Publicaciones depredadoras: que debe saber un investigador

 

predatory-publishing

 

Vasudevan S, Mehta A. Predatory publishing: What a researcher should know about. J Curr Oncol [serial online] 2020 [cited 2020 Jul 14];3:4-7.

Texto completo

 Escuchar programa de radio

¿Cómo detectar una revista depredadora?

 

Con la aparición de rápidos modos de comunicación como Twitter, Blogs, Instagram, y otros, el mundo está escribiendo y compartiendo como nunca antes. Pero lo que distingue a una publicación académica de todos los demás escritos es la credibilidad y la futura utilidad del mensaje transmitido. Un riguroso mecanismo de revisión por pares es la garantía de la fiabilidad y utilidad de la publicación para el futuro del discurso y la investigación científica. Eludir o debilitar el proceso de revisión por pares para consideraciones ulteriores marca una revista depredadora. Estas revistas pueden terminar difundiendo información científicamente cuestionable que puede llevar por mal camino a la comunidad científica. Es importante que un investigador no se deje engañar por llamadas depredadoras y tome una decisión informada para su presentación. En el presente artículo se intenta explicar de manera concisa los atributos clave y el modus operandi de las revistas depredadoras, las consecuencias de la publicación depredadora y las medidas que pueden adoptarse para poner freno a esas prácticas.

Los indicadores clave de las revistas depredadoras son los siguientes:

  • El título de la revista es demasiado amplio y puede comenzar con Global,” “World,” “International”; o puede utilizar términos como “American,” “British,” y “Canadian,”, aunque la revista no opere desde esos lugares. O el título imita de cerca algún título prestigioso de otra revista.
  • El sitio web de la revista tiene un aspecto poco profesional, con frecuentes comete errores ortográficos y gramaticales. El sitio web podría ser una réplica de alguna revista conocida. El tipo de letra y la fuente son similares a una revista de renombre. El sitio web de la revista muestra un numeroso grupo de revistas con un título similar.
  • La revista no tiene o tienen un pequeño consejo editorial con miembros poco cualificados. La afiliación de los miembros no es verificable. O muestra los nombres duplicados del consejo editorial de alguna otra revista. Con frecuencia esas revistas tienen editores ficticios, que pueden no estar al tanto de que están asociados con la revista.
  • Echar un vistazo a los artículos puede revelar una falta de corrección con errores básicos en el título o el resumen de los artículos. El título y el alcance de un artículo pueden no coincidir en absoluto con los resultados, la discusión y las conclusiones. Las cifras suelen estar distorsionadas y de baja resolución. Los contenidos plagiados no son eliminados.
  • La tasa de publicación no se menciona o es difícil de localizar.
  • La revista realiza una supuesta revisión por pares y una rápida aceptación de la publicación
  • La revista tiene un flujo no regulado de artículos. Puede que le falte el número de publicación.
  • La revista se jacta de una falsa indexación y un falso factor de impacto. Puede mostrar muchos logotipos falsos en el sitio web. Casi todas esas revistas afirman que están incluidas en Google Scholar que, en efecto, es un motor de búsqueda de publicaciones curadas y no es ni una citación ni una base de datos de indexación.
  • La revista carece de transparencia y no sigue las prácticas estándar defendidas por el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE), la Asociación Mundial de Editores Médicos (WAME) y el Comité de Ética de las Publicaciones (COPE). En el caso de una revista de acceso abierto, puede que no se ajuste al Directorio de Revistas de Acceso Abierto (DOAJ) y a la Asociación de Editores Académicos de Acceso Abierto (OASPA) 
  • La revista afirma ser de acceso abierto pero requiere la transferencia de los derechos de autor.

 

Los correos electrónicos no solicitados que inciten a los autores a presentar su manuscrito o a ser miembros del consejo de redacción podrían ser una señal de una revista depredadora. Estos correos electrónicos suelen hacer referencia a la(s) publicación(es) anterior(es), confieren un elogio indebido al autor y terminan con un llamamiento urgente a presentar trabajos para el próximo número de la revista. A menudo, el requisito de uno o dos artículos para completar un volumen, indicando oblicuamente que la publicación presentada se acelerará, es otra forma de atraer a los investigadores para que publiquen en una revista depredadora. Una vez que el autor desprevenido presenta un artículo, se cobra una rápida aceptación y demanda de procesamiento del artículo, lo que anula un genuino proceso de revisión por pares y edición de manuscritos.

