Configuración de la Biblioteca de Universitaria de Berkeley como espacio 24/7

 

La biblioteca universitaria para los estudiantes de hoy no sólo tiene que disponer de libros de texto y silencio  para estudiar, la biblioteca cada vez más ha de tender a ser un puente entre la clase y la carrera futura del alumno. Los estudiante de hoy quieren acceso durante 24 horas (24/7), poder sentarse frente a un ordenador, piden tanto lugares para meditar como para descansar, espacios solitarios junto a espacios colaborativos para trabajar en grupo, y además poder tomar un café .

 

La Moffitt Undergraduate Library de la UC Berkeley nace en la década de los años 1930, el propósito de su creación era tener una biblioteca de campus independiente para los estudiantes de pregrado. En 1970, la biblioteca de Moffitt se rediseño como una respuesta al reto de proporcionar servicios bibliotecarios de calidad a los estudiantes de pregrado como una biblioteca orientada a la investigación. En esta década  se intenta crear un espacio para su uso continuado durante 24 horas al día, los siete días a la semana y los 365 días del año, lo que los americanos abrevian con la formula 24/74. Aunque no empezará a funcionar como tal hasta el otoño de 2016.

Una de las características de la Moffitt Undergraduate Library es que  contará con espacio de colaboración con paredes movibles transparentes. El proyecto lo llevará a cabo la firma de arquitectos Gensler, que diseñó la sede de Facebook y la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de San Francisco. El proyecto costará  14.4 millones de dólares, la mayoría subvencionado por donaciones privadas.

Moffitt también tendrá un nuevo cubrimiento con paneles solares que servirán para suministrar energía destinada a la iluminación y al funcionamiento de los dispositivos digitales de los estudiantes, ello hará posible que capacidad de consumo energético sea más eficiente, con mejoras en los ascensores, calefacción y ventilación.

En la planta baja de la biblioteca se instalará una iluminación más brillante y más eficiente, y además se construirá un nuevo acceso principal al cuarto piso de Moffitt, una zona colaborativa denominada “espacio de la gente”. El “espacio de la gente” en los dos pisos superiores tendrá vistas panorámicas al Memorial Glade y será un 30 por ciento más grande que el espacio disponible actualmente, ya que las colecciones de libros de esos pisos se han integrado en el piso principal.

Además la biblioteca que contaba con una terraza que nunca estuvo operativa y permaneció completamente desconectada del espacio de la biblioteca; con el nuevo diseño, esa terraza será una entrada principal a un nuevo espacio de aprendizaje de la biblioteca en la parte superior que contará con 2 plantas dedicadas a esta función.

El futuro cuarto piso está dedicado a una sección trabajo en equipo destinado al estudio por parte de grupos, se trata de un co-espacio de trabajo colaborativo, donde se puede hablar en voz alta, con paredes móviles en el que los estudiantes no necesitan pedir permiso para configurar el espacio a su gusto y necesidades. Las paredes serán de colores, transparentes. Dispondrá de dos salas de reuniones con capacidad para 12 personas que están siendo diseñadas para conferencias web y captura de vídeo para que los estudiantes pueden preparar presentaciones en clase o entrevistas.

También contará con un laboratorio de aprendizaje de 30 plazas en el que se ofrecerán talleres gratuitos sobre una amplia gama de temas, incluyendo un programa piloto de alfabetización digital que la biblioteca está planeando con los estudiantes y otros socios del campus. En el cuarto piso los estudiantes tendrán taquillas para su uso a corto plazo, así como máquinas expendedoras de alimentos y suministros básicos,Free Speech Movement Café operará en el lado norte de la terraza, un lugar informal para recopilar, estudiar, o tomar un descanso con amigos y colegas. El FSM Café ofrecerá sopas, ensaladas y sándwiches hechos con ingredientes locales, sostenibles y orgánicos; además la biblioteca recibirá un porcentaje de las ventas que se hagan de estos productos. Con todas estas prestaciones la estancia del estudiante en la biblioteca será más productiva tanto de noche como de día.

También en el cuarto y quinto tendrán salas de reuniones con capacidad para seis personas, que los estudiantes pueden reservar en línea para proyectos de trabajo en grupo o discusiones. Además Moffitt ofrecerá ordenadores portátiles, proyectores y otros dispositivos digitales, así como contenedores seguros para que los estudiantes dejen en la bibliotecas materiales propios para proyectos de gran envergadura en lugar de tener que llevarlos y traerlos consigo de ida y vuelta cada día.

En el quinto piso habrá un espacio de estudio en solitario con cubículos individuales, cuya finalidad es que el estudiante disponga de un lugar en que la prioridad predominante sea centrarse y pensar, según el deseo puesto de manifiesto por muchos estudiantes de disponer de un sitio donde puedan “estudiar juntos y solos.”  Además contará con un espacio para relajarse, descansar y poder meditar tanquilamente, cuyo propósito es promover el bienestar saludable y relajar las situaciones de estrés del estudiante.

10 pensamientos en “Configuración de la Biblioteca de Universitaria de Berkeley como espacio 24/7

  1. Carmen de Miguel

    Me gusta mucho leer cómo las bibliotecas van innovando en sus instalaciones y servicios. Siempre han sido pioneras las bibliotecas del mundo anglosajón, también en lo que a 24/7 se refiere. Pero de todo lo que van implementando, hay algo que no me gusta, que no me convence, y es precisamente el 24/7.
    El hecho de mantener unas instalaciones abiertas las 24 horas del día tiene unas repercusiones mayores de lo que parece. No estoy segura de que las supuestas ventajas para los usuarios sean tales. ¿Realmente es necesario?
    Por supuesto, contemplo como excepcional los servicios sanitarios, policía, bomberos…
    Hay un ensayo muy interesante sobre la apertura 24/7 del norteamericano Jonathan Crary, en el que se analiza la ruptura del ciclo noche/día y las consecuencias que eso conlleva en el ser humano y en el ecosistema en general.
    Mi opinión sobre la apertura de las bibliotecas es que, de 8h00 a 22h00 sería más que suficiente, incluso festivos y fines de semana. Pero por favor, dejemos la noche tranquila.

    Me gusta

    Responder
  2. Lucy Cristina Chau

    Los horarios de productividad son relativos. Podríamos estar perdiendo al limitar la posibilidad de que se aproveche una estructura tan costosa. Edificios valiosos que duermen y mantienen sus puertas cerradas cuando hay gente que las necesita.

    Me gusta

    Responder
  3. Pingback: Configuración de la Biblioteca de Universitaria de Berkeley como espacio 24/7 | Investigación, Tecnologia y Biblioteca

  4. Pingback: Espacios, edificios, arquitectura y bibliotecarios | Universo Abierto

  5. Pingback: Reimaginando la biblioteca de la Universidad Tecnológica de Georgia de cara al futuro | Universo Abierto

  6. Pingback: Makerspaces y bibliotecas: monográfico | Universo Abierto

  7. Pingback: Tendencias en bibliotecas universitarias ACRL 2016 | Universo Abierto

  8. Pingback: Tendencias en bibliotecas universitarias ACRL 2016 | Universo Abierto | Francisca Cuéllar Gragera

  9. Pingback: Makerspaces en bibliotecas: Monográfico | Universo Abierto

  10. Pingback: Cómo están reimaginando su espacio y servicios las bibliotecas universitarias para ser más relevantes en el mundo digital | Universo Abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s