¿Cómo podemos las bibliotecas ayudar a mejorar la experiencia de uso de los libros electrónicos?

e-library

 

En los últimos años, las ventas de libros electrónicos en el espacio del consumidor han ido disminuyendo progresivamente en los últimos 5 años, pero por el contrario el uso de libros electrónicos en las bibliotecas no deja de crecer, aunque como es lógico ya no muestra el tipo de crecimiento exponencial de los primeros tiempos. Según Overdrive, la plataforma de mayor implantación de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas de Estados Unidos, los préstamos de libros electrónicos aumentaron durante 2017 un 14% y los audiolibros un 24%, cuantificando un total de 155 millones libros electrónicos prestados por parte de las bibliotecas, mientras que la circulación de libros impresos sigue estancada o incluso disminuye. Después de 10 años se ha logrado el acceso básico, ¿qué debería ser lo siguiente? ¿Cómo podemos las bibliotecas ayudar a mejorar la experiencia de uso de los libros electrónicos? 

 

La circulación de libros electrónicos en bibliotecas tiene un largo largo recorrido de casi 10 años. Ahora que se ha logrado el acceso básico, ¿qué debería ser lo siguiente? Aunque el acceso a los libros electrónicos ha mejorado durante esta década debido a que  muchos proveedores han adoptando APIs para mejorar la experiencia, siendo más fáciles de utilizar. Aún así hay un amplio margen para mejorar, especialmente en lo que se refiere a la forma en que las bibliotecas compran y administran sus colecciones digitales. Por ello ReadersFirst, una asociación de bibliotecas sin fines de lucro, llevó a cabo una encuesta a los bibliotecarios para conocer como podría mejorarse la experiencia de los usuarios.

En la encuesta se obtuvieron 205 respuestas procedentes de bibliotecas de Australia, Canadá y los Estados Unidos. El 88% de las respuestas procedían de bibliotecas públicas; ya que principalmente estaba más orientada a bibliotecas públicas. Las bibliotecas universitarias y escolares requerirán otra encuesta.

En cuanto a los modelos de negocio, ya sea por medio de un modelo de suscripción por paquetes o un modelo de acceso perpetuo, en el que las bibliotecas pagan un precio más alto por los préstamos ilimitados de un usuario/una copia, el mercado de libros electrónicos sigue siendo ineficiente para las bibliotecas, ya que al final la biblioteca termina comprando “préstamos” o “copias digitales” que no necesita después de un periodo una demanda puntual como ocurre con los “best seller“. Lo ideal sería que los editores establecieran modelos de negocio flexibles y que los vendedores de libros electrónicos a las bibliotecas ajustaran sus aplicaciones o interfaces web para que las bibliotecas pudieran aprovechar al máximo esa flexibilidad. Poder elegir los títulos que más nos convienen para cada una de las obras, con posibilidad de acceso medido y simultáneo para un cierto número de circulaciones, y tal vez hasta un pago por uso a gran escala.

Los resultados y comentarios sugieren abrumadoramente cuatrocuestiones:

  • Ningún modelo de negocio disponible en la actualidad es adecuado para todas las necesidades de la biblioteca.
  • Los bibliotecarios desearían poder elegir entre varias opciones de modelos de negocio en el punto de venta, sugieren la posibilidad de elegir entre métodos tradicionales, paquetes y otros modelos que permitan la elección título a título.
  • Los bibliotecarios creen que los modelos disponibles en la actualidad impiden que las personas se den cuenta de las ventajas de los contenidos electrónicos y, por lo tanto, limitan el acceso de los usuarios.
  • Si se ofreciera una variedad de modelos, los bibliotecarios probablemente gastarían tanto o más en contenido digital, ofreciendo una mayor variedad de títulos y más obras de autores menos conocidos o nuevos.

Los comentarios también sugieren que muchos bibliotecarios creen que los precios, especialmente para el modelo tradicional (periodo de alquiler ilimitado, un usuario a la vez por título), son lo suficientemente caros como para hacer que algunos títulos no sean atractivos para adquirir y que esto limite su circulación. Una mayor variedad de modelos también podrían servir para abordar este problema, al tiempo que ofrecen un valor razonable a los editores. Los encuestados también sugieren que sería de gran interés disponer de un precio escalonado (un precio por copia, un precio más bajo por copia para 5 usuarios, y un costo más bajo por unidad para un modelo de acceso para 10 copias.

El 94% de los que respondieron dijeron que sería muy beneficioso disponer de múltiples tipos de licencia. Al 82% le gustaría que el modelo tradicional fuera una opción. Sólo el 39% considera adecuado el modelo actual limitado por el número de circulación y / o período de arrendamiento. Si se les pregunta, si preferirían un contrato limitado por el número de circulaciones (digamos, 26 como establece Harper Colins) en lugar de estar limitado por un período de tiempo como 1 año. Esta opción es vista mucho más adecuada por el 65% de los bibliotecarios, si algunos títulos se pudieran cambiar a acceso perpetuo después de un período de tiempo.

