¿Acabará el coronavirus con los ‘dinosaurios’ de la publicación científica?

 

bccdad2e-676e-11ea-9de8-4adc9756b5c3_image_hires_091706

Linda Lew. Will the coronavirus kill off the ‘dinosaur’ world of academic publishing? South China Morning Post. Publicado: 11:00 pm, 16 mar, 2020 

La pandemia mortal ha traído de vuelta un largo debate sobre las empresas que se benefician de la publicación de investigaciones a menudo proporcionadas libremente por el autor. A medida que los nombres más importantes en el negocio responden a las demandas de los académicos para derribar las barreras de pago, las nuevas plataformas están obteniendo nuevos estudios de uso público.

 

Investigadores médicos en Asia, Europa y Estados Unidos están trabajando las 24 horas para luchar contra la pandemia de Covid-19, buscando pistas y datos procedentes de décadas de estudios sobre patógenos similares al nuevo coronavirus.

La importancia de esa investigación se destacó el viernes cuando las autoridades científicas de 12 países, incluidos los EE. UU., Italia y Corea del Sur, emitieron un comunicado en el que instaban a los editores corporativos de trabajos académicos a poner toda la información relevante disponible de manera abierta y rápida.

El comunicado decía “Instamos a los editores a que acepten voluntariamente hacer sus publicaciones relacionadas con Covid-19 y coronavirus, y los datos disponibles que los respaldan, inmediatamente accesibles”

La declaración no solo señaló la necesidad urgente de información a medida que la epidemia mata a miles de personas, sino que también marcó un conflicto detrás de escena entre editores académicos, como Elsevier, con sede en Amsterdam, y el grupo estadounidense Taylor & Francis, y científicos críticos con las prácticas de publicación. que bloquean la investigación líder detrás de los pagos de suscripción.

Si bien este no es un argumento nuevo, la pandemia de Covid-19 está poniendo de relieve cómo funciona la publicación académica, una industria que, según algunos científicos, se basa en un modelo agotado que necesita ser reemplazado.

Los editores académicos han creado negocios altamente rentables al realizar investigaciones científicas de vanguardia, someterlas a revisión especializada y luego venderlas a empresas, bibliotecas y universidades de todo el mundo.

Involucra a instituciones como la Universidad de California que pagan millones de dólares al año para obtener acceso a la investigación que el autor generalmente entrega gratuitamente al editor.

Lo cuál ha enojado al mundo universitario durante años, y el brote mundial de coronavirus ha revitalizado a los críticos. Cientos de científicos firmaron una petición en línea este mes que llevó a los editores a desbloquear miles de páginas de investigación sobre coronavirus ocultas detrás de los muros de pago.

En el sistema actual, un científico presenta un trabajo de investigación, que luego es revisado por pares en un proceso que puede llevar meses. En la mayoría de los casos, los autores hacen esto sin recibir ninguna recompensa, simplemente por amor al progreso científico.

El 31 de enero, la organización benéfica británica de investigación sanitaria Wellcome Trust pidió que  “Los resultados de la investigación y los datos relevantes para este brote se compartirán rápida y abiertamente para informar la respuesta de salud pública y ayudar a salvar vidas”.

Wellcome Trust pidió signatarios para apoyar el esfuerzo y decenas lo hicieron, desde los mismos editores académicos, incluido Elsevier; a instituciones médicas como los centros de control de enfermedades de EE. UU. y China; y grandes fabricantes de medicamentos como Takeda Pharmaceutical de Japón.

Al mismo tiempo, los científicos que intentaban combatir el virus comenzaron a publicar más investigaciones en plataformas gratuitas de Internet conocidas como servidores de preprints, como bioRxiv y medRxiv. Un preprints es un artículo que aún no se ha revisado o publicado en una revista científica.

Desde el comienzo de este año, se ha depositado más de 180 documentos sobre el nuevo coronavirus en bioRxiv. El servidor de preprints de ciencias de la salud medRxiv, que comenzó en 2019, sumó 380 documentos relacionados con virus depositados en los últimos tres meses. En comparación, la epidemia de zika que apareció en Brasil en 2015, en la cuál solo se depositaron 96 artículos en bioRxiv hasta 2016.

