¿Por qué los espacios de creación son tan importantes en las bibliotecas públicas?

 

grant-funded-makerspace-at-oley-valley-library

 

Roman, Ashy. Why Makerspaces Are So Important in Public Libraries. YALSA, ALA, 2019

Ver original

 

Desde grandes bibliotecas urbanas hasta pequeñas bibliotecas rurales, están iniciando espacios de creación. Espacios de este tipo son importantes porque ofrecen a las personas de todas las edades la oportunidad de adquirir conocimientos por sí mismos a través de la exploración práctica. Las posibilidades son infinitas y las actividades pueden variar desde  aquellas de base tecnológica, como la impresión 3D y multimedia, hasta actividades artesanas. Con cuatro “carritos” con materiales podemos tener nuestro espacio de creación.

 

 

En 2015, las bibliotecas temáticas de The Teen Tech Week destacaron el hecho de que las bibliotecas siempre han sido “centros de creación” dónde  se han realizado manualidades, programas y clases. “Todo el mundo parece pensar que un espacio de creación necesita disponer de una gran dotación económica para dotarlo de alta tecnología, pero todo lo que realmente necesita tener es un programa y un espacio que permita y aliente a las personas a explorar, crear y compartir “, dice Christie Gibrich, bibliotecaria de Grand Prairie Library System.

Trabajo en la Biblioteca Pública de Reading, Centro de Distrito en Reading, PA, ubicado en el Condado de Berks. Somos afortunados de tener un espacio dedicado a los adolescentes llamado Teen Loft. En ese espacio, los adolescentes tienen áreas de creación simples que se he creado en función de los propios intereses de los adolescentes y algunos recursos simples de los que muchos carecen en el hogar. Uno de esos espacios es nuestro Art Cart. (Ver imagen). Con cosas tan simples como lápices, marcadores, papel, tijeras y pegamento.

 

art-cart-at-rpl

Art Cart.

También tenemos un desafío mensual de creadores de espacios temáticos para realizar cosas interesantes, como nuestro proyecto Granny Square y decorar sujetalibros. Nuestro espacio de construcción de edificios consta de K’Nex, Legos, Moon Sand y más.

 

¿Cómo iniciar un Makerspace?

1. Escucha y observa

Las bibliotecas siempre están a la vanguardia porque escuchamos los deseos y necesidades de nuestros clientes. Los adolescentes tienen grandes ideas y, si se les da la oportunidad, están dispuestos a compartirlas. Muchas veces algunas de las mejores ideas que he recibido han sido de ellos mismos. Me aseguro de mantener una lista y consultarla mensualmente.

2. Usa lo que tienes

Todos sabemos que hemos comprado demasiados materiales para un programa que pensamos que iba a tener un gran éxito o nos quedan algunas que sobraron de un programa anterior con el que no podemos pensar qué hacer. Reúne todo, colócalo en un área central o en un carrito y listo, acabas de crear un espacio de creación. Coloca un letrero que diga “¡Hazlo!”

3. ¿Sin dinero, sin materiales? ¡No hay problema!

Siempre existe una pequeña partida o una subvención para apoyar tu proyecto. Con un poco de dinero puedes comprar cuatro carritos que incluyen materiales para hacer. Estas ideas fueron inspiradas a través de un libro llamado Maker Lab: 28 Super Cool Projects de Jack Challoner. “Un makerpace es un nuevo servicio añadido a cualquier biblioteca o aula. Aumenta la imaginación de los niños y les ayuda a pensar fuera de lo habitual. ¡Nuestro makerpace es una gran adición a la biblioteca y me encuentro usándolo con más frecuencia de lo que había planeado! ”Si no sabes por dónde comenzar, consulta estos consejos 5 consejos para financiar su Makerspace del blog de Demco y la página de premios, subvenciones, y becas de YALSA.

El juego libre es importante no solo para los preescolares que generalmente son el centro de atención, sino también para adolescentes y adultos. Según un artículo en línea de la revista Time de Hilary G. Conklin, Ph.D., “Los investigadores han documentado un aumento en los problemas de salud mental, como la ansiedad y la depresión, entre los jóvenes que han vivido una disminución en las oportunidades de jugar de niños”. Y aunque el juego ha tenido buena prensa en los últimos meses por su papel en el fomento de habilidades sociales, emocionales y cognitivas cruciales y en el cultivo de la creatividad y la imaginación en los primeros  años de la infancia, un grupo crítico se ha quedado fuera de estas conversaciones importantes. Los adolescentes también, sin mencionar los adultos., como se muestra a través de los esfuerzos de Google: necesitan tiempo para jugar y necesitan tiempo para jugar en la escuela “(Time, 3 de marzo de 2015).

Las bibliotecas públicas obviamente no son escuelas, pero somos instituciones educativas que nos enorgullecemos de ser lo que una persona necesita y quiere en un lugar determinado durante un momento determinado de su vida. Siempre hemos sido defensores de la exploración y la experimentación. En este momento, nuestros adolescentes necesitan espacios de creación donde puedan disfrutar, tener tiempo de inactividad y desarrollar las habilidades necesarias para tener éxito, como el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la comunicación y la colaboración que pueden ir más allá de sus vidas.