Novelas gráficas: directrices para bibliotecarios

Graphic Novels: Suggestions for Librarians. Comic Book Legal Defense Fund. 2006  Prepared byThe National Coalition Against Censorship, The American Library Association, & the Comic Book Legal Defense Fund, 2006

Ver original completo

Introducción

Las novelas gráficas son una de las categorías de mayor crecimiento en la edición y venta de libros. Las novelas gráficas actuales son mucho más sofisticadas y variadas en contenido que los cómics que las precedieron y gozan de un nivel de respeto que antes se negaba a esta forma de entretenimiento popular: son objeto de reseñas, estudios de libros, exposiciones en museos y estudios académicos, además de recibir prestigiosos premios literarios (Maus, de Art Speigelman, por ejemplo, ganó el Premio Pulitzer en 1992). Como dijo el informe U.S. News and World: “Los cómics de nuestra juventud [han] crecido”.

Mientras que los cómics se publican como revistas, su versión “adulta” -la novela gráfica- aparece en formato de libro. A veces, las novelas gráficas reúnen una serie de cómics (al igual que las novelas de Dickens surgieron de la narrativa por entregas); otras veces se conciben como novelas y presentan características novelísticas como el desarrollo de los personajes y las líneas argumentales múltiples. Aunque todavía se dirigen principalmente a los jóvenes, las novelas gráficas interesan cada vez más a un público más amplio, que incluye a muchos adultos.

Las narraciones compuestas por imágenes visuales o por imágenes y palabras tienen una historia muy larga, que se remonta a las primeras pinturas rupestres. Sin embargo, las novelas gráficas actuales son un producto singular del siglo XX. En su combinación de texto e imagen se acercan más a otro importante medio del siglo XX: el cine. No es de extrañar que haya un rico intercambio entre ambos: la técnica cinematográfica informa a las novelas gráficas y, a su vez, muchos cineastas basan su trabajo en los cómics o las novelas gráficas (no sólo Batman y los X-men, sino también Ghost World, American Splendor, A History of Violence, Art School Confidential y muchos otros).

Las novelas gráficas, que combinan el arte visual (sentido del espacio, la masa, el movimiento y el color) con técnicas literarias y cinematográficas (trama, punto de vista, desarrollo de personajes, metáfora, alegoría, flashbacks y flashforwards, aceleración y ralentización del tiempo, primeros planos, vistas largas, flujo de conciencia, montaje, etc.), contienen algunas de las obras más creativas de la industria editorial actual. Fomentan la alfabetización visual y verbal, así como el amor por la lectura. Una buena colección de novelas gráficas atrae a los jóvenes que de otro modo serían reacios a explorar la biblioteca.

Sin embargo, la inmediatez del impacto visual de las novelas gráficas, junto con los temas e inquietudes de los adultos, a veces confunden a los usuarios de las bibliotecas, acostumbrados a pensar que los cómics son únicamente cosa de niños de 10 o 12 años. El crecimiento explosivo del medio, combinado con la aparición de cada vez más novelas gráficas para adolescentes mayores y adultos, plantea algunos problemas únicos para los bibliotecarios.

La diversidad de las novelas gráficas hace que clasificarlas y ordenarlas sea una tarea especialmente difícil. Por ejemplo, si se colocan todas las novelas gráficas juntas, en ocasiones los padres se quejan de que sus hijos han cogido por error un libro inapropiado debido a su proximidad y similitud visual con los libros dirigidos a adolescentes mayores o adultos. Sin embargo, las comunidades de lectores son diferentes, al igual que las colecciones de las bibliotecas. Esperamos que las directrices que ofrecemos aquí ayuden a los bibliotecarios a tomar las mejores decisiones para atender las necesidades específicas de sus usuarios.

Las directrices pretenden ayudar en el desarrollo de la colección, en la categorización y en la colocación de las novelas gráficas, y en la gestión de las quejas.

Breve historia de las novelas gráficas

La yuxtaposición de palabras e imágenes se remonta a la antigüedad (piénsese en las antiguas pinturas murales egipcias, que rodean las figuras humanas con densas líneas de jeroglíficos), aunque el vocabulario actual de de este formato comenzó a tomar forma con el auge del cómic. Popularizada en los periódicos a principios del siglo XX, la tira cómica introdujo los fundamentos del lenguaje del cómic -como el uso de globos para los pensamientos y el diálogo, y la progresión narrativa panel a panel- que persisten hasta hoy. El trabajo de muchos visionarios de esa época, como Winsor McCay, George Herriman, E.C. Segar y Frank King, se conserva ahora en populares ediciones de archivo. Paralelamente, en las décadas de 1920 y 1930 se produjo un resurgimiento de la tradición narrativa xilográfica en la obra de Franz Masereel, Lynd Ward y Milt Gross, cuyo cómic “mudo” de 1930, He Done Her Wrong, se reeditó recientemente con gran éxito de público.

