Aspectos clave de la preservación de libros electrónicos en bibliotecas

 

ebooks-preserving-ecollections-mobile-image_28129

 

Kirchhoff, A. and S. M. Morrissey [e-Book]  Preserving eBooks : Technology Watch Report. London, Digital Preservation Coalition 2014.

Texto completo

 

En este informe se analizan los acontecimientos y problemas actuales con los que deben enfrentarse las bibliotecas públicas, nacionales y de educación superior, los editores, los agregadores y las instituciones de preservación para garantizar el acceso a largo plazo al contenido de los libros electrónicos. Estas cuestiones incluyen aspectos jurídicos sobre el uso, la reutilización, el intercambio y la preservación de objetos de libros electrónicos; cuestiones de formato, como la vinculación a veces estricta del contenido de libros electrónicos con determinadas plataformas de distribución; la incorporación de artefactos de gestión de derechos digitales (DRM) en los archivos de libros electrónicos para restringir el acceso a ellos; y la diversidad de ecosistemas empresariales de la publicación de libros electrónicos, con sus complejidades asociadas de las comunidades de uso y, en última instancia, las expectativas de preservación.

La rápida convergencia de los avances tecnológicos, incluida la utilización de Internet como canal de entrega de contenidos, una población cada vez más “nativa digital” con nuevas expectativas (como la búsqueda, recuperación y reutilización de información de forma automatizada y eficiente) y la presión de los costes en la producción y el almacenamiento de nuevas publicaciones, han convertido al eBook en un hecho sobre el terreno en un futuro previsible.

Junto con esos desafíos de preservación comunes a todos los objetos digitales, la conservación del eBook entraña algunas cuestiones distintivas, muchas de las cuales surgen de su definición híbrida y a veces confusa, que abarca tanto los contenidos digitales digitalizados como los libros nacidos digitales. Estas cuestiones incluyen cuestiones jurídicas sobre el uso, la reutilización, el intercambio y la preservación de objetos de libros electrónicos; cuestiones de formato, como la vinculación a veces estricta del contenido de libros electrónicos con determinadas plataformas comerciales; la incorporación de artefactos de gestión de derechos digitales en los archivos de libros electrónicos para restringir el acceso a ellos; y la diversidad del ecosistema empresarial de la publicación de libros electrónicos, con sus complejidades asociadas de las comunidades de uso y, en última instancia, las expectativas de preservación.

La concesión de un acceso permanente y a largo plazo a los libros electrónicos a través de licencias de uso, generalmente está mal definida, y no se ha establecido claramente la titularidad de la responsabilidad de la conservación de las distintas categorías de objetos digitales que conlleva la categoría de libros electrónicos. Tampoco son suficientes los costos para llevar a cabo la preservación y establecer una financiación permanente suficiente para cubrir esos costos.

El derecho a la posesión permanente, incluidos los derechos de acceso perpetuo y preservación, es la excepción más que la norma en las licencias de libros electrónicos. El acceso y la preservación permanentes se ven aún más amenazados por el uso generalizado de las tecnologías de gestión digital de derechos (DRM) en los objetos con licencia. La estabilidad de este contenido alquilado, incluso en las bibliotecas, no está garantizada: el contenido puede ser modificado e incluso retirado en las condiciones de uso de la mayoría de las licencias de libros electrónicos.

A veces, los formatos en los que se crean los libros electrónicos entrañan riesgos de preservación bastante graves. Esto es particularmente cierto en el caso de los formatos propietarios, especialmente los que están estrechamente vinculados a la plataforma de hardware y al sistema de distribución de un proveedor comercial individual. Las variantes, deliberadas e inadvertidas, incluso en formatos estándar como PDF y EPUB recuerdan las “guerras de navegadores” de los primeros días de Internet o las guerras de formatos de cinta de vídeo de Betamax contra VHS. Tampoco existe todavía ningún plan bien establecido para identificar de manera única y consistentemente los libros electrónicos. Tampoco están plenamente maduras las herramientas de validación y caracterización de todos estos formatos.

La digitalización a gran escala de los libros impresos ha creado sustitutos digitales valiosos y ampliamente utilizados para esos libros, que están siendo puestos a usos (búsqueda y descubrimiento rápidos, minería de texto a través de conjuntos de colecciones) imposibles con los libros impresos. Sin embargo, la escala de digitalización ha introducido problemas de control de calidad tanto para las imágenes digitalizadas como para la creación de metadatos descriptivos para estos libros. En algunos casos, las instituciones también se han visto envueltas en enredos legales derivados de la similitud y la diferencia con su fuente impresa.

Las bibliotecas y otras instituciones de preservación tendrán que trabajar con los editores para garantizar:

  • Los derechos explícitos y exhaustivos de todos los objetos incluidos en un eBook se transfieran junto con con derechos sobre el libro electrónico;
  • La existencia de protocolos explícitos para la difusión de actualizaciones al contenido del eBook. Esto incluiría una negociación explícita para retirar o restringir el acceso público a los artículos de colección;
  • La existencia de una conformidad entre editor e institución de preservación con los estándares abiertos para los libros electrónicos.
  • Formatos, metadatos e identificadores. Esto incluiría, como mínimo, la articulación y documentación de uso para formatos estándar como ONIX;
  • Limitar o eliminarlas las tecnologías de derechos digitales DRM para restringir el acceso al contenidos del libro electrónico.
  • Establecer qué las opciones de acceso permanente a largo plazo estén disponibles para cada libro electrónico;
  • Articulación de políticas para asegurar que las instituciones de preservación cubran las categorías de contenido de libros electrónicos;
  • Coordinación entre las instituciones, tanto para establecer que no haya lagunas involuntarias en la preservación como para establecer que no hay duplicación innecesaria de esfuerzos de preservación;
  • Que las prácticas de arrendamiento de libros electrónicos garanticen  los derechos de preservación, y prohíban las tecnologías DRM en la copia de preservación adquirida al vendedor
  • Inversión en  herramientas de caracterización de formatos de archivo existentes (tales como JHOVE1 y DROID2) y en la ampliación de ese conjunto de herramientas si se determina que es necesario para que la comunidad de preservación desarrolle la capacidad de emulación (software que duplica la función de otro hardware y software) para unificar formatos de eBook estrechamente vinculados a plataformas de hardware particulares.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Aspectos clave de la preservación de libros electrónicos en bibliotecas

  1. Pingback: Aspectos clave de la preservación de libros electrónicos en bibliotecas – CRB-8

Los comentarios están cerrados.