Al 83% no le parece adecuado el modelo de acceso de un sólo usuarios para los libros más vendidos, ya que impide la conservación a largo plazo de los títulos. Al 68% le gustaría ver algún tipo de modelo de suscripción, en el que se pudiera adquirir un cierto número de usos para una serie de títulos, especialmente si los bibliotecarios pudieran optar por “agrupar” a ciertos autores. Citando un comentario: “Queremos un modelo en el que un título esté disponible en varios modelos (a varios niveles de precio) de tal manera que podamos… comprar una versión perpetua de un libro bajo el modelo 1 libro por usuario, de modo que la colección pueda mantenerse, pero que también podamos comprar una versión a perpetuidad., de modo que cuando la demanda decrezca, se pueda seguir proporcionando el título”.

El pago por uso, aunque ofrece la ventaja de un acceso simultáneo a los títulos, no fue tan valorado como algunos podrían sospechar. Sólo el 42% se pronunció a favor, mientras que el 44% se pronunció en contra. Sin embargo, esta respuesta debe considerarse a la luz de los presupuestos disponibles: como dejan claro los comentarios, los bibliotecarios desconfían de este modelo porque cuanto es más exitoso, es demasiado prohibitivo para el presupuesto medio de cualquier biblioteca, y al final obliga a limitar el número de usos. Cuando se les pidió que clasificaran siete modelos, la respuesta fue poner el pago por uso en la parte inferior. Los modelos se clasificaron preferentemente de la siguiente manera siendo las mejores puntuaciones las más bajas:

1. Uso simultáneo — es decir, comprar 26 usos, y que pueda ser usado por varios usuarios a la vez: 390 puntos.

2. Licencia variable (cambiar un modelo de licencia después de 6, 12 o 18 meses. Por ejemplo, si se elijo un título en el modelo de 26 circulaciones por licencia y funciona bien; tener la opción de renovar algunas o todas las copias como One-copy/One-user)- 453 puntos

3. Tradicional (a perpetuidad, un usuario a la vez, 455 puntos

4. Uso medido y secuencial (al comprar 26 usos de un título, estarían disponibles para un usuario a la vez)-puntuación 496

5. Suscripción (una suma global ya sea por año o por mes, comprando un número definido de circulaciones) – Puntaje 658

6. Pago por uso se paga una cantidad determinada por cada uso, pudiendo ser prestado por varios usuarios a la vez, 710

7. Pago por uso con precio variable (el pago por cada copia se realiza a un precio acordado diferente, dependiendo de la demanda del título): puntuación de 800

La capacidad de  uso simultáneo obtiene un fuerte apoyo, como sugiere el modelo que ocupa el primer lugar en la lista anterior. Muchos comentarios lo mencionaron como un modelo deseable. Tal vez no exista un modelo perfecto, pero si se requiere uno que ofreciera flexibilidad en los términos del arrendamiento, pero que proporciones un mayor control sobre el presupuesto que el de pago por uso, parece acercarse más que otro al modelo ideal.

Un 80% de los que contestaron está de acuerdo en que “la implementación de nuevos modelos de negocio permitirá que la biblioteca facilite el máximo número de títulos a nuevos públicos” y “un 74% está de acuerdo en que “la implementación de nuevos modelos permitirá que la biblioteca adquiera más autores nuevos a la vez que mantiene la compra de autores más conocidos”.

Si las bibliotecas pudieran hacer un mejor uso de sus presupuestos dedicados a la compra de materiales podrían ofrecer más a sus lectores, beneficiándose editores y bibliotecas por igual, ya que se descubrirían más autores, se leerían más libros y (probablemente) al final se venderían más libros en todos los formatos. Fundamentalmente se trataría de establecer un equilibrio entre un modelo que fuera justo para los editores y autores, pero que también mejorara la experiencia de uso de los libros en las bibliotecas por parte de las personas. Para ello habrá que experimentar con una variedad de opciones, que aseguren que los editores y los autores reciban una remuneración justa, al tiempo que se ofrezca a las bibliotecas la mejor oportunidad de invertir sus limitados para obtener el mejor rendimiento en favor de  los usuarios.

 

Anuncios

Un pensamiento en “¿Cómo podemos las bibliotecas ayudar a mejorar la experiencia de uso de los libros electrónicos?

  1. Pingback: ¿Cómo podemos las bibliotecas ayudar a mejorar la experiencia de uso de los libros electrónicos? — Universo Abierto – Biblioteca UNEARTE Mérida

Los comentarios están cerrados.