Funciones y valor de las bibliotecas públicas para el empoderamiento de las personas: un análisis de grupo focal

110928032352-patterson-kids-reading-horizontal-large-gallery

 

Appleton, L., Hall, H., Duff, A., & Raeside, R. (in press). UK public library roles and value: a focus group analysisJournal of Librarianship and Information Science, 2018. ISSN 0961-0006

Texto completo

Se presentan los hallazgos de un estudio de las ventajas y desventajas acumuladas por los individuos por el uso de su biblioteca pública, y el impacto de esto en la ciudadanía a nivel individual y comunitario. La investigación considera cómo se puede medir la multifuncionalidad y el impacto social de las bibliotecas públicas dentro de un marco de valores, centrándose en el desarrollo de la ciudadanía.

Muchos comentaristas de bibliotecas públicas escriben que las bibliotecas públicas son el centro de su sociedad. Brophy sugiere que “las bibliotecas están en el corazón de los sistemas sociales; existen para servir a las necesidades de las personas, para ayudarlas a vivir, aprender y desarrollarse y para actuar como parte del entramado social que mantiene unidas a las comunidades” (Brophy, 2006, p. 3). En un estudio anterior, Brophy (2001) examina lo que constituye un servicio bibliotecario contemporáneo y argumenta que “las bibliotecas proporcionan una gran variedad de actividades y servicios para personas de todas las profesiones y condiciones sociales” y que los conceptos clave de esta actividad son “educación, almacenamiento y recuperación de información y transmisión de conocimientos”. (Brophy, 2001, p. 14). De manera similar, Totterdell (2005) discute el papel contemporáneo de la biblioteca en la sociedad y sugiere que la biblioteca pública tradicional en el Reino Unido se ha basado en cuatro pilares: cultura, educación, ocio y recreación, e información. Esto sugiere un papel multifuncional para la biblioteca pública que se extiende a través de diferentes tipos de provisión comunitaria. La idea de que las bibliotecas públicas tengan esta variedad de roles sociales significa que tienen diferentes tipos de impacto y valor dependiendo de quién las utiliza y para qué propósito. En efecto, da a las bibliotecas públicas un mayor alcance del que sería posible si cumplieran sólo una de las funciones identificadas. Estos comentarios conciben la biblioteca pública contemporánea como una entidad social con valores en torno a la provisión y descubrimiento de conocimiento, apoyo y asistencia y accesibilidad. Este tema en particular sugiere que, en sus funciones multifuncionales y sociales, las bibliotecas públicas pueden beneficiar y empoderar a sus usuarios.

La medición del rendimiento de las bibliotecas para demostrar su valor e impacto se ha convertido en una subdisciplina importante de la gestión de las bibliotecas y los servicios de información. Comprender al usuario de la biblioteca, sus demandas y expectativas es esencial para identificar los criterios de éxito y los indicadores de impacto (Hernon & Altman, 2010, p. 10). Markless y Streatfield (2006) ilustran cómo se deben establecer criterios de éxito significativos en torno a los resultados del uso de la biblioteca y que las bibliotecas deben demostrar “resultados” beneficiosos para sus usuarios. Ejemplos de tales resultados podrían ser: el conocimiento adquirido por los usuarios; mayores competencias básicas en información; mayor éxito académico o profesional; inclusión social; o, un aumento en el bienestar individual (Poll & Payne, 2006, p. 550). De manera similar, el impacto social está frecuentemente asociado con los servicios de las bibliotecas públicas y el impacto que tienen en las personas y en sus comunidades (Kerslake & Kinnel, 1997, p.12).

Ser capaz de demostrar el impacto y el valor de las bibliotecas públicas es fundamental para que las bibliotecas públicas logren su misión. Por ejemplo, el Consejo Escocés de Bibliotecas e Información (SLIC) ha elaborado un marco denominado How Good is Our Public Library Service (Cómo es de bueno es nuestro servicio de biblioteca pública), cuyo objetivo es ayudar a demostrar el impacto que tienen las bibliotecas en las comunidades (SLIC, 2015). En la actualidad, esta actividad se considera esencial a nivel nacional y cada vez hay más investigación y literatura, en la que se analiza la importancia de poder analizar los resultados de las bibliotecas públicas y el papel social más importante que desempeñan a nivel nacional. Por ejemplo, Vakkari et al (2015) comparan los beneficios percibidos del uso de las bibliotecas públicas en cinco países culturalmente diferentes (Finlandia, Noruega, los Países Bajos, Corea del Sur y los EE.UU.), y al hacerlo discuten las diferencias en los resultados sociales de los servicios de las bibliotecas públicas en cada uno de estos países, determinados por las necesidades sociales de cada uno de los países con respecto a sus servicios bibliotecarios. Otro estudio de caso particular que destaca es el de Dinamarca, donde una iniciativa nacional para introducir un portafolio de “servicio al ciudadano” fue implementada en todo el sistema de bibliotecas públicas danés como parte de su estrategia nacional de bibliotecas (Pors, 2010).

