Lenguajes documentales.

Manela Juncà Campdepadrós ; Damián Martínez Ferreras. Lenguajes documentales. UOC, 2009

Texto completo

La Lingüística documental es definida por Antonio Luis Garcia Gutiérrez como la disciplina ligada a los procesos informativos-documentales (científico-informativos y profesionales) que tiene por objeto el establecimiento de un efectivo control documental mediante la utilización de mecanismos léxicos.

Esta disciplina surge de otras dos, la Lingüística y la Documentación, para proporcionar un control de los documentos de una biblioteca, archivo o centro de documentación, a través de la terminología y de todos los elementos propios de la lengua, como la morfología, la sintaxis, la lexicología o la semántica. El estudio hecho sobre la terminología dará como fruto un lenguaje controlado, que se empleará para el análisis y recuperación de información, ofreciendo grandes ventajas como la precisión y la economía de la búsqueda.

Los bibliotecarios y documentalistas elaboran a través de este disciplina, los distintos lenguajes documentales, como las clasificaciones, los tesauros o los listados de encabezamientos de materia. Esta disciplina también es empleada en ámbitos del procesamiento del lenguaje natural. De hecho, las búsquedas en lenguaje libre avanzan en la obtención de resultado interesantes, si bien solo son importantes cuando la información buscada es de tipo general.

Algunos teóricos consideran que, en verdad, la Lingüística documental es una forma de metalingüística, ya que los metalenguajes son aquellos que aparecen para explicar otro lenguaje.

Este libro se ha elaborado como un primer contacto con los instrumentos de representación del contenido de los documentos, mediante los lenguajes documentales y el resumen, con la finalidad de ser recuperados posteriormente a su procesamiento.