¿Cómo están respondiendo las bibliotecas a la crisis del COVID-19?: resultados de una encuesta de PLA

 

pla-survey

 

Public libraries launch, expand services during COVID-19 pandemic“, American Library Association, April 9, 2020.

Texto completo

 

Las bibliotecas continúan desempeñando funciones esenciales en nuestras comunidades, incluso cuando cerramos nuestros edificios y trabajamos de forma remota para garantizar un mejor acceso a más servicios y recursos en línea, y apoyando la salud y seguridad de los ciudadanos 

 

A medida que las bibliotecas públicas cierran sus edificios al público, el personal continúa sirviendo a sus comunidades con formas innovadoras. Esos son algunos de los principales hallazgos que la Public  Library Association (PLA) anunció estos días en la encuesta más amplia sobre la respuesta de las bibliotecas públicas a la pandemia hasta la fecha, con 2.545 respuestas en todo el país. La mayoría de los encuestados (98%) informaron que sus edificios estaban cerrados al público, pero, en muchos casos, el personal continuó ofreciendo acceso a los recursos digitales, lanzó programas virtuales y coordinó servicios con agencias gubernamentales locales.

La encuesta encontró que las bibliotecas están adaptando rápidamente sus servicios a la nueva situación. Una gran mayoría de los encuestados informa que ha ampliado las políticas de renovación en línea (76%), han ampliado los recursos y servicios en línea como libros electrónicos, así como los medios de transmisión (74%) y ha aumentado la programación de servicios virtuales (61%).

Más del 70% de los encuestados están aprovechando las redes sociales para compartir información relacionada con COVID-19, el 95% para comunicar los cambios en los servicios de la biblioteca y el 89% para promover los recursos disponibles de la biblioteca. Más del 60% informa que usa las redes sociales para promover la participación en el Censo 2020.

Se desconoce qué porcentaje del personal de la biblioteca puede estar trabajando en casa, pero el 70% de los encuestados informó que la política de su biblioteca permite que el personal trabaje de forma remota.

En respuestas abiertas, el personal de la biblioteca describió una serie de nuevas actividades:

  • Reasignación de los presupuestos de la colección impresa a los materiales digitales,
  • Contactando por teléfono a aquellos desconectados digitalmente
  • Implementando impresoras 3D de la biblioteca, que están manejando voluntarios para imprimir protectores faciales para los hospitales locales.
  • Coordinación de los servicios de información locales; por ejemplo, algunas bibliotecas colaboraron con otros socios de la ciudad para abrir un refugio de día para las personas sin hogar. También se convocó a otros miembros del equipo administrativo de la biblioteca para prestar servicios a la comunidad como parte del plan general de continuidad de operaciones para los servicios de la ciudad.
  • Adaptación de programas presenciales a programas en línea, como los cuentos virtuales y el grupo de tejido en línea como se ha hecho en la Biblioteca McArthur en Biddeford, Maine.
  • Ampliación de la expedición de carnets de acceso a la biblioteca virtual. Las personas pueden solicitar el carnet desde el sitio web, y se les envía el código de acceso por correo electrónico.
  • Agregando varios cientos de libros electrónicos y audiolibros electrónicos por semana.
  • Conectándose con sus comunidades por chat, texto, teléfono y correo electrónico para atender necesidades de información.
  • Apoyo a desempleados y las pequeñas empresas  Además, las bibliotecas se están preparando para una necesidad aún mayor de apoyar a los trabajadores desempleados y las pequeñas empresas durante la Gran Recesión que se avecina
  • Ampliando el acceso a Internet. Con más de 20 millones de personas sin acceso a banda ancha en el hogar, las bibliotecas públicas son a menudo la única fuente de acceso gratuito a ordenadores e Internet, ya que contabilizan casi 258 millones de sesiones de ordenador en un año. Más del 80% de los encuestados informaron que dejaron su acceso público a Wi-Fi abierto cuando se cerró el edificio de la biblioteca antes de la crisis COVID-19, y el 12% ha agregado o ampliado este servicio desde que comenzó la crisis. Porcentajes más pequeños de bibliotecas han ampliado el alcance de su Wi-Fi pública, han comprobado puntos de acceso a Internet móvil o han utilizado sus conexiones para proporcionar acceso a Internet.