Cómo apoyan las bibliotecas universitarias la labor de sus docentes e investigadores

 

 

2015 Bridging the Librarian-Faculty Gap in the Academic Library Survey. Library Journal & Gale Cengage Learning, 2015

Texto completo

 

Library Journal se asoció con Gale Cengage Learning para llevar a cabo un estudio conjunto sobre cómo los bibliotecarios universitarios consideran que están sirviendo a este sector de usuarios; y cómo los profesores perciben que son servidos por sus bibliotecas. En general profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional.

 

En general, la calificación que asignan los profesores al trabajo desarrollado por los bibliotecarios es más satisfactoria con el desempeño de sus funciones que la otorgada por parte de los propios bibliotecarios sobre como apoyan con su trabajo a los docentes e investigadores. Curiosamente, mientras que los bibliotecarios calificaron mejor su propio desempeño en aquellos servicios considerados como menos importantes, los docentes otorgaron mejores calificaciones a los bibliotecarios respecto a las servicios clave. Por otra parte, profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional.

En general, la calificación que asignan los profesores al trabajo desarrollado por los bibliotecarios es más satisfactoria con el desempeño de sus funciones, que la otorgada por parte de los propios bibliotecarios sobre como apoyan con su trabajo a los docentes e investigadores.

 

La encuesta a profesores fue enviada por correo electrónico a una selección de la lista de docentes de Gale, el 17 de abril de 2015, con un segundo envío adicional el 22 de abril. La encuesta se cerró el 5 de mayo con 547 encuestados. La encuesta a los bibliotecarios fue enviada por correo electrónico a una lista de LJ, el 17 de abril de 2015. La encuesta se cerró el 5 de mayo con 499 encuestados. como incentivo para obtener más respuestas se sortearon tres tarjetas de regalo de American Express con 100$.

Las preguntas enviadas tanto a un colectivo como a otro fueron similares. En general, las preguntas hechas a ambos grupos de encuestados abarcaban estas líneas:

• Recursos esenciales de la biblioteca

• Grado de funcionamiento de la biblioteca en esos servicios

• Grado en que los profesores y los bibliotecarios se comunican entre sí

• Método y calidad de esa comunicación

• Barreras de comunicación y propuestas de mejora

• Formar a los estudiantes sobre el uso de los recursos de la biblioteca.

 

Comunicación entre docentes y bibliotecarios

Respecto a la necesidad de mejorar la comunicación entre docentes y bibliotecarios, el 55% de los profesores consideran que no es necesario mejorarla, frente al 98% de los bibliotecarios que si consideran importante mejorar los sistemas de comunicación con los docentes. (Ver gráfico).

Los profesores son mucho más dados a decir que trabajan en colaboración con los bibliotecarios para coordinar las reservas de cursos que a la inversa; ya que más de la mitad (57 por ciento) de los profesores informaron que consultan con los bibliotecarios para coordinar las reservas de cursos frente a 31 por ciento de los bibliotecarios que manifestaron que colaboraban habitualmente con los docentes. Aún más importante es que casi todos los bibliotecarios consideran que la  comunicación entre profesores y bibliotecarios podría ser mejor (98 por ciento), aunque menos de la mitad de los profesores (45 por ciento) sienten la misma necesidad.

…los bibliotecarios consideran que la  comunicación entre profesores y bibliotecarios podría ser mejor (98 por ciento), aunque menos de la mitad de los profesores (45 por ciento) sienten la misma necesidad.

 

Muchos profesores y bibliotecarios citaron la falta de contacto en persona como razón para que la comunicación y la colaboración fuera mejor, y entre las cuestiones que impiden esto se encuentran las barreras espaciales, tales como la lejanía física de las oficinas y profesores que no sienten la necesidad de ir allí en persona, ya que los profesores por unanimidad casi prefieren hacerlo por correo electrónico, considerando que esta es la forma más habitual de comunicación con los bibliotecarios, mientras que entre los bibliotecarios había una división entre los que consideraban el correo electrónico y las reuniones en persona como las mejores formas de comunicación.

 

Necesidad de mejorar la comunicación entre docentes y bibliotecarios

 

 

 

Servicios prioritarios de apoyo

Los bibliotecarios identificaron cuatro servicios primarios y esenciales: “la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional”, “desarrollo de colecciones en apoyo directo de los programas de estudio”, “la ayuda a los estudiantes en la realización de investigaciones” y el “desarrollo de colecciones por disciplinas.” En general, el profesorado está de acuerdo en que estas áreas son cruciales, pero no siempre coinciden con la percepción que tienen al respecto los bibliotecarios sobre que están haciendo un buen trabajo en estas áreas clave. En particular, las calificaciones otorgadas por los profesores respecto a desarrollo de colecciones en apoyo de planes de estudio y desarrollo de colecciones por disciplina fueron bajas. Tanto los profesores como los bibliotecarios son muy consciente de estas limitaciones tanto propias como ajenas. Gran parte del problema se reduce a la escasez de tiempo y dinero, manifestando ambos colectivos la necesidad de disponer de más bases de datos, revistas y recursos especializados en su propias áreas de estudio por parte de los profesores y la necesidad de más tiempo de consulta y participación por parte de los bibliotecarios.

Tanto los profesores como los bibliotecarios son muy consciente de estas limitaciones tanto propias como ajenas. Gran parte del problema se reduce a la escasez de tiempo y dinero, manifestando ambos colectivos la necesidad de disponer de más bases de datos, revistas y recursos especializados en su propias áreas de estudio por parte de los profesores y la necesidad de más tiempo de consulta y participación por parte de los bibliotecarios.

