El espacio bidimensional de la biblioteca de Bellas Artes de la Universidad de Cornell

39219133421_e0bd9f4602_b

 

Rand Hall un edificio industrial de más de 800 metros cuadrados de 100 años de antigüedad se está transformando para albergar La Biblioteca de Bellas Artes de Mui Ho, una instalación de última generación cuya pieza central será un amplio espacio con dos pisos superiores con pilas de libros y zonas para la lectura, estudio y recursos digitales.

 

Con una de las mejores colecciones de materiales de bellas artes del país, la biblioteca albergará 125.000 volúmenes, en una configuración que forma un zigurat invertido de libros de dos pisos de altura con pilas accesibles por escaleras y pasarelas.

 “El espacio es muy teatral. Va a ser un gran lugar importante, incluso para la gente que nunca usa la biblioteca, tendrá una presencia poderosa, el edificio será uno de los atractivos del campus” dijo Gerald Beasley, el biblliotecario de la universidad.

Los usuarios principales de la biblioteca también incluirán al personal del Museo de Arte Herbert F. Johnson, así como estudiantes y profesores de arquitectura paisajística, bellas artes, planificación urbana y regional, diseño de interiores, e historia del arte y estudios visuales. Personas que tienen una relación muy estrecha con el liro

El renovado Rand Hall exhibirá visiblemente dos actividades esenciales de la comunidad artistica y técnica. Se podrá ver a gente trabajando con materiales y herramientas en la planta baja y a otros trabajando con textos e imágenes en los pisos superiores, así el edificio se convertirá en la encarnación de esas dos formas de conocer el mundo. Las ventanas son grandes, así que se podrán contemplar estas dos actividades muy claramente, especialmente por la noche cuando Rand Hall esté iluminado.

fine_arts_11

Las galerías de estanterías del entresuelo son abiertas, proporcionando vistas elevadas del campus y paisajes hacia el sur. Tres densos niveles de apilamiento proporcionarán estantes para aproximadamente 125.000 volúmenes, dejando amplios espacios para el estudio grupal e individual en el nivel principal. La parte norte de la sala de lectura está dedicada a las salas de lectura individuales, aprovechando la difusa luz del día y las vistas hacia el desfiladero de Fall Creek.

Otras características que incluirá serán estaciones de computación pública, una sala para seminarios, y una gran pantalla táctil para que los usuarios puedan acceder a materiales digitales. Todo ello a pocos metros de los estudios de arquitectura. Será un espacio donde se integrará el estudio con la práctica, es decir llevar la colección al estudio y el estudio a la colección.

El edificio logrará ahorros de energía significativos  con mejoras que incluyen medidas de aislamiento como la instalación de ventanas de doble cristal y la sustitución de todos los sistemas mecánicos, con el objetivo proyectado de reducir el 70 por ciento del uso de energía. Una nueva característica será una cubierta estructural de 150 metros cuadrados en el techo de Rand Hall, equipada con placas base para estructuras temporales así como conexiones de energía, agua y digitales.

El nombre de la biblioteca se debe a Mui Ho, un arquitecto y educador jubilado de la Universidad de California-Berkeley, que donó 6 millones de dólares a la biblioteca en 2013. El proyecto costará 21.6 millones de dólares. Se espera que la construcción esté terminada en junio de 2019 por lo que se abrirá para el otoño siguiente.

Wolfgang Tschapeller es el arquitecto de diseño, y STV es el estudio de arquitectura oficial, que trabajará con un equipo dirigido por Harris Feinn.