La Biblioteca de la Universidad de Toronto abre un espacio familiar para acoger a padres e hijos durante las horas de estudio

The Bulletin | Robarts Library opens family study space for parents and kids. https://www.utoronto.ca/bulletin/robarts-library-opens-family-study-space-parents-and-kids. Accedido 23 de septiembre de 2022.

La Biblioteca Robarts de la Universidad de Toronto abrió un espacio de estudio familiar. Existen espacios similares en las universidades de Estados Unidos. La sala tiene capacidad para 20 personas e incluye lugares de trabajo, juguetes y muebles de tamaño infantil, perfectos para los estudiantes-padres que se ven obligados a llevar a sus hijos al campus. El proyecto nació en el año 2018, unos años antes la Biblioteca de la Universidad de Cuenca en Ecuador fue pionera en este servicio, pues ya ofrecía un espacio infantil para dar acogida a los hijos de los padres estudiantes.

La nueva sala es la primera de este tipo en una universidad canadiense. Aunque también debemos decir que la Universidad de Cuenca en Ecuador fue pionera en este servicio ofreciendo un espacio infantil para los hijos de padres estudiantes que cursaban estudios en la universidad. La persona que ideó este servicio fue la bibliotecaria Marlene Quinde Cordero, filóloga y licenciada en Bellas Artes, que también se encargo de los temas de realizar las ilustraciones y el diseño del espacio aprovechando un espacio bajo una escalera. En este país, muchos padres empiezan a estudiar cuando ya trabajan y tienen hijos, ya que antes es complicado poder financiarse los estudios. Marlene observó esta situación cuando los padres llevaban a sus hijos terminaban aburriéndose y molestando el estudio de otros usuarios, por ello planteo la posibilidad de crear este servicio a la coordinadora de la biblioteca que accedió a la propuesta. Hoy es un espacio más de la biblioteca universitaria donde los chicos disfrutan de la estancia junto a sus padres.

Área infantil de la Biblioteca de la Universidad de Cuenca en Ecuador

El espacio que se inaugura esta semana en la Biblioteca Robarts de la Universidad de Toronto está diseñado para aliviar la carga de los padres de los estudiantes, así como del personal y los profesores que tienen hijos pequeños. El espacio de estudio familiar de la novena planta tiene capacidad para 20 personas e incluye puestos de trabajo, juguetes y muebles de tamaño infantil. Los padres con hijos menores de 12 años deben registrarse en línea para adquirir un llavero y acceder a la sala.

Uno de los mayores retos de la universidad para la madre y estudiante Chelsea Chen no es un examen parcial o una tarea, sino encontrar espacio para estudiar. Es madre soltera con un hijo de cinco años, London, y una hija de siete, Chloe. Al mismo tiempo, está completando un certificado de enseñanza de inglés como segunda lengua y trabajando a tiempo parcial. Puede concentrarse en los cursos mientras los niños están en la escuela o durante sus clases de deporte o música. Pero cuando necesita ir a la biblioteca, a menudo tiene que llevarlos consigo y buscar una sala donde pueda tener un ojo puesto en sus hijos y el otro en sus libros. Por falta de opciones, una vez hizo que sus hijos se sentaran en los ordenadores que flanquean el suyo y teclearan en un procesador de textos mientras ella buscaba en el catálogo en línea. «No es recomendable, pero es lo que tenía que hacer», dice.

Existen espacios similares en las bibliotecas universitarias de EE.UU. y el Reino Unido, pero la Oficina de Atención a la Familia de la U de T y las Bibliotecas de la U de T dicen que es la primera vez que se crea en una universidad o colegio canadiense. «Es un paso más para que la universidad incluya a todos los que vienen, trabajan y estudian aquí», dice Francesca Dobbin, directora de programas y servicios familiares.

El tiempo es muy valioso para los padres con hijos pequeños, especialmente para los estudiantes que compaginan las tareas escolares, las obligaciones familiares y un trabajo a tiempo parcial, dice Dobbin. El espacio de estudio familiar tiene el mismo horario que Robarts, lo que facilita el uso de la biblioteca a los padres que no pueden conseguir una niñera por las tardes y los fines de semana.

Un espacio designado para los padres en la biblioteca también ayuda a construir una comunidad entre un grupo que tiende a ser invisible en las universidades, dice Dobbin. «Los estudiantes con responsabilidades familiares pasan un poco desapercibidos a menos que vengan al campus con sus hijos»

Una encuesta realizada a estudiantes de posgrado en 2016 sugiere que las exigencias de la crianza de una familia son un reto para los estudiantes universitarios. Alrededor del 15% de los estudiantes de doctorado, el 10% de los de máster de investigación y el 13% de los de máster profesional afirmaron que las obligaciones familiares representaban un «obstáculo importante» para sus estudios.

Desde 1993, la Oficina de Atención a la Familia ofrece a los estudiantes, al personal y al profesorado asesoramiento y talleres sobre la crianza de los hijos, el cuidado de los niños y el cuidado de las personas mayores. Según Dobbin, unos 600 estudiantes-padres se ponen en contacto con la oficina para recibir asesoramiento cada año.

1 comentario en “La Biblioteca de la Universidad de Toronto abre un espacio familiar para acoger a padres e hijos durante las horas de estudio

  1. Pingback: La Biblioteca de la Universidad de Toronto abre un espacio familiar para acoger a padres e hijos durante las horas de estudio — Universo Abierto – Pincel Pedagógico

Los comentarios están cerrados.