La investigación es un proceso acumulativo y se basa en trabajos de investigación previos. En las revistas depredadoras con un sistema de revisión por pares comprometido, hay una alta probabilidad de que se publiquen trabajos de baja integridad científica. Puede informar mal a los lectores y propagar una ciencia equivocada. Además, muchas revistas depredadoras no están indexadas en las bases de datos que afirman, por lo que los trabajos no son fácilmente rastreables y, por lo tanto, alguna información genuina y útil podría eventualmente perderse. Por lo tanto, publicar en una revista depredadora afecta a los datos, esfuerzos y recursos útiles

Es importante reducir las prácticas depredadoras. Esto puede lograrse tanto a nivel individual como a nivel comunitario. A nivel individual, se debe concienciar a los investigadores del problema y capacitarlos para identificar las revistas falsas. Como comienzo inicial, se aconseja a los autores inexpertos que comprueben el nombre de la revista y del editor con la lista de Beall archivada antes de presentar un manuscrito. Esta lista da un cierto grado de indicio al principiante; sin embargo, la lista no debe utilizarse como único método determinante. La lista negra y la lista blanca curada de Cabell es un registro activo, pero su acceso requiere una suscripción. Otra lista reciente a la que se puede hacer referencia es la lista de Kscien que ha sido establecida por jóvenes investigadores de la organización Kscien. Mantiene una lista actualizada de editores depredadores, revistas independientes, revistas secuestradas, métricas engañosas y conferencias depredadoras. Un recurso útil es “Think”. Check. Submit“, desarrollado por los esfuerzos colectivos de muchas organizaciones académicas. Comprende una lista de verificación que ayuda al investigador a autoevaluar si la revista es lo suficientemente legítima para presentar el trabajo de investigación. Si el sitio web de la revista menciona la indización, entonces es importante verificar la inclusión de la revista en las bases de datos mencionadas. La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos publica en línea tres bases de datos bibliográficas principales: MEDLINE, PubMed y PubMed Central. Entre ellas, MEDLINE es la más antigua y prestigiosa base de datos médica, con estrictos criterios de inclusión. PubMed es la base de datos más amplia e incluye principalmente resúmenes de artículos, citas de libros, etc. PubMed Central archiva la literatura de texto completo de las revistas de libre acceso.[21] El autor debe buscar la solicitud de inclusión de la revista en estas bases de datos a través del Portal de la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM) o de Entrez-PubMed. En el caso de una revista de acceso abierto, la inclusión en el DOAJ puede comprobarse en el sitio web del DOAJ. El único factor de impacto auténtico es el Factor de Impacto del Journal Citation Report (JCR) que publica cada año Clarivyte. La afirmación de la revista sobre el factor de impacto del JCR puede verificarse mediante su número de serie estándar internacional (ISSN) en la Lista Maestra del JCR[23]. Además, tanto el sitio web del DOAJ como el de la Lista Maestra del JCR ofrecen detalles útiles sobre el editor, el cargo por procesamiento de artículos y el tiempo medio de entrega de los artículos de la revista. Sin embargo, para las revistas depredadoras que logran colarse en la lista blanca, la evaluación podría ser una tarea difícil. Consultar con un colega y tomar una segunda opinión sobre la revista es una buena práctica. Las redes sociales son importantes para que los investigadores compartan sus experiencias de prácticas sospechosas si se han encontrado con una revista depredadora. Además, para evitar la amplificación de la ciencia errónea, es importante que los autores se aseguren de la integridad del contenido y de la revista antes de citar un artículo. Muchas revistas legítimas dan instrucciones en contra de la referencia a artículos de revistas depredadoras.

Los editores depredadores se aprovechan de la ignorancia y las vulnerabilidades de los autores. Un investigador debe ser consciente de las prácticas depredadoras y aprender a reconocerlas. Las publicaciones predatorias tienen un efecto perjudicial en la comunicación académica, y se requieren esfuerzos colectivos para eliminar esas prácticas. Corresponde al investigador publicar sus datos en revistas fidedignas y seguir avanzando en el conocimiento o publicar para perecer la información en revistas depredadoras.

Un pensamiento en “Publicaciones depredadoras: que debe saber un investigador

  1. Pingback: Publicaciones depredadoras: qué debe saber un investigador | Matbus. Blog de la Biblioteca de Matemáticas de Sevilla

Los comentarios están cerrados.