El auge de los medios digitales, el declive de la televisión y el (casi) final de la imprenta. Tendencias en el uso de los medios entre los adolescentes estadounidenses, 1976-2016

adolescentes-phubbing-tecnologia-aislamiento

 

Twenge, J. M., Martin, G. N., & Spitzberg, B. H. (2018). Trends in U.S. Adolescents’ media use, 1976–2016: The rise of digital media, the decline of TV, and the (near) demise of printPsychology of Popular Media Culture. Advance online publication.

Texto completo

 

En comparación con generaciones anteriores, los adolescentes de la década de 2010 pasaron más tiempo en línea y menos tiempo con los medios de comunicación tradicionales, como libros, revistas y televisión. En los últimos años, menos del 20 por ciento de los adolescentes de EE. UU. informan que leen un libro, revista o periódico a diario por placer, mientras que más del 80 por ciento dice que usan los medios sociales todos los días, según una investigación publicada por la American Psychological Association. 

 

 

La mayoría de los estudios llevados a cabo hasta la fecha han producido resultados contradictorios sobre si los medios digitales (Internet, los mensajes de texto, los medios sociales y los juegos) desplazan o complementan el uso de los medios tradicionales (medios impresos como libros, revistas y periódicos, televisión y películas). Twenge y sus colegas analizaron datos de una muestra representativa a nivel de Estados Unidos de aproximadamente 50.000 estudiantes de octavo, décimo y doceavo grado anualmente. Observaron los resultados de la encuesta de 1976 a 2016, que representaban a más de un millón de adolescentes.

Los resultados del estudio ponen de relieve que el uso de los medios digitales ha aumentado considerablemente, entre los alumnos de 12º grado en 2016 pasando más del doble de tiempo en línea que en 2006, tiempo que dedican a enviar mensajes de texto y a participar en los medios sociales, totalizando alrededor de 6 horas al día en 2016. Cuando en 2008 sólo la mitad de los alumnos de 12º grado visitaban sitios de redes sociales casi todos los días, en 2016 esta cifra era del 82%. A la vez que dedicaron menos tiempo a los medios impresos, la televisión o el cine en comparación con los adolescentes de décadas anteriores.

44438392192_8f3a47f5a0_o_d

El declive de los medios impresos de lectura fue especialmente pronunciado. A principios de la década de 1990, el 33 por ciento de los alumnos de décimo grado dijo que leía un periódico casi todos los días. En 2016, esa cifra era sólo del 2 por ciento. También el porcentaje de alumnos de 12º grado que leen un libro o una revista todos los días disminuyó del 60% a finales de la década de 1970 al 16% en 2016, y los alumnos de 8º grado pasaron casi una hora menos viendo la televisión en 2016 que a principios de la década de 1990.

Aunque de manera no tan drástica, el consumo de televisión y cine también disminuyó. En la década de 1990, el 22 por ciento de los alumnos de octavo grado informaron que veían cinco o más horas de televisión al día, frente al 13 por ciento que lo hace en 2016. La caída en los adolescentes que van al cine o al teatro tuvo su colapso muy recientemente, el vídeo y el DVD no repercutieron tan negativamente como si lo está haciendo el vídeo en streaming

La rápida adopción de los medios digitales desde la década de 2000 ha desplazado el consumo de los medios analógicos. A nivel general, las tendencias fueron bastante uniformes en cuanto a género, raza/etnia y estatus socioeconómico.

 

 

Para los autores, los adolescentes de hoy en día están enseñados a leer textos cortos de pocas páginas, mientras que pasan la mayor parte de su tiempo cambiando entre una actividad digital y otra en cuestión de segundos. Por lo que su capacidad de concentración ha disminuido alarmantemente. En un momento en que ser capaz de leer textos largos es crucial para entender temas complejos y desarrollar habilidades de pensamiento crítico.