“Aliados naturales”: Bibliotecarios, Archivistas y Datos en los Proyectos Internacionales sobre Humanidades Digitales

dh20master_photo_final_small

Poole, Alex H. ; Garwood, Deborah. ‘Natural Allies’: Librarians, Archivists, and Big Data in International Digital Humanities Project Work” Journal of Documentation 74(4):804-826 [Pre-Print]. DOI 10.1108/JD-10-2017-0137

Texto completo

 

El proyecto Digging into Data 3 (DID3) (2014-2016), diez financiadores de cuatro países (EE.UU., Canadá, el Reino Unido y los Países Bajos) concedieron 5,1 millones de dólares a 14 equipos de proyecto para llevar a cabo una investigación intensiva, interdisciplinaria e internacional sobre humanidades digitales (DH). El propósito de este trabajo es utilizar los proyectos DID3 como un estudio de caso para explorar la siguiente pregunta de investigación: ¿qué roles asumen los bibliotecarios y archiveros en los proyectos de DH internacionales, interdisciplinarios e intensivos en datos?

Se consiguió la participación de 53 personas que representaban a once proyectos. Es un estudio de caso cualitativo que incluye muestreos, entrevistas semiestructuradas y análisis fundamentado. Los bibliotecarios o archiveros participaron oficialmente en 3 de los 11 proyectos (27,3%). Tal vez lo más importante es que los profesionales de la información desempeñaron funciones no oficiales vitales en estos proyectos, como consultores y enlaces y también como apoyo técnico. La experiencia en Información y Documentación (LIS) ayudó a los investigadores de DID3 en temas como la visualización, la gestión de derechos y las pruebas de usuario. Los participantes en DID3 también sugirieron formas en las que los bibliotecarios y archiveros podrían apoyar aún más los proyectos de Humanidades Digitales, concentrándose en tres áreas clave: curaduría, extensión y formación. Finalmente, se sugieren seis áreas para la investigación futura. Existe un gran potencial sin explotar para que los bibliotecarios y archiveros colaboren con los estudiosos de las Humanidades Digitales (DH); existiendo una brecha entre el conocimiento de los investigadores y la capacidad de los profesionales de la información.

Las partes interesadas harían bien en considerar cinco recomendaciones. En primer lugar, el trabajo de los bibliotecarios y archiveros sigue siendo en gran medida invisible en estos proyectos. Debe hacerse visible para explotar los recursos existentes y proporcionar pruebas de la necesidad de recursos adicionales; una cultura de la evaluación puede ayudar a ello. En segundo lugar, se debe aprovechar la infraestructura y desarrollar o clarificar las políticas para una colaboración óptima entre los bibliotecarios y las Humanidades Digitales. En tercer lugar, las partes interesadas deben tener en cuenta sus prácticas de contratación, centrándose más en la retención de aquellos con conocimientos y habilidades tanto técnicos como de dominio. En cuarto lugar, la curaduría digital y la participación en el ciclo de vida ofrecen a los bibliotecarios y archiveros tal vez la oportunidad más sólida de trabajar con estudiosos de la DH. Quinto, los profesores de Información y Documentación deben alinear sus currículos con las necesidades actuales y futuras de investigación y las oportunidades de empleo.

A partir de este estudio de caso, cuyos resultados sólo pueden generalizarse teóricamente, las investigaciones futuras podrían considerar seis preguntas. En primer lugar, en el trabajo de DH, ¿los propios bibliotecarios prefieren ser socios o colaboradores o simpatizantes o investigadores o alguna combinación de todos ellos? La literatura sigue siendo ambigua; este estudio refuerza la ambivalencia y la ambigüedad de las posiciones de los bibliotecarios en el trabajo de DH. Notablemente, a pesar del optimismo evocado en la literatura, pocos de los responsables participantes en este estudio vieron a los bibliotecarios como socios de pleno derecho. Se insistió en que los bibliotecarios “están aprendiendo lentamente”, pero estipuló que “se necesita hacer mucho más”.

En segundo lugar, ¿qué habilidades específicas podrían adquirir los especialistas en DH y los bibliotecarios para participar eficazmente en los proyectos de DH? Por ejemplo, los tres participantes capacitados en LIS mencionaron el conocimiento del dominio, la programación y el desarrollo de herramientas, la escritura científica, los algoritmos y las taxonomías; un bibliotecario en ejercicio mencionó la interacción de imágenes, la discusión de datos y el modelado de datos.

En tercer lugar, ¿qué seguimiento han realizado los financiadores con respecto a la gestión de datos de los proyectos de DID3? Exigir un DMP en la etapa de aplicación es una cosa; monitorear los cambios y el cumplimiento en el DMP a lo largo del proyecto, y mucho menos después, es otra muy distinta.

En cuarto lugar, ¿se pueden reutilizar los datos de los proyectos de DID3 en cualquier momento y lugar en que se hayan depositado? ¿Se ha reutilizado y, en caso afirmativo, cómo? Uno de los participantes respondió”Nosotros creamos este maravilloso recurso y la gente quiere saber cómo se está usando… sería bueno hacer algún tipo de encuesta en algún momento para averiguarlo”. Sin embargo, es posible que los equipos de proyecto carezcan de incentivos para llevar a cabo dicho trabajo de seguimiento, especialmente una vez transcurrido el período activo de la subvención. Esta pregunta merece un análisis más profundo para hacer que los datos financiados con fondos públicos sean reutilizables.

Quinto, ¿ayudan los bibliotecarios y archiveros a desarrollar los corpus que se utilizan y reutilizan en el trabajo de las Humanidades Digitales? En caso afirmativo, ¿en qué medida participan y de qué manera? Como meditaba otro de los encuestados, “Supongo que si consideras que ancestry.com involucra a archiveros, [el proyecto] debe haberlo hecho”.

En sexto lugar, ¿cómo pueden los profesionales de la información, como los bibliotecarios y archiveros, aportar sus conocimientos a las funciones y responsabilidades de gestión de proyectos? Las habilidades de LIS no sólo se adaptan a la curaduría digital, sino también a la gestión de proyectos. El potencial de sinergia es evidente.

En conclusión, este estudio apoya la premisa de los financiadores de DID3 de que la colaboración interdisciplinaria en el entorno en red alimenta las sinergias entre los investigadores de LIS y DH, ya que colaboran en la creación de bases de conocimiento sostenibles más innovadoras de lo que cualquiera de los dos podría crear por sí solo. Aunque la colaboración lleva tiempo y tanto los profesionales como los académicos del LIS necesitan capacitación y experiencia relevantes, las consultas iniciales sugieren una mayor robustez a partir de la colaboración conjunta en los proyectos estudiados.

Por lo tanto, las bibliotecas y los bibliotecarios deben involucrarse desde el comienzo mismo de los proyectos de DH , a pesar de los puntos en común entre las humanidades digitales y la información y Documentación, y su evidente aunque a veces sutil congruencia tal y como la perciben los participantes en el estudio, los dos campos todavía tienen que colaborar más intensamente de manera que puedan explotar todo su potencial.