Bicicletas y libros en Afganistán. Mejorando la alfabetización con una biblioteca móvil

bikes-feat

 

Improving literacy with a mobile library“. American Libraries, February 25, 2020

Ver original

 

La voz de Siyawash se rompe cuando relata esta escena de una pequeña aldea en Afganistán. Siyawash, un estudiante de la Universidad Jahan en Kabul, es fundador y jefe de una pequeña organización llamada Read Books (en pashto: Ketab Lwast), un esfuerzo móvil para mejorar las tasas de alfabetización juvenil en Afganistán al proporcionar libros y formación sobre lectura a niños en áreas rurales. 

Años de guerra han dejado a Afganistán con algunas de las tasas de alfabetización de adultos más bajas del mundo: alrededor del 45% para los hombres y alrededor del 17% para las mujeres. Siyawash, quien lanzó Ketab Lwast con la ayuda de algunos compañeros en 2018, está decidido a cambiar esto. Junto con voluntarios de universidades de Kabul, él y su equipo viajan semanalmente a las regiones rurales, aportando tanto libros como entusiasmo.

“Nuestra idea es mostrar que la lectura puede ser divertida y explicar por qué la educación es tan importante”, dice Siyawash. “Si les damos a los niños libros, incluso libros simples, pueden comenzar a aprender el idioma y disfrutar las historias. Pero también podría ayudarlos a ver el mundo de una manera diferente y ayudar a poner fin a la forma de pensar que está frenando a este país ”.

Afganistán tiene una orgullosa tradición literaria que incluye escritores contemporáneos como Reza Mohammadi y Khaled Hosseini. Sin embargo, bajo el régimen talibán (1996–2001), se quemaron libros considerados no islámicos. Muchas bibliotecas, incluida toda la biblioteca de la Universidad de Kabul (que también había servido como biblioteca nacional) fueron saqueadas o cerradas. En total, 15 de las 18 bibliotecas públicas de Kabul fueron cerradas durante el reinado de los talibanes.

En los últimos años, los esfuerzos para fomentar la lectura y la educación han aumentado, pero queda mucho trabajo por hacer. Una encuesta de 2016 a 324 bibliotecas afganas realizada por la consultora de biblioteca Rebecca L. Miller descubrió que el tamaño medio de la colección era de entre 1.000 a 2.500 volúmenes, y solo cuatro bibliotecas tienen más de 20.000 volúmenes. El 64% no tenía computadoras, el 55% no tenía capacitación en bibliotecas y solo una (la Universidad Americana de Afganistán) ofrecía acceso a bases de datos de revistas en línea como JSTOR.

“En algunas regiones, los niños no van a la escuela”, dice Siyawash. “Los talibanes tomaron las madrasas (escuelas) y algunas permanecieron cerradas. Muchos padres todavía no quieren enviar a sus hijas a la escuela, y debido a la pobreza, incluso algunos de los niños no terminan la escuela primaria. Queremos cambiar eso, y creemos que enseñar a los niños a leer es el primer paso “.

El equipo de Kabul trabaja principalmente en ciudades y pueblos remotos a una distancia de hasta 250 millas. Se comunican con los maleks (ancianos) de la aldea por teléfono celular y promueven sus visitas en la radio local antes de llegar en automóvil. La organización también está activa en las redes sociales. Aunque muchas de las personas a las que intenta ayudar no tienen acceso a Internet, las publicaciones en línea ayudan a crear conciencia y asegurar la financiación de los afganos más ricos y urbanos (Ketab Lwast se financia a través de un modelo de membresía en el que los donantes pagan 100 afganis afganos, o alrededor de 1.30, dólares al mes).

Siyawash saca su bicicleta azul eléctrico, completa con una canasta de libros, y recorre el pueblo para despertar el interés. Mientras realiza el ciclo, anuncia a través de un megáfono y un altavoz conectado a su manillar que Ketab Lwast ha llegado y pronto distribuirá libros. A veces lo acompaña Javed Amirkhel, un cantante local y amigo cercano que actúa como flautista: los niños escuchan sus canciones y las siguen, ya sea en sus propias bicicletas o a pie.

Luego, el equipo establece un campamento en una escuela o mezquita y distribuye libros de aprendizaje y papelería a los niños reunidos, mientras les explica la importancia de la educación. Siyawash instruye a los niños a copiar letras y palabras de sus nuevos libros. “La alfabetización no se trata solo de leer pasivamente, sino también de escribir, familiarizarse con las letras, aprender nuevas palabras y, finalmente, crear nuevas historias”, dice.

Los miembros femeninos tienen la tarea de un papel más sensible: hablar con las madres locales y alentarlas a enviar a sus hijas a la escuela. Si bien se enfrentan a una batalla cuesta arriba para cambiar las formas de pensar establecidas desde hace mucho tiempo, la presencia de las mujeres voluntarias, muchas de las cuales contactaron a Siyawash después de enterarse de Ketab Lwast en las redes sociales, es un poderoso estímulo para el cambio.

Siyawash se refiere a los talibanes, que aún controlan algunas áreas del país, como “enemigos de Afganistán” que están decididos a “mantener el país en la oscuridad”. Los voluntarios de Ketab Lwast han sido amenazados en varias ocasiones. A pesar del peligro, Siyawash no tiene interés en rendirse. “Donde propagan el odio y el miedo, difundiremos libros y aprendizaje”, dice. “Queremos un futuro diferente para Afganistán”.