En medio de estos desarrollos, apareció una petición en línea, diciendo que a pesar de la llamada de Wellcome Trust, aun permanecian bajo barreras de pago años de investigación sobre la familia de patógenos del coronavirus en servicios basados ​​en tarifas, que podrían ascender a cientos de dólares por acceso. La petición instó a los editores a hacer que todo el trabajo sea de libre acceso.

“Miles de estudios científicos sobre el coronavirus están bloqueados detrás de los pagos de suscripción, lo que impide que los científicos tengan acceso a la investigación necesaria para descubrir tratamientos antivirales y una vacuna para detener el virus”, decía la petición, que tenía casi 2.000 firmas de apoyo el 3 de marzo .

Entre los que pusieron su nombre en la petición estaban Chris Bourg, director de bibliotecas del MIT, y Brooks Walsh, un médico de medicina de emergencia en Connecticut.

Cuatro editoriales académicas importantes, Taylor & Francis, Wiley, Oxford University Press y Springer, respondieron haciendo que casi todos sus documentos relacionados con el coronavirus tengan acceso abierto, según un aviso posterior en la petición.

Sin embargo, a partir del 3 de marzo, Elsevier, el editor académico más grande del mundo por ventas, todavía tenía miles de artículos sobre investigación de coronavirus detrás de una barrera de pago, según el organizador de la petición, un investigador con sede en EE. UU. Que no deseaba ser identificado públicamente, citando preocupación por posibles demandas legales.

El organizador dijo que los motores de búsqueda propiedad de Elsevier, conocidos como ScienceDirect y 1Science, realizaron investigaciones combinadas de coronavirus que totalizaron 7,945 artículos. Hasta el 3 de marzo, un total de 4.110 documentos se habían puesto a disposición de forma gratuita, pero eso dejaba 3.800 documentos que requerían el pago para acceder.

“No es así como funciona la ciencia”, dijo el organizador de la petición. “La ciencia funciona aprendiendo de investigaciones previas y uniendo todo en una nueva comprensión”.

Sin embargo, Elsevier eliminó el muro de pago del resto de los documentos, diciendo en un correo electrónico que desde que se intensificó el brote de Covid-19, recibió más solicitudes para hacerlo.

“[Esto] nos llevó a aumentar nuestro compromiso de abrir más artículos con ScienceDirect de Elsevier y el Repositorio de Investigación 1Science Coronavirus de Elsevier y desbloqueó casi 20.000 artículos de investigación”, dijo un portavoz de la compañía el 10 de marzo en una respuesta por correo electrónico a las preguntas.

Agregó que Elsevier haría que la “investigación sea de libre acceso mientras la Organización Mundial de la Salud considere las situaciones actuales y futuras como un riesgo para la salud pública”. La compañía se comprometió a apoyar el esfuerzo de contener y erradicar Covid-19.

El organizador de la petición confirmó que Elsevier había desbloqueado más de 19.000 documentos sobre investigación de coronavirus antes del 7 de marzo, cumpliendo con las solicitudes de los firmantes.

Pero, la epidemia de Covid-19 no causó esta brecha entre algunos científicos y editores sobre el acceso a la investigación, solo resurgió y la agravó.

Los críticos de la comunidad científica han cuestionado durante mucho tiempo este modelo de investigación compartida, que ha hecho que la industria editorial científica sea muy lucrativa. 

El Grupo Relx, con sede en Gran Bretaña, propietario de Elsevier, tenía un margen de ingresos operativos del 26,16 por ciento en comparación con un promedio del 9,82 por ciento de media de las 17 editoriales europeas que cotizan en bolsa, según los últimos datos de Bloomberg Intelligence.

El margen de ingresos operativos de Relx fue el mayor en la lista, y las publicaciones científicas, médicas y técnicas representan aproximadamente el 35 por ciento de sus ingresos, o el mayor.

Los críticos dicen que tales márgenes de beneficio de las prácticas que limitan el acceso a la investigación no responden adecuadamente a los intereses de la ciencia. Si bien el sistema tradicional de publicación académica está lejos de ser desplazado, los gobiernos y las universidades de todo el mundo están presionando para compartir más abiertamente en el mundo de la investigación y los datos.

La Universidad de California es un ejemplo. En 2019, la institución, que se extiende por 10 campus, mantuvo conversaciones con Elsevier sobre la renovación de las suscripciones de investigación.

La universidad quería “opciones de publicación de acceso abierto” para sus investigadores en las revistas de Elsevier sin costo adicional. Tal como están las cosas, si el autor de la investigación quiere ponerla a disposición del público de forma gratuita, en la opción de acceso abierto, el autor tiene que pagar tarifas al editor.

