Marian, la Bibliotecaria de “Vivir de ilusión”

 

mm-carrion

Ver más sobre 

En 1962, Warner Brother’s Pictures estrenó una versión cinematográfica del popular musical de Broadway “The Music Man” de 1957, protagonizada por Robert Preston en el papel de Harold Hill y Shirley Jones como Marian Paroo. La obra se tradujo al español como “Vivir de ilusión”  “The Music Man” es un musical con libro, música y letras de Meredith Willson, basado en una historia de Willson y Franklin Lacey. En 2005, “The Music Man” fue seleccionada para su preservación en el Registro Nacional Cinematográfico de los Estados Unidos de la Biblioteca del Congreso por ser “cultural, histórica o estéticamente significativa”.

La historia está ambientada en 1912 y gira en torno a un estafador, Harold Hill, que se desplaza de un lugar a otro estafando a pequeños pueblos ingenuos para que le dé dinero para una banda para jóvenes y se lleve el dinero antes de que el pueblo se dé cuenta de lo que ha ocurrido. Buscando otro pueblo al que estafar, Hill llega a River City, en Iowa, donde intentará persuadir a sus habitantes de que la única forma de salvar a la juventud es organizando una banda de muchachos. Lo que no imagina Hill es que la bibliotecaria del pueblo, Marian Paroo, va a trastocar por completo sus planes.

El personaje de Marian Paroo es responsable de muchos estereotipos persistentes (y algunos dirían irritantes) sobre los bibliotecarios, especialmente las bibliotecarias. Se la describe como una solterona, ya que la mayoría de los hombres encuentran su intelecto intimidante y en un momento dado otro personaje la llama “engreída”. Lleva gafas de montura oscura y gruesa, el pelo recogido en un moño y un vestido profesional muy conservador. El estereotipo de la bibliotecaria solterona con gafas de montura de cuernos y un moño ha persistido a lo largo del tiempo y se ha convertido en algo común en la cultura popular, que en absoluto obedece en la mayor parte de los casos a la realidad.

Aunque el personaje de Marian se suele considerar un estereotipo negativo, hay que tener en cuenta que Marian defiende que los libros más atrevidos de autores como Chaucer, Rabelais y Balzac formen parte de la biblioteca, a pesar de las protestas de los ciudadanos que los tachan de inmorales. Aunque se la recuerda principalmente por requerir constantemente silencio, también hay que recordar que fue una defensora de la libertad intelectual.

 

Señora bibliotecaria
¿Qué puedo hacer, querida, para captar tu atención?
Te quiero con locura, con locura, señora bibliotecaria….  Marian
Que el cielo nos ayude si la biblioteca se incendia.
Y los brigadistas voluntarios de mangueras
Tenía que susurrar las noticias a Marian…. ¡Señora Bibliotecaria!
¿Qué puedo decir, querida, para que quede claro
La necesito desesperadamente, señora bibliotecaria… Marian

Si me tropezara y me rompiera mi como lo llames.
Podría tumbarme en el suelo
Hasta que mi cuerpo se convirta en carroña… Señora Bibliotecaria.
Ahora a la luz de la luna, un hombre podría cantarla
A la luz de la luna
Y un hombre sabría que su amada
Había escuchado cada palabra de su canción
Con la luz de la luna ayudando.
Pero cuando trato de decírtelo, querida.

La amo con locura, con locura, señora bibliotecaria…. Marian
Es una causa perdida desde hace mucho tiempo, nunca podré ganar.
Porque el mundo civilizado acepta como pecado imperdonable
Hablar en voz alta con cualquier bibliotecario
Como Marian…

 

Ver además

Imagen de la biblioteca y los bibliotecarios en el cine. Planeta Biblioteca 2018/05/23.

La imagen de la biblioteca en el cine (1928-2015).

La imagen del bibliotecario y de las bibliotecas en el cine

La imagen de las bibliotecarias en el cine. ¿ha cambiado la imagen en los últimos 60 años?