Las bibliotecas son refugios para personas con enfermedades mentales

Aycock, Anthony. «How Libraries Became Refuges for People With Mental Illness». Slate, 22 de septiembre de 2022. slate.com

Ver original

Una biblioteca es un entorno más acogedor que cualquier otro para personas solitarias, sin hogar o con problemas de salud mental. Sin duda, esto es lo que atrae a muchas personas que sufren enfermedades mentales. El sociólogo Eric Klinenberg llama a las bibliotecas «infraestructura social», destacando que, además de libros y materiales, ofrecen espacios acogedores e interacción humana. Varias bibliotecas emplean ahora a trabajadores sociales o profesionales de la salud mental para que intervengan cuando sea necesario. Otras se han asociado con organizaciones de salud mental para formar a los bibliotecarios en la respuesta a las crisis. A veces, como descubrió Joe Miesner, lo mejor que podemos hacer por la salud mental de un usuario es escuchar. Escuchar es una habilidad bibliotecaria infravalorada. Con demasiada frecuencia, cuando un usuario acude a nosotros con una pregunta, nuestra mente se lanza a la solución. El usuario necesita este libro. Debería leer este artículo. Debería buscar en este sitio web. O les remitimos tan rápidamente a otra organización, pongamos atención porque quizás quiere conversar con nosotros más allá de buscar una solución a lo que pregunta.

Se suele atribuir al escritor argentino Jorge Luis Borges la frase «El paraíso es una biblioteca». No debía de referirse a una biblioteca pública del centro de casi cualquier ciudad, alrededor de las 8 de la tarde. Tales lugares, como la mayoría de los ámbitos comunitarios, pueden ser un reto para los gestores de bibliotecas. Algunas personas los tratan como una especie de hotel sin habitaciones, durmiendo en sillas y bañándose en los baños. Solía ver a un hombre que se parecía al famoso grabado de Barbanegra el Pirata subir, bajar, subir y bajar por las escaleras mecánicas de mi biblioteca de tres pisos. Durante horas. Llevando una bolsa de lona. Nunca molestó a nadie, así que los agentes de seguridad le dejaron en paz. (No puedo decir lo mismo de la dama de la noche que se reunía con sus clientes en el hueco de la escalera).

Luego están las preguntas de los creyentes en Qanon. QAnon es una teoría conspirativa y un movimiento político estadounidense. Se originó en la esfera política de la extrema derecha estadounidense en 2017. QAnon se centra en afirmaciones falsas realizadas por un individuo o individuos anónimos conocidos como «Q». Negadores de las elecciones. Ciudadanos soberanos. La mujer que despotricó sobre la «noticia» de que la Organización Mundial de la Salud iba a «forzar una votación para permitirles tomar el control de Estados Unidos y forzar un cierre como el de China». (Si la OMS tuviera ese tipo de poder, ¿para qué molestarse con una votación?) El hombre que me preguntó cómo él y algunos de sus compañeros podrían entrar en la oficina del gobernador para «destituirlo» por los cierres por pandemia. (¡Ojalá todos los insurrectos hicieran una investigación tan exhaustiva!) El declinismo es la sensación de que todo es cada vez más difícil, más aterrador y más raro, y mucha gente parece tenerlo.

Para que quede claro: disfruto de lo raro. Y me enorgullece que las bibliotecas públicas se conviertan en centros de atención no oficiales. En 2015, el Washington Post citó a un bibliotecario que estimó que alrededor de la mitad de sus usuarios habituales eran enfermos mentales o no tenían hogar. El mismo artículo especulaba que «la transición del tratamiento psiquiátrico hospitalario al ambulatorio que comenzó en la década de 1960, incluido el cierre de los hospitales psiquiátricos estatales, puede contribuir a la prevalencia de las enfermedades mentales entre las personas sin hogar.» En casi todos los estados de EE.UU., las personas con enfermedades mentales graves tienen más probabilidades de ser encarceladas que de ser enviadas a un hospital.

Una biblioteca es un entorno más acogedor que cualquiera de los otros dos. Sin duda, esto es lo que atrae a muchas personas que sufren enfermedades mentales. El sociólogo Eric Klinenberg llama a las bibliotecas «infraestructura social», destacando que, además de libros y materiales, ofrecen espacios acogedores e interacción humana. La Biblioteca Pública Municipal de Ferguson se convirtió en un «refugio seguro» en medio de los disturbios tras el tiroteo de 2014 contra Michael Brown, permaneciendo abierta cuando otros servicios habían cerrado, para actuar como ancla de la comunidad. Tras el tiroteo de cinco policías en 2016, la Biblioteca Pública de Dallas proporcionó consejeros in situ para ayudar a los residentes de la ciudad.

Varias bibliotecas emplean ahora a trabajadores sociales o profesionales de la salud mental para que intervengan cuando sea necesario. Otras se han asociado con organizaciones de salud mental para formar a los bibliotecarios en la respuesta a las crisis. En 2017, el personal de la Biblioteca Pública de San Diego completó el curso de Primeros Auxilios en Salud Mental desarrollado por el Consejo Nacional de Salud Mental. Uno de los empleados, Joe Miesner, aprovechó esa formación cuando redujo una situación con una usuaria angustiada. «Me limité a escucharla», dijo Miesner a la Asociación Americana de Psicología, «y finalmente recogió sus pertenencias y se marchó tranquilamente». Algunos bibliotecarios incluso han salvado vidas. Tres semanas después de recibir formación para administrar el antídoto contra los opiáceos naloxona, Matt Pfisterer, un bibliotecario de Nueva York, revivió a un usuario que había sufrido una sobredosis.

