Dificultades de acceso a los libros electrónicos en bibliotecas universitarias

35886634291_0067c193a4_b_d

Ward, V. and K. Colbron (2016). [e-Book]  Digital access solutions: Report on investigations for possible pilot studies.London, JISC, 2016.

Texto completo

 

Resultados del proyecto piloto “Digital Access Pilot Project” sobre el acceso a libros electrónicos en bibliotecas universitarias del Reino Unido. Se analizaron más de 1000 monografías de 10 bibliotecas más representativas. El problema más frecuente fue que no había ninguna versión digital del título disponible. Hubo muchas frustraciones en torno al hecho, ya que la mayoría de las bibliotecas tenían políticas para cambiar desde la adquisición de recursos en formato impreso a digital, pero, incluso cuando el contenido del libro estaba supuestamente disponible, a menudo resultó que no era adecuado para satisfacer las necesidades de los usuarios. Entre las conclusiones se establece que las bibliotecas universitarias modernas requieren acceso remoto para un gran número de usuarios simultáneos, con menos pasos para la autenticación de acceso y una gestión de derechos digitales (DRM) más flexible para satisfacer la demanda de los estudiantes y desalentar el uso de fuentes ilegales de contenido. El problema más frecuente era que los títulos solicitados no estaban disponibles para las bibliotecas como libros electrónicos, aunque la mayor parte de los títulos de la muestra estaban disponible en formato impreso o en formato digital no adecuado. Esto ha llevado a las bibliotecas a tener que comprar más títulos impresos que quisieran, simplemente para proporcionar facilitar una mayor disponibilidad de acceso para el uso por parte del estudiante.

Dos de las recomendaciones de la hoja de ruta de la Estrategia de monografías nacionales se centraron en la identificación de una estrategia de digitalización y concesión de licencias a nivel nacional para garantizar un mayor acceso a las monografías que actualmente no están disponibles en formato digital. Tras esta convocatoria de digitalización y concesión de licencias, es necesario establecer cuáles serían las prioridades, ya sea para digitalizar libros impresos existentes o para proporcionar un mejor acceso a las colecciones disponibles de libros digitales. Tras discusiones informales iniciales con una serie de interesados, se decidió que era necesario disponer de datos reales para trabajar y se anunció una convocatoria de participación (CFP) para que las bibliotecas de instituciones de educación superior (HEI) participasen en en el proyecto piloto “Digital Access Pilot Project”.

El proyecto “Digital Access Pilot Project” consistió en el estudio de una muestra de diez bibliotecas que representaban un amplio espectro de los diferentes tipos de biblioteca universitaria, que estaban dispuestas a proporcionar listas de títulos e indicar la naturaleza del problema en base a categorías predefinidas. El proyecto analizó más de 1000 títulos, haciendo hincapié en las áreas problemáticas como ‘disponible sólo en formato impreso’, ‘fuera del comercio’ y ‘disponible como e-book, pero …’ También se solicitaba la razón de necesidades de demanda (lista de lectura, Investigación, conservación o “otros”, como la accesibilidad) y una idea inicial del tipo de uso – uso en el campus, acceso remoto, para usuarios individuales o múltiples usuarios concurrentes-. Con el objetivo de exponer y explicar las prioridades y asuntos estratégicos y operacionales, para poder establecer la mejor manera de proceder.

De la muestra recogida del proyecto trabajo piloto se tuvieron en cuenta cuales eran las   necesidades más urgentes de los usuarios (80% fueron solicitados para listas de lectura, 17% para investigación y 3% para conservación u otros propósitos). El problema más frecuente era que no había ninguna versión digital del título disponible. Hubo muchas frustraciones en torno al hecho, ya que la mayoría de las bibliotecas tenían políticas para transitar de la adquisición de recursos en formato impreso a digital, pero, incluso cuando el contenido del libro estaba supuestamente disponible, a menudo resultó que no era adecuado para satisfacer las necesidades de los usuarios. Las bibliotecas universitarias modernas requieren acceso remoto para un gran número de usuarios simultáneos, con menos pasos para la autenticación y una gestión de derechos digitales (DRM) más flexible para satisfacer la demanda de los estudiantes y desalentar el uso de fuentes ilegales de contenido. El problema más frecuente era que los títulos solicitados no estaban disponibles para las bibliotecas como libros electrónicos, aunque la mayor parte de la muestra de títulos estaba disponible en formato impreso o en formato digital no adecuado. Esto ha llevado a las bibliotecas a tener que comprar más títulos impresos que quisieran, simplemente para proporcionar facilitar una mayor disponibilidad de acceso para el uso por parte del estudiante.

Dado que la mayoría de los títulos solicitados se publicaron desde 1990, están protegidos por derechos de autor y su utilización en forma diferente requiere el permiso del titular de los derechos de publicación. No existe una manera sencilla de establecer quiénes son los titulares de los derechos y ningún método obvio y eficiente de pedir permiso. Había más de 275 editores diferentes de los títulos de la muestra, aunque 25 editores representaron más de la mitad de todos los títulos.

Trabajar con los editores (o sus asociaciones) parece ser el siguiente paso lógico, ya que al menos tres cuartas partes de los títulos estaban disponibles en algún formato (la disponibilidad de un título varía con el tiempo, al igual que las proporciones de títulos disponibles en esta muestra). Las soluciones dependerán del tipo de disponibilidad del título: fuera del comercio, solo impreso o disponible como libro electrónico, pero problemático.

Los principales escollos a resolver por parte de las bibliotecas tienen que ver con el número potencial de estudiantes que requieren cada uno de los recursos, el crecimiento de los cursos de aprendizaje a distancia donde los estudiantes necesitan de formatos digitales para el éxito de su aprendizaje y la necesidad de mejorar la satisfacción de los estudiantes con sus bibliotecas. Es también por estas razones que las bibliotecas consideran estos temas prioritarios, pues aunque el contenido puede estar disponible, el mercado está fallando a la hora de proporcionar contenido a las bibliotecas que se ajuste a las demandas de los usuarios.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s