Mendeley encripta la base de datos de los usuarios después de que Zotero proporciona un importador (zotero.org)

maxresdefault

Mendeley encrypts users’ database after Zotero provides an importer (zotero.org)

Ver noticia completa

 

Mendeley 1.19 y posteriores han comenzado a encriptar la base de datos local, haciéndola ilegible para Zotero y otras herramientas. Elsevier hizo este cambio unos meses después de que Zotero anunciara públicamente un importador, a pesar de haber promocionado durante mucho tiempo la apertura de su formato de base de datos como garantía contra la ciencia propietaria y de seguir afirmando erróneamente en su documentación que se puede acceder a la base de datos utilizando cualquier herramientas estándar. Sin embargo, Mendeley sigue pudiendo importar datos de Zotero, como lo ha hecho desde 2009.

Zotero ha mejorado mucho, mientras que Mendeley está haciendo lo contrario.En julio de 2018, Zotero anunció que en la beta de su programa, era posible importar una biblioteca Mendeley directamente a Zotero, preservando todos los datos, carpetas, etiquetas, notas, archivos vinculados y almacenados, extrayendo además las anotaciones que hubieramos hecho en los archivos PDF asociados. Para importar una  una biblioteca de Mendeley a Zotero, había que seleccionar “Importar…” en el menú “Archive” de Zotero. De este modo Zotero nos dirigía al directorio de datos Mendeley en la ubicación estándar, donde aparecía la opción “Mendeley”, que al seleccionarla mostraba una lista de bases de datos disponibles para importar.

En respuesta a esta mejora, Elsevier, de manera subrepticia y sin anunciarlo, ha modificado su programa para que no se puedan exportar los archivos PDFs con las anotaciones que nosotros mismos hayamos hecho a Zotero. Es decir, es imposible enviar una carpeta de archivos con los PDF anotados a un coautor durante una revisión científica, cuando los propietarios de esas anotaciones somos nosotros mismos.

Las notas de la versión Mendeley 1.19 afirmaban que la encriptación era para “mejorar la seguridad” en máquinas compartidas, pero las aplicaciones rara vez encriptan sus archivos de datos locales, ya que las protecciones de archivos son manejadas generalmente por el sistema operativo con permisos de cuenta y encriptación de disco completo, y cualquiera que utilice la misma cuenta del sistema operativo o una cuenta de administrador ya puede instalar un keylogger para capturar contraseñas. Elsevier declaró más tarde que el cambio era requerido por las nuevas regulaciones europeas de privacidad – una afirmación extraña, dado que esas regulaciones están diseñadas para dar a la gente control sobre nuestros datos y garantizar la portabilidad de los mismos, no lo contrario – y continuó afirmando, que la exportación local completa todavía era posible, mientras que repetidamente rechazaba los informes sobre el cambio como “#fakenews”.

Parece ser que Elsevier no quiere que los usuarios intercambien documentos de investigación, independientemente de si se tiene o no acceso legal a ese contenido, haciendo que Mendeley NO permita acceder completamente a tu propio trabajo!