La universidad dijo que ya le estaba pagando a Elsevier 11 millones de dólares al año en costos de suscripción, pero Elsevier se negó a otorgar la opción de acceso abierto, y propuso en cambio que la universidad pagara 30 millones adicionales durante tres años por ese servicio, un aumento de aproximadamente 80 por ciento La Universidad de California se negó.

Mientras tanto, los servidores de preprints fuera del control de las grandes editoriales académicas están experimentando un aumento en la actividad.

Un  preprint de un equipo del Laboratorio Nacional de Los Alamos en los EE. UU. Modeló el número de reproducción de Covid-19 en base a datos disponibles públicamente. El número de reproducción, conocido como R0 o R-nada, indica cuántas personas corren el riesgo por una persona infectada o el contagio de la enfermedad. La información tiene implicaciones importantes para las estrategias sobre cómo controlar el virus, según el investigador Ruian Ke.

Según el documento preliminar, la tasa de transmisión de la enfermedad podría haber disminuido hasta un 59% después de que China introdujera medidas de bloqueo en el país cerca de finales de enero. “Creo que la  atención prestada al servicio de preprints no tiene precedentes”, dijo Ke. Nick Hengartner, líder del grupo de biología teórica y biofísica del laboratorio de Los Álamos, dijo que los preprints eran parte de la democratización del proceso científico. En lugar de que unas pocas personas revisen el trabajo, muchos científicos podrían participar en este proceso, poner los hallazgos en contexto y en tiempo real junto con toda la información disponible, dijo Hengartner.

Tanto Ke como Hengartner reconocieron que algunos de los primeros hallazgos publicados en los preprints podrían ser defectuosos, debido a la limitación de datos durante las etapas iniciales del brote. Entre los preprints que suscitaron controversia figuraba uno de científicos de la India que comparaba el nuevo coronavirus con el VIH. En otro documento de investigadores de la Universidad Tecnológica de China Meridional se sugería que el virus se había filtrado desde el Instituto de Virología de Wuhan. Ambos documentos fueron retirados, pero no antes de su difusión en los medios de comunicación social, lo que alimentó la desinformación sobre la emergencia de salud pública.

Para tratar de reducir estos incidentes y destacar el trabajo más valioso, los científicos y los expertos en salud pública han puesto en marcha una plataforma de investigación en línea llamada Outbreak Science Rapid PREreview para ofrecer una retroalimentación estructurada y oportuna a los preprints, según Daniela Saderi, una de las fundadoras.

“Durante un brote, no tenemos tiempo para un proceso de tres a seis meses para la tradicional revisión por pares. Con la nueva plataforma de código abierto, podemos trabajar juntos para examinarlos rápidamente y ayudar a otros a encontrar la mejor ciencia”, dijo Saderi.

La plataforma se lanzó el 1 de enero, coincidiendo con la aparición de Covid-19. Aunque los preprints pueden difundir la ciencia no probada, eso también es un problema en la publicación académica tradicional, según Saderi. “Ha habido muchos ejemplos de investigación que han sido técnicamente examinados por dos o tres revisores a través del sistema de revisión por pares organizado por la revista y han resultado ser incorrectos”, dijo.

Un ejemplo es un documento que vincula el autismo con las vacunas publicado en la revista médica The Lancet en 1998, que contribuyó a apoyar el movimiento antivacunación. Fue retirado en 2010, después de que se determinara que era un engaño médico.

Elsevier, que publica The Lancet, dijo que consideraba los preprints como un complemento de la publicación de la revista, y una forma de que la comunidad de investigadores compartiera información antes del importante proceso de revisión por pares.

“Al mismo tiempo, advertimos que los preprints no se han beneficiado del papel fundamental de la revisión por pares, que valida y mejora la calidad de los artículos finales publicados en las revistas”, dijo un portavoz de la compañía. Hengartner de Los Álamos no está del todo de acuerdo: “Creo que los editores que piden precios exorbitantes para compartir el conocimiento científico son dinosaurios.

 

Un pensamiento en “¿Acabará el coronavirus con los ‘dinosaurios’ de la publicación científica?

  1. Pingback: ¿Acabará el coronavirus con los ‘dinosaurios’ de la publicación científica? – CRB-8

Los comentarios están cerrados.