Compromiso comunitario ético e inclusivo de la biblioteca con la comunidad


Ask, Listen, Empower
Ethical and inclusive community engagement

By Quanetta Batts and Ellen Knutson | June 1, 2021

Ver completo

Hasta que vivamos en una sociedad verdaderamente igualitaria, tenemos que trabajar activamente para que la sociedad sea más equitativa. Dicho de otro modo, no basta con no ser racista; debemos trabajar para ser antirracistas. La psicóloga Beverly Daniel Tatum, presidenta emérita del Spelman College, utiliza la analogía de una pasarela en movimiento. La historia y las estructuras del racismo son la pasarela. No basta con dejar de caminar, porque se sigue avanzando en una dirección racista, sólo que más lentamente. Tampoco basta con darse la vuelta, porque entonces se sigue avanzando en una dirección racista, ¡sólo que hacia atrás! Para ser antirracista, hay que caminar activamente en la dirección contraria.

El concepto fue aplicado a las bibliotecas por el bibliotecario jubilado de la Universidad de California, Berkeley, John Berry, que adaptó algunas de las afirmaciones de McIntosh en su documento de 2004 “White Privilege in Library Land“. Por ejemplo, “Cuando realizo el desarrollo de la colección, puedo encontrar fácilmente materiales con personas de mi raza” y “puedo criticar mi biblioteca o mi profesión y hablar de lo mucho que temo sus políticas y su comportamiento sin ser visto como un extraño”.

Por ejemplo, trabajar sólo en inglés excluirá a quienes no lo hablan. La Biblioteca del Condado de Multnomah (Oregón) ha puesto en marcha un proyecto, We Speak Your Language (Hablamos tu idioma), para superar esta barrera ofreciendo servicios en seis idiomas: Chino, inglés, ruso, somalí, español y vietnamita.

La Biblioteca Pública de Madison (Wisconsin) utilizó un marco de equidad para diseñar Tell Us, un proceso de conversación comunitaria. La biblioteca se asoció con organismos que reunieron a miembros de la comunidad racialmente diversos para debatir los retos a los que se enfrentaban. Es importante destacar que estas conversaciones no se celebraron en la biblioteca, sino que tuvieron lugar en los hogares, las escuelas y los espacios comunitarios, y los socios de la comunidad impulsaron los temas.

La ética y la inclusión deben estar en el centro de todos sus programas de compromiso con la comunidad. Poner en práctica estas ideas puede ser un reto debido a la inercia organizativa y a la falta de apetito por el riesgo. Si considera cuidadosamente los impactos potenciales de las acciones y planes, estarás en camino de proporcionar programas de compromiso verdaderamente éticos e inclusivos.

La National Coalition for Dialogue and Deliberation, una organización sin ánimo de lucro, convocó a un grupo de líderes de la participación pública para esbozar los siete principios básicos de la participación pública:

  • Planificación y preparación cuidadosas: Mediante una planificación adecuada e inclusiva, hay que asegurarse de que el diseño, la organización y el proceso de convocatoria sirvan tanto para un propósito claramente definido como para las necesidades de los participantes.
  • Inclusión y diversidad demográfica: Incorporar de forma equitativa a personas, voces, ideas e información diversas para sentar las bases de unos resultados de calidad y una legitimidad democrática.
  • Colaboración y propósito compartido: Apoyar y animar a los participantes, a las instituciones gubernamentales y comunitarias y a otros a trabajar juntos por el bien común.
  • Apertura y aprendizaje: Ayudar a todos los implicados a escucharse mutuamente, explorar nuevas ideas, aprender y aplicar la información para generar nuevas opciones y evaluar rigurosamente las actividades de participación pública.
  • Transparencia y confianza: Sea claro y abierto sobre el proceso, y proporcione un registro público de los organizadores, los patrocinadores, los resultados y la gama de opiniones e ideas expresadas.
  • Impacto y acción: Asegúrese de que cada esfuerzo participativo tiene un potencial real para marcar la diferencia y que los participantes son conscientes de ello.
  • Compromiso sostenido y cultura participativa: Promover una cultura de la participación con programas e instituciones que apoyen un compromiso público continuo y de calidad.

Creemos que es importante centrar la inclusión en cada punto, sopesando qué acciones abren oportunidades para todas las personas de tu comunidad, y plantear preguntas que empiecen a desvelar las capas de privilegio.

La Government Alliance on Race and Equity divide esta estrategia en tres grandes categorías de acción:

Normalizar

  • ¿Qué medidas podría tomar para aumentar la comprensión compartida de los prejuicios, el racismo y la equidad racial?
  • ¿Cómo afecta la dominación cultural blanca a las personas de color en su institución?
  • ¿Qué tipo de cambio cultural es necesario?
  • ¿Cómo podría desarrollar una visión clara de la equidad racial?

Organizar

  • ¿Quiénes son los grupos de su comunidad que trabajan por la equidad racial?
  • ¿Cómo podría apoyar a los grupos comunitarios que trabajan para reducir las disparidades?
  • ¿Cómo podría desarrollar relaciones profundas con las comunidades que no han sido incluidas en la toma de decisiones?

Desarrollar

  • ¿Qué temas o decisiones requieren una evaluación de la equidad racial?
  • ¿Qué pasos y medidas tomará para lograr resultados?

Tenga en cuenta que la equidad no es lo mismo que la igualdad. Tratar a todo el mundo de la misma manera no hace que haya igualdad de condiciones. A veces, cuando se trabaja por una mayor inclusión, la biblioteca no tiene que ser el socio principal. La Biblioteca de Beauregard Parish (La.) se centró en la inclusión reconociendo las barreras invisibles o intangibles que impiden la participación. Por ejemplo, el personal observó que los adultos mayores de la comunidad no acudían a las clases de tecnología de la biblioteca. En lugar de descartar la falta de asistencia por falta de interés, la biblioteca se asoció con el Consejo de la Tercera Edad de Beauregard para crear All Hands on Tech, una serie de programas que se reúnen en el espacio del Consejo de la Tercera Edad, que los mayores ya visitan regularmente.

Honrar fechas importantes para los miembros de su comunidad también es una forma de enmarcar el compromiso. El 28 de junio de 2019 se cumplió el 50º aniversario de la redada policial en el Stonewall Inn; la rebelión que siguió a la redada marcó un punto de inflexión en la liberación LGBTQ+ y se honra y celebra a través de los desfiles del Orgullo en todo el mundo.