Los autores de Colorado promocionan sus libros a través de las pequeñas bibliotecas libres

 

img_2212-e1596569081795

Los miembros y escritores de la Liga de Autores de Colorado, Harper McDavid, izquierda, y Melissa Payne entregan copias de sus libros en Little Free Library en Taos Road en Indian Hills. (Foto)

 

 

La Liga de Autores de Colorado terminará su primer Book Bomb Week (Bombardeo de libros), un esfuerzo en el que los autores publicados de Colorado donaron copias de sus libros a Little Free Libraries en sus lugares de origen.

El programa fue presentado por la copresidenta de la liga, Lisa Reinicke, quien vio la oportunidad de ayudar a las comunidades, lectores y autores a través de Little Free Libraries, una asociación sin fines de lucro en todo el mundo.

“Quería involucrar a los autores de Colorado en sus comunidades y llevar sus libros a las Little Free Libraries. Además, la gente está leyendo más… así que el objetivo es, si disfrutas del libro, cuéntaselo a un amigo o considera comprarlo ”, dijo Reinicke.

En este momento, las ventas de libros físicos no están exactamente en su punto álgido, por lo que este proyecto ayudará a los autores a obtener visibilidad y a los lectores a obtener un libro gratis.  Así, más de dos docenas de autores de Colorado ya han depositado sus obras en las casitas de madera para compartir libros, cuyo registro oficial en Little Free Library cuesta alrededor de 40 dólares. Registrarse en la organización supone la entrega de una placa de identificación y un lugar en el mapa localizador global en littlefreelibrary.org/ourmap, así como también conecta a los administradores (como se llama a los propietarios individuales, todos voluntarios) con los recursos.

No importa cuán exitoso sea, el proyecto no generará dinero para los escritores o editores, y depende de las donaciones de individuos y editoriales. Pero para muchos autores, simplemente ser leído y apreciado es un regalo en este momento.

Si bien la distribución solo asciende a uno o dos libros por día, por autor, el programa ya está mostrando resultados. El primer libro que donó McDavid contenía un marcapáginas con su información de contacto. En cuestión de horas, alguien le contactó para preguntarle si podían conseguir copias de su novela “Zapata” para un club de lectura.

Fundada hace 11 años, la red Little Free Library nació cuando Todd Bol construyó una biblioteca a partir de una vieja pajarera en honor a su madre, una maestra apasionada por transmitir la pasión por la lectura entre los niños. Colocándo en su patio delantero, una pequeña biblioteca para uso comunitario. En la actualidad, existen pequeñas bibliotecas gratuitas en los 50 estados de EE. UU. Y en 108 países. La organización sin fines de lucro celebró la instalación de su Little Free Library número 100.000 en Houston en marzo.

El número total de visitas a Little Free Libraries ha mostrado un gran aumento en su uso desde mediados de marzo con el cierre de las bibliotecas y librerías durante el estado de alarma, con unlalance de muchos más libros leídos de los que regresan respondiendo a la situacion de pandemia. Las pequeñas bibliotecas libres ocupan un lugar único en sus comunidades. Incluso, la gente durante el COVID-19 las ha estado (abasteciendo) con alimentos, máscaras faciales y artículos de aseo personal, además de libros. Se han convertido en pequeñas balizas para el compromiso con la comunidad.