La tradición del cómic tiene muchas variantes nacionales. El cómic estadounidense tomó forma a finales de la década de 1930 con la introducción de Superman y sus sucesores, Batman, la Mujer Maravilla, el Capitán América y una plétora de otros titulos. Al llegar al final de la Depresión y durante los primeros rumores de la Segunda Guerra Mundial, los cómics ofrecían un entretenimiento barato y emocionante que atraía tanto a los jóvenes como a los soldados. Los cómics se convirtieron en una parte integral de la cultura del entretenimiento, y los héroes populares dieron lugar a series, programas de radio y películas. A medida que el medio progresaba, abarcaba una gran variedad de géneros, como el romance, el terror, el crimen, la ciencia ficción, la guerra, el humor y la aventura.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las ventas de cómics se dispararon por millones. A medida que el público crecía, también lo hacían las bolsas de contenido sofisticado. El audaz The Spirit de Will Eisner, por ejemplo, circuló como suplemento de cómic en periódicos nacionales dirigidos a un público culto. A principios de la década de 1950, el éxito de los títulos de terror, ciencia-ficción y guerra de EC Comics marcó un punto álgido en el arte y la narrativa del cómic.

Sin embargo, a mediados de los años cincuenta, el medio sufrió un revés: la histeria contra los cómics suscitada por el libro de Fredric Wertham, Seduction of the Innocent, culminó en las audiencias del Senado sobre Cómics y Delincuencia Juvenil. Preocupados por la posibilidad de una regulación gubernamental, los editores redujeron su contenido y crearon un organismo de autorregulación, el Comics Code Authority. El CCA prohibió las representaciones de gore, sexualidad y violencia excesiva, así como las escenas con vampiros, hombres lobo, demonios o zombis. También establecía que las figuras de autoridad nunca debían ser ridiculizadas o presentadas de forma irrespetuosa, y que el bien siempre debía ganar. EC comics abandonó la mayoría de sus cómics. Sin embargo, los cómics se recuperaron a principios de la década de 1960, con DC Comics revigorizando a muchos de sus héroes clásicos para el público joven, y Marvel Comics capturando la imaginación de los adolescentes y de los universitarios con una nueva forma de narración de cómics.

Los últimos años de la década de los sesenta trajeron el antecedente más inmediato del contenido de las novelas gráficas actuales, los Underground Comix, cómics autopublicados o de editoriales pequeñas, que hacían caso omiso de las restricciones del Comics Code. Nacido de la contracultura de la época, el Underground Comix trataba sin tapujos los problemas sociales de la época, como las actitudes sobre el sexo, la raza, la guerra y las drogas. Sus principales autores son hoy venerados como algunas de las voces artísticas más notables del siglo, sobre todo R. Crumb, Art Spiegelman, Gilbert Shelton y Harvey Pekar.

La libertad creativa que ofrecía Underground Comix y los cambios en la distribución que permitían que el material sin el sello de aprobación del Comics Code encontrara un público, abrieron la puerta para que surgiera la novela gráfica. El término “novela gráfica” se popularizó con la colección de cuentos de Will Eisner de 1978, A Contract With God. El libro de Eisner, diseñado específicamente para dirigirse a los lectores adultos, proporcionó un ejemplo de cómo el medio del cómic podía utilizarse con un efecto literario serio.

Cada vez se creaban más contenidos y se comercializaban como novelas gráficas. En 1986 se publicaron tres libros aclamados por la crítica y con gran éxito de ventas: Maus, la novela de Art Spiegelman sobre el Holocausto, ganadora del Premio Pulitzer; Watchmen, la deconstrucción política del género de superhéroes de Alan Moore y Dave Gibbons; y The Dark Knight Returns, el comentario social de Frank Miller sobre los medios de comunicación y la política en la era Reagan (con Batman y Superman como piedras de toque alegóricas).

Los últimos años de la década de los noventa trajeron la afluencia del manga, que había llegado lentamente a Estados Unidos desde finales de los setenta. Omnipresente en Japón desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el manga difiere de las novelas gráficas estadounidenses tanto en las técnicas narrativas que aplica como en la temática, ya que cada libro está dirigido a un grupo demográfico específico. Editoriales como TokyoPop y Viz han traducido un amplio abanico de títulos que responden directamente a las inquietudes de los lectores jóvenes, que han desarrollado un apetito voraz por este género en expansión.

El reciente éxito literario de Jimmy Corrigan (2000), de Chris Ware, y de Persépolis (2003), de Marjane Satrapi, unido al éxito popular de películas basadas en cómics como X-Men y Spider-Man, por un lado, y Ghost World y American Splendor, por otro, ha provocado una explosión de interés en el público de todos los grupos de edad.

