los usuarios, incluso con sus instalaciones cerradas. La Biblioteca del Condado de Carroll se asoció con el Banco de Alimentos Second Harvest de Middle Tennessee para servir como lugar de recolección de alimentos.

Preocuparse por futuros fondos

Los bibliotecarios saben que una vez que sus instalaciones se vuelvan a abrir, tendrán que adaptarse a una realidad diferente, trabajando en y con comunidades cuyas necesidades son diferentes a las de principios de este año.

Cuando se trata de ansiedades relacionadas con el coronavirus, muchos bibliotecarios dijeron que el tema de la financiación estaba en la parte superior de su lista. Ya que con la economía sufriendo un impacto significativo durante la pandemia, muchos gobiernos de ciudades y condados generarán menos ingresos fiscales este año que en años anteriores.

“Desafortunadamente, a pesar del gran valor de lo que las bibliotecas brindan a la comunidad, nos preocupa que sean uno de los primeros servicios que se verán afectados por cualquier reducción en los servicios por parte de los gobiernos de la ciudad o del condado”, dijo Salazar. “Así que tenemos mucho, mucho miedo por el futuro”.

Si bien muchos bibliotecarios esperan reajustar sus servicios debido a los recortes de fondos el próximo año, algunos dicen que por ahora solo están tratando de acostumbrarse a trabajar en un espacio donde nadie está leyendo o sacando libros como solían hacerlo.

Es una imagen que habría sido inimaginable a fines del año pasado, pero se convirtió en la nueva normalidad para las bibliotecas después del brote de coronavirus. Taylor y otros esperan que sea temporal, pero mientras tanto, hay muchas maneras de brindar orientación y esperanza.