Las bibliotecas académicas también han observado un aumento de las necesidades de atención a la salud mental, como el trastorno del espectro autista, y han desarrollado programas para satisfacerlas. Dawn Behrend, bibliotecaria de la Universidad de Lenoir-Rhyne que también es terapeuta licenciada, ofrece talleres en línea sobre cómo atender a los usuarios con Los trastornos del espectro autista (TEA). (Ella tiene otro curso llamado Assisting Patrons With Mental Disorders Across Library Settings que se extiende más allá del espectro del autismo).

En 2018, la Biblioteca Robarts de la Universidad de Toronto abrió un espacio de estudio familiar. Existen espacios similares en las universidades de Estados Unidos. La sala tiene capacidad para 20 personas e incluye lugares de trabajo, juguetes y muebles de tamaño infantil, perfectos para los estudiantes-padres que se ven obligados a llevar a sus hijos al campus.

Otra tendencia son las «salas de meditación» de las bibliotecas, que los estudiantes utilizan para rezar, hacer yoga, estudiar las escrituras o simplemente recuperar el aliento entre clases. En la Universidad Estatal de Carolina del Norte, por ejemplo, las salas incluyen recursos como alfombras de oración, cojines y esterillas de meditación, una máquina de sonido y lápices de colores y papel. Uno de los programas más creativos es el de la Universidad Estatal de Montana, Paws to De-Stress, en el que la biblioteca, en colaboración con Intermountain Therapy Animals, permite a los visitantes relacionarse con perros de terapia registrados durante las semanas de exámenes finales.

Cuando se trata de usuarios LGBTQ, las bibliotecas tienen muchas oportunidades. Según la National Alliance on Mental Illness, los adultos homosexuales o bisexuales tienen más del doble de probabilidades que los heterosexuales de tener problemas de salud mental. Los transexuales tienen casi cuatro veces más probabilidades. Además, el 40% de los adultos transexuales han intentado suicidarse a lo largo de su vida, en comparación con menos del 5% de la población general. Las cifras de los jóvenes transexuales son aún mayores.

La cuestión está en ofrecer servicios a estos clientes y al mismo tiempo equilibrar sus necesidades de privacidad. Las personas LGBTQ tienen que ser circunspectas en cuanto a cómo, cuándo y a quién se declaran. Tienen que serlo, teniendo en cuenta la discriminación -y los delitos de odio- a los que a menudo se enfrentan. Las bibliotecas deberían ser espacios seguros, lo que podría incluir salas privadas para las transacciones de referencia, el uso de pronombres en una tarjeta de identificación o recibos de circulación que no incluyan el nombre del usuario (para evitar que se le nombre accidentalmente). Cuantos más libros y otros materiales LGBTQ pueda reunir una biblioteca, mejor, aunque la mejor práctica es integrarlos en la colección general en lugar de crear una colección especial que alguien podría ser reacio a pedir. Lo mismo ocurre con las exposiciones especiales para, por ejemplo, el Mes del Orgullo, que pueden ser cuestionadas por grupos conservadores. Hay formas más sutiles de publicitar los recursos: una bibliografía impresa, por ejemplo.

A veces, como descubrió Joe Miesner, lo mejor que podemos hacer por la salud mental de un usuario es escuchar. Escuchar es una habilidad bibliotecaria infravalorada. Con demasiada frecuencia, cuando un usuario acude a nosotros con una pregunta, nuestra mente se lanza a la solución. El usuario necesita este libro. Debería leer este artículo. Debería buscar en este sitio web. O les remitimos tan rápidamente a otra organización (tal vez estemos ocupados, o cansados, o, diablos, tal vez nosotros mismos no estemos bien), pongamos atención porque quizás quiere conversar con nosotros más allá de lo que pregunta.

En los primeros días de la pandemia de COVID-19, muchos organismos estatales estaban cerrados. Mi biblioteca no lo estaba. Debió de correrse la voz, ya que nuestros números de referencia se dispararon. Las personas que llamaban preguntaban por temas -prestaciones de desempleo, préstamos para pequeñas empresas, certificados de nacimiento, recursos para la búsqueda de empleo, declaración de quiebra- que no eran de nuestra competencia. ¿Por qué? Éramos uno de los pocos lugares que respondían al teléfono. Y escuchar. Y tratar de ayudar. Estoy convencido de que ayudamos, aunque no resolvamos su problema inmediato. Escuchar no es sólo una habilidad bibliotecaria, es una habilidad humana. Parece fácil: basta con dejar que la otra persona hable. Sin embargo, para hacerlo bien, tenemos que apagar nuestro lado editorial. Nuestro lado cómico. Nuestro lado de juez y jurado. En resumen, tenemos que apagar nuestros cerebros y ser… ¿qué? Nada. Sólo ser.

No sólo los usuarios necesitan apoyo. Los bibliotecarios también. Nuestro trabajo es más estresante de lo que parece. Constantemente se nos pide que hagamos más con menos, y nunca hay suficiente tiempo ni personal, ni financiación. Los usuarios pueden ser un reto en un millón de formas.

Los bibliotecarios tienen una capacidad única para ayudar a la gente a encontrar respuestas. Es a lo que hemos dedicado nuestras carreras. A veces esas respuestas vienen de los libros, las revistas o Internet; otras veces no. A menudo vemos a las personas en sus momentos más bajos. Tenemos el deber, quizá la vocación, de tender la mano de forma tangible.

La salud mental se ha convertido en una situación de «cualquier puerto es bueno en una tormenta». Las bibliotecas y los bibliotecarios pueden ser uno de esos puertos.