Hoy en día, al igual que sus homólogas en prosa, las novelas gráficas abarcan todos los géneros imaginables, como la ficción, la biografía, la historia, el periodismo, la educación, el crimen, el terror, la fantasía, el romance, la aventura, las memorias, el humor, la política y mucho más. Tras un siglo de crecimiento, los cómics que comenzaron como divertidas efemérides en los periódicos han madurado hasta convertirse en una forma diversa, perspicaz y entretenida que empieza a disfrutar de un lugar permanente en el mundo literario.

Desarrollo de una colección de novela gráfica

Desarrollo de la colección


Los siguientes libros ayudarán a los bibliotecarios a desarrollar una colección de novelas gráficas:

  • Goldsmith, Francisca. Graphic Novels Now: Building, Managing, And Marketing a Dynamic Collection. Chicago: American Library Association, 2005.
  • Lyga, Allyson W. y Lyga, Barry. Graphic Novels in Your Media Center: A Definitive Guide. Portsmouth, NH, Libraries Unlimited, 2004.
  • Miller, Steve. Developing and Promoting Graphic Novel Collections. Nueva York: Neal-Schuman Publishers, 2005.
  • Rothschild, D. Aviva. Graphic Novels: A Bibliographic Guide to Book-Length Comics. Portsmouth, NH, Libraries Unlimited, 1995.

Otro recurso para el desarrollo de colecciones puede encontrarse en el sitio web Graphic Novels in Libraries (GNLIB). Allí también hay una lista electrónica no moderada específicamente para bibliotecarios públicos de servicios para jóvenes y adultos.

Los proveedores de bibliotecas han compilado listas básicas de novelas gráficas (por ejemplo, la de Brodart

Consulta the Intellectual Freedom Manual, séptima edición (2005), para obtener recursos importantes para el desarrollo de la colección, como la diversidad en el desarrollo de la colección: An Interpretation of the Library Bill of Rights.

Guías de novelas gráficas

Las bibliotecas han creado páginas dedicadas a la novela gráfica. Estas son dos de estas páginas:

Página de novelas gráficas de la Universidad de Columbia
Página de Novela Gráfica del Sistema de Bibliotecas del Condado de Mercer (NJ)

Listas de las mejores novelas gráficas

10 Best Graphic Novels Of All Time, According To GoodReads

The 100 Best Graphic Novels of All Time

50 Best Non-Superhero Graphic Novels – Rolling Stone

Time’s List of the 10 Best Graphic Novels Wikipedia

¿Dónde ubicar las novelas gráficas en una biblioteca?

Las bibliotecas determinan la mejor manera de satisfacer las necesidades y deseos de sus usuarios proporcionando un camino lógico e intuitivo hacia los materiales deseados. Tienen en cuenta una serie de factores, como el sistema de clasificación en uso, el formato, la distribución del edificio, la categoría de edad y la accesibilidad. Las novelas gráficas incluyen tanto ficción como no ficción, pueden estar dirigidas a cualquier edad y pueden considerarse como un género distinto (por ejemplo, misterio) o como un formato independiente (por ejemplo, la letra grande). Aunque las prácticas de estantería varían de una biblioteca a otra, las novelas gráficas se suelen clasificar “Por categoría de edad” (por ejemplo, las novelas gráficas para adultos se colocan junto a otros libros para adultos; las novelas gráficas para jóvenes se colocan junto a otros libros para jóvenes);

  • Juntos bajo un número de clasificación (p. ej., DDC 741.5, Dibujos animados, caricaturas, cómics);
  • Con materiales no gráficos (p. ej., las novelas gráficas se colocan con las novelas no gráficas);
  • En un área especialmente designada para novelas gráficas para facilitar la búsqueda de todas las obras gráficas; por ejemplo: Los materiales gráficos -adultos, juveniles y de edad avanzada- pueden catalogarse por separado, por ejemplo, pero sus registros de catalogación indican que se encuentran en la misma ubicación “de origen”; Incluso en este ejemplo, las novelas gráficas para adultos pueden estar en estanterías separadas de las novelas gráficas para jóvenes;

La mayoría de los bibliotecarios colocan las novelas gráficas con contenido sexual para adultos en un área apropiada para “adultos”. Sin embargo, no se debe suponer que la ubicación de las estanterías sea un indicador de quién leerá o tomará prestada una novela gráfica en particular.

Cómo afrontar los problemas de la inclusión de novelas gráficas

En teoría, hacer frente a los desafíos de las novelas gráficas no es diferente de los desafíos del material impreso. En la práctica, sin embargo, es importante tener en cuenta que mucha gente considera que una imagen es mucho más poderosa en su impacto que cualquier descripción escrita de esa imagen. Dicho esto, los siguientes consejos ayudarán a prepararse para hacer frente a los desafíos de las novelas gráficas.

