Brecha de género en el uso de Internet y telefonía móvil en los países en desarrollo

 

 

africacell

 

 ‘Measuring digital development. Facts and figures 2019’ UIT, 2019

Texto completo

 

Los nuevos datos de la UIT revelan una creciente utilización de Internet, pero una brecha digital de género cada vez mayor. Alrededor de 4.100 millones de personas están ahora en línea, pero en los países en desarrollo el uso de Internet por parte de las mujeres va muy por detrás del uso por parte de los hombres

 

Los nuevos datos publicados hoy por la UIT revelan que en la mayoría de los países de todo el mundo las mujeres todavía van a la zaga de los hombres en cuanto a los beneficios del poder transformador de las tecnologías digitales.

Medición del desarrollo digital: Hechos y cifras 2019, la primera publicación de la nueva serie de la UIT Measuring digital development, estima que más de la mitad de la población mundial total de mujeres (52%) todavía no utiliza Internet, en comparación con el 42% de todos los hombres.

En general, la proporción de todas las mujeres que utilizan Internet a nivel mundial es del 48%, frente al 58% de todos los hombres. Más hombres que mujeres usan Internet en todas las regiones del mundo, excepto en Estados Unidos, donde se da una cierta paridad.

Los datos de la UIT muestran que, si bien la brecha digital de género se ha reducido en la Comunidad de Estados Independientes y Europa, está aumentando en África, los Estados Árabes y la región de Asia y el Pacífico. Es más amplia en los países en desarrollo, especialmente en los países menos adelantados.

Los informes de la UIT sobre la medición del desarrollo digital son una herramienta poderosa para comprender mejor las cuestiones de conectividad, incluida la creciente brecha digital de género, en un momento en que más de la mitad de la población mundial utiliza Internet.

Movilidad

Los datos de la UIT muestran que el 97% de la población mundial vive actualmente al alcance de una señal móvil celular y el 93% al alcance de una red 3G (o superior).

En América, la región de Asia y el Pacífico y Europa, más del 95% de la población está cubierta por una red de banda ancha móvil de 3G o superior. En los Estados árabes, la cifra es del 91%; en la Comunidad de Estados Independientes, del 88%; y en África, del 79%.

De los 85 países que proporcionaron datos sobre la propiedad de teléfonos móviles, 61 tienen una proporción mayor de hombres con teléfonos móviles que de mujeres. De los 24 países restantes donde existe paridad de género en la propiedad de teléfonos móviles, o donde más mujeres tienen teléfonos móviles que hombres, Chile tiene la mayor brecha digital de género a favor de las mujeres, con un 12%.

Los datos de la UIT confirman una correlación entre la diferencia de género en la propiedad de teléfonos móviles y la diferencia de género en Internet: en los países en los que la diferencia de género en la propiedad de teléfonos móviles es grande también hay un gran número de mujeres que no utilizan Internet. Dado que los teléfonos móviles son el medio más utilizado para acceder a Internet, abordar la cuestión de la propiedad de los teléfonos móviles por parte de las mujeres podría ayudar a reducir la brecha de género en Internet.

Los datos de la UIT confirman que el uso de Internet sigue aumentando en todo el mundo, con 4.100 millones de personas que lo utilizan actualmente, es decir, el 53,6% de la población mundial.

Sin embargo, se estima que 3.600 millones de personas siguen sin conexión, y la mayoría de las personas sin conexión viven en los países menos adelantados, donde una media de sólo dos de cada diez personas están conectadas a Internet.

El uso de Internet en los países desarrollados se está acercando a los niveles de saturación, con cerca del 87% de las personas en línea. Europa es la región con mayor uso de Internet (82,5%), mientras que África es la región con menor uso (28,2%).

Para finales de 2019, la UIT estima que el 57% de los hogares del mundo tendrán acceso a Internet en casa. Sin embargo, se espera que el número de hogares con una computadora en casa sólo aumente en alrededor de un punto porcentual -hasta el 49,7 por ciento- entre 2018 y 2019. La ralentización del crecimiento de la propiedad de ordenadores domésticos se explica por el hecho de que en muchos países ya no se necesitan ordenadores para acceder a Internet en casa, y la gente simplemente se conecta a través de teléfonos inteligentes.