El valor del servicio de biblioteca pública y el impacto que tiene en la ciudadanía que lo utiliza puede medirse y demostrarse mediante la identificación de tales resultados de bienestar social y desarrollo de la ciudadanía, y la determinación de si el uso activo de los servicios de biblioteca pública los ha proporcionado. Por lo tanto, hay dos grandes preguntas de investigación que provienen de la literatura:

  1. ¿Hasta qué punto la posición de un individuo es ventajosa o desventajosa como resultado del uso de las bibliotecas públicas?
  2. ¿Cuál es el impacto de usar un servicio de biblioteca pública en la ciudadanía individual y comunitaria?

 

Métodos

En este estudio se ha adoptado un enfoque longitudinal de grupos focales con el fin de obtener datos relevantes para el análisis. Se contactó con ocho autoridades locales del Reino Unido para que participaran en el estudio a fin de que la investigación se llevara a cabo en una muestra de bibliotecas públicas representativas del Reino Unido. Se convocaron grupos focales, con un máximo de diez participantes en cada uno, que se llevaron a cabo durante 2015-16 como primera fase del estudio empírico. Los participantes discutieron y compartieron sus experiencias sobre el uso de los servicios de las bibliotecas públicas y reflexionaron sobre cómo les había afectado el uso que hacían de ellas.

Una parte fundamental de la metodología es su enfoque longitudinal. Debido a la naturaleza de los temas que se están discutiendo, también fue necesario volver a convocar a cada grupo focal, con los mismos participantes a intervalos establecidos durante el período de investigación empírica. Esto permite a los participantes reflexionar sobre su uso más reciente de la biblioteca y discutir su impacto y valor en un contexto actual y personal. Volver a convocar grupos focales en los que los participantes estén familiarizados entre sí también permitía un debate más profundo y abierto, lo que a su vez permitía obtener datos más profundos y ricos. Los temas discutidos durante la primera ronda de grupos focales giraron en torno al uso general de la biblioteca, incluyendo:

  • Actitudes y sentimientos hacia las bibliotecas públicas
  • La demanda y el uso del conocimiento y la información
  • Quiénes son las bibliotecas y cuál es su papel en la sociedad.
  • ¿Qué significa el término ciudadanía y cómo contribuye la biblioteca a ello?

Las preguntas planteadas durante la primera ronda de grupos focales fueron diseñadas para capturar los pensamientos inmediatos de los usuarios de las bibliotecas y su experiencia histórica de uso de las bibliotecas.

Una segunda ronda de grupos focales (fase dos) se completó durante 2016 en la que se pidió a los participantes que discutieran y reflexionaran específicamente sobre su desarrollo personal y su participación en sus comunidades durante los ocho meses anteriores (el período de tiempo entre los grupos focales), y si algo de esto se había facilitado a través del uso de su biblioteca. Estos temas y las preguntas utilizadas se basaron en gran medida en los temas identificados durante la primera ronda de grupos focales y tenían por objeto generar una mayor reflexión y centrarse en el aprendizaje y el desarrollo individual y comunitario que se logra mediante el uso de las bibliotecas públicas.

 

Hallazgos

El análisis de los datos de los grupos focales longitudinales recopilados en dos ocasiones en ocho localidades del Reino Unido en un momento de la llamada “crisis de las bibliotecas públicas” demuestra un fuerte sentido del papel epistémico de las bibliotecas públicas, y su concepción como espacios seguros, acogedores y de propiedad comunitaria. Los vínculos entre el uso de las bibliotecas públicas y el desarrollo de la ciudadanía son menos fáciles de identificar. Sin embargo, la evidencia muestra que el uso de las bibliotecas públicas facilita la participación en la sociedad y proporciona recursos para permitir que los individuos y las comunidades cumplan con sus obligaciones sociales.

Los grupos focales sugirieron que el acceso al conocimiento y a la información a través de la biblioteca permite el desarrollo individual. Las bibliotecas facilitan el aprendizaje y se reconoce ampliamente el apoyo prestado por las bibliotecas y el personal bibliotecario para que el aprendizaje y el desarrollo sean accesibles.

Otro tema emergente es que los libros impresos todavía se perciben como el vehículo principal para la difusión del conocimiento y la información. Los participantes son todos usuarios de la biblioteca y utilizan habitualmente computadoras e información digital, pero los debates a menudo se centraron en la importancia de los formatos impresos y su credibilidad y autoridad en comparación con la información electrónica.

El otro tema clave que se desprende de las conclusiones de los grupos focales es cómo las bibliotecas inclusivas y accesibles permiten generar e intercambiar de capital (social, humano, transaccional, conocimiento) de diversas maneras y cómo, al reunir a las personas en las bibliotecas, se forman comunidades y, posteriormente, adquieren un sentido de propiedad de sus bibliotecas públicas locales.

 

 

Anuncios