Carta de Kevin Kelly a los niños sobre la gloria de los libros y el superpoder de la lectura en una cultura digital basada en la imagen

Ilustración de Andrea Tsurumi para la carta de Kevin Kelly de A Velocity of Being: Cartas a un joven lector.

Kevin Kelly’s Letter to Children About the Glory of Books and the Superpower of Reading in an Image-Based Digital Culture. BY MARIA POPOVA Brain Picking, 2021

Ver original

“Cada vez más nuestra sociedad se centra en las fotos y las imágenes, lo cual es algo hermoso. Pero algunas de las partes más importantes de la vida no son visibles en imágenes”.

Kevin Kelly

En su libro de 1632, que marcó una época, Diálogo sobre los dos principales sistemas mundiales: Ptolemaico y Copernicano, Galileo argumentó sutilmente que la lectura nos da poderes sobrehumanos. Los libros impresos eran entonces un medio joven, todavía en muchos sentidos un lujo para los privilegiados. Pero mientras los engranajes de la cultura seguían girando, revolucionando las ideologías y las tecnologías, y convirtiendo los libros en algo tan común como la luz del día, la palabra escrita nunca perdió su poder. 350 años después, Carl Sagan -otro santo patrón de la verdad cósmica- se hizo eco de Galileo al insistir en que “un libro es la prueba de que los humanos son capaces de hacer magia”. También Hermann Hesse lo sabía cuando consideró por qué leemos y siempre lo haremos, por mucho que cambie la tecnología, en su clarividente ensayo de 1930 “La magia del libro”.

Generaciones después de Hesse y épocas después de Galileo, en medio de un nuevo desierto de tecnologías de la comunicación y medios visuales, el futurista, optimista digital y fundador de la revista Wired, Kevin Kelly, retoma el caso en su contribución a “A Velocity of Being: Letters to a Young Reader” – mi trabajo de amor de ocho años de duración, que recoge 121 cartas originales ilustradas a los niños sobre por qué leemos y cómo los libros nos transforman por algunos de los seres humanos más inspiradores de nuestro mundo: empresarios, poetas, físicos, compositores, artistas, filósofos, buceadores de aguas profundas.:

Querido joven héroe,

Imagina que puedes elegir tu propio superpoder entre uno de estos tres: volar, ser invisible o saber leer. Serías la única persona del mundo con ese superpoder. ¿Cuál eliges? Volar no es tan útil sin otros superpoderes. La invisibilidad está bien para ser travieso o para divertirse un poco, pero no sirve para mucho más. Pero si fueras la única persona que pudiera leer… serías la persona más poderosa de la Tierra. Serías capaz de aprovechar toda la sabiduría de las personas más inteligentes que han existido. Sus conocimientos pasarían de sus cabezas a través de garabatos en papel directamente a tu cabeza. Aprenderías de ellos cosas que ningún mortal ordinario tendría jamás tiempo suficiente para aprender. Serías tan inteligente como todos en total. No es que tengas que recordarlo todo. Con la lectura sólo tienes que buscarlo.

La lectura es un superpoder que también te proporciona una especie de teletransporte; te traslada un millón de kilómetros al instante. Esa sensación de estar inmerso en un lugar diferente, o incluso en una época distinta, puede ser tan fuerte que no quieras salir de allí.

Cuando tienes este superpoder puedes ver el mundo desde el punto de vista de otra persona. Esto te ayuda a protegerte de los errores y falsedades de los demás, así como de tu propia ignorancia.

Cada vez más, nuestra sociedad se centra en las imágenes, lo cual es algo hermoso. Pero algunas de las partes más importantes de la vida no son visibles en imágenes: las ideas, los conocimientos, la lógica, la razón, las matemáticas, la inteligencia. No se pueden dibujar, fotografiar o representar. Tienen que ser transmitidas en palabras, dispuestas en una cadena ordenada, y sólo pueden ser entendidas por aquellos que han adquirido el superpoder de la lectura.

Este superpoder te acompañará siempre, nunca te abandonará. Pero, como todos los superpoderes, aumenta cuanto más se utiliza. Funciona en papel y en pantallas. A medida que inventemos nuevas formas de leer, su valor y su poder se ampliarán y profundizarán. En cualquier momento, la lectura supera a cualquier otro superpoder que puedas nombrar.

Tuyo,
Kevin Kelly