Las editoriales están cambiando el acceso de las bibliotecas a los libros electrónicos

Publishers Are Changing E-Book Access for Libraries: It was a dark and stormy morning… The Central Arkansas Library Syste, CALS, 2021

Texto completo

Cuando compras un libro electrónico, asumes que lo tendrás para siempre y que los precios son más o menos comparables a los de los libros impresos. Pero las editoriales tienen precios diferentes y normas para las bibliotecas que determinan el tiempo que podemos poseer un ejemplar. Y ahora la editorial Macmillan restringe a las bibliotecas un ejemplar de todos los títulos nuevos durante las primeras ocho semanas tras su publicación. Estas políticas impuestas a las bibliotecas por los editores generan problemas mientras nos esforzamos por comprar suficientes copias digitales para minimizar los tiempos de espera y satisfacer la creciente demanda de estos formatos; en CALS en 2018 el uso de ebooks aumentó un 15% y el uso de e-audiobooks aumentó un 28%.

Las bibliotecas ya no son propietarias de los libros electrónicos y los audiolibros

Cuando una biblioteca adquiere una copia digital de un libro electrónico o un libro de audio electrónico, el editor determina el tiempo que la biblioteca puede poseer ese artículo antes de tener que volver a comprarlo. A esto se le llama licencia medida. Una licencia perpetua permite a la biblioteca comprar una copia digital una vez y poseerla para siempre, una situación que es cada vez más rara. La mayoría de las grandes editoriales han adoptado recientemente una política de licencias medidas en la que cada copia adquirida caduca al cabo de dos años, y algunas editoriales también añaden un límite al número de veces que se puede sacar una copia digital antes de que caduque, de modo que los títulos muy populares pueden caducar antes de que se cumplan los dos años.

La intención de los editores con la licencia medida es aproximarse al desgaste que sufriría una copia física por el uso repetido, desgaste que obliga a las bibliotecas a decidir si retiran o sustituyen las copias físicas desgastadas. En este contexto, la licencia por dos años no parece del todo descabellada, hasta que se tienen en cuenta los precios significativamente más altos que las bibliotecas pagan por los libros electrónicos. La concesión de licencias con contador también significa que los títulos más antiguos simplemente desaparecen de nuestra colección porque no siempre podemos permitirnos sustituir esos títulos debido a los altos precios y a la necesidad de gastar nuestros limitados fondos en copias de títulos más nuevos y populares. Esto priva a nuestros clientes de un rico catálogo de títulos que son tan satisfactorios ahora como lo fueron cuando salieron por primera vez.

La editorial Macmillan ha empeorado considerablemente una situación ya de por sí difícil con una nueva política que impide a las bibliotecas adquirir más de un ejemplar de todos los nuevos libros electrónicos y de audio durante las primeras ocho semanas tras su publicación. Esto hará que los usuarios de CALS tengan que esperar una media de dos meses más por los nuevos títulos de Macmillan, títulos de autores como Nora Roberts y J.D Robb. Con un periodo de préstamo de dos semanas para los libros electrónicos, sólo cuatro usuarios podrán sacar un único ejemplar de los nuevos títulos de Macmillan mientras la biblioteca espera a que termine el periodo de embargo de compra de ocho semanas. Esta política miope es perjudicial tanto para las bibliotecas como para la comunidad de consumidores de libros que las bibliotecas fomentan y las editoriales necesitan.

Las bibliotecas pagan precios mucho más altos por los libros electrónicos y los audiolibros

Muchos usuarios suponen que las bibliotecas pagan por los libros electrónicos y de audio el mismo precio que los consumidores. Esto es cierto en el caso de los libros impresos, donde las bibliotecas reciben descuentos comparables a los que se ven en Amazon. Pero no es cierto en el caso de las copias electrónicas, en las que las bibliotecas pagan entre tres y cinco veces el precio al consumidor. Para ilustrar esto, armemos un carrito de compras con los 5 libros de ficción más vendidos del New York Times de septiembre de 2019 y comparemos los precios.

Precios por copia para los consumidores frente a las copias de las bibliotecas de septiembre de 2019. Los precios para el consumidor son de Amazon. Tenga en cuenta que también se aplica una licencia de dos años de duración a todas las copias de libros electrónicos y a la mayoría de las copias de libros electrónicos..

TítuloPVP eBookEbook bibliotecasPVP audiolibroAudiolibro bibliotecas
The Institute by Stephen King14.9959.9914.9599.99
The Testaments by Margaret Atwood14.9955.0014.9595.00
Where the Crawdads Sing by Delia Owens14.9955.0014.9566.50
The Goldfinch by Donna Tartt11.9965.0014.9565.00
The Titanic Secret by Clive Cussler14.9955.0014.9595.00
Total cost71.95289.9974.75421.49
Prices for consumer vs. library copies September 2019

Una vez que se multiplican estos precios por el número de copias que necesitamos comprar para satisfacer la demanda, los precios se vuelven prohibitivos. Por ejemplo, el CALS ha comprado 30 ejemplares de libros electrónicos y 20 de audiolibros de Where the Crawdads Sing con un coste de 3.214 dólares. Y para satisfacer la demanda necesitamos comprar aún más; más de 200 usuarios están esperando para sacar una copia en ebook y casi 200 usuarios están esperando para sacar una copia en e-audiobook. La popularidad de este título es una situación extrema, pero es fácil ver que el precio de los libros electrónicos es un reto para el presupuesto de nuestra colección; gastar entre 3.000 y 4.000 dólares en un solo título restringe el número de otros títulos que podemos comprar.