Prepárate

Asegúrest de que todo el personal de la biblioteca y los miembros del consejo de administración comprenden las políticas y los procedimientos de la biblioteca para hacer frente a los desafíos. Ofrezca un servicio de atención al cliente y otros cursos de formación en relaciones humanas que ayuden al personal a tratar eficazmente los asuntos delicados. “Dealing with Concerns about Library Resources” (Manual de Libertad Intelectual, 7ª ed., 2005) es una excelente guía para gestionar las quejas de forma eficaz.

Al respecto hay que tener en cuenta tres puntos clave:

  • Las bibliotecas proporcionan ideas e información en todo el espectro de opiniones sociales y políticas.
  • Las bibliotecas ofrecen opciones a todas las personas.
  • Los padres son responsables de supervisar el uso de la biblioteca por parte de sus hijos.

Atención a las quejas

Salude a cada persona con una sonrisa. Comunique su disposición a recibir consultas y demuestre que les toma en serio. Escuche más que hable. De hecho, practique la “escucha activa”. Dedique tiempo a escuchar de verdad y a reconocer la preocupación de la persona. Mantenga la calma y la cortesía. (Relate los tres puntos clave enumerados anteriormente.)

Compartir opiniones personales no es una buena idea. En su lugar, esté preparado para proporcionar información de los hechos, políticas y otros materiales de referencia por escrito. Esté preparado para dar una explicación clara y no intimidante del procedimiento de la biblioteca para registrar una queja, y diga cuándo se puede esperar una decisión.

Hablar con los medios de comunicación

Un problema puede atraer la atención de los medios de comunicación. La eficacia con la que se trabaje con los medios de comunicación puede determinar la magnitud de la historia y ayudará a conformar la opinión pública.

Algunas preguntas y respuestas que pueden ser de ayuda

¿Por qué las bibliotecas tienen que comprar novelas gráficas?

La biblioteca tiene la responsabilidad de servir a su comunidad -sus vecinos-, incluso a aquellos con los que usted no está de acuerdo o que no están de acuerdo con usted. Las bibliotecas compran materiales, como las novelas gráficas, porque tienen una declaración de misión que les exige servir a una amplia gama de necesidades y deseos de la comunidad. El material que encuentras en tu biblioteca ha sido seleccionado por los bibliotecarios, a quienes se les enseña, como parte de su formación profesional, a determinar las necesidades de sus comunidades y a seleccionar los materiales basándose en las políticas de la biblioteca.

¿No debería poder controlar a qué están expuestos mis hijos?

Usted puede controlar a qué se exponen sus hijos acompañándolos a visitar la biblioteca o supervisando lo que traen a casa. Si hay materiales que no apruebas, habla con tus hijos de por qué prefieres que no los lean o vean. La mayoría de las bibliotecas ofrecen listas de lecturas sugeridas para distintas edades. Y los bibliotecarios siempre están dispuestos a aconsejar a los niños y a los padres sobre la selección de materiales que creemos que les gustarán y serán útiles. En última instancia, creemos que los padres saben lo que es mejor para sus hijos, y cada padre es responsable de supervisar a su hijo.

¿Puede un niño consultar novelas gráficas, incluso las destinadas a los adultos?

La convicción de que los jóvenes tienen derecho a disfrutar de la misma libertad de lectura que los adultos no significa que los niños deban recibir materiales de temática adulta. Creemos en la libertad de elección de todas las personas, pero también creemos en el sentido común, y el sentido común le dirá que es extremadamente inusual que un niño pequeño consulte material para adultos.

No puedo estar en la biblioteca cada vez que mi hijo está allí. ¿Significa esto que mi hijo está solo?

No. El mejor recurso de la biblioteca son los bibliotecarios. Ellos proporcionan asistencia y orientación, como listas de lecturas sugeridas, para ayudar a los jóvenes a hacer elecciones adecuadas. Nuestro objetivo es proporcionar el mejor servicio posible a todos nuestros usuarios, y estamos muy orgullosos de lo que ofrecemos. Si no has estado en nuestra biblioteca recientemente, te animamos a que vengas y lo compruebes por ti mismo.

¿Qué debo hacer si encuentro una novela gráfica que no apruebo en la biblioteca?

Queremos conocer tus inquietudes. Si tiene una preocupación, simplemente hable con un bibliotecario. Nos tomamos estas preocupaciones muy en serio. En primer lugar, escuchamos. También tenemos un proceso de revisión formal en el que le pedimos que rellene un formulario especial diseñado para ayudarnos a entender sus preocupaciones más a fondo. Cualquier persona que presente una queja por escrito recibirá una respuesta por escrito.