El bajo nivel de alfabetización digital es uno de los principales factores que hacen que las personas mayores sean víctimas del fraude en línea

 

 

ipad4dad1

 

Tackling misinformation in an open society. How to respond to misinformation and disinformation when the cure risks being worse than the disease. London: Full Fact, 2020

Texto completo

 

Las personas mayores son las más propensas a ser victimas de la desinformación o a creer en una información falsa que se presenta como evidencia real, en la que a menudo es difícil discernir los hechos de la opinión. El bajo nivel de alfabetización en línea es uno de los principales factores que hacen que las personas mayores sean víctimas del fraude en línea. El informe afirma que hay tres factores que determinan la capacidad de cada uno de caer en la trampa de la información falsa: 1) La repetición, 2). La presentación de la información, 3) y Los propios sesgos ideológicos de cada uno.

 

 

Las conclusiones, publicadas por el informe de Full Fact, destacaron que las personas mayores también tienen dificultades para recordar la fuente de la desinformación, a pesar de recordar su contenido.

Los medios sociales desempeñan un papel importante en la forma en que se difunde la información falsa, ya que el informe de Full Fact indica que las personas tienen la mitad de probabilidades de recordar la fuente del contenido que han visto en las plataformas de los medios sociales en comparación con si lo han visto en un sitio de noticias.

El informe afirma que hay tres factores que determinan la capacidad de cada uno de caer en la trampa de la información falsa:

  • La repetición,
  • La presentación de la información
  • Los propios sesgos ideológicos de cada uno.

El primero es la repetición – si una declaración incorrecta se repite una y otra vez, se vuelve más creíble.

El informe demostró que las personas mayores de 50 años tienen menos probabilidades de escoger todas las afirmaciones factuales de una lista con opiniones, y que los mayores de 65 años tienen menos probabilidades de cambiar sus creencias, incluso después de ver cómo se desacredita algo que no es cierto.

El segundo es la forma en que aparece la información, con mucha gente sesgada inconscientemente hacia los mensajes en línea o los correos electrónicos que “parecen” correctos. Esto significa que el contenido que es más fácil de procesar naturalmente cuando tiende a ser visto como más agradable y más confiable. El informe encontró que el tamaño de las fuentes, la complejidad de las palabras, el contraste y la gramática influyen en la probabilidad de que alguien crea una declaración falsa hecha en línea. También, las imágenes tienden a creerse más fácilmente como reales porque crean una ilusión de evidencia objetiva de un evento, y se procesan fácilmente.

Y en tercer lugar el informe también destaca que el sesgo que ya tiene la gente antes de consumir la información contribuye a creer que esa noticia es real. Los puntos de vista de las personas influirán en la forma en que se acepte la nueva información, incluso cuando la persona sepa lo contrario. Las creencias políticas o sociales pueden impedir que la gente acepte la información, a pesar de su nivel de educación o de conocimientos sobre los medios de comunicación.

El bajo nivel de alfabetización en línea es uno de los principales factores que hacen que las personas mayores sean víctimas del fraude en línea, con casi 49.000 personas mayores de 60 años como objetivo en 2017. Full Fact dijo que una solución a este problema es que el gobierno invierta en llegar a este grupo de edad y educarlos sobre la información falsa y cómo detectarla.

Otra forma de contrarrestar la propagación de la desinformación es que las empresas empleen verificadores de hechos para contrarrestar la información en línea, detectar la propagación de la información errónea en una fase temprana es la forma más eficaz de combatirla. También  atraer al público a los debates sobre la información errónea también ayudaría, y a concienciar a la gente de su papel en la difusión o la ayuda para combatir la difusión de información falsa en línea.

Los usuarios de mayor edad pueden ser particularmente vulnerables a los problemas de la absorción de información falsa, pero hay factores que afectan universalmente a todos los grupos de edad y a la capacidad de las personas para distinguir los hechos de la ficción.