 

El apoyo de la biblioteca a los docentes es de suma importancia para los profesores, pero de importancia secundaria para los bibliotecarios, que la calificaron en un distante quinto puesto. Aunque ambos están de acuerdo en la primacía de los servicios bibliotecarios tradicionales, en especial el servicio de instrucción en alfabetización informacional (junto con la investigación); sin embargo los profesores son más dados que los bibliotecarios a asignar mayor importancia y apoyo por parte de los bibliotecarios a servicios tales como minería de datos, minería de textos, gestión de las subvenciones, y, curiosamente, repositorios institucionales. A diferencia de la creencia común de que los bibliotecarios deben insistir a los profesores que por lo general se piensa que son reacios para depositar en repositorios de acceso abierto, el 61 por ciento de los profesores consideró la cuestión de apoyar a los docentes en la capacitación para depositar en repositorios como muy importante o esencial, en comparación con sólo la mitad de los bibliotecarios que consideraron esta cuestión como tal.

 

Valoración de los servicios que proporcionan las bibliotecas por parte de profesores y bibliotecarios

 En general profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional..

 

Los docentes en general calificaron el apoyo que prestan los bibliotecarios a la formación en competencias transversales de los estudiantes de licenciatura y de posgrado como el segundo servicio más valorado.

 

Estrategias a seguir para la mejora

En cuanto a lo que se necesitaría para mejorar esa comunicación, aparte de más dinero, tiempo, y personal de ambos colectivos, el consenso parece incluir una amplia gama de mecanismos formales e informales.

 

 

Los bibliotecarios consideraron que entre las estrategias más adecuadas para optimizar sus servicios a los docentes sería fundamental la mayor participación de los bibliotecarios en la gestión institucional: reuniones no sólo departamentales, también la participación en los comités de desarrollo curricular, en las decisiones que afecta al desarrollo profesional, orientación para nuevos profesores, planes de mejora de la calidad de todo el campus, comités de proyectos de subvención, etc., así como disponer de listas de correo electrónico de los departamentos para mejorar la comunicación con los docentes.

Los bibliotecarios consideraron que entre las estrategias más adecuadas para optimizar sus servicios a los docentes sería fundamental la mayor participación de los bibliotecarios en la gestión institucional: reuniones no sólo departamentales, también la participación en los comités de desarrollo curricular, en las decisiones que afecta al desarrollo profesional, orientación para nuevos profesores, planes de mejora de la calidad de todo el campus, comités de proyectos de subvención, etc.

 

En una segunda línea estaría la creación de nuevos mecanismos para conectar a los bibliotecarios con el profesorado, tanto en línea como fuera, y tanto en la biblioteca, departamental como en espacios neutros. Entre estos mecanismos de mejora se propone la creación de boletines mensuales enviados por el director de la biblioteca; recepciones a profesores regularmente en la biblioteca; talleres anuales sobre nuevos recursos; mesas redondas; participación de la biblioteca en las clases de una disciplina específica (sugerencia también avalada por varios docentes); centros de investigación en los centros departamentales; un club de lectura; un grupo de enfoque sobre el desarrollo de la colección con participación conjunta de docentes y bibliotecarios; y un conjunto de herramientas, módulos y tutoriales creadas por la biblioteca que los docentes puedan utilizar en sus clases o  mediante sesiones de instrucción por parte de la biblioteca. Algunos de los encuestados quería crear una grupo de trabajo para crear recursos y tutoriales de manera conjunta compuesto por profesores y bibliotecarios para crear programas de aprendizaje.

En una segunda línea estaría la creación de nuevos mecanismos para conectar a los bibliotecarios con el profesorado, tanto en línea como presenciales, y tanto en la biblioteca departamental como en espacios neutros. Entre estos mecanismos de mejora se propone la creación de boletines mensuales enviados por el director de la biblioteca; recepciones a profesores regularmente en la biblioteca; talleres anuales sobre nuevos recursos; mesas redondas; participación de la biblioteca en las clases de una disciplina específica 

Otra propuesta de mejora es disponer de espacios físicos cercanos para fomentar la interacción informal, lo que aumentaría las oportunidades para que profesores y bibliotecarios entablaran mejores relaciones. Uno de los encuestados sugirió una “sala de profesores o club al que los bibliotecarios también pertenecerían, fomentando los contactos informales que permitieran que profesores y bibliotecarios pudieran conocerse mejor unos a otros.”

…algunos bibliotecarios citaron cierta falta de consideración por parte de algunos docentes respecto a los conocimientos que ofrecían los bibliotecarios, tal vez exacerbada por la falta de capacitación docente de los bibliotecarios (sólo el 39 por ciento de los encuestados bibliotecarios trabajan en instituciones que otorgan un estatuto de profesor a los bibliotecarios que ejercen esta tarea)

Un factor adicional que podría propiciar un cambio en la cultura del campus es el relativo a que algunos bibliotecarios citaron cierta falta de consideración por parte de algunos docentes respecto a los conocimientos que ofrecían los bibliotecarios, tal vez exacerbada por la falta de capacitación docente de los bibliotecarios (sólo el 39 por ciento de los encuestados bibliotecarios trabajan en instituciones que otorgan un estatuto de profesor a los bibliotecarios que ejercen esta tarea) o porque  los bibliotecarios no disponen del título de doctorado; algunos profesores citaron la falta de actitud o conocimiento de la materia por parte de los bibliotecarios.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s