La Universidad de Rice instala pequeñas bibliotecas libres en su campus para fomentar la lectura

 

img_5083

 

En este blog hemos hablado ya del fenómeno de las en diversas ocasiones. En casi todos los sitios estás pequeñas instalaciones tenían como motivo la lectura entre vecinos, pero la Universidad de Rice ha demostrado que también tienen un importante papel que jugar en el ámbito académico.

Las pequeñas bibliotecas, se asemejan a una casa de pájaros para libros, a veces también se les denomina casas de hadas, que se intalan en vecindarios residenciales, que tienen como finalidad compartir libros y lecturas, para ello usan  cajas de materiales reciclados como punto de intercambios: toman prestada una novela o dos y dejan una biografía o una colección de cuentos para el próximo lector que acuda. Los libros infantiles también son títulos populares para llevar y dejar.

Gracias a un esfuerzo conjunto entre los miembros de la Facultad del Centro para la Excelencia Docente (CTE), la BBibliotecade Fondren, y la Facultad de Ingeniería y Planificación (FE&P), Rice instaló su tres primeros puntos de intercambio de libros a través de pequeñas bibliotecas.

Muchos estudiantes han admitido que rara vez leen libros por diversión después de ingresar en la universidad. Según una encuesta, la mayoría de los estudiantes no habían leído una sola novela desde que ingresaron en la universidad. Por lo que parece evidente realizar acciones como esta que animen a la y fomenten la lectura.

Apenas unas semanas después de su instalación, las cajas ya estaban repletas de títulos populares y divertidos, incluyendo todo, desde obras de Dean Koontz y John Saul hasta “The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy”, “American Psycho”, un compendio de Harlan Ellison. historias y un conjunto casi completo de títulos de George RR Martin “Una canción de hielo y fuego”.

Los miembros del personal de la Biblioteca Fondren están ansiosos por trabajar con los estudiantes de CTE para promover la lectura en el campus, y están entusiasmados de ver las pequeñas bibliotecas gratuitas en el campus.

Lisa Balabanlilar, profesora asociada de historia y actual presidenta de la Facultad Fellows, una de las impulsoras del proyecto dijo “Siempre me ha fascinado este movimiento internacional de pequeñas bibliotecas libres”, dijo. “Y por eso pensé, tenemos que poner la lectura popular, la lectura divertida frente a ellos y hacer que forme parte de su propia cultura”